Salud

Cáncer de piel: Un problema real


Texto original: CDC

La exposición a los rayos ultravioleta (UV) causa la mayoría de los casos de melanoma, el tipo de cáncer de piel más mortal. Para reducir su riesgo de cáncer de piel, proteja su piel del sol y evite el bronceado en interiores.

El verano está lleno de actividades al aire libre. Probablemente usted se pone filtro solar y se lo pone a sus hijos cuando van a la piscina o a la playa. Pero, ¿sabía que debe proteger su piel con algo más que el filtro solar cada vez que está al aire libre?

La protección solar es importante durante todo el año, y lo mejor es usar varios tipos diferentes. Cuando esté trabajando en el jardín, viendo un evento deportivo o caminando por la tarde, haga que la protección solar sea un hábito diario para que pueda evitar las quemaduras solares y reducir su probabilidad de tener cáncer de piel.

¿Qué lleva en su bolso de playa?

Aquí le ofrecemos un consejo fácil para ayudar a que usted y su familia estén protegidos del sol. Prepárese para el verano con un bolso de playa lleno de cosas que lo ayuden a protegerse de varias formas. Mantenga el bolso a la mano para que lo pueda agarrar cuando salga a disfrutar las actividades del verano.

Estas son algunas cosas importantes que debe empacar:

  • Una camisa liviana de manga larga o una salida de baño.
  • Un sombrero de ala ancha que le proteja la cara, la cabeza, las orejas y el cuello.
  • Lentes de sol que bloqueen tanto los rayos UVA como los UVB.
  • Filtro solar con factor de protección (FPS) de 15 o más alto y que ofrezca protección contra los rayos UVA y los rayos UVB (protección de amplio espectro).

Más consejos para protegerse del sol

  • Busque la sombra, especialmente desde las últimas horas de la mañana hasta media tarde.
  • ¿No puede quedarse en la sombra? Vístase con una camisa de manga larga y pantalones para proteger su piel.
  • Recuerde volver a aplicarse filtro solar como mínimo cada dos horas y después de nadar, sudar o secarse con una toalla.

Datos breves sobre el cáncer de piel

  • El cáncer de piel es el cáncer más común en los Estados Unidos, e incluye diferentes tipos.
  • Los rayos del sol pueden dañar la piel desprotegida en solo 15 minutos.
  • Aunque el día esté fresco y nublado, usted necesita protección solar. Son los rayos del sol, no la temperatura, lo que causa el daño.
  • Cualquier persona puede tener cáncer de piel, pero algunos factores lo ponen en mayor riesgo.
  • Los signos más comunes de cáncer de piel son los cambios como la aparición de un bulto nuevo, tener una llaga que no sana o tener un lunar que cambia de aspecto.
Anuncios
Deportes, Salud

Rutinas de ejercicios…¡A tu medida!


La actividad física regular es realmente importante si usted tiene diabetes. Siga leyendo para ver consejos que lo ayudan a empezar a moverse y a seguir haciéndolo. 

El ejercicio: sabemos que es bueno para nosotros. Pero, ¿qué tanto? Los beneficios son bastante asombrosos. Por ejemplo, la actividad física regular puede ayudarlo de las siguientes maneras:

  • Mantener su peso.
  • Sentirse más contento.
  • Dormir mejor.
  • Mejorar su memoria.
  • Controlar la presión arterial.
  • Reducir el colesterol LBD (“malo”) y aumentar el colesterol LAD (“bueno”).

Si tiene diabetes,* la actividad física es aún más importante para su salud. Hacer ejercicio lo hace más sensible a la insulina (la hormona que permite que las células de su cuerpo utilicen el azúcar en la sangre como fuente de energía), una de las razones por las que es fundamental para el control de la diabetes. También lo ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre y reduce su riesgo de enfermedad del corazón* y daño en los nervios.

A pesar de saber todo eso, ¿por qué puede ser tan difícil empezar a hacerlo?  Vea si algunas de estas razones le suenan conocidas:

  • Es demasiado difícil.
  • Los resultados llevan demasiado tiempo.
  • No es divertido.
  • Es demasiado costoso.
  • No tengo tiempo.
​¿Quiere añadir un poco de diversión en su rutina de actividad física? ¡La actividad física ama la compañía!

Romper las barreras

Aquí hay un “sí” para cada “no”:

  • Si parece demasiado difícil… Quizás piense que tiene que pasar horas en el gimnasio. ¡No es así! De acuerdo a su estado físico, caminar durante 10 minutos después de la cena podría ser la forma adecuada de empezar. Aumente gradualmente la cantidad de tiempo que hace actividad física hasta llegar a los 30 minutos la mayoría de los días. Asegúrese de consultar con su médico qué actividades son mejores para usted y si hay alguna que debe evitar.
  • Si los resultados llevan demasiado tiempo… La buena noticia es que algunos beneficios son inmediatos aunque usted no los pueda ver enseguida. Revísese el azúcar en la sangre antes y después de salir a caminar y probablemente verá un número más bajo después de la caminata. Aunque no puede ponerse en forma en una semana, hacer que la actividad física sea parte de su vida le dará resultados.
  • Si no parece divertido… Las personas que son activas de forma regular no tienen mayor capacidad para forzarse a estar físicamente activo, sino que han encontrado una rutina que funciona para ellas. Si usted trata de forzarse a hacer lo que no le gusta, es probable que no continúe haciéndolo. Cuando pruebe una actividad nueva, hágala un par de veces antes de decidir si es o no para usted. ¿Le interesa la bailar?
  • Si es demasiado costoso… Los costos de un gimnasio o de clases de acondicionamiento físico pueden ser altos. Pero no se preocupe, el mundo es su gimnasio. Camine durante la hora de almuerzo, baile con música en su casa y haga ejercicio con videos gratuitos en línea.
  • Si es difícil encontrar tiempo… Este es realmente un problema para muchas personas. Afortunadamente hay formas de incluir la actividad física en su día. Use las escaleras en lugar de tomar el ascensor, juegue con sus hijos afuera, y levántese y muévase durante los anuncios publicitarios. Es mejor hacer 20 minutos de ejercicios todos los días que una o dos horas una vez por semana y es más fácil de incorporar a su horario.

No se trata solo de motivación…

Algunas personas creen que les falta motivación para hacer actividad física. Pero si usted ya piensa que debería ser más activo para mejorar su salud, va por el camino correcto. Lo que haga (o no) a continuación es lo que establecerá la diferencia.

…Se trata de preparación

Puede parecer que las personas activas tienen mucha fuerza de voluntad. Pero lo que probablemente tienen es un plan. Preparan su ropa y zapatos deportivos la noche anterior. Toman el camino que pasa por el gimnasio. Tan pronto como llegan a casa, llevan a pasear al perro. Cuando usted planifica con tiempo, hacer actividad física en cualquier momento es mucho más fácil.

Hoja de referencia para su rutina de ejercicios

  • Hacer algo es mucho mejor que no hacer nada.
  • Lo importante es comenzar.
  • Empiece de a poco.
  • Todas las personas son diferentes. Encuentre lo que funciona para usted.
  • La constancia es clave.

Sí, usted lo puede lograr… Algunos consejos para empezar

Sea específico. Elija una meta que sea clara, una que pueda alcanzar y medir fácilmente, como caminar una milla todos los días durante un mes o ser activo todos los días de semana durante 15 minutos. Una meta vaga como “me voy a poner en forma” no le da pasos a seguir, lo cual hace más difícil que usted empiece a hacer ejercicio y siga haciéndolo.

Encuentre algo que le guste. En serio, es importante, o no seguirá haciéndolo. Querrá encontrar una actividad física que parezca más un campamento de verano que un entrenamiento militar (a menos que le guste el entrenamiento militar).

Empiece de a poco. De acuerdo a su estado físico, eso podría significar conducir menos o estacionar más lejos de la entrada, tomar las escaleras con más frecuencia, trabajar en el jardín o llevar a pasear al perro. Vaya despacio, de todos modos le está ganando a los que siguen sentados en el sofá.

Haga actividad física con un compañero. Cuando otra persona cuenta con usted, es probable que salgan a caminar o usen la cinta caminadora con más regularidad. Y no hay nada de malo en una competencia amistosa.

Intégrelo. Elija un momento de su día para hacer una actividad física, como caminar con sus colegas durante la hora de almuerzo. Cuanto más lo haga de forma regular, más rápido se convertirá en hábito. No pase más de 2 días seguidos sin hacer actividad y así fortalecerá su hábito.

Hágalo para conseguir la camiseta. Como la que recibe cuando completa una caminata/carrera de 5 kilómetros. En otras palabras, fíjese una meta que lo haga sentir bien cuando la alcance y siga trabajando con ese fin. Tendrá la camiseta para probarlo.

Nuestros cuerpos están hechos para moverse, y nos sentimos mejor al hacerlo, además de mantener el peso, controlar el azúcar en la sangre y mejorar el estado de ánimo. Mantenerse físicamente activo es clave para un estilo de vida saludable, pero asegúrese de consultar a su médico antes de comenzar una actividad nueva o más difícil.

Fuente: CDC

Salud

A proteger el cuerpo…¡Protéjase de la Influenza!


Cada temporada de influenza (gripe), este virus causa millones de casos de enfermedad, cientos de miles de hospitalizaciones y miles, o a veces decenas de miles, de muertes. La vacunación puede reducir los casos de influenza, las visitas al médico, las faltas al trabajo y a la escuela, y también puede prevenir hospitalizaciones relacionadas con esa enfermedad. Por lo general, la actividad de la influenza llega a su punto máximo en febrero. Si todavía no se ha vacunado esta temporada, debería hacerlo ahora. ¡No es demasiado tarde!

Las personas sanas pueden enfermarse gravemente a causa de la influenza y contagiársela a sus amigos y seres queridos.

A continuación están las medidas más importantes para ayudar a proteger a su familia contra la influenza esta temporada.

  1. La primera y mejor manera de protegerse contra esta enfermedad es ponerse la vacuna cada temporada de influenza.
  • Se recomienda que todas las personas de 6 meses de edad o más se vacunen contra la influenza todos los años, con pocas excepciones.
  • Esta temporada hay vacunas contra la influenza creadas para proteger contra tres virus distintos (llamadas vacunas “trivalentes”). Además, también hay vacunas contra la influenza creadas para proteger contra cuatro virus distintos (llamadas vacunas “cuatrivalentes”). Después de recibir la vacuna, el cuerpo tarda unas dos semanas en producir anticuerpos para protegerlo de los virus de la influenza. Se prevé que todavía quedan muchas semanas de actividad de la influenza esta temporada, así que aún hay tiempo para vacunarse si no lo ha hecho. Mientras los virus de la influenza estén circulando, la vacuna puede protegerlo contra esta enfermedad.
  • Un recordatorio importante para los padres y cuidadores: Muchos niños que reciben la vacuna contra la influenza por primera vez necesitarán 2 dosis para estar protegidos. Si un niño no ha recibido su primera dosis, vacúnelo ahora. En el caso de aquellos que hayan recibido una dosis y tengan menos de 8 años, los padres deben confirmar con el médico del niño u otro profesional de la salud si se necesita una segunda dosis para lograr la mejor protección posible.
  • Los CDC no recomiendan una vacuna contra la influenza más que otra. Lo importante es vacunarse todos los años.
  1. Tome medidas preventivas diarias para detener la propagación de microbios.
  • Cuando sea posible, trate de evitar el contacto cercano con personas enfermas. Si usted se enferma, limite lo más que pueda el contacto con los demás para evitar contagiarlos. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón. Si no hay agua y jabón, frótese las manos con un producto a base de alcohol. También limpie y desinfecte las superficies y los objetos que puedan estar contaminados con microbios como los de la influenza.
  • Evite tocarse los ojos, la nariz y la boca porque de esta manera se propagan los microbios. Cúbrase la boca y la nariz con un pañuelo desechable cuando tosa o estornude.
  1. Tome medicamentos antivirales contra la influenza si su médico se los receta.
  • Si usted contrae influenza, se pueden usar medicamentos antivirales para tratar la enfermedad. Si tiene alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza y comienza a tener síntomas de esta enfermedad, pregúntele de inmediato a su médico acerca de los medicamentos antivirales. El tratamiento oportuno con antivirales puede salvar la vida, en especial en el caso de las personas con alto riesgo de sufrir complicaciones por la influenza.

 

¿Quién está en riesgo?

Todos están en riesgo de contraer la influenza. En millones de personas al año, la influenza puede causar fiebre, tos, dolor de garganta, moqueo o congestión nasal, dolores musculares y de cabeza, escalofríos y fatiga. Pero en algunas personas, la influenza puede ser más grave. Puede que no sepa que la influenza también causa más de 200 000 hospitalizaciones relacionadas con esta enfermedad al año y que puede ser mortal. Los CDC estiman que, entre 1976 y el 2007, las muertes anuales asociadas a la influenza en los Estados Unidos fluctuaron entre un mínimo de cerca de 3000 hasta un máximo de alrededor de 49 000.

Algunas personas tienen un riesgo mayor de sufrir complicaciones graves relacionadas con la influenza —como la neumonía— o de que empeore una afección crónica existente. Para aquellas personas que tienen un riesgo mayor de sufrir complicaciones es especialmente importante que se vacunen cada temporada. También es importante que esas personas hablen de inmediato con un médico acerca de tomar antivirales si presentan síntomas de la influenza. Algunos de los grupos que tienen un riesgo mayor son los siguientes:

Y las personas que tienen ciertas afecciones como las siguientes:

  • Asma
  • Afecciones neurológicas y del desarrollo neurológico (incluidos trastornos del cerebro, de la médula espinal, de los nervios periféricos y de los músculos como parálisis cerebral, epilepsia [trastornos convulsivos], accidentes cerebrovasculares, discapacidad intelectual [retraso mental], retrasos del desarrollo de moderados a graves, distrofia muscular o lesiones de la médula espinal).
  • Enfermedades pulmonares crónicas (como enfermedad pulmonar obstructiva crónica [epoc] y fibrosis quística).
  • Enfermedades cardiacas (como cardiopatía congénita, insuficiencia cardiaca congestiva y arteriopatía coronaria).
  • Trastornos de la sangre (como la enfermedad de células falciformes).
  • Trastornos endocrinos (como la diabetes mellitus).
  • Trastornos de los riñones (renales).
  • Trastornos del hígado (hepáticos).
  • Trastornos metabólicos (como trastornos metabólicos hereditarios y mitocondriales).
  • Sistema inmunitario debilitado a causa de enfermedades o medicamentos (como las personas que tienen el VIH o sida o cáncer, o que reciben tratamiento prolongado con esteroides).
  • Personas menores de 19 años que reciben tratamiento prolongado con aspirina.
  • Personas con obesidad mórbida (índice de masa corporal o IMC de 40 o más).

Es importante que usted se vacune si cuida a una persona en estos grupos de alto riesgo, los cuales incluyen a los bebés menores de 6 meses porque son demasiado pequeños para ser vacunados. Recuerde, no es demasiado tarde para protegerse y proteger a sus seres queridos de la influenza por medio de la vacunación. El poco tiempo que tomará ponerse la vacuna contra la influenza es mucho menor que el tiempo que le tomará recuperarse de esta enfermedad.

Fuente: CDC

Salud

¿Como dejar de fumar?


Cigarro

Tiffany, una exfumadora de cigarrillos, tenía 16 años cuando su madre —que también fumaba— murió por cáncer de pulmón. A pesar de esa tragedia, Tiffany empezó a fumar. Solo dejó de fumar cuando su hija Jaelin cumplió 16 años pues no quería perder la oportunidad de disfrutar el mayor tiempo posible con ella, algo que su propia madre no pudo hacer. Su intento por dejar de fumar empezó al fijarse una fecha para dejar el cigarrillo y pedir la ayuda y el apoyo de sus familiares y amigos. En el video “La decisión de Tiffany*” de la campaña de los CDC “Consejos de exfumadores”, ella habla sobre ese momento especial en el que decidió tomar un camino diferente y más saludable para su vida.

La mayoría de los fumadores que quieren dejar de fumar lo intentan varias veces antes de tener éxito, pero usted puede tomar medidas que pueden ayudarlo a mejorar las probabilidades de dejar de fumar de una vez por todas.

Elabore un plan para dejar de fumar

La planificación es una parte importante para tener éxito en sus esfuerzos por dejar de fumar. El sitio espanol.smokefree.gov ofrece detalles sobre cómo crear un plan eficaz para dejar de fumar que incluya:

  • Fijar una fecha para dejar de fumar. Empezar el año nuevo sin consumir tabaco es una gran idea.
  • Dejarle saber a sus seres queridos que dejará de fumar para que lo puedan apoyar.
  • Hacer una lista con las razones por las cuales quiere dejar de fumar. Vea la historia de Bill, otro ex fumador que participó en la campaña “Consejos de exfumadores”, para encontrar consejos que lo ayuden a usted a encontrar razones para dejar de fumar. La historia de Bill forma parte de la información sobre “El tabaquismo y la diabetes“*.
  • Determinar cuáles son los desencadenantes que le hacen querer fumar para que pueda evitarlos, especialmente durante los primeros días.

Los inhaladores de nicotina y los atomizadores nasales son terapias de reemplazo de nicotina que requieren receta. Su médico también puede recetarle medicamentos sin nicotina (como bupropion o vareniclina) para ayudarlo a dejar de fumar por completo.

¿No le parece que el año nuevo ofrece una excelente oportunidad para dejar de fumar? Puede empezar el 2016 en forma más saludable al hacer un plan para dejar de fumar, usar los recursos gratuitos y encontrar el medicamento más adecuado para dejar de fumar. Si usted no fuma, puede usar este artículo para ayudar a un amigo o a un familiar a dejar de fumar en el 2016.

Fuente: CDC

Salud

Protejase de los coágulos


Si está o ha sido hospitalizado recientemente, se está recuperando de una operación o está recibiendo tratamiento para el cáncer, usted se encuentra en mayor riesgo de tener coágulos sanguíneos graves potencialmente mortales. Esta afección, que se llama tromboembolia venosa asociada a la atención médica (HA-VTE, por sus siglas en inglés) es un problema mortal, costoso y creciente de salud pública. Sepa qué puede hacer para protegerse.

Cuando se forma un coágulo sanguíneo en una vena grande, generalmente en la pierna o la pelvis, hay una trombosis venosa profunda (TVP). El coágulo se puede desprender y desplazar por el torrente sanguíneo. Y, si pasa por el corazón y llega a los pulmones, puede bloquear una de las arterias que suministra sangre a los pulmones. A esta afección se la llama embolia pulmonar y puede ser mortal. La combinación de trombosis venosa profunda y embolia pulmonar (EP) se conoce como tromboembolia venosa (TEV), y es un problema de salud pública importante, ya que cientos de miles de personas se ven afectadas cada año. Casi la mitad de los coágulos sanguíneos se asocian a la atención médica, o sea que ocurren durante o poco después de una estadía en el hospital o en un centro médico. No obstante, estas tromboembolias venosas se pueden prevenir.

Los coágulos sanguíneos se pueden formar por una variedad de razones, pero ser paciente en un hospital aumenta el riesgo. Cabe notar que muchos coágulos sanguíneos no se producen sino hasta después del alta hospitalaria. Por lo tanto, es importante saber lo que puede hacer para minimizar el riesgo de tener una tromboembolia venosa asociada a la atención médica.

La prevención puede salvar vidas

Estos son algunos consejos que sirven para que se proteja si tiene planeada una estadía hospitalaria o hacerse un procedimiento en un centro médico:

Antes de la operación o la hospitalización: Pregúntele a su proveedor de atención médica si está en riesgo de coágulos sanguíneos y si necesita tratamiento preventivo.

Después del alta: Hágale las siguientes preguntas a su equipo de atención médica:

  • ¿Qué puedo hacer para seguir previniendo que se formen coágulos una vez que esté en casa?
  • ¿Cuáles son los signos y síntomas de un coágulo sanguíneo?
  • ¿Qué necesito hacer si creo que tengo un coágulo sanguíneo?

En su casa

  • Siga las instrucciones de su médico y tome los medicamentos tal como se los hayan recetado.
  • Mueva las piernas y los brazos para ayudar a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
  • Llame al médico si cree que tiene un coágulo sanguíneo.

¿Qué están haciendo los CDC acerca de las tromboembolias venosas asociadas a la atención médica?

  • Los CDC financiaron dos programas piloto en la Universidad de Duke y en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma a fin de crear y evaluar métodos de identificación y monitoreo de los casos de tromboembolia venosa en la comunidad (incluidos aquellos asociados a la atención médica). Las lecciones aprendidas de estos dos proyectos proporcionarán los fundamentos para guiar y evaluar las estrategias para la prevención de tromboembolias venosas.
  • Los CDC colaboran con el Centro para la Transformación de la Atención Médica de la Comisión Conjunta a fin de identificar las causas raíz de las tromboembolias venosas y las barreras para su prevención en pacientes en riesgo. Cinco hospitales y centros médicos participantes utilizarán una metodología de resolución de problemas para crear soluciones que se dirijan a las causas raíz específicas de tromboembolias venosas entre sus pacientes. Luego probarán y validarán las soluciones y las difundirán a otras organizaciones.
  • Los CDC lanzarán un Desafío de Prevención de Tromboembolias Venosas Asociadas a la Atención Médica más adelante en el 2015. El desafío pondrá de relieve a las organizaciones:
    • que inviertan en la prevención de tromboembolias venosas,
    • que mejoren los conocimientos sobre las estrategias eficaces de implementación a nivel del sistema de atención médica, y
    • que motiven a los sistemas de atención médica a fortalecer sus esfuerzos de prevención de tromboembolias venosas.

    Las organizaciones que se juzguen mejores en la implementación de estrategias innovadoras y eficaces de prevención de esta afección serán reconocidas como las campeonas en la prevención de HA-VTE

El 13 de octubre es el Día Mundial de la Trombosis, un día dedicado al movimiento global para prevenir coágulos sanguíneos. Los CDC apoyan el Día Mundial de la Trombosis y el tema de este año son las tromboembolias venosas asociadas a la atención médica Visite este sitio para obtener más información

  • Los CDC también proporcionan financiamiento para apoyar los programas de educación, capacitación y promoción de salud con respecto a los coágulos sanguíneos:

Alianza Nacional contra los Coágulos Sanguíneos (National Blood Clot Alliance o NBCA)

Alianza Nacional contra los Coágulos Sanguíneos (National Blood Clot Alliance o NBCA): Los CDC trabajaron con la Alianza Nacional contra los Coágulos Sanguíneos con el fin de crear una campaña nacional de salud pública de concientización sobre los coágulos sanguíneos. La campaña se llama Stop the ClotTM – Spread the Word (Detenga el coágulo. Difunda el conocimiento). Esta nueva campaña incluye:

    • un portal educativo en línea que ofrece una lista descargable de factores de riesgo de coágulos sanguíneos,
    • un breve video sobre los coágulos sanguíneos, e
    • información adicional para ayudar a las personas a saber más sobre los riesgos de tener coágulos sanguíneos, los signos y síntomas, y las medidas para prevenirlos.

Los CDC también han financiado a la Alianza Nacional contra los Coágulos Sanguíneos para que crearan un currículo en línea para profesionales de atención médica llamado: Detenga el coágulo: Lo que todos los profesionales de atención médica deben saber. Este curso en línea automoderado proporciona la información fundamental más actualizada y consideraciones clínicas para la evaluación, tratamiento y manejo de pacientes que tienen coágulos sanguíneos.

Centro Duke de Hemostasia y Trombosis (Duke Hemostasis and Trombosis Center)

Los CDC financiaron a Duke para que llevara a cabo la campaña This Is Serious (Esto es serio). Esta campaña, que fue producida en asociación con los CDC y la red hospitalaria Spirit of Women® (Espíritu de las mujeres), fue diseñada para aumentar la concientización y las medidas que se toman para la prevención de coágulos sanguíneos en las mujeres. Trata los temas de embarazo, cirugía y traumatismo, y cáncer.

Signos y síntomas de los coágulos sanguíneos

Trombosis venosa profunda

Aproximadamente la mitad de las personas con trombosis venosa profunda no tienen ningún síntoma. Los siguientes son los síntomas más comunes que se presentan en la parte afectada del cuerpo, frecuentemente en las piernas y los brazos:

  • hinchazón
  • dolor
  • sensibilidad al tacto
  • enrojecimiento de la piel

Si usted tiene alguno de estos síntomas, vaya al médico lo antes posible.

Embolia pulmonar

Se puede tener embolia pulmonar sin ninguno de los síntomas de trombosis venosa profunda.

Los signos y síntomas de embolia pulmonar incluyen los siguientes:

  • dificultad para respirar
  • latido cardiaco irregular o más acelerado que lo habitual
  • dolor o molestias en el pecho, que generalmente empeoran al respirar profundo o al toser
  • tos con sangre
  • presión arterial muy baja, aturdimiento o desmayos

Fuente: Centro de Control de Enfermedades

¿Sabias que?, Conciencia social, Salud

Siempre estar preparados: Terremotos


drop-cover-holdon-espanol

Si bien el estado de California ha sido, en los últimos años, el más propenso a terremotos graves, muchas otras partes de los Estados Unidos están también sobre zonas de fallas. Por ejemplo, geólogos y sismólogos han predecido un 97% de probabilidad de que ocurra un terremoto de magnitud en la zona sísmica de New Madrid en el centro de los Estados Unidos (incluyendo a Arkansas, Missouri, Tennessee y Kentucky) de aquí al año 2035. Si bien los terremotos con la potencia del que golpeó al área metropolitana de Los Ángeles en enero de 1994 son bastante raros, los terremotos menos severos pueden interrumpir su patrón de vida normal y causar lesiones considerables.

Durante un terremoto de magnitud, es posible que escuche un sonido rugiente o retumbante que aumenta de forma gradual. Es posible que tenga una sensación de balanceo que se inicia suavemente y, en uno o dos segundos, se vuelve violenta.

Es posible que sea sacudido primero por un movimiento violento. Uno o dos segundos más tarde, podría sentir un violento zarandeo que le dificulte permanecer parado o moverse de una habitación a otra.
La verdadera clave para sobrevivir a un terremoto y reducir el riesgo de salir lesionado es planificar, preparar y practicar lo que usted y su familia harán en caso de que suceda.

Simulacros de práctica

Al planificar y practicar qué hacer si sucede un terremoto, usted y su familia pueden aprender a reaccionar correcta y automáticamente cuando comiencen los temblores. Durante un terremoto, la mayoría de las muertes y lesiones son causadas por materiales de construcción que colapsan y objetos pesados que caen, tales como estantes, gabinetes y sistemas de calefacción. Determine con anticipación cuáles son los lugares más seguros en su hogar. Si tiene niños, practique con ellos la forma más rápida de llegar a esos lugares. Los simulacros les ayudan a los niños a saber qué es lo que tienen que hacer durante un terremoto aun cuando usted no esté con ellos.

Asegúrese de que usted y su hijo entiendan también los procedimientos de emergencia de la escuela para desastres. Esto le ayudará a coordinar dónde, cuándo y cómo reunirse con su hijo después de un terremoto.

Estos son los puntos más importantes de un simulacro:

  • TÍRESE al piso sobre manos y rodillas antes de que el terremoto lo tire. Esta posición lo protege de una caída, pero le permite moverse si fuese necesario.
  • CÚBRASE la cabeza y el cuello (y todo el cuerpo si es posible) bajo la protección de una mesa o escritorio resistente. Si no tiene un resguardo cercano, tírese cerca de una pared interior o al lado de un mueble bajo que no pueda caer encima suyo y cúbrase la cabeza y el cuello con brazos y manos. Trate de alejarse de ventanas o cristales que pudieran romperse o de objetos que puedan caérsele encima.
  • AFÉRRESE a su resguardo (o a su cabeza y cuello) hasta que el zarandeo se detenga. Esté preparado para moverse junto con su resguardo si el zarandeo lo cambia de lugar.

Planes de evacuación

Es posible que, pasado el terremoto, deba evacuar la zona dañada. Al planificar y practicar una evacuación, estará mejor preparado para reaccionar de forma apropiada y eficiente a los signos de peligro o a las instrucciones brindadas por las autoridades civiles.

  • Tómese unos minutos con su familia para hacer un repaso de los planos de evacuación del hogar. Haga un plano del piso de su casa, camine por cada ambiente y analice los detalles de la evacuación.
  • Planee una segunda opción para salir de cada uno de los ambientes, si fuera posible. Si necesita algún equipo especial, tal como una escalera de cuerda, marque su ubicación.
  • Marque los lugares en donde puede encontrar alimento, agua, el botiquín de primeros auxilios y el extintor de incendios.
  • Marque los lugares en donde se encuentran las válvulas de cierre o interruptores para que puedan cerrarse, si es posible.
  • Determine el lugar en el que toda la familia se debe reunir después de una emergencia.

Establezca prioridades

Tome tiempo antes de que ocurra un terremoto para escribir una lista de prioridades en caso de emergencia que incluya:

  • artículos importantes que pueden ser cargados con las manos
  • otros artículos, en orden de importancia para usted y su familia
  • artículos que pueden ser retirados en automóvil o camión si es que hay uno disponible
  • cosas que debe hacer si el tiempo lo permite, como cerrar con seguro las puertas y ventanas, apagar la fuente de servicios públicos, etc.

Anote la información importante

Haga una lista de información importante y colóquela en un lugar seguro. Incluya en su lista:

  • números telefónicos importantes, como policía, bomberos, paramédicos y centros médicos
  • los nombres, direcciones y números de teléfono de sus agentes de seguro, incluyendo los tipos y números de póliza
  • los números telefónicos de las compañías de agua, gas y electricidad
  • los nombres y números de teléfonos de los vecinos
  • el nombre y número de teléfono de su arrendador o del administrador de la propiedad
  • información médica importante, como alergias, medicamentos regulares, etc.
  • número de identificación, año, modelo y placa de su vehículo (automóvil, bote, vehículo recreativo, etc.)
  • el número de teléfono de su banco o institución financiera, junto con números y tipos de cuentas
  • estaciones de trasmisión de radio o televisión que pueda sintonizar para escuchar la información de emergencia trasmitida

Recoja suministros para emergencias

Abastézcase ahora de Suministros de emergencia que puedan ser usados tras un terremoto. Estos suministros deben incluir un botiquín de primeros auxilios, equipos de supervivencia para la casa, el automóvil y el trabajo, además de agua y alimento de emergencia. Almacene suficientes suministros para por lo menos tres días.

Planes de evacuación

Si ocurre un terremoto, podría tener que evacuar después un área dañada. Al planificar y practicar una evacuación, estará mejor preparado para reaccionar de forma apropiada y eficiente a los signos de peligro o a las instrucciones brindadas por las autoridades civiles.

  • Tómese unos momentos con su familia para hacer un repaso de los planos de evacuación del hogar. Haga un plano del piso de su casa, camine por cada ambiente y analice los detalles de la evacuación.
  • Planee una segunda opción para salir de cada uno de los ambientes, si fuera posible. Si necesita algún equipo especial, tal como una escalera de cuerda, marque su ubicación.
  • Marque los lugares en donde puede encontrar alimento, agua, el botiquín de primeros auxilios y el extintor de incendios.
  • Marque los lugares en donde se encuentran las válvulas de cierre o interruptores para que puedan cerrarse, si es posible.
  • Determine el lugar en el que toda la familia se debe reunir después de una emergencia.

Establezca prioridades

Tome tiempo antes de que ocurra un terremoto para escribir una lista de prioridades en caso de emergencia que incluya:

  • artículos importantes que pueda cargar con las manos
  • otros artículos, en orden de importancia para usted y su familia
  • artículos que pueden ser retirados en automóvil o camión si es que hay uno disponible
  • cosas que debe hacer si el tiempo lo permite, como cerrar con seguro las puertas y ventanas, apagar la fuente de servicios públicos, etc.

Anote la información importante

Haga una lista de información importante y colóquela en un lugar seguro. Incluya en su lista:

  • números telefónicos importantes, como policía, bomberos, paramédicos y centros médicos
  • los nombres, direcciones y números de teléfono de sus agentes de seguro, incluyendo los tipos y números de póliza
  • los números telefónicos de las compañías de agua, gas y electricidad
  • los nombres y números de teléfonos de los vecinos
  • el nombre y número de teléfono de su arrendador o del administrador de la propiedad
  • información médica importante, como alergias, medicamentos regulares, etc.
  • número de identificación, año, modelo y placa de su vehículo (automóvil, bote, vehículo recreativo, etc.)
  • el número de teléfono de su banco o institución financiera, junto con números y tipos de cuentas
  • estaciones de trasmisión de radio o televisión que pueda sintonizar para escuchar la información de emergencia trasmitida.

Reúna y guarde los documentos importantes en una caja fuerte a prueba de incendios

  • Actas de nacimiento;
  • Certificados de propiedad (automóviles, botes, etc.)
  • Tarjetas del seguro social
  • Pólizas de seguro
  • Testamentos
  • Inventario del hogar, incluyendo:
    • lista de contenido
    • fotografías del contenido de cada ambiente
    • fotografías de artículos valiosos, como joyería, pinturas y artículos de colección

Fuente: CDC

Salud

Un nuevo año escolar…¿Protegidos?


vacunas_bebe_300

Asegúrese de que sus hijos estén al día con las vacunas antes de que comiencen las clases.

Los niños en edad escolar, desde los más pequeños hasta los estudiantes universitarios, necesitan vacunas. Asegurarse de que los niños reciban todas las vacunas a tiempo es una de las cosas más importantes que usted puede hacer como papá o mamá para garantizar la salud a largo plazo de sus hijos, así como la de sus amigos, compañeros de clases y del resto de la comunidad.

Los CDC tienen recursos y herramientas en Internet para ayudar a los padres y a los médicos a asegurarse de que todos los niños estén al día con las vacunas recomendadas y protegidos contra enfermedades graves. Llévelos al médico si descubre que necesitan vacunas para protegerlos contra enfermedades graves.

Lo que todos los padres necesitan saber

Para mantener sanos a los niños en las escuelas, su estado puede exigir que los niños que van a clases se vacunen contra ciertas enfermedades, como la tosferina (pertussis). Si no está seguro sobre los requisitos escolares de su estado, este es el momento para consultar al médico de su hijo, a la escuela o a su departamento de salud. De esa manera, su hijo puede recibir todas las vacunas que necesite antes de que comience el ajetreo del regreso a clases.

Utilice los recursos y las herramientas que tienen los CDC en Internet para revisar cuáles son las vacunas que se recomiendan para sus hijos.

Todavía se presentan brotes de enfermedades

Es cierto que gracias a las vacunas, algunas enfermedades que se pueden prevenir con ellas se han vuelto poco frecuentes. Sin embargo, todavía se presentan casos y brotes. Los Estados Unidos presentaron una cifra récord de casos de sarampión durante el 2014, con 668 casos en 27 estados reportados al Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD) de los CDC. Esta es la mayor cantidad de casos desde que se documentó la eliminación del sarampión en los Estados Unidos en el 2000. Desde el 1.o de enero hasta el 26 de junio del 2015 ha habido 178 casos de sarampión y 5 brotes reportados en los Estados Unidos.

Desde el 1.o de enero hasta el 10 de julio del 2015, se han reportado casi 9000 casos de tosferina a los CDC en los 50 estados, Washington, D.C. y Puerto Rico.

Los brotes de tosferina se pueden presentar en las escuelas secundarias medias y superiores al debilitarse el efecto de las vacunas infantiles. Las personas vacunadas contra la tosferina pero que aún así se enferman tienen muchas más probabilidades de tener una enfermedad leve en comparación con aquellas que nunca recibieron la vacuna.

Asegurarse de que sus hijos estén al día con las vacunas es la mejor manera de proteger a sus comunidades y escuelas de brotes que puedan causar enfermedades y muertes que se hubieran podido evitar.

Recibir todas las dosis recomendadas de cada vacuna proporciona la mejor protección posible a los niños.

Vacunas para sus hijos pequeños (recién nacidos hasta los 6 años)

Durante los primeros años de vida, sus hijos necesitan vacunas para protegerlos de 14 enfermedades que pueden ser graves y que incluso pueden causar la muerte. Los padres que optan por no vacunar a sus hijos aumentan el riesgo de enfermedades no solo para sus propios niños, sino también para otros pequeños y adultos en toda la comunidad. Por ejemplo, los bebés recién nacidos (que son vulnerables y muy pequeños para recibir la protección máxima de todas las dosis recomendadas de vacunas) o las personas con sistemas inmunitarios debilitados (como algunas con cáncer o que han recibido trasplantes de órganos) también tienen un riesgo más alto de contraer enfermedades.

Las vacunas contra la influenza (gripe) se recomiendan para todos los niños que asisten a centros prescolares o a escuelas primarias, para ayudar a mantenerlos sanos. De hecho, todos los niños de 6 meses o más deberían vacunarse contra la influenza. La vacunación de todos sus hijos, así como del resto de la familia y de las personas encargadas de cuidarlos, puede ayudar a proteger a los bebés menores de 6 meses. Pídale al médico o al enfermero que atiende a su familia que les pongan las vacunas contra la influenza en inyección o atomizador nasal para protegerlos contra esta enfermedad.

Los padres pueden obtener información sobre las vacunas que sus hijos necesitan y cuándo se deben administrar las dosis en el calendario de vacunas infantiles* recomendado por los CDC.

Vacunas para sus preadolescentes y adolescentes (desde los 7 hasta los 18 años)

¡Los preadolescentes y los adolescentes también necesitan vacunas! A medida que los niños crecen todavía tienen riesgo de contraer ciertas enfermedades. Antes de regresar al colegio, se recomienda que los niños de 11 a 12 años reciban tres vacunas para que sigan protegidos: la vacuna contra el VPH, la Tdap y la vacuna antimeningocócica conjugada.

La vacuna contra el VPH es importante porque puede prevenir las infecciones causadas por este virus que pueden causar cáncer más tarde en la vida. Para otras enfermedades, como la tosferina, la protección de la vacuna recibida en la infancia desaparece con el tiempo. Por eso se recomienda que los niños de 11 a 12 años también reciban una vacuna de refuerzo llamada Tdap para protegerlos de la tosferina, el tétanos y la difteria. La vacuna antimeningocócica conjugada ayuda a prevenir dos de la tres causas más frecuentes de enfermedad meningocócica, que pueden ser muy graves y hasta mortales.

Es importante saber que la influenza puede ser grave, aun para las personas jóvenes y sanas. Los preadolescentes y adolescentes no son la excepción. Por lo tanto, cada año los niños mayores deben recibir por lo menos una vacuna contra la influenza (la inyectable o en atomizador nasal para los niños sanos).

Para saber más sobre las vacunas para los preadolescentes y adolescentes, hable con el proveedor de atención médica de su hijo o visite las páginas sobrevacunas para preadolescentes y adolescentes (en inglés). Los CDC proveen un calendario de vacunación recomendado para personas entre los 7 y los 18 años, dirigido a padres y médicos, para proteger a los preadolescentes y adolescentes de enfermedades prevenibles con vacunas. Si sus hijos preadolescentes o adolescentes todavía no han recibido sus vacunas, debería llevarlos para que se pongan al día lo antes posible.

Aún está a tiempo

Recibir todas las dosis recomendadas de cada vacuna proporciona la mejor protección posible a los niños. Si a un niño le falta alguna vacuna, el profesional de atención médica de su hijo puede usar el calendario de vacunación de actualización para que se ponga al día.

Tenga en cuenta que hay muchas oportunidades para que su hijo preadolescente o adolescente se ponga al día con sus vacunas. Los preadolescentes y los adolescentes por lo general ven a sus médicos u otros profesionales de atención médica para que les hagan los chequeos antes de participar en deportes, campamentos, viajes y cuando se inscriben a la universidad. ¡Gánele al ajetreo del regreso a la escuela y use estas oportunidades para vacunar a su hijo preadolescente o adolescente hoy mismo!

Fuente: CDC