Documentales

¿El peor país para ser mujer?


Noticias

México: Desapariciones y burla


Noticias

Abril: La voz de la injusticia


Ocio

Intercambios navideños: La última injusticia


Noticias

Redes Sociales Progresistas: El retroceso de la democracia


La maestra Elba Esther Gordillo se ha convertido de nuevo en el centro de la polémica. La organización Redes Sociales Progresistas concluyeron su afiliación en el Instituto Nacional Electoral como un nuevo organismo político consiguiendo en su última asamblea celebrada en Aguascalientes el número de participantes en la asamblea.

De acuerdo con el reporte de El Universal, el dirigente actual de la agrupación política, José Fernando González indicó que han afiliado a más de 300 mil personas en todo el país, y que este 8 de diciembre también realizó una asamblea más en Ciudad Juárez, Chihuahua, donde afiliaron a tres mil 115; y la del Aguascalientes, donde se unieron tres mil 900.

Las RSP pasaron, en octubre pasado, por una pugna interna por saber quién encabezaría su dirigencia nacional, luego de que su entonces representante legal, Juan Iván Peña Neder, fuera echado de la organización por supuestamente no acatar la normativa interna y éste acusara que fue por quitarle representación.

Con ese proceso, RSP esperará a que en enero el INE reciba su solicitud formal de creación como partido político, y luego a junio del próximo año para que emita un fallo de quienes sí cumplieron con los requisitos.

El pulso de la El pulso de la república-Permanencias-Voluntarias
El Pulso de la República, Noticias

El pulso de la república


Editoriales

Llegaron los coches bomba


Por Raymundo Riva Palacio (El Financiero)

Ahora, una nueva modalidad de ataque criminal quiere anidarse como estrategia de terror: los coches bomba. Tras el culiacanazo, el empoderamiento del Cártel de Sinaloa ante la laxitud del gobierno federal en el combate al crimen organizado, provocó que organizaciones delincuenciales en otras latitudes decidieran seguir el ejemplo para el sometimiento de las autoridades mediante la vía del miedo. La primera en modificar y ampliar su modus operandi ha sido el Cártel de Santa Rosa de Lima, que opera en el Bajío y controla el robo de combustible.

Después del culiacanazo, los servicios de información del gobierno federal interceptaron una llamada de José Antonio Yépez, El Marro, el elusivo jefe del Cártel de Santa Rosa de Lima, donde hablaba de planear una nueva forma de defensa de las autoridades, mediante acciones ofensivas, donde los coches bomba eran parte importante de la nueva estrategia. Poco después, un coche bomba explotó en Irapuato, zona de influencia de esa organización criminal.

El miércoles pasado, en una colonia residencial de esa ciudad guanajuatense, un grupo de hombres armados dejaron estacionada una camioneta Honda con varias cargas de explosivos que estalló en la madrugada, sin causar víctimas, pero dañando al menos una treintena de casas. La Fiscalía General del Estado informó que la explosión en el auto fue porque le aventaron dos granadas, y no porque fuera un coche bomba. Desde un principio, las autoridades de Guanajuato han dicho que fueron granadas, aunque los primeros reportes de la Guardia Nacional mencionaron “coche bomba”.

Las fotografías de la camioneta Honda donde se dio la explosión no dejan duda: no fueron granadas. La destrucción de poco más de la mitad de la camioneta no fue producto de ese tipo de proyectil. Las explosiones con granadas, si se revisan incidentes con ese tipo de arma, no provocan la destrucción total de amplias partes del vehículo, y sólo lo dañan en su interior. Las fotografías del Honda muestran cómo la parte trasera del vehículo, así como el techo, perdieron su forma, y la carrocería se redujo a fierros abiertos en racimo, doblados caprichosamente.

Si se comparan las fotografías de la camioneta en Irapuato con coches bombas del Estado Islámico, se ven las similitudes. Aun si la potencia del explosivo es diferente, se puede apreciar que los coches bomba destruyen completamente una parte importante del vehículo, dejando el resto con mucho menores afectaciones. Las granadas, aun causando grandes efectos, no hacen de las carrocerías reguiletes de fierro.

Los coches bomba son utilizados en muchas partes del mundo como vehículos suicidas, al convertirse en un arma muy versátil y poderosa contra objetivos específicos. En Colombia y ahora en México no han servido esos propósitos sino para aterrorizar y enviar mensajes a gobiernos y enemigos. La activación de bombas dentro de un vehículo requiere de manos expertas, no sólo para su armado, sino para el tipo de daño que quiere hacerse. Si uno revisa las imágenes de coches bomba suicidas, las cargas de explosivos se colocan sobre los costados, para maximizar el daño al objetivo. Si uno ve el Honda en Irapuato, la carga explosiva se colocó de una forma para que la energía saliera despedida por el techo, donde la fuerza se iría desvaneciendo en el aire, minimizando el daño indiscriminado que podría haber causado víctimas. En cualquier caso, los coches bomba son considerados como armas de guerra.

No se ha informado sobre los peritajes del explosivo en el vehículo en Irapuato, que permita tener más información. Sin embargo, dada la forma como lo ha manejado la Fiscalía de Guanajuato y el silencio de las autoridades federales, todo indica que quieren dejar que pase como granadas en Irapuato. Está bien en función de no alterar más a una sociedad bastante nerviosa por el resurgimiento poderoso de los cárteles de la droga este año, pero, al mismo tiempo, la falta de información no sensibilizará a la sociedad sobre la gravedad de la escalada en la calidad de la violencia de las organizaciones criminales. La política de la avestruz no funciona en estos casos, como sucedió durante los primeros ocho meses del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

La utilización de coches bomba en México no es inédito, pero nunca ha sido un método regular. El 8 de enero de 1994, en apoyo al alzamiento del EZLN días antes, el PROCUP, que dos años después nació como EPR, estalló un coche bomba en el estacionamiento de Plaza Universidad, cuyo impacto alcanzó a tiendas en el segundo piso del centro comercial. En junio de ese año explotó un Gran Marquis en las afueras del Hotel Camino Real de Guadalajara, donde se celebraba una boda de familias relacionadas con Rafael Caro Quintero, exjefe del Cártel de Guadalajara.

En julio de 2008, en Culiacán, hubo una explosión de un auto y se encontraron varios vehículos con cilindros de gas butano y detonadores. El entonces procurador general, Eduardo Medina Mora, negó que fueran coches bomba. Durante 2010 y 2011, los años en los cuales comenzó a invertirse el poderío de los cárteles y empezaron –en mayo de 2011– a reducirse los índices delictivos, hubo vehículos que estallaron en varias ciudades del norte del país, pero no fueron clasificados como coches bomba.

Nunca en México se ha utilizado ese tipo de método como parte de la estrategia de los cárteles de la droga, pero la llamada interceptada a Yépez señala que este recurso eficaz –el costo es bajo, las posibilidades de detención a quienes dejan el vehículo en el objetivo es casi nula, y el impacto de terror es grande–, ha llegado por la puerta de atrás de la nula estrategia contra el crimen organizado.