Lo bueno, lo malo, lo peor


Por Edel López Olán

Lo bueno:

México: Tercer lugar panamericano

La distancia se mide en metros. El tiempo se mide en segundos. Pero el coraje no puede medirse con nada.

Los deportistas mexicanos llegaron a la justa panamericana como dicen en nuestra tierra “con una mano adelante y una atrás” La falta de apoyo a los deportistas y la eterna burocracia rica en pretextos y desplantes de nuevo dejo en el olvido a una delegación que no tuvo ni siquiera el uniforme digno para la inauguración.

Pero, como dicen las abuelas, la “cachetada con guante blanco” duele más que cualquier otra acción en contra.

37 medallas de oro. 36 de plata y 63 de bronce fueron la cosecha de cientos de jóvenes qué, con pundonor, dejaron el nombre de México en alto en un interesante y destacado tercer lugar en el medallero; la mejor cosecha de una delegación mexicana en el extranjero desde Mar del Plata en 1995.

Palabras más o menos, los atletas mexicanos deben ser reconocidos únicamente por el pueblo de México, un pueblo que sonríe ante su presencia y les dice: ¡Gracias! Por su esfuerzo, por su esperanza, por su dedicación, por demostrarnos de nuevo que México es un país donde su gente, a pesar de todo, sigue brillando, creyendo, ilusionándose con que algún día, desde la tempestad, podamos encontrar ese equilibrio entre el discurso y la realidad y ver en los resultados la objetividad de los hechos.

Hoy más que nunca estamos orgulloso de ustedes y los acompañaremos a la siguiente frontera: Tokio 2020.

¡Enhorabuena

Lo malo: AMLO y su falta de honestidad.

AMLO-Permanencias-Voluntarias

La honestidad es un valor que se inculca desde pequeño y debe ser una obligación inculcarlo desde el seno familiar, apuntalándose en la conciencia toda la vida.

La “cuarta transformación” (Según ellos) se convirtió en un estandarte específico de moralidad y buenos valores. Su portavoz, dueño y líder moral, Andrés Manuel López Obrador, acuñó como canto de batalla  que la honestidad sería ese faro que dictaría el destino de una transformación que parece más una involución de ideas y pensamientos, un más de lo mismo.

Ana Gabriela Guevara, Directora de la comisión nacional del deporte (CONADE), entregó una medalla conmemorativa al presidente de la república por su “apoyo” a la delegación mexicana de los Juegos Panamericanos en Lima, Perú, 2019, en un acto que nadie, hasta el momento, ha podido entender ni explicar su significado.

Con la “austeridad” los atletas mexicanos se vieron afectados con un recorte al presupuesto del 24% (1519 millones de pesos) algo que obviamente afecta a delegaciones, entrenadores, atletas y familias en general; por otro lado, el presidente de la república anunció la creación de la Oficina de presidencia para la promoción y desarrollo del Beisbol en México (ProBeis) al cual le asigno de forma arbitraria 350 millones de pesos para consolidar un deporte que ni siquiera figura en el medallero de ninguna justa deportiva.

Y no es menospreciar el beisbol, para nada, pero desde hace muchos años en el país se han perseguido los grandes capitales asignados “bajo el agua” al fútbol, y hoy, de forma descarada, el presidente de la república convierte un deporte en asunto de estado, en un país ávido de soluciones a largo y mediano plazo y que sigue sin entender como una inversión sin pies ni cabeza (también se aprobó la compra de dos estadios por más de 1000 millones de pesos) podrá ayudar al país.

Entonces…¿Debe AMLO aceptar una medalla por no impulsar nada?

La honestidad de un hombre no se puede medir, se hace tangible mediante los hechos y afirmaciones frente y detrás de la gente, y hoy, es más que evidente que tanto su medalla, como su cínica sonrisa, carecen de honestidad.

Lo peor: La violan y nadie hace nada

 

Una joven fue violada por cuatro policías preventivos de la Ciudad de México. Fue violada confiando en que cuatro policías cumplirían su función de ayudarla y protegerla. Fue violada, y de nuevo, no paso nada.

Durante la madrugada del pasado sábado 3 de agosto en la Colonia San Sebastián, de la alcaldía Azcapotzalco, según los hechos, una joven, después de una fiesta, fue acompañada por un amigo que la dejó a dos cuadras de su casa, ahí, de una forma extraña, un par de policías se le acercaron y le ofrecieron llevarla a su domicilio. La joven, desesperada y al no poder huir de la propuesta tocó la puerta de un domicilio, pero no recibió respuesta; los policías la subieron a la parte trasera de la patrulla, la obligaron a desnudarse y la violaron entre cuatro elementos.

Al saber de los hechos, Ernestina Godoy, procuradora capitalina, informó que asuntos internos dio con los responsables (según la declaración de la joven) pero al parecer, ante una falta de identificación de la víctima no se pueden imputar ningún delito.

Jesús Orta Jiménez, secretario de seguridad ciudadana, aseguró que los elementos siguen en funciones y en la calle, y que ante la falta de seguimiento al caso, no pueden hacer absolutamente nada.

La pregunta que se lanza al aire en este tipo de casos es:

¿Las autoridades no saben que hacen sus policías?

¿En cuántos casos se ha visto que los mismos policías han amenazado a las víctimas para no ejercer la denuncia para no continuar el proceso?

¿En qué país viven las autoridades?

En México, uno de los países donde la justicia hacía las mujeres es mínimo, cualquier foco rojo debe ser tomado en serio por cualquier autoridad. Tan solo en el gobierno de Mancera desaparecieron 342 mujeres entre 12 y 22 años, según el Registro Nacional de datos de personas desaparecidas, y a pesar de las cifras, las autoridades capitalinas decidieron ignorar las cifras y seguir con el famoso: “Todo está bien”

En una consecuente represalia, el Colectivo Feminista reclamó la mala conducta y la impunidad de los policías implicados y la increíble forma en como las autoridades han ignorado todas las pruebas en contra de los elementos de seguridad pública dados por la joven, que, por miedo, decidió no continuar con el proceso por presuntas filtraciones de datos personales.

El método podrá no parecernos a todos, pero para muchos en este país la reacción de este Colectivo se ha convertido en la expresión de impotencia de miles de personas en este país, que ve como Claudia Sheinbaun, acusa a este colectivo como un grupo de personas que quieren provocar a las autoridades en lugar de hablar de lo que se debe hacer para salir del grave problema de seguridad que sigue avanzando cada día en la CDMX.

Así corren los días en un país que sigue navegando entre la ineficacia de las autoridades, el estigma de la sociedad a las víctimas y la burla a una lucha que hoy, nos parezca el método o no, tiene una gran causa justa por la cual luchar: La dignidad de las mujeres y su búsqueda de justicia

Hasta la próxima

Anuncios

Lo bueno, lo malo, lo peor


Por Edel López Olán

Lo bueno:

México: Tercer lugar panamericano

La distancia se mide en metros. El tiempo se mide en segundos. Pero el coraje no puede medirse con nada.

Los deportistas mexicanos llegaron a la justa panamericana como dicen en nuestra tierra “con una mano adelante y una atrás” La falta de apoyo a los deportistas y la eterna burocracia rica en pretextos y desplantes de nuevo dejo en el olvido a una delegación que no tuvo ni siquiera el uniforme digno para la inauguración.

Pero, como dicen las abuelas, la “cachetada con guante blanco” duele más que cualquier otra acción en contra.

37 medallas de oro. 36 de plata y 63 de bronce fueron la cosecha de cientos de jóvenes qué, con pundonor, dejaron el nombre de México en alto en un interesante y destacado tercer lugar en el medallero; la mejor cosecha de una delegación mexicana en el extranjero desde Mar del Plata en 1995.

Palabras más o menos, los atletas mexicanos deben ser reconocidos únicamente por el pueblo de México, un pueblo que sonríe ante su presencia y les dice: ¡Gracias! Por su esfuerzo, por su esperanza, por su dedicación, por demostrarnos de nuevo que México es un país donde su gente, a pesar de todo, sigue brillando, creyendo, ilusionándose con que algún día, desde la tempestad, podamos encontrar ese equilibrio entre el discurso y la realidad y ver en los resultados la objetividad de los hechos.

Hoy más que nunca estamos orgulloso de ustedes y los acompañaremos a la siguiente frontera: Tokio 2020.

¡Enhorabuena

Lo malo: AMLO y su falta de honestidad.

AMLO-Permanencias-Voluntarias

La honestidad es un valor que se inculca desde pequeño y debe ser una obligación inculcarlo desde el seno familiar, apuntalándose en la conciencia toda la vida.

La “cuarta transformación” (Según ellos) se convirtió en un estandarte específico de moralidad y buenos valores. Su portavoz, dueño y líder moral, Andrés Manuel López Obrador, acuñó como canto de batalla  que la honestidad sería ese faro que dictaría el destino de una transformación que parece más una involución de ideas y pensamientos, un más de lo mismo.

Ana Gabriela Guevara, Directora de la comisión nacional del deporte (CONADE), entregó una medalla conmemorativa al presidente de la república por su “apoyo” a la delegación mexicana de los Juegos Panamericanos en Lima, Perú, 2019, en un acto que nadie, hasta el momento, ha podido entender ni explicar su significado.

Con la “austeridad” los atletas mexicanos se vieron afectados con un recorte al presupuesto del 24% (1519 millones de pesos) algo que obviamente afecta a delegaciones, entrenadores, atletas y familias en general; por otro lado, el presidente de la república anunció la creación de la Oficina de presidencia para la promoción y desarrollo del Beisbol en México (ProBeis) al cual le asigno de forma arbitraria 350 millones de pesos para consolidar un deporte que ni siquiera figura en el medallero de ninguna justa deportiva.

Y no es menospreciar el beisbol, para nada, pero desde hace muchos años en el país se han perseguido los grandes capitales asignados “bajo el agua” al fútbol, y hoy, de forma descarada, el presidente de la república convierte un deporte en asunto de estado, en un país ávido de soluciones a largo y mediano plazo y que sigue sin entender como una inversión sin pies ni cabeza (también se aprobó la compra de dos estadios por más de 1000 millones de pesos) podrá ayudar al país.

Entonces…¿Debe AMLO aceptar una medalla por no impulsar nada?

La honestidad de un hombre no se puede medir, se hace tangible mediante los hechos y afirmaciones frente y detrás de la gente, y hoy, es más que evidente que tanto su medalla, como su cínica sonrisa, carecen de honestidad.

Lo peor: La violan y nadie hace nada

 

Una joven fue violada por cuatro policías preventivos de la Ciudad de México. Fue violada confiando en que cuatro policías cumplirían su función de ayudarla y protegerla. Fue violada, y de nuevo, no paso nada.

Durante la madrugada del pasado sábado 3 de agosto en la Colonia San Sebastián, de la alcaldía Azcapotzalco, según los hechos, una joven, después de una fiesta, fue acompañada por un amigo que la dejó a dos cuadras de su casa, ahí, de una forma extraña, un par de policías se le acercaron y le ofrecieron llevarla a su domicilio. La joven, desesperada y al no poder huir de la propuesta tocó la puerta de un domicilio, pero no recibió respuesta; los policías la subieron a la parte trasera de la patrulla, la obligaron a desnudarse y la violaron entre cuatro elementos.

Al saber de los hechos, Ernestina Godoy, procuradora capitalina, informó que asuntos internos dio con los responsables (según la declaración de la joven) pero al parecer, ante una falta de identificación de la víctima no se pueden imputar ningún delito.

Jesús Orta Jiménez, secretario de seguridad ciudadana, aseguró que los elementos siguen en funciones y en la calle, y que ante la falta de seguimiento al caso, no pueden hacer absolutamente nada.

La pregunta que se lanza al aire en este tipo de casos es:

¿Las autoridades no saben que hacen sus policías?

¿En cuántos casos se ha visto que los mismos policías han amenazado a las víctimas para no ejercer la denuncia para no continuar el proceso?

¿En qué país viven las autoridades?

En México, uno de los países donde la justicia hacía las mujeres es mínimo, cualquier foco rojo debe ser tomado en serio por cualquier autoridad. Tan solo en el gobierno de Mancera desaparecieron 342 mujeres entre 12 y 22 años, según el Registro Nacional de datos de personas desaparecidas, y a pesar de las cifras, las autoridades capitalinas decidieron ignorar las cifras y seguir con el famoso: “Todo está bien”

En una consecuente represalia, el Colectivo Feminista reclamó la mala conducta y la impunidad de los policías implicados y la increíble forma en como las autoridades han ignorado todas las pruebas en contra de los elementos de seguridad pública dados por la joven, que, por miedo, decidió no continuar con el proceso por presuntas filtraciones de datos personales.

El método podrá no parecernos a todos, pero para muchos en este país la reacción de este Colectivo se ha convertido en la expresión de impotencia de miles de personas en este país, que ve como Claudia Sheinbaun, acusa a este colectivo como un grupo de personas que quieren provocar a las autoridades en lugar de hablar de lo que se debe hacer para salir del grave problema de seguridad que sigue avanzando cada día en la CDMX.

Así corren los días en un país que sigue navegando entre la ineficacia de las autoridades, el estigma de la sociedad a las víctimas y la burla a una lucha que hoy, nos parezca el método o no, tiene una gran causa justa por la cual luchar: La dignidad de las mujeres y su búsqueda de justicia

Hasta la próxima

Lo bueno, lo malo, lo peor


Por Edel López Olán (Permanencias Voluntarias)

Lo bueno: El deporte mexicano da la cara

Resultado de imagen para medallas mexicanos en panamericanos

El abandono ha sido la constante durante muchos años para el deporte mexicano. Administraciones van y vienen y los deportistas mexicanos siguen levantando preseas sin ningún tipo de apoyo por parte de nadie en el gobierno que siempre, de una forma cínica y sin pudor, se cuelgan sus logros secundados por los representantes de cada comisión  que entre mafias deportivas, tráfico de influencias y desmedida corrupción, buscan enriquecerse a costa de jóvenes que solo tienen un objetivo en mente: representar a México.

Con el gobierno del “cambio” y la llegada de Ana Gabriela Guevara a la dirección de la CONADE, todo parecía indicar que los vientos los llevarían a un mejor puerto de la mano de una mujer con la experiencia necesaria en todos los niveles de competencia, las rutas necesarias para el financiamiento privado y la energía que se requiere para sacar el deporte nacional adelante, sin embargo, a pesar de todo ellos, el cambio nunca llegó.

Los juegos Panamericanos en Lima Perú 2019 se atravesaron al paso como una piedra en el zapato difícil de sortear y entre escándalos de corrupción, nepotismo y malos manejos, olvidaron (de nuevo) a los deportistas mexicanos en una costumbre difícil de erradicar.

Pero el atleta mexicano siempre ha sido resiliente. Su capacidad de sobreponerse ante la adversidad prácticamente es parte de un entrenamiento integral y que le da una visión de triunfo que alimenta a una nación ávida de alegrías.

Paula Fragoso, Crisanto Grajales, Mariana Arceo, Jonathan Muñoz, Daniela Souza, Ana Ibañez, Leonardo Juárez, Daniela Campuzano, José Gerardo Ulloa, Beatriz Briones y muchos jóvenes más han levantado el nombre de nuestro país de cara a dos próximos objetivos: Los Parapanamericanos 2019 y Tokio 2020, donde estamos seguros que los deportistas mexicanos seguirán llenándonos de orgullo; un orgullo labrado fuera de toda burocracia que ensucia sus logros y que debe aprender, que si quieren que exista una transformación de este país, deben invertir más en el deporte, la única actividad que tiene un solo objetivo: Crear mejores seres humanos.

Lo malo: Ley de extinción de dominio, una ley peligrosa

Imagen relacionada

 

La ley  es una norma jurídica dictada por el legislador, es decir: un precepto establecido por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia cuyo incumplimiento conlleva a una sanción. En cualquier país, las leyes son tan específicas que llevadas de forma correcta, pueden llevarnos a todos a una buena convivencia social y jurídica, pero en México, algo sucede de forma extraña en materia legal desde hace muchos años.

Hace unos días, la Ley de extinción de dominio fue aprobada en el pleno de la cámara de diputados, esta ley permite, entre otras cosas, combatir las redes de corrupción y lavado de dinero que pueda provenir tanto de la delincuencia organizada como de elementos del gobierno que se enriquezcan de forma ilícita que, apegándose a las reglas que vinculan el origen del dinero y de las propiedades con actividades ilícitas, se pueden cercar los recursos y bienes obtenidos de forma ilícita y así mermar los recursos que financian diferentes actividades o bien, embargar propiedades que sean producto de las mismas.

Pero el problema no existe en el cambio de la constitución o la aplicación de la ley, sino en el cómo se aplica la ley en México, un país donde las instituciones caminan a marchas forzadas, y la ley se imparte alejada del estado del derecho. La extinción de dominio se puede convertir en un arma del gobierno para presionar desde el poder y con la manipulación de ministerios públicos, a todos esos ciudadanos o adversarios políticos que estén en contra de un simulado proyecto de nación que hasta el momento sigue sin pies ni cabeza y que aumenta la inconformidad de muchos sectores de la población debido a los errores y ambigüedades que contiene esta ley que amenaza a la propiedad privada y a la gente de buena fe.

La Ley Nacional de Extinción de Dominio permite al Ministerio Público solicitar la acción de embargo, incluso sin que se haya determinado la responsabilidad penal del demandado, violando el principio de presunción de inocencia, esta ley permite la venta anticipada de los bienes y sin requerir una sentencia definitiva de un juez. En otras palabras, se puede desposeer a un mexicano de su casa, su parcela, su empresa y venderla sin que haya sido encontrado culpable.

Así “camina” el país donde el cambio tan cacareado sigue dando todos los días cosas de qué hablar, cosas de que preocuparse, cosas fuera de la ley disfrazadas de ley, cosas que deben preocuparnos a todos.

Lo peor: El odio, la expresión del nuevo siglo

La condena por lo sucedido en El Paso, Texas fue inmediata. La deplorable forma en cómo un hombre entró a un centro comercial y ejecutó a más de una veintena de personas se ha convertido en una pesada losa que regresa con todos sus argumentos a un presidente que ha apostado al odio como slogan de campaña.

“Make America Great Again” ha pasado de largo, hoy, los Estados Unidos y el mundo se estremecen al ver como la indiferencia de un sistema que permite la compra de armas al menudeo vuelve a los terroristas blancos en “enfermos mentales” y los aleja del concepto de Terroristas que hubieran acuñado si el pistolero hubiera sido negro, latino o musulmán.

El Paso, una de las ciudades más seguras de Estados Unidos se une a la larga lista de ciudades americanas víctimas de la xenofobia y la intransigencia y Donald Trump, un magnate que ha jugado a ser presidente, se encontró sorprendido por que existe el odio en las calles de Estados Unidos, se sorprendió por que existen personas capaces de matar a cuantos mexicanos pudiera, exactamente dos días después de que anunciara deportaciones masivas en todo el territorio americano; se sorprende de su estupidez, se sorprende de lo mucho que las palabras y las ideas mal enfocadas pueden influenciar el destino de las personas.

Sin lugar a dudas lo sucedido en Estados Unidos es una lección para todos, es una lección para qué, como sociedad, entendamos que los discursos vacíos de los gobernantes no tienen eco en la realidad del día a día de las calles, que ellos no mueren por sus palabras, que ellos no salen heridos por las expresiones de odio para dividir a la sociedad, que ellos no son los sacrificados en este incesante bombardeo de emociones que provoca el hambre de poner, somos nosotros, la sociedad, la maquinaria que mueve un país, los únicos sacrificados en una guerra de ideas adosada por odio y degeneración.

México debe verse en el espejo americano y entender que la división solo enriquece a unos pocos y nos empobrece a todos.

Y eso, es lamentable

Hasta la próxima

 

 

 

 

ABC: El infierno en la tierra por Edel López Olán


Perder a un hijo es probablemente el peor momento en la vida de un padre. El materializar esos terrores nocturnos, intentar encontrar en el silencio la respuesta y mantener la mente ocupada para perder de vista la ausencia, se convierten en la desdichada vida de una persona que entiende que la justicia en México es tan lenta como su agonía sin el ser amado.

Para ser padre nadie te entrena y para dejar de serlo tampoco. Nadie te dice qué hacer con grito ahogado en el pecho, nadie te dice cómo debes encontrar consuelo, nadie te dice ni te enseña a recoger las piezas de ti, de tu historia, de tus recuerdos.

La mañana del 5 de junio de 2009 el destino, Dios o en lo que ustedes crean, tenía destinada una dura prueba para los padres de 49 niños en Hermosillo Sonora; en el predio ubicado en la esquina de las calles Ferrocarrileros y Mecánicos, de la colonia Y Griega; para los padres de la Guardería ABC.

Era una mañana normal, una mañana que pocos sabían que sería la última. Una mañana donde el correr, las prisas, el cansancio, el tedio, todos esos factores inmersos en la cotidianidad, probablemente los alejaron de lo importante, de abrazar a su ser amado, sonreírle, soñar con él, porque nunca sabemos cuándo será la última vez, nunca conocemos el capricho del destino.

En esa mañana cálida, la inconsciencia, la negligencia, la terrorífica indiferencia ante la seguridad de otros se volcaba sobre unos pequeñitos que reían, jugaban, dormían o simplemente, observaban cómo el caos y la desesperación se apoderaba de todo su alrededor.

Un ángel, por que así se le puede llamar a esas personas que actúan sin reparar en ellos para salvar a los demás, se estrella en contra de una de las paredes de la guardería ABC. Las llamas, el calor, el dolor eran perceptibles en el ambiente. Un hombre corre con un pequeño moribundo en brazos. Sus lágrimas ruedan sobre su rostro mientras sus piernas tratan de acelerar todo lo que pueden. El pequeño llora con su último aliento. El hombre se detiene y cae de rodillas mientras esas lágrimas que bañaban su rostro caen sobre el cuerpo convaleciente de un niño que podría estar brincando, jugando, sonriendo.

Sí el infierno existe, estaba ahí, se había apoderado de esa mañana

Decenas de mujeres e improvisados rescatistas se lanzan sobre los cuerpos de los pequeños y comienzan a repartirlos a los diferentes centros de salud. Al llegar al hospital general una enfermera se acerca un residente de psiquiatría y le susurra: Esto es horrible, me tuve que tomar un calmante, nunca nos entrenaron para esto. El mismo dolor había rebasado la academia, había rebasado el entendimiento, había rebasado a todos.

Una mujer grita al fondo. Otra más intenta abrazar a su pequeño. Otros padres intentan consolar a otros. El caos. La desesperación. El silencio.

México es un país sin ley o una ley a modo cuando desafortunadamente no se tiene nada que aportar. De un total de 19 funcionarios involucrados inicialmente según la Suprema Corte de Justicia Mexicana (SCJN), nadie, ni uno solo estuvo bajo proceso judicial por el hecho, ya que todos habían sido exonerados, hasta que posteriormente por las presiones sociales han sido condenados 19 de 22 inculpados de la guardería ABC

24 niñas y 25 niños, todos murieron por asfixia y quemaduras graves en todo su cuerpo. Cerca de 70 sobrevivientes fueron hospitalizados, todos con enormes traumas marcas de por vida.

Vi a los niños así muertos, calcinados, víctimas de una muerte horrible. Después tuve una reunión con amigos pediatras del Hospital de Morelos y me dijeron que esa muerte (asfixiado y calcinado) era una muerte muy dolorosa y muy lenta que era una de las dos muertes más dolorosas que existían. Llegué a mi casa, un contraste muy duro. Había mesas puestas con manteles largos, flores, globos y lo que había quedado de una fiesta sorpresa que no fue hecha, mi familia estaba esperándome con los ojos abiertos, era mi cumpleaños, pero no pude hablar esa noche, solamente les dije: si el infierno existe acabo de ir y ver, no creo que haya algo peor que eso en la vida. Hasta ese  momento no había llorado, me metí en mi cuarto puse el seguro y comencé a llorar mucho, mucho, mucho, no pude dormir, los cuerpecitos de los niños y las reacciones de los papás me daban vueltas en la cabeza. Cuenta Olga González, una psicóloga de Hermosillo, Sonora, quien atendió a familiares de las víctimas de la guardería.

A diez años de este terrible acontecimiento, las familias de los pequeños que perdieron la vida aún siguen clamando justicia en un país que hace oídos sordos ante el clamor del dolor.

Hoy,  14 padres reunidos frente a las instalaciones del Seguro Social instalaron 25 zapatitos de bronce, réplicas fidedignas de los últimos pares de zapatos de 25 pequeños que perdieron la vida e  insistieron que estos zapatitos quedarán aquí instalados y les recordarán de manera permanente a las autoridades federales y estatales que tienen una deuda de justicia y que deben tranquilidad a las familias de los niños de la Guardería ABC.

“Este sitio para nosotros, padres y madres, representa la memoria convertida en denuncia, hecha objeto imposible de evadir y es un recordatorio para hablarles a futuras generaciones, a quienes les pedimos que no olviden, que volteen hacia atrás para que la desgracia no se repita”.

Así es la justicia en México. Una justicia indiferente, solamente con el compromiso con un cierto sector de la sociedad que observa, con la conciencia putrefacta que hoy, 5 junio, es un día triste para México, un día donde 49 luces se apagaron en el firmamento, un día condenado a nuestra conciencia, nuestra vida, nuestra historia.

Descansen en paz.

Hasta la próxima

Ecos de Bala (Edel López Olán, Amazon Books, 2018)


La violencia como expresión humana es algo común en este joven siglo. México a lo largo de los años ha evolucionado en una violencia tan indescriptible como apabullante que aplasta a una sociedad desconcertada y sola ante los embates de todos los frentes. Ecos de bala se convirtió en un tributo a todas esas historias que se entretejen entre sangre y balas en un país que muere lentamente. Tres historias que narran el terror que vivimos como ciudadanos de un país que desconocemos. Tres historias que nos llevan a lo más profundo de los sentimientos de las víctimas. Tres historias de terror en un país sin ley. Ecos de bala es el primer libro de la Saga “México de sangre”

Lo bueno, lo malo, lo peor por Edel López Olán


Lo bueno: Orden de aprehensión contra Lozoya

Hablar de corrupción en México y no hablar de Emilio Lozoya Austin es un antinatura. El chihuahuense ha sido señalado por sus innumerables actos de corrupción y tráfico de influencias desde la administración de Enrique Peña Nieto, sin embargo, el manto de poder e impunidad que lo cubría a él y a sus cómplices se extendía desde las más altas esferas de la alta burocracia de la presidencia.

Sus acusaciones de corrupción se fundamentan principalmente de los años 2012 al 2016 cuando fungió como director de PEMEX y donde, desde su administración, se erigieron jugosos contratos con las transnacionales Odebrecht y OHL que asegura, según declaraciones de los mismos directos, que Lozoya recibió 10 millones de dólares para asignarle contratos a la empresa brasileña. 

Este 28 de mayo, después de años de la apatía e indiferencia por parte de la Secretaría de la Función pública, de la administración Peñista, y después de que fuera inhabilitado para ocupar puestos públicos por más de 10 años,  la Fiscalía General de la República (FGR)  giró una orden de aprehensión en contra del exfuncionario, todo esto después de congelar sus cuentas y las de su hermana Gilda Susana Lozoya y de la esposa del exfuncionario.

Sin lugar a dudas uno de los primeros puntos favorables en los primeros seis meses de la administración Obradorista que, en su decidido combate en contra de la corrupción, comienza a dar visos de esa justicia que tanto han solicitado los mexicanos.

Ahora solo resta ver cuál será la eficacia de los cuerpos de seguridad del país para comenzar a llevar a un séquito de corrupción que ha tocado las grandes escalas de la política mexicana y de la cual, probablemente, muchas personas de la administración Obradorista se encuentra involucradas

La moneda sigue en el aire.

Lo malo: El ejército atado de manos.

La violencia desmedida sigue creciendo. Los vacíos de poder, la poca acción del gobierno, la grave e increíble demagogia en el funcionamiento y ejecución de la Guardia Nacional, así como la fragmentación de los grupos delincuenciales del país que mantienen una guerra interna entre el crimen organizado, mantienen a todos al filo del peligro desde cualquier trinchera de este cansado país.

Pobladores de La Huacana, Michoacán, desarmaron y retuvieron a varios elementos del ejército mexicano el domingo pasado en un acto tan increíble como completamente fuera de proporción en el país.

Las primeras versiones de las acciones de la población en contra de elementos del ejército se fundamentaron en un levantamiento por  parte de los pobladores ante detenciones arbitrarias de pobladores del lugar, sin embargo, en el transcurso de la mañana de ese domingo, la versión cambió de forma abrupta ante los ojos y la sorpresa de todos.

Los pobladores o presuntos pobladores, exigían a los uniformados que entregaran un fusible Barret calibre .50, diseñado para derribar helicópteros y atravesar elevados niveles de blindaje. Los pobladores, al verse superados por los elementos del ejército,  realizaron varios bloqueos en la población alegando que el crimen organizado tiene asolada la región y debían proteger a sus pobladores de cualquier forma, dejando de lado que el fusil requisado por los elementos castrenses es un arma que debe ser utilizada por personal altamente entrenado y que su uso es exclusivo del ejército.

Fusil Barret Calibre .50 decomisado a los pobladores de La Huacana

En dicho cateo y levantamiento de armas, miembros de la población dispararon contra los activos del ejército librándose una balacera donde fueron heridos dos personas y un niño de 11 años ajeno a la situación.

Sí, los elementos castrenses no la llevan fácil en un país donde no existe un comando fehaciente. Su compromiso con la nación se ve ahora lanzada a su suerte, mientras, en un innegable y terrible sometimiento de la razón, elementos del ejército deben entregar sus armas a delincuentes disfrazados de pobladores en un país donde, hasta el mismo ejército está sometido por el crimen organizado.

Lo peor: AMLO y el cuarto poder

Andrés Manuel López Obrador no da (como dicen coloquialmente) paso sin huarache. Desde siempre, su animadversión a la prensa que no lo apoya ha sido evidente por muchas razones que, según algunos, son justificadas. Sin embargo el presidente de la república siempre ha tratado de traidores a todo aquel que no se alinee ante él, sus ideas y pretensiones, y eso, a pesar de que muchos de sus adeptos intenten cambiar, es algo tan cierto como el cielo azúl.

Hace unos días, la publicación por parte de Reforma de una lista de la “prensa beneficiada” en el gobierno de Peña Nieto encendió las redes por lo tajante de la información y la globalidad de una intención desmedida por desprestigiar al gremio.

La lista, encabezada por el periodista Ricardo Rocha, es un conglomerado de muchas empresas dedicadas a la publicación de contenidos digitales, a la asesoría de imagen y creación de contenidos que sirvieron en su momento para dar apoyo audiovisual a diferentes programas de gobierno. La lista, donde de una forma muy conveniente aparecen todos los periodistas, escritores e intelectuales que en algún momento han tenido un desaguisado con el propio Andrés Manuel se engloba malintencionadamente y de forma sesgada una información que solamente tiene un objetivo: Amedrentar.

El gobierno de Andrés Manuel ha ido cuesta arriba en cuanto a la credibilidad en muchos rubros y la prensa (desafortunadamente desprestigiada hasta la raíz) debe cumplir la función de contrapeso de opinión que hoy, en lo político no existe.

Bien lo dijo Ricardo Rocha en la mañanera del 28 de mayo del 2019: “En este gobierno no existe la casualidad, solo la causalidad”

El clientelismo es la mejor arma que tiene un gobierno y la credibilidad en la política es algo tan volátil como las promesas de campaña, y la mejor forma de seguir ganando en un terreno que tiene una gama de causas y efectos, es seguir desprestigiando a una prensa que tiene la gran campaña de servir con la verdad, tal y como, probablemente no lo hicieron algunos de sus miembros que hoy son llamados despectivamente chayoteros.

La prensa y AMLO siguen librando una batalla sin trincheras por la credibilidad, donde, desde adoctrinamiento sembrado por años,  el segundo tiene el control de todo: De la verdad, de los recursos y de la gente.

Hoy más que nunca la prensa debe estar unida desde la verdad, fuera del aplauso y seguir los valores morales que  deben alimentar a un periodista: La verdad.

Lo demás, solo son berrinches institucionales de un hombre que solo ha buscado y buscará revancha desde el poder contra todos los que le pusieron el pie en su camino a la presidencia, y eso, es lamentable

Hasta la próxima.

Reforma laboral: Claroscuro


por Edel López Olán

Trabajar dignamente es un derecho universal, y encontrar los medios para que una persona encuentre ese equilibrio entre lo laboral y lo personal se ha convertido en una materia pendiente en muchas latitudes del planeta. En México, la certidumbre laboral es prácticamente una preocupación más desde que los estudiantes ingresan a la educación superior; la falta de empleo, las pocas certidumbres laborales y una inestable economía, han empujado a decenas de jóvenes a decidir entre lo que realmente quieren estudiar y lo que deben estudiar para poder subsistir dignamente en un país donde la delgada línea entre la clase media y la pobreza es imperceptible.

Un trabajo digno siempre proporcionará al individuo de muchos factores sociales que derivarán en igualdad ante sus semejantes y por qué no, una protección laboral que permita al individuo vivir en condiciones básicas decentes.

En México, el artículo 123 dice:

“Toda persona tiene derecho al trabajo digno y socialmente útil; al efecto, se promoverán la creación de empleos y la organización social de trabajo, conforme a la ley.”

Y al calce de esta introducción, el artículo enumera entre incisos absolutamente todas las situaciones de ley, derechos y obligaciones que crean, en teoría, las condiciones para qué un individuo y sus patrones cumplan la ley para beneficio de todos.

México y el “rezago” laboral

En el 2016, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) aseguró que una de las mayores necesidades que tiene el país es la creación de mayores puestos de trabajo y bien remunerados, también mejorar los niveles de confianza del consumidor y del sector empresarial en el país revisando de forma concreta, las propuestas fiscales entre las empresas, fortalecer las reformas estructurales y mejorar la inversión que promuevan el impulso de la actividad productiva.

México es un país en constante crecimiento, y a pesar de que existen muchos factores que pueden hacer creer al mexicano que no tiene o no existe una verdadera ocupación laboral, a partir de septiembre del 2018, la tasa de desocupación en el país disminuyó considerablemente desde septiembre del 2014 con una tasa de desocupación del 3.8% hasta la menor tasa de desocupación en mayo del 2018 con 3.2%, incrementándose hasta el 3.6% que se maneja en Marzo del 2019. (Cifras INEGI), donde, en el cuarto trimestre del 2018,  la población económicamente activa supera los 53 millones mexicanos, por lo tanto, en México, existe una correlación positiva constante entre el aumento de la población económicamente activa y la disminución de las tasas de desocupación del país, por lo tanto, el rezago laboral en el país se convierte en una ilusión óptica de escalas interesantes, cuando, entre otras cosas, existe un crecimiento continuo de la ocupación informal y una nula aplicación de la ley que permite, entre otras cosas, dar ese equilibrio entre la economía del país y la creación de empleos.

La OCDE señala que a pesar de que en México existe una fuerte destrucción de empleos por la automatización y los cambios tecnológicos, es improbable que en 2019 exista una disminución en el empleo en nuestro país,  en general, la cantidad de puestos de trabajo van a la alza y aunque algunos podrían desaparecer, otros más surgirán como parte de las necesidades y condiciones del país. La mayor preocupación deberá centrarse en los próximos años en intentar controlar los desequilibrios en los mercados laborales, así como dar certidumbre laboral en el creciente número de empleos atípicos donde las oportunidades de capacitación y protección al trabajador se ven limitadas por una nula representación colectiva y la cual, serán los puntos clave a reconocer en las nuevas pretensiones que se tienen en la reforma laboral y sus diferentes vertientes.

Sindicalismo en México.

Cómo todo o la mayoría de lo que sucede en México, las condiciones bajo la ley deben ser vistas con mucho escrutinio para así poder tener un balance entre el empleador y el empleado. Desde siempre, la inequidad que existe al momento de proteger al trabajador, ha derivado en incontables luchas que intentan, desde la trinchera, coadyuvar a que las condiciones laborales en todo el país cambien, sea cual sea su salario o condición dentro de la empresa.

El sindicalismo en México ha sido un lastre con más de 100 años de existencia. Las luchas laborales que derivaron en 1917 en el reconocimiento a nivel constitucional de los trabajadores, fueron también el parteaguas para crear mayores condiciones para que, desde los sindicatos, se pudieran tener menos derechos y mayor control sobre los trabajadores, así, como todos los entramados políticos y de control que ejercen en presión los mayores sindicatos del país para “ayudar” al partido en el poder a erigirse como esa única fuerza capaz de negociar o no con las grandes esferas políticas del país.

El sindicalismo mexicano se ha caracterizado por dos fenómenos paralelos. En primer lugar, el sindicalismo charro tradicional ha completado su transición a un sindicalismo de protección. Los sindicatos charros no existen más que en membrete. Hace tiempo que dejaron de ser el núcleo de las “fuerzas vivas” del PRI, las columnas que matraca en mano daban color y tono a las concentraciones del partido. Ahora, una minúscula gerontocracia regentea contratos colectivos de trabajo a través de sindicatos fantasma, extorsionando a empleadores que así se evitan tener que lidiar con sindicatos y negociaciones de verdad, y negándose a los trabajadores los beneficios de una representación sindical auténtica.

El nuevo modelo de Reforma Laboral, según lo dicho por el gobierno en turno, centra la mayoría de sus puntos en una protección negada a los trabajadores lo que supone un cambio estructural que no se había dado en los últimos 70 años, donde la desaparición de las juntas de conciliación y arbitraje (estipuladas desde 1917), la creación de reglas para el trabajo doméstico y las diferentes disposiciones del trabajador y el patrón, son, entre otras cosas, los reales cambios que la reforma traerá consigo para los próximos años.

Regresarle el poder al trabajador sobre el sindicato, será uno de los primeros muros que tendrá que romper esta reforma laboral que contempla, entre otras cosas, la libre afiliación como parte fundamental para la democratización del sindicalismo en México, dando, en una papa caliente muy peligrosa, el control a los trabajadores que podrán, ahora elegir a sus dirigentes fuera del charrismo sindical y sus aberraciones constantes. Crear una democratización en un país que evidentemente desconoce la democracia, es un ejercicio complicado que sin lugar a dudas fue el trueque de Andrés Manuel ante los grandes sindicatos, como el CNTE, que hoy se ve legítimamente amenazado por líderes de alta escala y poca moral como la misma Elba Esther Gordillo.

Sí, la reforma laboral se entiende como un gran paso para el trabajador como parte fundamental de su lucha para mejorar sus condiciones y controlar sus derechos laborales, sin embargo, aún queda un largo camino para concretar, de ser así, la revisión de los contratos colectivos de trabajo (en un plazo de cuatro años) en los cuales, se destaparan muchas cloacas, favores políticos y por qué no decirlo, intereses relevantes de grandes empresarios que pueden, según la ley, no permitir que muchos de sus intereses sean tocados.

El patrón y su desprotección.

Uno de los principales puntos establecidos en la nueva reforma laboral se centra en el papel del patrón como mediador per sé entre los sindicatos y los empleados de cada una de las empresas. Los dueños de las empresas ven con decoro la nueva reforma laboral porque, al centrarse tanto en los derechos de los trabajadores, dejan de lado el probable impacto que se tenga al poder adquisitivo de la empresa que ve, en los aumentos al salario mínimo por ejemplo, un golpe fulminante a las pretensiones de crecimiento económico de muchas empresas del país.

La concentración de funciones de las extintas juntas de conciliación y arbitraje y las diferentes funciones administrativas que dentro de su estructura tendrán los mismos sindicatos, se convertirán en un trámite engorroso para los empleados que poco entienden de las politiquerías en la cual se convertirán los sindicatos.

El patrón se encuentra fuera de la jugada, los cambios relativos y los constantes sesgos administrativos de la reforma, enfrentarán a los mismos empleados a un esquema burocrático más allá de su carga laboral que impactará en el entredicho, las condiciones administrativas de la empresa y sus ganancias.

Poder Judicial: Más con menos

Uno de los principales puntos que existen dentro de la reforma, es la destrucción de las juntas de conciliación y arbitraje. Todos los casos referentes a los trabajadores pasarán a formar parte de los poderes judiciales locales que aún no cuentan con la estructura adecuada ni siquiera, para las situaciones fuera de esta reforma.

El poder judicial de nuevo sigue haciendo más con menos, por ejemplo, de 10 asuntos laborales, 7 podrían llegar a ser parte del fuero común, algo que, de entrada, superaría la infraestructura del propio sistema, que, ante los recortes presupuestales y políticas de austeridad, se encontrarán lejos de ser una solución  y si un lastre para la resolución de conflictos.

Para empezar se deben crear los Centros de Conciliación de las entidades federativas y el Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, así como los juzgados laborales con todo lo que ello implica no sólo en materia de recursos humanos, sino en cuestión de infraestructura, si de verdad se quiere cambiar el gran problema que se generó con el abandono de las Juntas Locales y la Federal de Conciliación y Arbitraje y que devino en el panorama que ahora se pretende mejorar con este cambio, es lo primero que se debió prever en la tan sonada reforma.

En los artículos 48 y 49 de la ley, se prevén sanciones para abogados litigantes o representantes que promuevan acciones, excepciones, incidentes, diligencias con la finalidad de prolongar la sustanciación de un juicio, por lo tanto, los representantes del poder Judicial que se encuentren en los nuevos centros federales de conciliación y registro laboral serán presas no solo de la burocracia existente en la nueva reforma, sino que también, de ser necesario, se encontraran presas de la lamentable poca planeación de los recursos establecidos por la reforma.

Temec: ¿la gran presión?

Una de las grandes banderas de la campaña de Andrés Manuel López Obrador, fue el servilismo mexicano ante el vecino del norte. Ahí, en el pleno de las negociaciones entre su voz y sus votantes, el hoy presidente de la república estableció que los intereses de unos pocos no iban por encima de los intereses de trabajadores y empresarios mexicanos, algo, que, en campaña, sonaba muy fácil.

Los gobiernos involucrados en el Tratado de Libre Comercio hoy TEMEC, lograron un acuerdo en las renegociaciones generando acuerdos comerciales entre los tres países, donde, sin lugar a dudas, el anexo 23 A del mismo ha sido el más polémico de todos. De acuerdo al anexo, México debía mantener diversas disposiciones legales señaladas en el documento tales como:

  1. Una autoridad independiente para la conciliación y registro de los contratos colectivos. Las cuales tendrán la autoridad y podrán ser recurridas en tribunales independientes y los funcionarios que las retrasen, deberán ser sancionados de acuerdo a la Ley federal del trabajo vigente y la ley de responsabilidades administrativas.
  2. Tribunales independientes para la resolución de conflictos.
  3. Sistemas efectivos y democráticos de líderes sindicales.
  4. Establecer procedimientos de titularidad y resolución por tribunales del voto de los trabajadores.
  5. Verificar los contratos colectivos de trabajo
  6. Establecer en la legislación el contrato colectivo de trabajo negociado, así como los documentos internos del sindicato disponible para todos los trabajadores.

Mismas disposiciones, todas, las establecidas en la Reforma Laboral.

Con base en estas disposiciones y las visitas de los representantes de la secretaría del trabajo de ambos países, así como la presión de Estados Unidos de que sí se movía un solo punto del Anexo 23 del TMEC, no habría acuerdo, por lo tanto,  la presidencia aceleró los pasos para encontrar una Reforma a modo de las condiciones americanas para el TMec y así, poder cerrar uno de los grandes tratos para la administración de López Obrador que sigue, de forma desafortunada, aprobando situaciones con mucha forma pero poco fondo en un país de inquebrantables diferencias.

Si bien la Reforma laboral tiene muchos puntos a favor de los empleados, los mexicanos y trabajadores deben tener en cuenta que esto no es una victoria al 100%. Los sindicatos, fiel a su compromiso interno más allá de estructuras en pro de los trabajadores, deberán sanearse de las anquilosadas y terribles prácticas sindicalistas mexicanas que hoy tendrán no solo el control de los trabajadores, sino que contarán con las estructuras legales y sistémicas para poder contener de mayor forma a los trabajadores que siguen navegando en un mar de dudas en un interesante cambio atractivo a la vista pero oscuro en la interpretación.

Hoy, México de nuevo se encuentra en esa incesante encrucijada entre lo real y lo utópico, donde, el claroscuro de una reforma laboral sigue manifestando que más allá de los intereses nacionales, están los intereses de unos cuantos sobre el país.

Hasta la próxima.

Referencias:

  1. https://blog.oxfamintermon.org/sabes-que-es-un-trabajo-digno/
  2. http://www.ordenjuridico.gob.mx/Constitucion/articulos/123.pdf
  3. https://idconline.mx/laboral/2015/10/23/mxico-con-rezago-laboral
  4. https://www.inegi.org.mx/temas/empleo/
  5. https://www.oecd.org/mexico/Employment-Outlook-Mexico-ES.pdf
  6. https://horizontal.mx/mundos-del-trabajo-sindicalismo-en-mexico-cien-anos-sin-libertad/
  7. https://www.eluniversal.com.mx/articulo/miguel-carbonell/nacion/las-claves-de-la-reforma-laboral
  8. https://actualidad.rt.com/opinion/javier-buenrostro/313810-reforma-laboral-mexicana-nuevo-modelo
  9. https://www.debate.com.mx/politica/Visualizan-una-reforma-laboral-complicada-para-sector-patronal-20190506-0109.html
  10. https://sipse.com/novedades-yucatan/columna-maria-fernanda-matus-via-legal-331778.html
  11. https://dlvmr.com.mx/2018/10/17/anexo-23-a-del-acuerdo-entre-los-estados-unidos-mexico-y-canada/
  12. https://www.elfinanciero.com.mx/opinion/jorge-g-castaneda/el-t-mec-y-la-reforma-laboral