“Debe cuidarse el patrimonio”: López Obrador


  • Las declaraciones se emitieron en el marco de las protestas de los últimos días.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este lunes que quienes se manifiesten deben hacerlo sin violencia y cuidando el patrimonio cultural, esto sobre las recientes protestas de mujeres en la Ciudad de México y diversos estados de la República para exigir un alto total a la violencia y los abusos sexuales.

Hago un llamado para quienes se manifiestan, para que lo hagan de manera responsable, sin violencia, sin afectar a los ciudadanos y que se cuide el patrimonio cultural, artístico de México, de todos nosotros, de todos los mexicanos. ¿Cómo no vamos a cuidar el Ángel? Es un monumento importantísimo”, comentó López Obrador en su conferencia mañanera.

El mandatario nacional pidió ya no ‘vandalizar’, además de en monumentos como el Ángel de la Independencia, en avenidas como Paseo de la Reforma.

Es parte de nuestro patrimonio cultural, artístico, tenemos que cuidarlo, el Paseo de la Reforma lo mismo, no vandalizar como lo han hecho. Las estatuas, que por cierto vamos a reconstruir, ahí están nuestros héroes que lucharon en la reforma, en la intervención. ¿Cómo no vamos a respetar eso?“, señaló el político de origen tabasqueño.

López Obrador preguntó, además, si los movimientos de protesta no se podían hacer de manera pacífica.

¿Qué tiene que ver un movimiento que reivindica una causa justa, en este caso los derechos de las mujeres, con la destrucción? ¿Qué no lo podemos hacer de manera pacífica?, ¿qué tiene que ser con violencia? Yo no creo en eso, no creo que la vía de la violencia sea la opción, vamos a seguir actuado con tolerancia, prohibido la represión”, finalizó.

En la tarde del viernes, asistentes a las demostraciones realizaron pintas en algunos edificios cercanos a la Glorieta de Insurgentes y monumentos sobre el Paseo de la Reforma.

Fuente: El Financiero.

Anuncios

ÚLTIMA HORA: Banxico recorta tasa de interés por primera vez en 5 años


El Banco de México (Banxico) recortó este jueves la tasa de interés por primera vez en más de 5 años.

El Banco Central bajó el referencial, que se encontraba en un máximo histórico de 8.25 por ciento, en 25 puntos base.

La decisión no fue unánime, ya que cuatro miembros votaron por la baja a 8%, y uno lo hizo en el sentido de mantener la tasa en 8.25%

Con este recorte se pone fin al ciclo de alza de la tasa que inició en diciembre de 2015. Desde entonces la tasa había subido en 525 puntos base desde un 3 por ciento.

La última vez que el Banco había bajado la tasa fue en junio de 2014, cuando esta pasó de 3.5 a 3 por ciento.

La medida se da en un contexto en el que la inflación se ubica dentro del rango objetivo del Instituto Central de 3 por ciento +/- un punto porcentual, y un bajo crecimiento de la economía mexicana, que apenas avanzó 0.1 por ciento en el segundo trimestre del año.

“En este contexto, tomando en cuenta que la inflación general ha disminuido conforme a lo previsto por este Instituto Central, la ampliación en la holgura mayor a la esperada, y el comportamiento reciente de las curvas de rendimiento externas e internas a diferentes plazos, la Junta de Gobierno decidió por mayoría disminuir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 8.00%, considerando que bajo las condiciones actuales dicho nivel es congruente con la convergencia de la inflación a su meta en el horizonte en el que opera la política monetaria”, explicó la entidad en su comunicado.

El recorte también ocurre después de que la Reserva Federal redujera el mes pasado su tasa de interés en 25 puntos base, para dejarla en un rango de entre 2 y 2.25 por ciento.

Desde reuniones de política monetaria previas, el subgobernador Gerardo Esquivel se había pronunciado por un recorte de tasas.

Él, junto al subgobernador Jonathan Heath, llegaron al Banco de México tras ser propuestos por el presidente López Obrador.

El mandatario dijo el 29 de julio que respeta la autonomía de Banxico, pero que le gustaría que recortara la tasa

“El Banco de México está vigilando la inflación, eso no está mal (…) pero es importante bajar las tasas para impulsar la economía”, explicó en una entrevista con John Micklethwait, editor en jefe de Bloomberg

Texto original: El Financiero.

El dólar: ¿Una bola de demolición?


Texto original: Bloomberg (El Financiero)

Donald Trump ocupa los titulares, pero no es el único preocupado de que el notable ascenso del dólar esté causando daños económicos. Algunos incluso temen que pueda desencadenar una recesión.

Es difícil caracterizar el ascenso como algo más que histórico. Un indicador a largo plazo del desempeño del dólar que se remonta a finales de 1960 está teniendo su mejor década registrada, emergiendo de los escombros de la crisis financiera con un aumento del 25 por ciento desde finales de 2009. Otro índice de Bloomberg tocó fondo unas semanas antes de que Estados Unidos perdiera su calificación AAA de S&P en 2011, solo para saltar un 32 por ciento desde entonces, ya que el dólar derrotó a cada moneda del Grupo-10 en su camino.

Pero lo que es bueno para los alcistas del dólar es malo para muchos otros. El aumento tiende a erosionar las ganancias de las multinacionales estadounidenses que ayudan a impulsar la economía más grande del mundo, y también aumenta los costos para las corporaciones extranjeras que tienen billones de deuda denominada en dólares. Todo esto es especialmente problemático hoy en día, en medio de crecientes signos de que la economía global se tambalea al borde de una recesión.

Coca-Cola se encuentra entre los que sienten el dolor, por nombrar un ejemplo destacado. El gigante de bebidas con sede en Atlanta notó recientemente el viento en contra que enfrenta el dólar fuerte, aunque espera que esto se alivie pronto. El presidente de Estados Unidos a menudo se queja de la movilización incluida la semana pasada cuando dijo que socava los fabricantes estadounidenses como Caterpillar y Boeing.

“Donde está ahora el dólar podría empujar a la economía global a una situación más difícil y aumentar los riesgos de una recesión”, dijo Hans Redeker , jefe global de estrategia cambiaria con sede en Londres de Morgan Stanley . “Cualquier apreciación adicional podría ser un desafío”.

Al señalar, que no todos ven el dólar como un desencadenante recesivo: la economista global del Banco de América Aditya Bhave dice que la economía de los Estados Unidos no depende demasiado de las exportaciones para crecer.

Redeker, de Morgan Stanley, y Jack McIntyre, de Brandywine Global, por el contrario, ven al dólar como un catalizador potencial para la próxima recesión estadounidense y global. Anticipando que el dólar podría ser una víctima de su propio éxito, McIntyre se está preparando para que la moneda caiga un 25 por ciento en los próximos cinco años y dice que su empresa ha estado comprando dólares de Corea del Sur, coronas checas y dólares de Nueva Zelanda durante el último mes para prepararse. Los estrategas de Morgan Stanley recomiendan el yen y el franco suizo.

Para Redeker, el dólar puede actuar como una fuerza potencialmente negativa en los balances de las corporaciones fuera de los Estados Unidos.

Redeker dice que el dólar en alza ya ha provocado una caída en los gastos de capital en gran parte del mundo que ha llevado al desapalancamiento de las corporaciones con sede más allá de las fronteras de Estados Unidos.

El estratega dice que el dólar está sobrevaluado en un 10 por ciento y un ciclo extendido de flexibilización de la Reserva Federal, incluso mientras otros bancos centrales importantes están haciendo lo mismo, podrían debilitar al dólar y contribuir en gran medida a mejorar las condiciones económicas mundiales.

“La apreciación del dólar en los últimos meses está creando restricciones monetarias en todas partes”, dijo en una entrevista desde Londres.

McIntyre, cuya firma gestiona 75 mil millones de dólares dice que la apreciación significativa del dólar empeora los resultados financieros para las compañías del S&P 500, lo que finalmente genera menos empleos y más desempleo. Eso desencadenará una recesión en Estados Unidos que también reducirá el crecimiento global, dijo el administrador de cartera con sede en Filadelfia.

Es probable que la corrida de varios años del dólar esté llegando a su fin, según la duración de los tres ciclos alcistas más recientes, dice. McIntyre ve un ciclo bajista a punto de comenzar que dura de cinco a siete años, mientras que las monedas en casi cualquier otro lugar superan.

“Las monedas son únicas en el sentido de que no siempre están impulsadas por diferenciales de tasas de interés; las diferencias de crecimiento son más importantes ”, dijo McIntyre en una entrevista. “A medida que otros bancos centrales se coloquen en una posición para reducir las tasas, eso será favorable al crecimiento para esos países, y no vemos ningún escenario en el que el dólar continúe avanzando durante los próximos años”.

Planeta GJ 357: ¿La nueva frontera?


  • La NASA descubrió el exoplaneta que tiene una masa mayor a la tierra, conocida como Supertierra.

  • Su atmósfera es líquida, por lo tanto, las condiciones de vida pueden ser viables, según expertos.

La NASA descubrió algunos nuevos exoplanetas a solo 31 años luz de distancia de la Tierra, entre ellos un exoplaneta que es 6.1 veces la masa de la Tierra, una ‘supertierra’. Todos los planetas de nuestro sistema solar orbitan alrededor del sol. Los investigadores no saben si la supertierra es rocosa como nuestro propio planeta, pero señalan que es la primera supertierra cercana de la humanidad que podría albergar vida.

“Con una atmósfera espesa, el planeta GJ 357 d podría mantener agua líquida en su superficie como la Tierra y podríamos detectar signos de vida con los próximos telescopios que pronto estarán en línea”, dijo Lisa Kaltenegger, autora del estudio y profesora asociada de astronomía.

La estrella es 40 por ciento más fría que nuestro sol y tiene solo alrededor de un tercio de la masa y el tamaño del Sol. El GJ 357 d orbita la estrella a una distancia donde la temperatura podría ser la adecuada para soportar agua líquida en la superficie. Orbita alrededor de la estrella cada 55.7 días y tiene una temperatura negativa de 17.8 grados Celsius. Una atmósfera puede hacer que sea más cálido.

“GJ 357 d se encuentra dentro del borde exterior de la zona habitable de su estrella, donde recibe aproximadamente la misma cantidad de energía estelar de su estrella que Marte del Sol”, dijo Diana Kossakowski, coautora del estudio en el Max Instituto Planck de Astronomía.

A pesar de todo, seguimos creyendo en esta justicia


Por Edna Jaime (El Financiero)

La autora es directora de México Evalúa .

Esta semana México Evalúa presentó, por sexto año consecutivo, ‘Hallazgos’, el estudio que evalúa el proceso de cambio que se opera desde hace 11 años en nuestro sistema de justicia. Ese lapso puede parecer una eternidad, pero la construcción de capacidades de Estado es un conjunto de procesos lentos que requieren de ciertas condiciones para su maduración. En estos 11 años, los marcadores de desempeño en el agregado no se mueven mucho. No hemos cruzado los umbrales que imaginamos en 2008, cuando con entusiasmo pensamos que podíamos erigir un sistema con instituciones robustas, capaces de hacer justicia y abatir la impunidad en el lapso previsto para la implementación.

La verdad, esta reforma no tiene parangón. Quisimos, en una sola ronda, cambiar policías, ministerios públicos, defensores, asesores de víctimas, juzgadores y prisiones. En 32 entidades del país y la federación, todo simultáneamente. Y con hándicap de origen: esta reforma realmente no ha contado con el compromiso de los presidentes en funciones en estos 11 años. Fuera del presiente Zedillo, que sí tuvo una agenda de reforma judicial y fortalecimiento del Estado de derecho que interrumpió la crisis económica, no recuerdo otro momento, anterior o posterior, en que la justicia haya cobrado el rango de importancia que ameritara invertir en ella liderazgo y capital político.

Lo que reporta el estudio de ‘Hallazgos 2018’ en sus indicadores agregados no es alentador. De los casos que conoce la autoridad, que son alrededor de dos millones (de un total de 30 millones), apenas 80 mil se vinculan a proceso (lo que no quiere decir que se resuelvan). Las tasas de impunidad están por arriba del 90 por ciento. Permítanme el exabrupto: si cerráramos las procuradurías y fiscalías del país quizá no sentiríamos la diferencia.

Estoy convencida de que en el sector de la justicia penal encontramos uno de los mayores rezagos de todo el aparato del Estado mexicano. Sigue siendo su zona más oscura. Un espacio de incivilidad. Se dice que el país ha tenido varias alternancias, pero la justicia en muchos aspectos sigue anclada en el pasado.

El mérito de una metodología de evaluación y seguimiento, como la planteada en ‘Hallazgos’, es que permite identificar avances, retrocesos y desafíos. Quizá lo más positivo que se puede encontrar en sus distintas ediciones es que sí hay movimiento, entidades que avanzan. Esto es una buena noticia porque significa que no estamos condenados necesariamente al fracaso. Y a los creyentes de una transformación de esta naturaleza, nos da argumentos para plantear que el nuevo modelo tiene futuro.

No hay accidentes ni espontaneidad en los resultados. Detrás de cada buena calificación hay dedicación. Políticas públicas acertadas. Y es grato encontrar a autoridades con visión. Son los que asumen que no hay mejor legado para este país que fortalecer capacidades de Estado para hacer justicia.

En una siguiente colaboración me gustaría abrir espacio para compartir los aspectos positivos que contiene este informe. Lo brotes de profesionalización y buena institucionalidad que en él se identifican. Reza el dicho que una gaviota no hace verano. Y es cierto, pero hay más de una volando en el espacio de este estudio.

Para el nuevo modelo de justicia lo que viene es determinante. La acelerada agenda legislativa de los últimos meses y las transformaciones al interior de las instituciones, sobre todo las transiciones de procuradurías a fiscalías ‘autónomas’, pueden representar la oportunidad para la consolidación o la contrarreforma. No encuentro ningún signo halagüeño más que el compromiso de algunos funcionarios, de operadores, legisladores, juzgadores y sociedad civil con este proyecto. Una coalición que no es irrelevante, ciertamente. Al mero mero parece que este asunto no le toca en sus fibras más íntimas. Lo demás son señales preocupantes. El foco rojo es el nuevo catálogo de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa. Lo mismo que ley aprobada por una de las cámaras legislativas en materia de extinción de dominio. Estas le han dado un golpe al eje de flotación del nuevo modelo de justicia, la presunción de inocencia.

En medio de todo esto me pregunto: ¿cuál es el plan B para los detractores de la reforma? ¿Qué justicia se imaginan?

Sí, quizá pudimos haber enfrentado el desafío de este nuevo modelo de justicia de otra manera. Algo más asequible, más gradual. Un modelo de implementación que hubiera considerado de entrada la complejidad. Pero de que esta es la ruta para hacernos mejores, de eso no tengo la menor duda.

Por eso seguirá habiendo más ediciones de ‘Hallazgos’, más trabajo con autoridades y más resistencia a resignarnos a la incivilidad en la justicia penal. Porque a pesar de todo, seguimos creyendo en esta justicia.

Nos quieren ver la cara de tontos


Por Raymundo Riva Palacio (El Financiero)

Desde el domingo pasado, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, llena la arena pública con un discurso que a primera vista refleja un compromiso pleno en la defensa de los mexicanos en el exterior, y muestra indignación ante el asesinato de ocho conciudadanos por parte de un supremacista en El Paso. Su retórica escala con los días. Dice que analizan si acusan al asesino por terrorismo, sugiere su extradición y plantea con el interés de saber si Patrick Crusius tenía cómplices, porque el gobierno está preocupado que haya más personas que piensen como él. La secuencia de intenciones es absurda. No porque Ebrard lo sea, sino porque quiere vernos la cara de tontos. De acuerdo con el artículo 19 de la Convención Interamericana contra el Terrorismo, México no tiene jurisdicción en otro Estado, pero le ayuda al gobierno a desviar la atención de los temas que lo aplastan, la inseguridad y el deterioro económico.

Los señuelos son tragados por muchos, por el horror de la matanza en El Paso y la cercanía con las víctimas mexicanas. Ebrard juega con las emociones, propias de un gobierno que las transmite todo el tiempo para construir el consenso para gobernar, dentro de una aparente estrategia que estimula el sentimentalismo para olvidar otras preocupaciones y angustias. La empatía del gobierno para con las víctimas se traduce en empatía de la sociedad con su gobierno, que ha caminado estos días por un sendero donde no se mete con el presidente Donald Trump, pese al repudio generalizado en su país y el mundo por no comprometerse con una reforma para el control de armas, al tiempo de desplegar juegos pirotécnicos mediante la retórica.

Insistir que quieren acusar a Crusius de terrorismo es una táctica de distracción. La discusión pública sobre terrorismo doméstico en Estados Unidos, como se ha clasificado políticamente el ataque, no significa que vayan a acusar al asesino de terrorista. Estados Unidos tiene una ley sobre terrorismo doméstico, pero las autoridades texanas no tienen necesidad de ser demagogos y tampoco perderán el tiempo con acusaciones que magnifican el homicidio, pero son jurídicamente vulnerables. Crusius fue acusado de homicidio calificado y habrá nuevas acusaciones una vez que concluyan las investigaciones y se presenten a un gran jurado del condado de El Paso. El fiscal quiere imputarle el delito de crimen de odio y pedir la pena capital.

En ningún momento han hablado de acusarlo por actos terroristas. La ley de terrorismo doméstico no incluye en esa categoría a los asesinatos masivos. Un fuerte debate en Estados Unidos es que esta insuficiencia refleja racismo, al calificar a yihadistas como “terroristas” por ser musulmanes, mientras los terroristas estadounidenses son “lobos solitarios”. No existe tampoco una ley internacional sobre el terrorismo, porque no hay acuerdo sobre su definición.

Ebrard dice que para México, Crusius es “terrorista”, y plantea extraterritorialidad. Adelanta querer su extradición, pero es un ardid mediático. Aunque el asesinato no fue necesariamente aleatorio por la amenaza contra los “hispanos” en su manifiesto, los abogados del gobierno mexicano tendrían que probar que Crusius iba directamente a matar a las personas que asesinó. La Fiscalía General, en todo caso, no tiene competencia, y la valoración sobre la acusación chocará con esa realidad.

Todo esto lo saben Ebrard, el fiscal y el Presidente. No son ignorantes ni ingenuos. Es un juego de espejos. Lo más básico de la estratagema es la “preocupación” que haya más personas que piensen como Crusius. Sobra. Ese pensamiento existe desde la colonia en Estados Unidos, que motivó la Guerra Civil que no resolvió el problema, que se arrastró al Siglo XX y no ha cesado. El canciller juega para la gradería en la construcción de percepciones. Que la atención se centre en El Paso, no en México. Los problemas están afuera, no adentro. Regresamos a los 80, cuando el sistema político forzaba a hablar mucho de lo exterior para no hablar de lo interior.

Sin embargo, en el mediano plazo, este discurso podría ser contraproducente para el gobierno. El artículo 139 del Código Penal Federal establece prisión de seis a 40 años y hasta mil 200 días de multa por los delitos que resulten, “al que utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, realice actos en contra de las personas, las cosas o servicios públicos, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad para que tome una determinación”.

Elevar la atención de los mexicanos sobre la posibilidad de acusar de terrorista a quien comete ese tipo de crímenes, abre una puerta en México. Por ejemplo en Minatitlán, donde en abril hubo una matanza de 14 personas confundidas con un grupo de narcotraficantes. Un comando hizo lo mismo que Crusius: utilizó armas largas, disparó aleatoriamente y causó terror. Bajo el criterio de Ebrard, también son terroristas.

Los familiares de las víctimas de Minatitlán podrían acusar a los asesinos de terrorismo de acuerdo con el Código Penal, e ir más allá y acusar de omisión a las autoridades estatales y federales para resolver la matanza, y de probable complicidad del gobierno federal porque no combate narcotraficantes. Crusius y los sicarios son lo mismo, aunque lo fraseen diferente. La estrategia que dice Ebrard seguirá en El Paso, podría ser replicada en contra del gobierno en Minatitlán. No sería este el único caso, pero la verborrea demagoga de las autoridades lo presenta involuntariamente como un posible arquetipo para juicios por terrorismo en México.

Divisas: ¿La guerra que viene?


Texto original: El Financiero

La guerra comercial entre Estados Unidos y China subió de tono y se extendió con mayor fuerza al mercado de divisas, lo que generó fuertes turbulencias en los mercados financieros a nivel mundial desde este lunes y en las primeras horas de operación este martes en Asia.

El gobierno de China permitió que el tipo de cambio del yuan con el dólar superara las 7 unidades, al operar en 7.09, algo no visto desde 2008. Aunque en operaciones en el exterior, esta cifra representa un mínimo histórico.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, decidió sorpresivamente el pasado jueves imponer aranceles del 10 por ciento a 300 mil millones de dólares en importaciones chinas.

China contestó con frenar sus compras a Estados Unidos de productos agrícolas y con permitir debilitar a su moneda. Esto arrastró a las principales divisas y a los mercados accionarios en todo el mundo, y en México el precio del dólar se disparó 28.45 centavos, 1.47 por ciento, para ubicarse en 19.62 pesos, su mayor nivel desde principios de junio.

En tanto, el índice de referencia de la Bolsa Mexicana de Valores, el IPC, retrocedió 1.19 por ciento, a las 39 mil 503 unidades, pero durante la jornada llegó a caer hasta las 39 mil 280 unidades, su menor nivel en cinco años.

“La guerra comercial ahora se está intensificando y es posible que también comience una guerra de divisas”, dijo Chis Zaccarelli, director de inversiones de Independent Advisor Alliance, en una nota publicada en Bloomberg.

En Wall Street el Dow Jones registró su quinto día de caídas al tropezar 2.90 por ciento; el S&P 500 perdió 2.98 y el tecnológico Nasdaq se deslizó 3.47 por ciento.

En Europa los mercados accionarios registraron caídas de hasta 2.5 por ciento y en Latinoamérica la mayor baja la registró Brasil, con 2.51 por ciento.

A los inversionistas les preocupa que la disputa comercial entre las mayores economías del mundo propicie un mayor debilitamiento de la economía global.

Trump acusó a la nación asiática de manipular su moneda. Dijo a través de Twitter que esta es una gran violación que debilitará a China con el tiempo e hizo un llamado a la Reserva Federal para que actúe.

“China ha respondido a la imposición de aranceles del presidente Donald Trump permitiendo la devaluación del yuan por encima de los 7 dólares, nivel antes considerado un límite para la política cambiaria de Beijing”, comentaron analistas de Intercam Casa de Bolsa.

La divisa china continuó debilitándose en las primeras horas de este martes y alcanzó un precio máximo de 7.14 unidades, para descender posteriormente hasta las 7.08 unidades, de acuerdo con información de Bloomberg.

La turbulencia en los mercados sigue presente, lo que se refleja en la caída que reportan las bolsas asiáticas hoy por la mañana. El índice Shanghai, de China, cae 2.51 por ciento, el Nikkei 225 de Japón pierde 2.03 por ciento y el Hang Seng de Hong Kong baja 2.29 por ciento.