Consciencia Social

Increíble impunidad…¡Increíble actitud!


México en muchas de sus regiones se ha convertido en tierra de nadie y ahora, los taxistas se han convertido (algunos, no todos) en el medio perfecto para cometer todos los crímenes que se puedan imaginar. En la ciudad de México, un taxista se mantiene en estado inconveniente ante sus pasajeros y sin ningún tipo de ley o reserva, ¿la razón por la cuál los pasajeros no se quejan?… El taxista venía armado con un cuchillo. Es imperativo que las autoridades de todos los niveles den un giro de timón a un país que evidentemente se les está saliendo de las manos.

Anuncios
Consciencia Social, Noticias

Borneo y la muerte de sus orangutanes


La población de orangutanes en la isla de Borneo se ha reducido en un cuarto en la última década, dijeron los investigadores el viernes, instando a un replanteamiento de las estrategias para proteger al gran simio en peligro crítico.

Un equipo internacional de investigadores utilizó una combinación de estudios de helicópteros y de tierra, entrevistas con comunidades locales y técnicas de modelado para dibujar un cuadro de cambio en los últimos diez años.

Los recuentos anteriores se basaron en gran medida en estimaciones basadas en estudios terrestres y aéreos de nidos de orangután. Algunos sugirieron que, de hecho, el número de orangutanes de Borneo aumentaba.

Las nuevas conclusiones, dijo el equipo en un comunicado, son “una llamada de atención para la comunidad de conservación de orangutanes y los gobiernos de Indonesia y Malasia que se han comprometido a salvar a la especie”.

Cada año, se gastan entre 30 y 40 millones de dólares en la región para detener la disminución de la vida silvestre. “El estudio muestra que estos fondos no se gastan efectivamente”, dijo el equipo.

La mayor amenaza para los orangutanes, una de las únicas dos especies de grandes simios que se encuentran hoy en Asia, son la pérdida de hábitat debido a la agricultura y el cambio climático, y su asesinato por comida o en conflicto con los humanos.

Unos 2,500 orangutanes mueren en Borneo cada año, concluyeron los investigadores en el estudio publicado en la revista Scientific Reports. El estudio no proporciona cifras de población, sino una estimación de individuos por 100 kilómetros cuadrados de bosques, de unos 15 en el período 1997-2002 a unos 10 en 2009-2015. “Se estima que la especie se ha reducido a un ritmo alarmante de 25 por ciento en los últimos 10 años”, concluyeron los investigadores.

En la actualidad, 10,000 orangutanes viven en áreas destinadas a la producción de aceite de palma, dijo el coautor del estudio, Erik Meijaard, de la Universidad de Queensland.

“Si estas áreas se convierten en plantaciones de aceite de palma sin cambios en las prácticas actuales, la mayoría de estos 10,000 individuos serán destruidos y es probable que continúe el declive pronunciado de la población”, dijo. “Los preocupantes resultados del estudio sugieren que necesitamos repensar fundamentalmente las estrategias de conservación del orangután”.

Los orangutanes necesitan una red sólida de bosques protegidos que se manejan adecuadamente. Los esfuerzos actuales se centran en rescates y rehabilitación, pero, según los investigadores esto sólo aborda los síntomas y no el problema subyacente.

Fuente: Muy interesante

Consciencia Social, Editoriales, La nota de día

La nota del día


Sentados sobre el arcoíris.
Por Edel López Olán

Este mundo es complicado de muchas formas. Desde que nacemos nos encontramos inmersos en encajar dentro de una sociedad que te apega a un rol específico, a una forma de conducta,a convertirte en un “ser” dentro de la sociedad.
A lo largo del tiempo, el ser homosexual se convirtió en un tabú donde las mismas personas crearon conceptos clandestinos ante la sociedad; manteniéndola a su lado cuando les conviene y excluyéndola como una forma prohibida de expresar sentimientos.

Después de muchos años de lucha. Después de una férrea batalla de ideas y conceptos, hoy, el ser homosexual paso de la clandestinidad a un orgullo que pocos entienden, muchos atacan, y la gran mayoría se mantienen expectante a los cambios sociales que emergen de una nueva cultura de tolerancia. Hoy, las ideas que avanzan ante una sociedad retrógrada son firmes en exigir los derechos fundamentales sea cual sea la preferencia de cada persona. Hoy, el ser homosexual se convierte en un orgullo para una sociedad incluyente que avanza a paso lento hacía la comprensión más allá de cerrojos morales sin sentido.

Ahora toca el momento de demostrar que, como sociedad, la comunidad gay sea lo suficientemente madura para ocupar su rol como parte de una sociedad que ha aceptado su preferencia como algo normado en la ley. Hoy, la comunidad gay debe luchar para quitarse ese estigma que cierne sobre ellos de muchas formas posibles en una propaganda que como siempre, se convierte en global cuando los elementos se dan de acuerdo a un prejuicio y que cambia según los aciertos o desaciertos de una comunidad.

Cómo padre de familia me encuentro complacido que hemos comenzado lentamente a encontrar ese balance entre ideas y acciones que se exigen para encontrar una utopía de ideas que permita a todos estar dentro de la ley. Como sociedad, ahora, la comunidad gay debe entender que ya, lentamente, se convierten en parte de un engranaje que reconoce en ellos su responsabilidad como ciudadanos, con derechos y obligaciones civiles bien establecidos. Como sociedad deben tomar su rol como padres, esposos, madres (según sea el caso de cada uno de ellos) tutores legales o simplemente personas libres de expresar sus sentimientos sin ser señalados, hoy, como sociedad, la comunidad gay se debe expresar en pro de los derechos que tanto han exigido y ahora, lentamente se les otorgan.

El camino aún es largo, pero, así como han sabido luchar por una causa justa, estamos seguros que sabrán encontrar ese equilibrio que necesita toda sociedad.

Hoy, todos como una gran comunidad que se centra en la utopía de la convivencia, estaremos sentados sobre el arcoíris, observando, solo observando, si todos, homosexuales y heterosexuales, tenemos la madurez que la sociedad nos exige, y si no, que la misma historia nos lo demande.

Hasta la próxima.