Editoriales

México: Entre la Trump y la Reforma Laboral.


El #rapidín por Edel López Olán

#México se ha convertido en rehén de todos. El gobierno federal se ha convertido en el mejor carcelero de las esperanzas de un pueblo que sigue confundido en sus ideales. Los #ProgramasSociales que el oficialismo pretende disfrazar como empleos formales, fueron la punta de lanza de las aspiraciones electoreras de un presidente sin escrúpulos y fuera de sí. Pero más allá de lo interno, ahora, los mexicanos se encuentran presos en medio de un fuego cruzado que se cocina en la alta escala de las negociaciones comerciales.

La presión de los demócratas en Estados Unidos al gobierno de México para autorizar el famoso #TMEC comienza a tomar tintes preocupantes. Uno de los grandes rezagos que existen en el vecino del norte ha sido el empleo y el presidente #Trump ha mantenido su base de votantes gracias al asistencialismo y su demagogia eterna de un mejor América, cuando, la realidad dista mucho de ello. Solo en la primera mitad del año la economía de EE.UU. agregó solo 75.000 empleos, una cifra sorprendentemente baja por debajo de lo que los expertos habían pronosticado. Mientras tanto, la tasa de desempleo se mantuvo en 3,6%, lo que significa que el desempleo todavía está cerca de un mínimo de medio siglo con una economía estancada completamente.

México hace unos meses aprobó la Reforma Laboral, uno de los principales puntos en ella, fue la elección democrática de líderes sindicales de cada una de las empresas y así, obtener mejoras a los contratos colectivos de trabajo en un sindicalismo que sigue a las órdenes de un oficialismo depredador y sin escala. Hoy, decenas de mini líderes sindicales saldrán a la luz como parte de este nuevo entramaje a favor del oficialismo que promueve una protección condicionada, por tal motivo, Estados Unidos pretende supervisar la correcta aplicación de la #ReformaLaboral aprobada condicinando así la aprobación del #TMEC enviando inspectores que vigilen que las reforma se lleve acabo y así seguir moderando desde la Casa Blanca la forma en como las empresas americanas no emigren hacía #México, que se habían convertido en un paraíso para empresarios que buscaban mano de obra barata y sin ningún tipo de supervisión, todo esto, en pleno año electoral americano.

La contrapropuesta de México es que las controversias en materia laboral por el cuestionamiento de una elección de un líder de un sindicato es que se haga un panel de expertos con un representante de Estados Unidos y uno de México, así como un tercero, que evalúe cuando en un caso concreto de una empresa haya dudas sobre el proceso de elección. En ese caso, el proceso electoral puede ser repuesto y, en dado caso, será ese panel el que determine si hubo violaciones a la ley o no.

Por otro lado, el otrora líder sindical y capo del hampa sindicalista en México Napoleón Gómez Urrutia, junto con los senadores de #MORENA, aprobaron en fast track la ley que impide a los empresarios la contratación vía outsourcing, algo que lo sigue beneficiando a él y a todos los sindicatos que aparecerán con la nueva Reforma Laboral y que obviamente son el reducto de dinero para decenas de líderes sindicales que como él, se han enriquecido del pueblo y favorecido al partido en el poder, algo que desafortunadamente, también, pone en jaque el famoso tratado con Estados Unidos y Canadá.

Mientras tanto, en este estira y afloja, los trabajadores mexicanos siguen presos entre pretensiones y medios hechos. El TMEC, así como ha sido el TLC será ese puente comercial que beneficiará a miles de trabajadores y productores mexicanos así como también a decenas de inversionistas que hoy, siguen viendo en el país, un polvorín de inversión que lentamente los aleja de esteas tierras mientras se busca una igualdad laboral tan vociferada pero poco buscada.

Hoy, México sigue preso (como lo estuvo 18 años) de las pretenciones electoreras de un candidato que quiere jalar agua para su molino, sin darse cuenta, que con eso desconfigura todo, incluso lo más importante: El trabajo de todos los mexicanos, y eso, es #lamentable

Hasta la próxima.

Editoriales

12 cuerpos más, el #rapidin por Edel López Olán


12 cuerpos más a la lista. Las cifras de violencia en #Mexico hacen palidecer a cualquier país en guerra. Los muertos se siguen apilando en una grotesca estampa que comienza a tener repercusiones a nivel internacional.

“México es un país peligroso y está cerca de ser un estado fallido” así dicta el #WSJ en una de sus editoriales. “100 deaths a day” Can anyone end Mexico’s drug war?” (100 muertes por día “¿Alguien puede terminar la guerra contra las drogas en México?) es la portada de #TheGuardian. La nula estrategia del gobierno mexicano se ha convertido en noticia de ocho columnas y su incapacidad de reacción preocupa ya al vecino del norte que ofrece una ayuda tardía contra los cárteles de la droga, pero, la soberbia de un estado mexicano rebasado y que se niega a recibir ayuda para combatir un mal que no solo aqueja a México, sino al mundo entero por los altos índices de consumo y distribución provenientes del país comienzan a dictar un epitafio que se escribe desde la época de Calderon, en una guerra que no se soluciona ni con abrazos ni con regaños, sino con bala y sangre, tal y como lo hacen los delincuentes.

Pero, ¿Qué sostiene el crimen organizado en México?¿Cuál es el objetivo de calcinar a niños y bebés sin ningún tipo de escrúpulo?¿Hasta donde llegará esta barbarie?

La ejecución de la familia LeBaron en las inmediaciones de los Estados de #Sonora y #Chihuahua petrificó de nuevo la sangre de un país que ve como bebés son calcinados, niños ejecutados y madres de familia confundidas con sicarios. La opinión pública de inmediato crucifica (con razón) a un gobierno que se dedica a lanzar culpas al pasado (como siempre) que hablar de forma directa del como y el por qué, la #GuardiaNacional desistió el llegar al punto de la tragedia por desconocer el terreno, por falta de comunicación y por no saber si aún existían grupos delincuenciales en los alrededores, sí, la Guardia Nacional y nada, es lo mismo.

Y ya comienza el ataque en contra de los Lebaron; que si son caciques, que si tenían tratos con el crimen organizado, que si hay un pasado político, que si se lo merecían; todo, en un ejercicio mediático para quitarle el peso específico a un gobierno que da palos de ciego mientras las cifras siguen acumulándose frente a sus ojos.

Hoy, #México se sacude las imágenes y declaraciones de un puñado de sobrevivientes de una escena de terror. El gobierno mexicano tiene la obligación de cambiar su estrategia sí quiere hacer frente a organizaciones criminales más organizadas que ellos, por que los muertos se siguen acumulando, la historia sigue cobrando deuda y el país sí se sigue transformando, pero en un gran cementerio.

Hasta la próxima.

Fragmentos

Mujer….¡Cree!


Cree en tus ideas. No pierdas nunca el sentido de tu horizonte. Ama, cree, vive cada victoria y saborea las derrotas con el mismo gusto con el que comenzaste tu jornada.

Mantente alerta, vives en un tiempo y espacio complicado. La sociedad te bombardeará con sus esquemas, la moral y la mente claudicará en ocasiones contra la presión, pero no te sometas ante el viento imbatible, aférrate a tus ideales, a tu moral, a tus instintos, no claudiques…¡Jamás!

Sé valiente. Este mundo es surreal, pero tus pensamientos son tangibles. No tengas miedo al exterior, camina lento pero camina fuerte, sin miedo, sin cuartel. Muéstrale al mundo la enorme capacidad de tu valentía a pesar de la guerra de ideas a tu alrededor, sé la pluma que combate la tempestad con la ligereza de su estructura y la arrogancia de su pasión.

Sé. Vive. Sufre. Aprende, pero nunca, jamás, dejes de sonreír…

– Edel López Olán –

Editoriales

Lo bueno. Lo malo. Lo peor por Edel López Olán


Editoriales

12 cuerpos más, el #rapidin por Edel López Olán


12 cuerpos más a la lista. Las cifras de violencia en #Mexico hacen palidecer a cualquier país en guerra. Los muertos se siguen apilando en una grotesca estampa que comienza a tener repercusiones a nivel internacional.

“México es un país peligroso y está cerca de ser un estado fallido” así dicta el #WSJ en una de sus editoriales. “100 deaths a day” Can anyone end Mexico’s drug war?” (100 muertes por día “¿Alguien puede terminar la guerra contra las drogas en México?) es la portada de #TheGuardian. La nula estrategia del gobierno mexicano se ha convertido en noticia de ocho columnas y su incapacidad de reacción preocupa ya al vecino del norte que ofrece una ayuda tardía contra los cárteles de la droga, pero, la soberbia de un estado mexicano rebasado y que se niega a recibir ayuda para combatir un mal que no solo aqueja a México, sino al mundo entero por los altos índices de consumo y distribución provenientes del país comienzan a dictar un epitafio que se escribe desde la época de Calderon, en una guerra que no se soluciona ni con abrazos ni con regaños, sino con bala y sangre, tal y como lo hacen los delincuentes.

Pero, ¿Qué sostiene el crimen organizado en México?¿Cuál es el objetivo de calcinar a niños y bebés sin ningún tipo de escrúpulo?¿Hasta donde llegará esta barbarie?

La ejecución de la familia LeBaron en las inmediaciones de los Estados de #Sonora y #Chihuahua petrificó de nuevo la sangre de un país que ve como bebés son calcinados, niños ejecutados y madres de familia confundidas con sicarios. La opinión pública de inmediato crucifica (con razón) a un gobierno que se dedica a lanzar culpas al pasado (como siempre) que hablar de forma directa del como y el por qué, la #GuardiaNacional desistió el llegar al punto de la tragedia por desconocer el terreno, por falta de comunicación y por no saber si aún existían grupos delincuenciales en los alrededores, sí, la Guardia Nacional y nada, es lo mismo.

Y ya comienza el ataque en contra de los Lebaron; que si son caciques, que si tenían tratos con el crimen organizado, que si hay un pasado político, que si se lo merecían; todo, en un ejercicio mediático para quitarle el peso específico a un gobierno que da palos de ciego mientras las cifras siguen acumulándose frente a sus ojos.

Hoy, #México se sacude las imágenes y declaraciones de un puñado de sobrevivientes de una escena de terror. El gobierno mexicano tiene la obligación de cambiar su estrategia sí quiere hacer frente a organizaciones criminales más organizadas que ellos, por que los muertos se siguen acumulando, la historia sigue cobrando deuda y el país sí se sigue transformando, pero en un gran cementerio.

Hasta la próxima.

Editoriales

Lo bueno. Lo malo. Lo peor por Edel López Olán


Editoriales

Lo bueno. Lo malo. Lo peor por Edel López Olán