John McCloskey-Permanencias-Voluntarias
Internacional, Noticias

John McCloskey: Un nuevo caso de impunidad en el Vaticano


El Opus Dei pagó más de un millón de dólares para solucionar problemas legales de John McCloskey.

Los escándalos sexuales en el seno de la iglesia católica están ya a la orden del día. John McCloskey es ahora uno de los principales focos de un problema que se ha resuelto con impunidad y horror.

La organización católica mundial Opus Dei reveló esta semana que pagó casi 1 millón de dólares para resolver una demanda por mala conducta sexual contra el reverendo C. John McCloskey, un clérigo que una vez fue prominente en el área de Washington que ayudó a convertir varias figuras conservadoras conocidas, entre ellas Newt Gingrich, Rick Santorum, Sam Brownback y Larry Kudlow.

El acuerdo de 977 mil dólares se pagó en 2005, tres años después de que una mujer presentó una queja por conducta sexual inapropiada contra McCloskey, dijo el lunes el Opus Dei. Es la primera vez que se hizo pública tanto la queja como el acuerdo, por parte de la organización.

La mujer dijo que acudió al sacerdote, descrito por The Post con un estatus casi de celebridad entre los católicos del área de California, para hablar sobre sus problemas matrimoniales y depresión. Afirmó que McCloskey la instó a no contarle a nadie sobre su comportamiento inapropiado.

McCloskey fue destituido de su trabajo en el Centro de Información Católica en 2003 luego de una investigación sobre los reclamos de la mujer, dijo a la AP el vicario del Opus Dei, monseñor Thomas Bohlin. Las actividades del sacerdote con las mujeres se restringieron posteriormente, dijo Bohlin.

“Deseamos disculparnos sinceramente, y ofrecer nuestras fervientes oraciones, a la víctima y a cualquier otra persona que haya sufrido por esta mala conducta del padre McCloskey”, dijo el lunes el Centro de Información Católica en un comunicado. Agregó que el Opus Dei investiga una segunda posible demanda por mala conducta sexual contra el sacerdote.

McCloskey, ahora en sus 60 años, no ha respondido públicamente a las acusaciones. El Opus Dei dijo que el sacerdote tiene Alzheimer y está en gran parte incapacitado.