Moneros, Politica

¿Quién es el verdadero enemigo?