900 millones de pesos más costará Dos Bocas


La nueva refinería de Dos Bocas, en Tabasco, tendrá un costo superior de 11% a lo estimado originalmente. Ahora requerirá una inversión de 8 mil 900 millones de dólares.

El costo de la refinería superará el tope de 8 mil millones de dólares que se habían planteado al arranque de la obra, dijo Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, durante su comparecencia en la Cámara de Diputados.

“El costo de la refinería oscila en los 8 mil 918 millones de dólares. Se ha registrado un avance en dinero de alrededor de 932 y 933 millones de dólares, son los recursos que le hemos asignado”, comentó Romero.

Romero Oropeza confirmó que la compañía constructora KBR abandonó la obra, y las firmas Technip, Samsung e ICA Flúor trabajan en este proyecto, de la mano de contratistas mexicanas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró desde el inicio de su administración que la obra costaría 8 mil mdd, y que incluso podría tener un costo menor, a pesar de que algunas instituciones como Moody’s señalaron que el costo aumentaría.

La calificadora estimó que la construcción de la refinería costará más de 12 mil millones de dólares debido a la falta de experiencia de Pemex.

Hace una semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) pidió al gobierno federal posponer las obras de Dos Bocas con la finalidad de utilizar ese presupuesto en la pandemia de coronavirus.

López Obrador prevé inaugurar la refinería en junio de 2022.

Texto original: Animal Político

Dos Bocas: El epitafio de un sexenio


El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió prosperidad para Tabasco, su estado natal que está entre las entidades pobres del sureste del país, al revivir su industria petrolera. La alta prevalencia de COVID-19 ahí podría ser una consecuencia no deseada.

Tabasco ahora tiene la segunda tasa más alta de casos activos de COVID-19 por cada 100 mil habitantes, justo por detrás de Ciudad de México, según datos del Gobierno. Trabajadores petroleros que se infectaron en alta mar antes de viajar a Tabasco de regreso a casa ayudaron a que el virus SARS-CoV-2 se propagara, dijo el lunes el gobernador del estado, Adán Augusto López.

“Somos un estado de paso hacia la península”, dijo en una entrevista, en referencia a la Península de Yucatán. “Mucha movilidad creo que causó la incidencia”.

Pablo López Figueroa, empleado de Petróleos Mexicanos (Pemex) y representante de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionales del Petróleo, señaló que la prevalencia del COVID-19 en las plataformas petroleras en la costa del vecino estado de Campeche está contribuyendo al contagio.

“Un gran número de trabajadores offshore están propagando el virus en Tabasco porque viven aquí o pasan por aquí para llegar al interior del país”, comentó, hablando por teléfono desde Paraíso.

El número de casos en Tabasco se disparó 65 por ciento en las dos semanas que terminaron el 8 de junio, aunque el ritmo se ha desacelerado. López indicó que más pruebas están ayudando a controlar la propagación del nuevo coronavirus, pero también podrían estar contribuyendo al aumento en el número de casos conocidos.

Pemex expandió las pruebas en los estados petroleros del sur en medio de un número creciente de muertes. Informó que 125 empleados y cuatro trabajadores contratados murieron a causa del virus a partir del lunes por la noche. Tabasco tiene el mayor número de pozos de petróleo en tierra en México y alberga el principal puerto de exportación de crudo del país, Dos Bocas.  Bajo la presidencia de López Obrador, Pemex trasladó su sede de exploración y producción a Villahermosa, la capital de Tabasco.

La petrolera también sigue adelante con un proyecto de una refinería con un valor de 8 mil millones de dólares en el estado para cumplir con el objetivo del presidente de autosuficiencia energética mexicana.

Pemex realizó casi 3 mil pruebas y está haciendo más para desinfectar las instalaciones en alta mar; proporcionar a los trabajadores equipos de protección, y suspender actividades no esenciales, informó la compañía en un comunicado del pasado 10 de junio.

El doctor Francisco Olán, internista del Hospital General de Zona No. 2 en la ciudad de Cárdenas, comentó que la población de Tabasco también es en parte culpable por no tomar precauciones como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social.

“Los casos han aumentado en Tabasco porque las personas no están acostumbradas a quedarse en casa y están optando por salir”, argumentó, y aseveró que la flexibilización de las medidas restrictivas significa que los casos continuarán aumentando en junio.

López Obrador llegó al poder con la ayuda de pueblos petroleros empobrecidos como Tabasco, donde más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Prometió revitalizar el sector petrolero poniendo fin a los 15 años de disminución de la producción de crudo de Pemex y generando empleos con la construcción de la refinería.

Las agencias de calificación crediticia han cuestionado la estrategia. Pemex está luchando con la carga de endeudamiento más alta de cualquier gran petrolera y registró pérdidas récord de 23 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2020. Sus bonos han sido rebajados a nivel de basura por Moody’s y Fitch Ratings.

El presidente ha sido criticado por suavizar la cuarentena demasiado pronto y por no aplicar medidas restrictivas de salud, incluido el incumplimiento de los protocolos de seguridad.

“Hay muchos que no quieren salir, pero tenemos que salir poco a poco, con cuidado”, dijo en una conferencia de prensa el jueves pasado. La primera semana de junio viajó a seis estados del sur de México, incluido Tabasco, donde visitó la construcción de la refinería de Dos Bocas.

William Hernández, que trabaja en el sector petrolero en Tabasco, culpa tanto al presidente como a sus conciudadanos del estado por la rápida propagación del virus.

“López Obrador sido un mal ejemplo con un mal manejo de esta emergencia de salud, y también hay que decir que los de Tabasco son muy reacios a seguir instrucciones”, declaró.

Texto original por LORENA RÍOS Y AMY STILLMAN /Bloomberg

Dos Bocas…¿Para el 2022?


La refinería de Dos Bocas será inaugurada el 1 de junio de 2020, dijo este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador durante una visita que realizó para supervisar los trabajos. La inauguración de la que será la séptima refinería de Pemex se dará a casi cuatro años de que López Obrador ganó las elecciones en 2018.

“Esta refinería va a significar un cambio radical en materia de política petrolera y en materia de política económica porque porque vamos a dejar de vender petróleo crudo, vamos en el futuro, en el mediano plazo, a procesar toda nuestra materia prima en el país para para lograr este propósito”, dijo.

En 2020, cuando la refinería de Dos Bocas esté construida y se haya concluido el proceso de reconfiguración de las otros seis complejos de Pemex, el país tendrá la capacidad de procesar aproximadamente un millón 600 mil barriles y producir entre 700 mil y 800 mil barriles de gasolinas.

“Este plan que tenemos termina en 2022, para ese entonces vamos a tener rehabilitadas por completo las seis refinerías, con capacidad para procesar un millón 300 mil barriles diarios y para 2020 va a estar terminada esta nueva refinería de Dos Bocas para procesar 340 mil barriles diarios”, dijo.

Fuente: El Financiero

Tren Maya..¡Con menos!…. Dos Bocas…¿Adiós?


Texto original por Nayeli Roldán (Animal Político)

Tres de los principales proyectos de infraestructura del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tendrán trato diferenciado en el presupuesto de 2020. Mientras el Tren Maya sufrirá un recorte de 59%, la Refinería de Tres Bocas Tabasco tendrá 17.49% menos y el Proyecto del Istmo ejercerá 808% más presupuesto el próximo año.

 

De acuerdo con un análisis de la Cámara de Diputados de las tres obras prioritarias del sexenio, el principal beneficiado será el proyecto de desarrollo del Istmo de Tehuantepec, cuyo objetivo es convertir a la región en un corredor de comunicación entre los océanos Pacífico y Atlántico.

En 2020 tendrá 8 mil 468 millones de pesos, esto significa ocho veces más de los 900 millones que tuvo en 2019. Constará de 300 kilómetros de largo. Iría desde los puertos de Salina Cruz, en Oaxaca, a Coatzacoalcos, en Veracruz, a través de la modernización de la infraestructura ferrocarrilera, portuaria, aeroportuaria y carretera.

Para grandes obras como esta, el presidente López Obrador prometió hacer una consulta ciudadana. En este caso, lo hizo durante una gira por Juchitán, Oaxaca, entre los asistentes a uno de sus eventos en abril pasado… y fue a mano alzada.

“Bueno, ¿por qué no hacemos aquí una consulta?, ¿por qué no la hacemos? A ver, que levanten la mano los que están en contra que se lleve a cabo el proyecto de Desarrollo del Istmo. A ver, que levanten la mano los que estén a favor del Proyecto del Istmo”, dijo. Y según lo observado en la transmisión oficial del evento, la gente levantó la mano a favor del proyecto, en su mayoría.

En esa ocasión también aseguró que la inversión sería totalmente mexicana.

“Les digo que no anden inventando que va a venir inversión extranjera y que vienen los extranjeros a apoderarse del Istmo. Mentira, todo lo vamos a hacer con inversión pública, y si hay participación de inversión privada va a ser de mexicanos, no va a haber extranjeros. Para que quede claro”.

Sin embargo, en la conferencia de prensa del pasado 19 de noviembre informó que Singapur podría ser un país inversor y, de hecho, a eso se debía la visita del visita oficial del primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, y lo primero fue hacer un acuerdo de colaboración.

“Debe de haber más inversión nacional, inversión de México por tratarse del Istmo, sin descartar que participe un país como Singapur, que de acuerdo a la información que tenemos lleva buenas relaciones tanto con Estados Unidos como con China. Si hay un tercer país que lleva buenas relaciones con todos, aunque no es parte de una hegemonía o de otra, nos facilita las cosas, siempre tomando en cuenta que en el Istmo va a predominar la inversión nacional”, dijo.

El recorte más significativo estará en el Tren Maya, que será un transporte de carga, pasajeros y turístico en la zona sur sureste del país en 1,460 km, y cuyo inicio de operaciones se prevé para 2024. De acuerdo con la página de la obra, el próximo año iniciará la construcción de los tramos de Selva y Caribe II.

Sin embargo, aunque se preveía tener 6 mil millones de pesos para el próximo año, sólo tendrá 2 mil 500 millones de pesos, lo que significa 59% menos presupuesto, de acuerdo a lo aprobado por los diputados la semana pasada.

Para esta obra, el empresario más rico de México, Carlos Slim, anunció su interés de participar en la licitación del Tren Maya en el tramo Coatzacoalcos, Veracruz, y prevé invertir 100 mil millones de pesos para obras del gobierno de López Obrador.

En tanto, la refinería de Dos Bocas, Tabasco, tendrá 41 mil 256 millones de pesos para 2020, lo que significa 17.49% menos de los 50 mil millones de pesos presupuestados en 2019.

Se trata de uno de los proyectos emblemáticos de la administración que requerirá una inversión de 6 mil millones de dólares y se planeó concluir en tres años, es decir, en 2021. Este proyecto arrancó el 18 de marzo. Con él se prevé tener capacidad de producción d


Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: