El poder político y la fe