Conciencia social, Noticias

De la realeza…¡A trabajar!


El Palacio de Kensington reveló este lunes que Meghan Markle ha estado trabajando secretamente en un proyecto encubierto durante meses.

Desde enero, la duquesa de Sussex se ha reunido con algunas de las mujeres afectadas por el desastroso incendio de la Torre Grenfell 2017 en Londrespara cocinar con ellas. Las mujeres comenzaron a reunirse el año pasado y formaron un grupo llamado Hubb Community Kitchen.

Animados por la exactriz de “Suits”, las mujeres están produciendo un libro de cocina, llamado Together: Our Community Kitchen, el cual incluye 50 recetas personales con platos de Medio Oriente, el norte de África y el Mediterráneo oriental, dijo el palacio en un comunicado, y la duquesa de Sussex escribió el prólogo.

Meghan Markle con las mujeres de Hubb Community Kitchen.

Todo lo recaudado con el libro de cocina beneficiará a Hubb Community Kitchen para que pueda permanecer abierto los siete días de la semana, según la cuenta de Instagram de Kensington Palace.

“Intercambiar recetas familiares y momentos de risa nos dio una sensación de normalidad y hogar”, dicen las mujeres en la introducción del libro. “Nos llamamos Hubb Community Kitchen para celebrar lo que todos sentimos cada vez que nos encontramos, amor propio, significa en árabe”.

La duquesa de Sussex dijo en un comunicado que comenzó a trabajar con las mujeres porque “inmediatamente se sintió conectada” con ellas.

“Es un lugar para que las mujeres se rían, lloren y cocinen juntas”, dijo. “La fusión de identidades culturales bajo un techo compartido, crea un espacio para sentir una sensación de normalidad, en su forma más simple, la necesidad universal de conectarse, nutrirse y comunicarse a través de la comida, de la crisis o la alegría, algo con lo que todos nos podemos relacionar…”

Zahira Ghaswala en el Palacio de Kensington con una copia de Together, un libro que cuenta cómo las mujeres se reunieron después de la tragedia en la Torre Grenfell para cocinar para la comunidad local, que tiene un prólogo de la duquesa de Sussex.

La duquesa de Sussex será la anfitriona de un evento en el Palacio de Kensington el próximo 20 de septiembre para celebrar el lanzamiento del libro de cocina. Puedes obtener una vista previa de dos de las recetas presentadas en el libro aquí en HuffPost Reino Unido.

El incendio de la Torre Grenfell mató a 72 personas e hirió a docenas más. El fuego, provocado por un refrigerador que funciona mal, fue capaz de romper rápidamente el edificio residencial de 24 pisos debido a un tipo de revestimiento exterior de uso generalizado en la ciudad, determinaron los investigadores.

Este texto se publicó originalmente en el HuffPost US.

Noticias

A un año…¡Sigue la espera!


Ocio

¿Cocinar como italiano?


Conciencia social, Salud

Pasatiempos y salud


Tomar tiempo para disfrutar de un hobby podría mejorar tu salud, sugiere una investigación, razón por la cual Matt Hancock está alentando a los médicos a aumentar la “prescripción social”.

La investigación de los planes piloto del NHS en todo Gran Bretaña han descubierto áreas en las que los médicos generales aconsejaban a los pacientes a tomar aficiones como la jardinería y el baile, y parece que las poblaciones en esas áreas son más sanas, con visitas a urgencias reducidas en un 25%.

“La evidencia muestra cada vez más que actividades como clubes sociales, arte, baile de salón y jardinería pueden ser más efectivas que las medicinas para algunas personas y quiero ver un aumento en ese tipo de prescripción social”, dijo el Secretario de Salud.

Pero no tienes que esperar a que se te recete una prescripción para comenzar un nuevo pasatiempo que podría mejorar tu salud y bienestar. Aquí hay cinco ideas para seguir este camino.

1. Jardinería

La jardinería puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo e incluso ayudar a combatir el estrés, la ansiedad y la depresión, según un estudio realizado por Gardener’s World. La investigación encontró que el 80% de los que realizan tareas de jardinería se sienten satisfechos con sus vidas en comparación con el 67% de los que no lo hacen, y el 93% de los que sí realizan estas tareas piensan que la jardinería mejora su estado de ánimo. Y no lo olvidemos, un poco de jardinería puede ser todo un ejercicio.

Mat Rosendale, de la brigada de bomberos de Londres, le dijo a HuffPost UK que cultivar un huerto en la azotea de la estación de bomberos de Brixton lo ayuda a sobrellevar las tensiones del trabajo. “10 minutos sentado tranquilamente en el jardín me ayuda a recargar las baterías y despejar mis pensamientos”, dijo. “Me ayuda a pasar el día”.

2. Tejer

El año pasado, una revisión de estudios previos realizados por la organización benéfica Knit for Peace descubrió que el hobby se había relacionado con una enorme lista de beneficios para la salud, incluida la reducción de la depresión y la ansiedad, la distracción del dolor crónico y el aumento del bienestar.

Un estudio de caso, mencionado en el informe como Sarah R, describió cómo tejer le ayudó a dejar de fumar y perder peso. “[Esto] mantiene las manos ocupadas, así que no estoy comiendo bocadillos por la noche cuando veo televisión. Dejé dos tallas de vestidos en mi primer año de tejido. También fue una ayuda útil para ayudarme a dejar de fumar y creo que tejer ayudaría más adicciones en general “, dijo.

3. Bailar

Ya sea que estés en una clase de ballet tradicional o bailando la Macarena en tu cocina, el baile es un gran entrenamiento de cardio que puede mejorar la salud de tu corazón y darte una dosis de endorfinas que mejoran el estado de ánimo. Pero también podría ayudar a mejorar tu función cerebral, ya que requiere que memorices los pasos.

Como parte del programa de la BBC de Michael Mosley ‘La verdad sobre ponerse en forma’, un equipo de investigadores probó esta teoría pidiéndole a un grupo de bailarines de salsa que completaran una serie de pruebas mentales para analizar su nivel básico de inteligencia y reflejos.

Luego completaron las pruebas nuevamente después de una clase de baile de 30 minutos y sus puntajes de memoria de trabajo mejoraron en un 18%. Los científicos notaron que no habían visto un resultado como este para ningún otro tipo de ejercicio, incluido correr.

4. Escribir un diario

Pasar 20 minutos al día anotando experiencias positivas y pensamientos – “cualquier cosa, desde emocionarse con un buen libro, pintura o pieza de música, hasta enamorarse” – puede ser suficiente para disminuir los niveles de estrés, según un estudio de la Universidad de Northumbria.

Si te sientes más astuto, podrías probar suerte en un “diario de bullets“, como la reportera de HuffPost Amy Packham. “Los diarios de bullets son geniales para organizar, es genial planear con anticipación y ordenar tu cabeza en las tareas diarias que tienes que hacer”, escribió en un blog. “Pero para mí, es mucho más que eso. Es un lugar para reflexionar, crear, ser consciente y desconectarme por completo “.

5. Cocinar

En lugar de hacer una cena rápida en el horno, tomarse un tiempo para planificar comidas y hacer de la cocina un hobby, no solo podría ayudarte a comprar ingredientes más saludables, sino también a mejorar tu estado de ánimo, especialmente si estás cocinando para otras personas.

“Hay una gran cantidad de estímulos para aumentar la confianza y la autoestima, como cuando cocinas para los demás”, dijo previamente a HuffPost Julie Ohana, trabajadora social clínica con licencia maestra y terapeuta de arte culinario.

Texto original: Por Rachel Moss, HuffPost UK

Noticias

La caída del imperio: ¿Cómo se conquistó Tenochtitlán?


Conciencia social, Editoriales

80 años y un tatuaje…¿Es válido?


Texto original por: Elaine Soloway (The Huffpost)

Graciela se sienta sobre mi bíceps derecho. Graciela es el tatuaje de un caballito de mar del tamaño de la palma de mi mano. Tiene un ojo adornado con pestañas gruesas, una cola rosa que se tuerce a la izquierda y una corona de flechas arremolinadas. Tres veces al día limpio cuidadosamente mi tatuaje fresco con jabón antibacterial y lo seco. Sonrío durante el procedimiento, como si fuera una madre posparto atendiendo a su recién nacido.

COURTESY OF ELAINE SOLOWAY
Elaine Soloway se hizo su segundo tatuaje, un caballito de mar al que llama Graciela, justo antes de cumplir 80 años.

Mi tatuaje es un regalo que me di recientemente, en vísperas de mi cumpleaños 80, que será el 10 de agosto. También es una recompensa que me otorgué por aprender a nadar hace un año.

Uno podría pensar que con mi cara arrugada y cabello gris, debía acudir a la cirugía estética para celebrar este cumpleaños tan importante (¿no me haría eso ver más joven?, ¿un lifting no atraería a un pretendiente?). Pero después de un primer matrimonio que terminó en divorcio y uno segundo que terminó en viudez (sin mencionar la sencilla alegría que experimento ahora como soltera), decidí no tomar ese camino arriesgado. (Y si las muecas que hacen los tipos de mi edad indican lo que sienten respecto a los tatuajes, entonces me quedaré soltera para siempre.)

Nunca he envidiado a mis amigas que deciden aplanarse la frente, levantarse los párpados o elevarse los pómulos. Es su decisión. Optaron por esos procedimientos que nunca me interesaron. Por qué entrar a un quirófano voluntariamente, me digo a mí misma. Yo entraré hasta que un descubrimiento médico exija atención.

No sentí mucha ansiedad con el procedimiento sin anestesia al que me sometí, pues Graciela es mi segundo tatuaje. Como gran admiradora de ese arte, y de la audacia de quienes tienen tatuajes, decidí hacerme un tributo a mis dos hijas cuando cumplí 60 años. Así que en mi bíceps izquierdo tengo un corazón con notas musicales y sus nombres: Faith y Jill. Lo vi como una manera de celebrar a mis hijas, a quienes todavía admiro y celebro por sus talentos y valentía.

COURTESY OF ELAINE SOLOWAY
El primer tatuje de Soloway, que se hizo en su cumpleaños 60, es un homenaje a sus hijas, Faith y Jill.

Entonces veía a mi tatuaje restregándose en la cara de la sociedad. Aunque la actitud de ‘no me importa lo que la gente piense’ es cierta, tengo muchas otras razones por las que elegí poner una segunda pintura en mi persona.

Midiendo 1.45 metros y pesando menos de 50 kilos es fácil que me pierda en la multitud. Y cuando no estoy escondida, mi tamaño sumado a mi edad me atraen comentarios del tipo “¡qué linda eres!” Aunque puedan creer que están elogiándome, yo siento otra cosa: como si estuvieran disminuyéndome, como si fuera un gatito o un cachorro en lugar de una mujer lista, capaz e independiente.

Así que ahora en mi cumpleaños 80, en lugar de aplaudirle de nuevo a mis hijas con un tributo de tinta, intento usar mi tatuaje para iniciar un diálogo sobre la discriminación por edad y cómo son vistas y tratadas las mujeres de mi edad. Me preocupa que algunas mujeres de mi rango de edad son las más ofensivas. ¿Por qué se rehúsan a decir su edad cuando se las preguntan? ¿Por qué necesitan cambiar su apariencia? ¿Qué dice eso respecto a cómo se sienten? ¿Por qué tantas deciden cambiar o alterar su edad en lugar de sentirse orgullosas?

COURTESY OF ELAINE SOLOWAY
Acercamiento al tatuaje de caballito de mar de Soloway.

Por supuesto me doy cuenta de que cuando se trata de pedir trabajo o llenar un perfil de citas en línea, u en innumerables situaciones, las personas más jóvenes ―o aquellas que se ven más jóvenes― son generalmente favorecidas, y eso puede ocasionar que muchas personas mayores oculten su edad o apariencia. Pero en lugar de aceptar esas barreras, ¿por qué no trabajar para derribarlas?

Quizás mi nuevo trabajo también ayude a revelar una historia de mi vida. Cuando me preguntan lo que significa, explico que el caballito de mar es un símbolo que significa “nunca es tarde para alcanzar tus metas”, un mensaje que considero vital para las personas mayores. Verán, aprender a nadar no fue el único anhelo que tenía desde hacía mucho tiempo, otros dos me tomaron lograrlos casi el mismo tiempo, profesores y tenacidad para lograrlo: ahora puedo hablar en español con dificultad (Graciela viene de ‘gracia’ en esa lengua) y puedo tocar en el piano las canciones de Rodgers y Hart.

Me preocupa que algunas mujeres de mi rango de edad son las más ofensivas. ¿Por qué se rehusan a decir su edad cuando se los preguntan? ¿Por qué necesitan cambiar su apariencia?

Sin duda esas tres habilidades requieren práctica, lo que me encanta hacer. No quiero ser la mejor, me conformo con ser mediocre. Lo más probable es que nunca compita en Olimpiadas para la Tercera Edad, que no aprenda a nadar en otros estilos, pero me satisface poder nadar sin que se me meta el agua a los pulmones. Y no tengo problema con que en mis conversaciones en español tenga que pedir constantemente ‘por favor repita lentamente’. Y toco el piano sin público (solo soy yo, tocando compases a ritmo lento, acompañada con mi voz pausada).

Y lo maravilloso de estas actividades es que un estiramiento facial no me habría ayudado en nada. Queridas amigas (escrito originalmente en español), mi alberca y mi piano me aceptan como soy: arrugada, con el cabello gris, tatuada y agradecida (escrito originalmente en español).

Relevantes

“No debe existir perdón a nadie” : Gustavo de Hoyos