¿Qué hay detrás de la guerra de Siria?


Adoptando bebés…¿En un avión?


Texto original por Maleny Morfen (Huffpost)

Samantha Snipes supo que había quedado embarazada de su novio abusivo a los 24 años de edad. Pensó que con el embarazo la situación mejoraría, sin embargo, no fue así y cuando volvió la violencia física ella decidió marcharse.

Tenía 3 meses de embarazo y estaba muy asustada de su novio, esa misma noche voló a casa de su madre en Arkansas, Estados Unidos.

En un principio consideró brevemente el aborto, antes de decidirse por la adopción.

Mientras buscaba agencias de adopción, se sentía desanimada al tratar de imaginar un lugar donde su bebe pudiera crecer querido.

Mientras Samantha jugaba “League of Legends” comenzó a platicar con un hombre de Carolina del Norte y se volvieron cercanos. Ella tenía 8 meses de embarazo cuando decidieron conocerse, por lo que decidió volar al otro estado a conocerlo.

Samantha perdió su vuelo de conexión y tomó el siguiente disponible, sentándose a lado de una mujer llamada Temple Phipps; se volvieron amigas de inmediato.

Terminé perdiendo mi vuelo (de conexión); no tenía idea de que era por una buena razón. Siempre hay un plan, un gran plan, aunque nosotros no lo entendamos exactamente en el momento. Aquí es donde la luz comienza a irradiar.Samantha Snipes

AMLO y el NAICM: ¿Cuales son sus razones?


Texto original por José Beltrán (The Huffpost)

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) no solo es la obra más grande del sexenio de Enrique Peña Nieto, también la más polémica.

Anunciado hace tres años en la presentación del II Informe de Gobierno en Palacio Nacional, el nuevo aeropuerto será seis veces más grande que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que en 2017 recibió 44 millones 732 mil pasajeros, superando su máxima capacidad: 34 millones de pasajeros.

Sin embargo, el segundo aeropuerto más grande en construcción a nivel mundial –según datos oficiales–, ha sido muy criticado por el candidato presidencial de Morena Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien considera que es un proyecto muy caro y que “se hunde un metro al año” por estar ubicado en el Lago de Texcoco.

Se estima que el NAIM costará 180 mil millones de pesos; casi 60 mil millones de pesos más que el Aeropuerto Brandenburgo de Berlín, que se ha retrasado casi una década y que aún está en construcción. En vez de ese gasto, AMLO propuso construir dos pistas alternas, una terminal de pasajeros en Santa Lucía y aprovechar la infraestructura existente del AICM, lo que tendrían un costo de solo 40,000 millones de pesos, según sus estimaciones.

 Contratos y proveedores

Según el portal de datos abiertos del gobierno federal, hasta el momento de esta publicación el NAIM tiene un monto contratado por 137 mil 232 millones 657 mil 299 pesos, con 321 procedimientos de contratación divididos en 225 proveedores.

PRESIDENCIA/CUARTOSCURO

Proyecto del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) presentado en Los Pinos en septiembre de 2014.

 

Entre los proveedores participan empresas estatales, el sector privado, instituciones como la Secretaría de la Defensa Nacional, universidades y hasta el ex candidato presidencial Gabriel Quadri de la Torre.

El gobierno espera tener listo el aeropuerto en 2020. Pero según AMLO, el gobierno de Enrique Peña Nieto está firmando contratos para comprometer pagos para terminar el aeropuerto hasta 2025.

“Están queriendo comprometer contratos en estos meses… se va a presentar ya hasta un amparo para que se detenga ya la firma de contratos, porque están entregando contratos para comprometer al gobierno próximo, amarrarnos las manos y estemos pagando por las pillerías que se están contratando actualmente”, dijo AMLO en entrevista el pasado jueves 22 de marzo, un día antes de aceptar la propuesta del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de discutir técnicamente el proyecto.

Aunque hasta el momento el gobierno federal no ha anunciado que concluirá el proyecto hasta 2025, como señaló López Obrador, algunas obras importantes del nuevo aeropuerto van a la mitad, como las pistas dos y tres (de seis proyectadas), que forman parte de la primera fase y debieran terminar este año y que hasta este momento tienen un avance físico del 59.38% y 39.79%, respectivamente, pese a haber pagado más de 8 mil millones de pesos a los proveedores.

DATOS ABIERTOS GOBIERNO FEDERAL

 

Uno de los proyectos más grandes lo tiene CICSA, que forma parte de Grupo Carso del multimillonario Carlos Slim. CICSA ha construido algunos proyectos de gran tamaño como: el Túnel Emisor Oriente, el sistema de drenaje profundo de Ciudad de México; el complejo Ciudad Jardín en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México; el Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso) en Morelos, entre otros proyectos.

Hundimiento en Texcoco

Sobre el hundimiento de la zona en la que se está construyendo el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, AMLO dijo en una entrevista con Milenio Televisión que “se hunde un metro al año” y citó como fuente al Instituto de Geología de la UNAM.

Sin embargo, #Verificado2018 –una iniciativa que busca desmentir las noticias falsas y someter a verificación el discurso de los candidatos– consultó a distintos miembros del Instituto de Geología de la UNAM y todos coincidieron con que el hundimiento de la zona es de entre 22 a 35 centímetros por año, menos de la mitad de la citada por el candidato presidencial.

Universidades involucradas

Además, el proyecto del nuevo aeropuerto contempla la participación de algunas universidades, como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), para hacer estudios medioambientales.

El IPN, por ejemplo, tiene un contrato por 227 millones 520 mil pesos para dar seguimiento al cumplimiento ambiental del proyecto de nuevo aeropuerto. Otro, por 236 millones 900 mil pesos para dar “servicio de instrumentación y operación de planes y programas ambientales”.

Otro convenio con el Fondo de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico del Instituto, por $30,100,000, contempla la “Instrumentación de Planes y Programas Ambientales para el Proyecto del NAICM”.

Uno de los convenios con la UNAM, por 152 millones 849 mil 934 pesos, contempla “llevar a cabo el Servicio de Investigaciones y Estudios Especiales Relacionados con Aspectos Geotecnicos del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de Mexico (NAICM) en el Vaso del Ex-Lago de Texcoco, Zona Federal”.

Irregularidades

Frente a esta gigantesca obra, que el candidato puntero en las elecciones dijo en un principio que suspendería, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en su revisión de la cuenta pública de 2016 irregularidades por 1 mil millones 831 mil pesos, de los cuales 389 millones 670 mil pesoscorresponden a dinero sin aclarar para la construcción de una barda a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Aunque una vez que la ASF detecta irregularidades, el organismo o empresa auditada tiene la posibilidad de aclarar el destino de los recursos, una investigación de Aristegui Noticias reveló que la Sedena construyó la barda perimetral mediante un contrato “que le permitió encarecer la obra 89 por ciento y el uso de al menos dos empresas fantasma”.

El viernes 30 de marzo arrancó la campaña rumbo a los comicios del 1 de julio. Aunque en un principio AMLO anunció que pararía el proyecto, el candidato finalmente aceptó reunirse con los integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), uno de los organismos empresariales más grandes del país. ¿Permitirá que el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México siga como estaba contemplado? o ¿revisará los contratos que ascienden a 137 mil 232 millones 657 mil 299 pesos?

Trump y su rompimiento con la región


Texto original por Ana Grimaldo (The Huffpost)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no despertó de muy buen humor. Su primer tuit del día fue dedicado a su villano favorito: México.

“México está haciendo muy poco, si no es que NADA, para impedir que la gente que fluye en México a través de su frontera sur para entrar a Estados Unidos. Se ríen de nuestras tontas leyes de inmigración. Tienen que detener el gran flujo de personas y drogas o yo voy a detener su vaca de dinero, el TLCAN. NECESITAMOS UN MURO”.

En su Twitter acusó a México el domingo de hacer “muy poco” para detener el tráfico de personas a través de la frontera con Estados Unidos, y, fiel a su costumbre, amenazó con terminar con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuya séptima ronda de negociaciones concluyó el 5 de marzo de 2018 en la Ciudad de México.

“Estos grandes flujos de personas están tratando de sacar ventaja del DACA”, remató Trump, en referencia al Programa Acción Diferida para Llegadas en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés).

En Twitter también habló sobre el “disminuido margen de acción” con el que ahora opera la Patrulla fronteriza. Urgió a los legisladores republicanos de la Cámara Alta a usar la “opción nuclear” para aprobar cambios a la Ley migratoria de manera discrecional.

¿A favor de la sociedad o a favor de la ilegalidad? ¿Usted qué opina?


La vida después de Ayotzinapa


Texto original por Manuel Hernández Borbolla (Huffpost)

Su papá le contaba cuentos por la noche, antes de dormir. Le gusta la misma música que a él y le entristece ver las fotografías donde aparecen juntos. Asegura sentirse enojada. Aunque ha bajado de calificaciones, dice que le gustaría ser maestra como su papá: uno de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

“A veces sueño con mi papá, que es mi cumpleaños. No me lo esperaba, pero él llegó y me desperté. Estaba lleno de tierra”, cuenta la niña de nueve años de edad.

FUNDAR

Han pasado tres años y medio desde la noche de Iguala que provocó la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Pero las heridas todavía no cierran. 

Son los estragos, traumas y las secuelas que dejó la tragedia del 26 de septiembre de 2014, documentados en el informe titulado Yo sólo quería que amaneciera: impactos psicosociales del caso Ayotzinapa y elaborado por Fundar, que da cuenta de los daños que ocasionó este acontecimiento en la vida de muchas personas.

Durante la presentación del documento, en el Centro Cultural Tlatelolco, se respira la tristeza. Ahí están los asientos vacíos de los 43 normalistas desaparecidos, ahí están sus compañeros, sus familiares y una serie de personas y organizaciones que han acompañado a las víctimas en el doloroso trayecto. Lágrimas, ira, impotencia. Apenas un pequeño sorbo del enorme sufrimiento que han tenido que soportar los familiares y sobrevivientes de la tragedia en que elementos del Estado atacaron y desaparecieron a los estudiantes tras entregarlos al crimen organizado.

Pero mientras los daños persisten, el gobierno mexicano se aferra a ocultar y distorsionar los hechos para mantener una “verdad histórica” que ha tenido devastadores efectos en la salud emocional de los familiares y compañeros de los jóvenes desaparecidos y asesinados.

“Cuando los procesos de administración de justicia son obstruidos y se echan a andar mecanismos para ocultar o tergiversar los hechos, estos tienen impactos en la subjetividad de las víctimas. La impunidad perpetúa el impacto traumático desorganizador de las violaciones a los derechos humanos, genera nuevas violaciones en la búsqueda de verdad y justicia y obstaculiza los esfuerzos de las víctimas para canalizar los impactos psicosociales y dar sentido a la vivencia traumática”, señala el informe sobre los efectos de la impunidad en el caso Ayotzinapa.

Un fenómeno que ha dejado una serie de testimonios llenos de dolor que han sido recogidos en el libro.

“Se podría decir que estamos por una parte muertos, porque lo que nos sucedió ahí queda, no te lo pueden quitar, y pues ahí va a estar. Lo bonito sería que alguien llegara y te dijera: No sucedió, no te sucedió y te quitara todo eso. Pero pues desgraciadamente no, ahí está igual ese vacío que sentimos nosotros y toda la escuela, ahí sigue”, dijo uno de los estudiantes sobrevivientes de la tragedia.

Secuelas que han dejado un malestar que persiste y cambió la vida de los involucrados.

“Es la rabia que se vino a incrustar en mí. O sea, al ver cómo nos trataron ese día, tengo esa rabia por dentro que no he sacado de ese día que nos hicieron eso, no era así yo anteriormente”, relató otro de los sobrevivientes.

Algo parecido ocurre con los familiares de los estudiantes asesinados o heridos de gravedad.

“Este dolor que me está acabando y este coraje, esta rabia es lo que me mantiene de pie, decir que no me voy a dejar pisotear y engañar por este gobierno”, aseguró Berta Nava, madre del normalista asesinado Julio César Ramírez Nava en la noche de Iguala.

“Es como enfrentarse a un monstruo… porque pues es algo con lo que no podemos hacer, es forzosamente sobrellevar una situación para la que nunca estábamos preparados. Un monstruo porque el gobierno tiene todas las facilidades como para dar y quitar. Nosotros tenemos que forzosamente cuidar a nuestro hermano y andar luchando, para que seamos escuchados. Es para nosotros algo grande, así lo vemos”, cuenta Ulises, hermano de Aldo Gutiérrez Solano, joven que recibió un disparo en la cabeza y ha quedado en estado vegetal desde entonces.

De acuerdo con los autores del estudio, la evidencia muestra que, a raíz de los hechos del 26 de septiembre de 2014 (las desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales y los atentados a la integridad), la salud de los familiares relacionados con el caso Ayotzinapa se ha ido deteriorando de manera clara.

“La desaparición forzada de cualquier persona implica para sus familiares y seres queridos, entre otras cosas, un primer proceso de daño generado por la angustia y el miedo, la incertidumbre, la impotencia y la incomprensión de las razones y de la magnitud de la agresión; es el llamado duelo crónico o duelo suspendido, aquel que se caracteriza por una duración excesiva y porque nunca llega a una conclusión satisfactoria. Este proceso se traduce en una situación de estrés que se prolonga en la medida en que no se resuelve aquello que le da origen: la desaparición forzada”, señala el informe.

Sin embargo, el pasado 2 de marzo, el gobierno mexicano se negó a asumir un compromiso para adoptar medidas para reparar el daño de las víctimas tras los datos obtenidos en el informe de Fundar. Esto, durante una audiencia pública ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Aunque el gobierno federal ha insistido en que varios de los responsables por la agresión contra los jóvenes ya han sido detenidos, los padres de los muchachos aseguran que es una simple estrategia del gobierno para lavarse las manos, tal como ocurrió con el ascenso que el presidente Enrique Peña Nieto concedió a Tomás Zerón, el entonces encargado de la investigación federal y quien es señalado de plantar evidencia en la escena del crimen.

De ahí que la llamada “verdad histórica” elaborada por el gobierno de Peña Nieto y derrumbada por los dos informes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ha ocasionado más dolor entre las víctimas que hallar consuelo en la interminable búsqueda de sus seres queridos.

Y todo porque, como lo dijo Mario Patrón, director del Centro Prodh, la tragedia del caso Ayotzinapa terminó por conformar “una gran familia integrada por 43 familias” que se han venido apoyando unos a otros desde entonces.

“Al gobierno no le ha importado seguir diciendo mentiras y seguir dándonos dolores”, afirmó Hilda Hernández, madre de César Mario González, durante la presentación del informe de Fundar.

“Mucha gente nos juzgó y nos sigue juzgando, que lo único que hacemos es no querer trabajar o vandalizar a la gente para que nos acompañe a seguir gritando por la presentación con vida de nuestros hijos”, señala Hilda. “No deseo que nadie esté en nuestros zapatos”, agrega.

“Nosotros ya no tenemos una vida, nos vamos muriendo poco a poco”.

La vida después del 19S