“Nunca supe del operativo en Culiacán”: AMLO


El operativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para aprehender a Ovidio Guzmán López en Culiacán, Sinaloa, no fue notificado previamente al presidente Andrés Manuel López Obrador.
Yo no estaba informado, no me informan porque hay una recomendación general que se aplica, le tengo mucha confianza al secretario de la Defensa. Fue hasta que se desató el conflicto cuando intervino el mandatario instando al gabinete de seguridad a adoptar una decisión que él avaló.

Al ofrecer detalles de esta acción, López Obrador señaló que estuvo a cargo de un grupo de investigación de la Sedena que viene haciendo estos operativos de tiempo atrás. Lo que recomiendo es cuidar las vidas, que no se violen derechos humanos, pero les diría que es de rutina el que si hay órdenes de aprehensión, de presentación, de extradición, se aplique. Es como cuando me presentan denuncias sobre presuntos casos de corrupción, ya saben que en automático debe procederse.

Calificó de fascistoides a quienes cuestionan la determinación de detener esa operación, lo cual, dijo, reafirmó la vocación pacifista de su gobierno. Una masacre ordenada por el Presidente es una mancha que no se quita ni con toda el agua de los océanos. Que digan que (nos) faltaron pantalones, que nos humillaron, que se debilitó el gobierno; eso no es nada ante un señalamiento de ordenar un exterminio.

Por otro lado, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto, informó que se creó un grupo de trabajo coordinado por la cancillería con el fin de abordar temas relacionados con lavado de dinero y delitos financieros internacionales que trabaja conjuntamente con el gobierno de Estados Unidos para la localización de los bienes de Joaquín Guzmán Loera, El Chapo, con el propósito de determinar lo conducente en la distribución de lo incautado.

–¿Qué acciones va a tomar para que no vuelva a suceder (un operativo fallido)? se le preguntó en conferencia de prensa al Presidente.

–Se aprende, sobre todo en las crisis. Están haciendo una revisión; yo lo pedí, que se hiciera una evaluación sobre la forma en que se llevó a cabo este operativo. Me interesa que no nos salgamos del propósito de evitar pérdidas de vidas humanas, derramamiento de sangre de nadie. Nos duele también la pérdida de la vida de un presunto delincuente, no somos ajenos al dolor que produce el fallecimiento de cualquier persona.

López Obrador sostuvo que la finalidad es reducir la incidencia delictiva, los homicidios, secuestros y robos, porque antes lo principal era la aprehensión de un personaje famoso; lo cual no quiere decir que eso no se vaya a hacer, pero no es lo fundamental.

Esta vez, sin mediar pregunta, el jefe del Ejecutivo federal retomó el caso Culiacán para abundar en la dualidad entre las estrategias que apostaban por la guerra y la actual: Yo no sé cómo pueden dormir quienes piensan o les tocó actuar de esa manera. Con altas dosis de Tafil o de otro tipo de relajantes, porque eso es muy fuerte. Dijimos con mucha claridad que no íbamos a continuar con esa estrategia.

Asimismo, López Obrador se refirió al supuesto de que se hubiera continuado con el operativo que produjera una masacre y que la oposición articulara un movimiento para hacerlo dimitir: Pues me voy, sí, pero ¿cómo me voy? No derrotado porque dejé de ser Presidente, sino derrotado moralmente por haber dado una orden equivocada. Eso es lo que más importa en la vida, no el cargo.

Sin embargo, desestimó que hubiera incurrido en algún delito y, en su caso, reiteró, comparecería (ante la autoridad) porque cualquier ciudadano tiene el derecho a la defensa.

Fuente: La Jornada

Angel Carrizales…¿Favorito de AMLO?


Ángel Carrizales, quien ha sido rechazado en cuatro ocasiones por el Pleno del Senado para ocupar un cargo en el sector energético, fue propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador para ser el nuevo titular de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

En la terna enviada al Senado, el presiente también contempla a Rogelio Hernández Cázares y Paola Elizabeth López Chávez, de acuerdo con un documento de la gaceta del Senado.

El cargo de comisionado presidente del órgano regulador está vacante desde diciembre pasado, cuando Juan Carlos Zepeda renunció a la Comisión.

Carrizales, quien se ha desempeñado como parte de la ayudantía del presidente y es ingeniero químico por el Instituto Tecnológico de Ciudad Madero, Tamaulipas, fue previamente nominado para ser consejero independiente de Petróleos Mexicanos (Pemex) y para ser comisionado de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

En las ocasiones en que su nombre llegó al Pleno del Senado para ocupar el cargo no logró los votos suficientes y durante sus comparecencias ante la Comisión de Energía de dicho órgano, los legisladores han señalado que no cuenta con el perfil idóneo.

En tanto, López Chávez previamente también fue nominada para ocupar un lugar en el Pleno de la CRE.

La ingeniera petrolera por la UNAM acaparó reflectores en abril pasado por mantener una discusión con la senadora Xochilt Gálvez respecto a la definición de un kilowatt. Esto en su comparecencia como aspirante a comisionada de la CRE.

En tanto, Rogelio Hernández fue director de Pemex Fertilizantes de diciembre de 2018 a septiembre pasado, y fue enlace estatal de Coahuila en Morena.

La terna deberá de ser discutida en la Comisión de Energía del Senado, para ser posteriormente votada en el Pleno del mismo órgano.

El problema de AMLO en México


A AMLO le estorba la ley


A AMLO le estorba la ley


“No aceptaremos chantajes”: AMLO a universidades


Por Alma E. Muñoz y Alonso Urrutia (La Jornada)

Ante la demanda de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) de una ampliación presupuestal de más de 17 mil millones de pesos para 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que se les otorgará el incremento inflacionario y aseguró que no aceptará chantajes ni grupos de presión.

“Si no se tiene la razón, aunque se pare el país, porque si no, vamos a estar a expensas de chantajes y nunca van a cambiar las cosas. Ahora sí hay justicia, sí, sin duda. Si es una petición justa, se tiene que responder… La autonomía no puede utilizarse para hacer una mala administración de los dineros del presupuesto”.

No es de que “no tenemos dinero, tenemos un déficit, nos falta dinero, no hay para pagar la nómina, no hay para cerrar el año, no hay para los aguinaldos y necesitamos más dinero. Así ya no es la cosa. Cuentas claras y chocolate espeso”, afirmó.

En su conferencia de prensa el mandatario resaltó que en el gobierno federal “somos simplemente administradores de los dineros del pueblo, y tenemos que actuar con disciplina, porque si se da dinero a diestra y siniestra, pues entonces se caería en déficit y tendríamos que aumentar y crear impuestos nuevos, decretar gasolinazos, pedir prestado, aumentar la deuda como era antes. Eso ya no”.

Pero al mismo tiempo insistió porque se transparente el manejo de los recursos porque “es dinero del presupuesto, dinero sagrado del pueblo”.

El Presidente afirmó que se considerará la inflación para el presupuesto, como se hizo para este año, luego de que se corrigió el error. “Lo mismo ahora, la recomendación es mínimo inflación, no se puede dar menos. Estoy seguro que todas las universidades, por lo que corresponde al gobierno federal van a tener más recursos (en 2020) en términos cuantitativos que los que se recibieron este año”.

No se puede más, dijo, “que lo que significa la inflación, el incremento inflacionario y tenemos que actuar así porque tiene que haber orden administrativo”.

El titular del Ejecutivo llamó a ahorrar y priorizar. “Por ejemplo, considerar el pago de maestros, no gastos superfluos, (porque) muchas veces se destinaban recursos de las universidades para financiar congresos, visitas al extranjero, mucho turismo político; universidades que hacían congresos con gastos pagados a todos los invitados. No sólo les pagaban los viáticos, les pagaban por dar una plática a expositores”.

López Obrador se mostró seguro que no se deben recursos de la federación a Baja California, lo que afecta a la Universidad Autónoma de la entidad. “Pueden ser déficit o faltantes que se hayan venido acumulando a través del tiempo. Quisiera que se aclarara –dijo en mensaje al secretario de Hacienda– porque si fuese así, nosotros de inmediato transferimos los recursos.

“Es decir, si la Secretaría de Hacienda no ha entregado esos fondos, de inmediato se van a transferir, pero también, sino es una deuda de la federación, informar de quien es, y buscar la forma de resolver el problema”.

El tsunami de López Obrador


Por Raymundo Riva Palacio (El Financiero)

El acuerdo presidencial se mantiene sólido. Andrés Manuel López Obrador hiló cinco meses consecutivos de estabilidad, con 68 por ciento de aprobación ciudadana, en la encuesta mensual que publica El Financiero. Pero además de sentirse satisfecho, López Obrador probablemente ve un consenso revigorizado, al revertir tendencias a la baja que se venían observando en sus atributos y políticas en los meses anteriores. Todo subió en esta nueva encuesta publicada el lunes: su honestidad, su liderazgo, su credibilidad. Incluso, hasta que una mayoría sienta que la seguridad va mejorando, que su lucha contra la corrupción va en camino ascendente y que la economía está bien. La estrategia de comunicación política a través de las mañaneras va funcionando.

Al mismo tiempo, sin embargo, la brecha entre sus gobernados se está ensanchando. La sociedad que invierte, que mueve la economía, la que provee los equilibrios, la que le ayuda a reducir la opacidad y permite que lo califiquen en el extranjero de buen gobierno, que con los contrapesos que colocan permite que la gestión sea más eficiente, está bajo acoso y ataque permanente por parte de López Obrador, embarcado en un proceso de desinstitucionalización, no para desaparecerlas, como en un principio parecía ser su agenda, sino para colocar a sus incondicionales dentro de sus órganos de dirección para influir en ellos y que no dificulten el cambio que desea.

La renuncia de Eduardo Medina Mora, de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, le permitirá presentar una terna con tres personas que respondan a su proyecto. Próximamente enviará sus propuestas para el relevo en la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Recientemente hizo lo mismo en el Consejo Regulador de Energía y está cambiando a los consejeros independientes de Pemex. A través de los instrumentos democráticos que se fueron construyendo en el último cuarto de siglo, está mediatizándolos. El Presidente está tomando el control de los pilares del Estado, como el Congreso, que sólo acata sus deseos, y la Suprema Corte, cuyo presidente, Arturo Zaldívar, luce crecientemente subordinado a López Obrador.

El Presidente tiene en esto el mejor de los mundos. Alto consenso ciudadano para lo que quiera hacer, con un mandato poderoso. Contra sus enemigos utiliza la mañanera para amedrentarlos y hostigarlos, utilizando como fuerte arma política al SAT y a la Unidad de Inteligencia Financiera, que suelen acusar públicamente con investigaciones sin terminar. Está el último caso de Medina Mora, que hace dos semanas no tenía entre sus planes renunciar a la Corte, y que fue ablandado la semana pasada cuando la UIF congeló las cuentas de varios de sus hermanos, como parte de su investigación por el presunto delito de lavado de dinero y enriquecimiento. A quienes expresan puntos de vista distintos, los descalifica y etiqueta de conservadores que defienden el statu quo, entendido este, para la verbena popular del nuevo gobierno, como defensores de un sistema corrupto y lleno de privilegios.

La encuesta de El Financiero revela que el discurso del Presidente, la demagogia y la propaganda recuperaron energía y están penetrando eficientemente entre la población. Ello le da espacio de maniobra y le reduce presiones. López Obrador tuvo éxito en el último mes, si uno ve los resultados del estudio demoscópico, en la administración de las expectativas, que es como un gobernante tiene que caminar durante su gestión. Levantó esperanzas sobre el combate a la corrupción, a partir, probablemente, de las acciones contra la exsecretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, que a su vez llenaron el imaginario colectivo –expresado a través de la prensa política– con su sed de venganza para que el expresidente Enrique Peña Nieto sea sometido a juicio. Mejoró sustantivamente (8 por ciento) la percepción sobre el combate a la delincuencia, sin hacer nada salvo manejar el discurso de la contención. De la misma manera, sin tampoco hacer nada visible, el respaldo a la Guardia Nacional creció cinco puntos, de 62 a 67 por ciento, y sus negativos cayeron seis, de 22 a 16.

Las mañaneras, que han sido criticadas ampliamente en los medios, mostraron un nuevo apoyo para López Obrador. Entre agosto y septiembre, según la encuesta, repuntó 5 por ciento el apoyo nacional a ese modelo de comunicación, colocándolo en una aprobación de 59 por ciento, un nivel que no había tenido desde febrero, cuando estuvo en 69 por ciento. Los negativos de las mañaneras también se redujeron significativamente, de 21 a 16 por ciento, casi igual que lo que tuvo de febrero a mayo. Es decir, el Presidente no se desgastó, pese a que en las últimas semanas se ha equivocado con informaciones abiertamente falsas.

Los mexicanos, siguiendo con los datos de El Financiero, le están perdonando todo a López Obrador. El discurso, por tanto, está teniendo impacto y éxito. Sin embargo, como él mismo admite en privado, la aprobación no será para siempre, y suele repetirlo entre sus colaboradores para que no se dejen engañar por la magia efímera de la demoscopia. La administración de expectativas que le funciona se sostiene en temas económicos de bolsillo, donde el incremento al salario mínimo, el diferencial de tasas de interés, la transferencia directa de recursos en sus programas sociales y las remesas, neutralizan las preocupaciones en otros campos, como el de la seguridad y el empleo formal.

El problema de lo bien que lo hizo en el último mes es, paradójicamente, su principal riesgo. Las expectativas pueden administrarse hasta el momento que se tienen que entregar resultados, particularmente económicos. No puede alterarse el ingreso y el dinero en el bolsillo. Si López Obrador puede torear desafíos como las guerras comerciales del presidente Donald Trump, o que no se apruebe el acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, o que haya una baja calificación para Pemex, mantendrá el apoyo de 7 de cada 10 mexicanos. ¿Es probable? Sí. ¿Posible? Eso sí que no.