Reforma electoral…¿A favor de MORENA?


Reforma electoral…¿A favor de MORENA?


MORENA: ¿Contra la cerveza?


El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, se pronunció porque la recaudación derivada del cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas y alcohólicas, así como a comida chatarra y cigarros, aumente de manera progresiva.

Advirtió que, “si comparamos los daños a la salud que originan estos productos y los costos que generan en atención médica, contra la tributación y las ganancias exorbitantes de las compañías que los producen, el resultado es injusto e inequitativo y los más afectados son los pobres”.

Asimismo, sostuvo que “el aumento propuesto para el ejercicio fiscal 2020 de los impuestos al tabaco, alcohol, bebidas azucaradas y alimentos no esenciales altos en densidad energética, tendría importantes beneficios en reducción de consumo y en salud”.

Insistió que en este entorno, cobra importancia el planteamiento de la actualización de impuestos, sobre todo en aquellos productos asociados a problemas de sobrepeso y obesidad, causantes de enfermedades, cuya prevención y tratamiento, representan una carga importante para el erario federal.

“Dichas enfermedades, además de representar una de las principales causas de muerte en nuestro país, no cuentan con recursos suficientes para su prevención y tratamiento”, subrayó.

Refirió que de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del 2017, las principales causas de muerte son las enfermedades del corazón (20.1%), la Diabetes Mellitus (15.2%) y los Tumores Malignos (12%).

Por lo anterior, consideró necesaria la actualización del IEPS que se aplica al alcohol, tabaco, bebidas azucaradas y comida chatarra, así como revisar su asignación, para poder enfrentar las emergencias epidemiológicas, como la obesidad, la diabetes y el cáncer, que sin duda alguna tienen repercusiones en el presupuesto del Sistema de Salud.

Apuntó que en materia de IEPS la recaudación en México llega al 5.9%, mientras que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 10.8%, lo que significa la recaudación más baja dentro de los países pertenecientes a este organismo internacional, con los efectos sustantivos en la economía nacional y la vida de todos los mexicanos.

Consideró que para el 2020, se debe de contemplar una actualización de impuestos asociados al consumo de productos que derivan en la prevalencia de las enfermedades crónicas degenerativas, a efecto de reducir su consumo.

MORENA: ¿Contra la cerveza?


El presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, se pronunció porque la recaudación derivada del cobro del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas azucaradas y alcohólicas, así como a comida chatarra y cigarros, aumente de manera progresiva.

Advirtió que, “si comparamos los daños a la salud que originan estos productos y los costos que generan en atención médica, contra la tributación y las ganancias exorbitantes de las compañías que los producen, el resultado es injusto e inequitativo y los más afectados son los pobres”.

Asimismo, sostuvo que “el aumento propuesto para el ejercicio fiscal 2020 de los impuestos al tabaco, alcohol, bebidas azucaradas y alimentos no esenciales altos en densidad energética, tendría importantes beneficios en reducción de consumo y en salud”.

Insistió que en este entorno, cobra importancia el planteamiento de la actualización de impuestos, sobre todo en aquellos productos asociados a problemas de sobrepeso y obesidad, causantes de enfermedades, cuya prevención y tratamiento, representan una carga importante para el erario federal.

“Dichas enfermedades, además de representar una de las principales causas de muerte en nuestro país, no cuentan con recursos suficientes para su prevención y tratamiento”, subrayó.

Refirió que de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) del 2017, las principales causas de muerte son las enfermedades del corazón (20.1%), la Diabetes Mellitus (15.2%) y los Tumores Malignos (12%).

Por lo anterior, consideró necesaria la actualización del IEPS que se aplica al alcohol, tabaco, bebidas azucaradas y comida chatarra, así como revisar su asignación, para poder enfrentar las emergencias epidemiológicas, como la obesidad, la diabetes y el cáncer, que sin duda alguna tienen repercusiones en el presupuesto del Sistema de Salud.

Apuntó que en materia de IEPS la recaudación en México llega al 5.9%, mientras que el promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 10.8%, lo que significa la recaudación más baja dentro de los países pertenecientes a este organismo internacional, con los efectos sustantivos en la economía nacional y la vida de todos los mexicanos.

Consideró que para el 2020, se debe de contemplar una actualización de impuestos asociados al consumo de productos que derivan en la prevalencia de las enfermedades crónicas degenerativas, a efecto de reducir su consumo.

Congreso MORENA: ¿De mal en peor?


“Lo bueno. Lo malo. Lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

¡Adiós al matrimonio infantil!

Millones de niñas en todo el mundo son sometidas a matrimonios en contra de su voluntad a temprana edad. Por costumbre, por tradición, por una increíble sociedad permisible; el matrimonio infantil se ha convertido en ese detalle pendiente de una sociedad que ve como los derechos de las niñas son pisoteados por esquemas arcaicos sin ningún tipo de solución.

En México, la Suprema corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizó la inconstitucionalidad presentada por la Comisión de Derechos Humanos de Aguascalientes, donde se solicitaba la revisión a las dispensas de ley para efectuar matrimonios entre dos personas (una de ellas menor de edad) con el argumento que violentaba los derechos de los individuos a formar una familia,  sin embargo, la corte validó el día de hoy por unanimidad la acción de inconstitucionalidad dando así el primer y firme paso que apuntala la prohibición del matrimonio infantil en México al considerar que esta misma es acorde a la constitución y a los tratados internacionales de las cuales México es miembro, por lo tanto, la misma se ha convertido en un gran paso del legado histórico en México hacia los derechos de los niños y sus certezas de ley, algo que desafortunadamente había sido un vacío legal durante muchos años en el país, donde las dispensas a la ley habían sido ese argumento legal viable para el matrimonio a temprana edad.

El esfuerzo conjunto ha logrado un avance significativo. A partir de la entrada en vigor de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA) en 2014,  se redujo de manera importante el porcentaje de matrimonios de personas menores de 18 años. De la proporción del total de matrimonios registrados en cada año, en los que al menos uno de los contrayentes es menor de 18 años de edad, el promedio a nivel nacional descendió del 9.6% en el año 2010 al 0.5% para el año 2017, mientras que en la CDMX pasó del 3.2% al 0% del mismo periodo.

Con esto, la SCJN se apuntó de forma categórica una estrella en su actuar en un país donde las malas noticias abundan, el encono aumenta y los derechos humanos son un fantasma que, con este tipo de resoluciones, sientan las bases de un increíble sendero de respeto a las niñas,  sus derechos humanos y lo más importante, su felicidad.

Lo malo

México: Un país que sigue dividido

La política tiene la capacidad  de dividir hasta a la sociedad más coherente. Siempre a pesar de que en cada individuo exista una idea de país “ideal”, los resquicios políticos se han convertido en esa trinchera donde las ideas dejan de brillar, los argumentos se difuminan desde la tempestad de las palabras y los conceptos reales de país se pierden mientras unos pocos, escudados en la confusión que provoca la política, se benefician a costa de una sociedad ciega y maniatada.

La política en México siempre ha sido un tema de largas y largas horas de discusión. A pesar de los años, como mexicanos no hemos aprendido a encontrar ese balance que nos permita como unidad llegar a acuerdos importantes más allá de la defensa de un candidato o color partidista. Y es que México sufre de un inquebrantable espíritu reaccionario que nos impide pensar con claridad cuando se trata de cobrar “venganza política” ante algún ente que signifique control y orden.

Andrés Manuel López Obrador se dio cuenta de ello y utilizó esa característica inmersa en nuestra genética como un catalizador de incertidumbre que hoy muchos ven como un acto revolucionario mientras que otros más lo observan con recelo y desconfianza. Y es que lo hecho por Obrador no es el hilo negro de nada. Los políticos en México siempre se han valido de esa amnesia a modo que nos vuelve poco críticos, nos divide y nos mantiene así pensando que, desde nuestra trinchera, le hacemos un bien al país siguiendo los pasos de uno u otro candidato.

México debe cambiar, y más allá de ideas de venganza colocadas cada mañana por el representante del ejecutivo, tenemos que darnos cuenta que seguimos siendo ese país dividido que se convierte en tierra fértil para ellos y un desierto de ideas para nosotros que seguimos pensando que el ciudadano de junto es el enemigo, cuando, en un orden de ideas real, nadie lo es, solo simples y llanos ciudadanos que se encuentran desesperados por tanta desafortunada ineficacia.

El presidente sigue dividiendo al país porque eso le conviene, eso necesita, es lo alimenta; hoy, entre fifís y chairos el país se divide cada día más mientras ellos se siguen sirviendo con la cuchara grande de un festín llamado México mientras observa cómo nosotros, como los borrachos de la fiesta, seguimos dando puños al aire enfundados en un idealismo sin sentido que nos lacera y nos divide.

El día de mañana, el día que entendamos que como ciudadanos debemos apuntar hacia una dirección para nuestro bien, seremos conscientes de la gran responsabilidad que tenemos como ciudadanos y que, por obstinación, nos empeñamos en ignorar.

Lo peor

Veracruz: Tierra de desempleo.

Resultado de imagen para veracruz cuitlahuac garcia

Votar en cierto sentido significa esperanza. Sí, a pesar de que el eslogan de campaña del partido MORENA se convirtió en un arquetipo de gobierno, la forma en como sus representantes denostan la idea per se de las letras plasmadas en su publicidad es impresionante.

Desde el primer día de gobierno (y antes de él) el “flamante” gobernador del estado Cuitláhuac García tenía un grave problema que sortear en todas las trincheras de la burocracia veracruzana. El gobernador veracruzano decidió subirse en un barco Obradorista sin tener plena conciencia de lo que significa la política en tierras veracruzanas, donde, el que no es priista de vena, por lo menos, es priista de pago y favor.

Mucho se habló de la forma en como el nuevo gobierno velará por los intereses de todos, cuando, desde la administración municipal xalapeña, las improntas morenistas de trato déspota e indiferente  a los trabajadores tendrían un crecimiento exponencial en los altos niveles de gobierno que hoy, a la buena usanza priista, tiene llenos los pasillos de buenos para nada morenistas que son los amigos de alguien, los recomendados de alguien y los amigos a los cuales se les crea una oficina para defender, de una forma muy extraña, la nueva transformación de un estado que lleva más de 200 empleados despedidos desde muchos niveles y a todas horas, algo que desafortunadamente no cumple con la esperanza del voto “masivo” que le daría nuevos aires al suelo veracruzano.

Así corren los días en Veracruz, un estado que se sume en la violencia y que a esa misma se le abonan miles y desafortunados ex miembros de la burocracia veracruzana que observan cómo sus derechos son pisoteados, sus (de forma paradójica) esperanzas cortadas y su ánimos claudicados.

Veracruz se ha convertido en tierra de nadie, sí, de nadie, pues no existe un gobernador en la silla de Palacio de gobierno, no existe ese personaje que a todas luces fue una improvisación que se colgó de un personaje histriónico como López Obrador y que hoy, desde sus oficinas, pide a sus trabajadores que realicen proselitismo político con riesgo a perder su trabajo, su sustento, su paz, sí, efectivamente, como el viejo PRI veracruzano.

Veracruz sigue sumido en esa increíble ola de surrealismos que cada día se supera más y más, de acciones en contra de empleados de gobierno en todas las oficinas y que suceden al más puro estilo de caciquismo anquilosado del priismo veracruzano, y que si no se detienen, serán el principio del fin del experimento llamado MORENA que sigue sin entender que sí el PRI salió de Veracruz a pesar de toda su maquinaria política y perversa, ellos, también lo harán como esa lamentable caricatura que son, como ese experimento social que sigue debiendo a la sociedad, que sigue demostrando que no han cambiado nada, y que desafortunadamente no tienen un representante de peso en la figura del gobernador que, como el presidente, es un bufón más de la política mexicana que sigue dando palos de ciego, lanzando culpas a todos sin tener los pantalones para enfrentar lo lamentable de sus actos.

El tiempo sigue su marcha y ni Hipólito Rodríguez ni Cuitláhuac García han demostrado nada y solo han demostrado que precisamente solo ganaron por el “efecto AMLO” y que son tan planos como cualquier lona de su campaña política, y eso, querido lector, es lamentable.

Hasta la próxima

MORENA: ¿Ahora contra Google?


Texto original: Fernando González (Merca2.0)

Una de las grandes discusiones que llegó con la irrupción de las grandes plataformas digitales como Google, Facebook y Amazon fueron las turbias responsabilidades que estas empresas tienen en muchos lugares en los que operan. Aunque México, por ejemplo, es uno de los mercados más importantes para estas firmas, lo cierto es que su retribución fiscal es nula, lo que en más de una cesación ha sido cuestionado por autoridades y los competidores indirectos de estas empresas.

Ahora, una nueva propuesta al respecto fue puesta sobre la mea por el presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar de Morena, quien propuso una regulación más estricta para las plataformas digitales que hacen negocio en el país, en donde destaca imponer un gravamen a los ingresos de empresas como Google, Amazon o Facebook.

De acuerdo con el legislador, para evitar la evasión y ilusión de este tipo de negocios, es importante replicar lo hecho por naciones como Francia, en donde este tipo de servicios pagan un impuesto del 3 por ciento sobre los ingresos que generan el país dichos gigantes tecnológicos.

El diputado afirmó que “el SAT no ha podido cobrar a las empresas multimillonarias extranjeras dedicadas al comercio electrónico el Impuesto Sobre la Renta (ISR), a pesar de los altos ingresos que éstas perciben, porque en nuestra legislación este impuesto se cobra a residentes fiscales y éstas plataformas no están establecidas en México”.

En este sentido, vale la pena reconocer los ingresos que algunas de estas firmas tienen en el país sólo por concepto  de publicidad. De acuerdo con estimaciones de Price Waterhouse Coopers (PwC), durante el año pasado, empresas como YouTube, Facebook o Twitter, generaron en México ingresos en publicidad por poco más de mil 505 millones de dólares, en tanto que la Mercado Libre alcanzó los 109.1 millones de dólares. Todo esto sin pagar un sólo peso por impuestos.

El caso se repite en el segmento de comercio electrónico, en donde además los impuesto que se cobran (ISR, IVA y IETU), “no sólo presentan problemas de recaudación por domicilios fiscales establecidos fuera del país, sino también por evasión fiscal, ya que algunas operaciones realizadas en este campo se están escapando de la tributación efectiva del IVA, ya sea por facturación falsa o por un registro menor al real en las compras, dañando con ello las finanzas públicas”, a decir de Ramírez Cuéllar.

¿Consumidor, el mayor afectado?

En este sentido es importante mencionar que, de acuerdo con el Senado de la República, tan sólo durante 2016, la tasa de evasión fiscal en México representó 2.6 por ciento del PIB, lo que significó que el gobierno no recaudó alrededor de 510 mil millones de pesos.

Esta no es la primera vez que se habla de un impuesto para estos gigantes tecnológicos. DE hecho, en cinco estados del país -Ciudad de México, Yucatán, Sinaloa, Quintana Roo y Oaxaca-, los servicios de Airbnb están gravados con un 3 por cientopor el Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje.

Sin embargo, lo que llama la atención es que este impuesto no es absorbido directamente por la plataforma, sino que se atribuye al servicio que prestan los usuarios por lo que el huésped es quien desembolsa dicho 3 por ciento, mientras la plataforma ve sus ingresos intactos.

El tema no es menor si consideramos que, de acuerdo con un estudio firmado por  la Universidad Anáhuac, Airbnb se ve exento de 5 mil millones de pesos al año sólo en ISR. En cambio, los hoteles pagan casi 50 centavos por cada peso que ganan.

Bajo esta lógica, es posible afirmar que aunque se trata de un impuesto necesario, de no tomarse las medidas y anotaciones pertinentes sería un gravamen absorbido por el consumidor o, en algunos casos, por las marcas, jugadores que verdina incrementado el costo de ciertos servicios o, en su defecto, precios mayores en las distintas soluciones publicitarias que plataformas como Facebook o Google ofrecen.