El cheque es de hule


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Con esa concurrencia de empresarios en Palacio Nacional, uno pensaría, con un poco de sensatez, que el Presidente les pediría invertir en proyectos concretos y consensuados de infraestructura para sacar a la economía del estancamiento en que se encuentra.

Ahí estaban los obligados a crear las condiciones para que el país crezca (el gobierno), y los que deben invertir para que haya desarrollo, empleo y recursos para el sector público vía impuestos (los empresarios).

Reunir a esa cantidad de inversionistas y hombres de negocios, en actitud cooperativa (por las buenas o por las no tan buenas), era la circunstancia ideal para sellar un programa de desarrollo que sea ganar-ganar, y frenar el deterioro de la economía y del empleo.

Al fin se reunieron casi todos alrededor del jefe del Ejecutivo, y el encuentro fue para pedirles que inviertan en una vacilada: cachitos de una rifa que se fondea con un cheque incobrable.

Qué desperdicio de ocasión.

Además, el cheque por dos mil millones de pesos que presentó el Presidente como el que va a financiar los premios de la “rifa del avión presidencial” no puede ingresar a la Lotería porque es falso o es ilegal.

Se trata de un engaño que ha tenido la ‘virtud’ de que empresarios, gobierno, instituciones y sindicatos han tragado y degustado como si fuera verdad, aunque todos saben que es mentira.

El Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado no tiene facultades para disponer de una suma de dinero que viene de una estafa al Infonavit, y por tanto le pertenece a los trabajadores y a los empresarios, es decir, particulares, que fueron defraudados.

Con fórceps, el gobierno sólo podría utilizar el 33 por ciento de esa cantidad, ya que el Infonavit es una institución tripartita.

Lo que se anunció fue una falsedad, pues en la Lotería no hay dinero para fondear un sorteo a través de esa vía, del cual el Presidente ya vende boletos a los empresarios en Palacio Nacional.

El director del Instituto, Ricardo Rodríguez, un funcionario convencido del proyecto de la 4T y leal al Presidente, está en un problema: no hay manera de que pueda meter esos dos mil millones a la Lotería Nacional, si es que los tiene en su poder.

Y si realmente los tiene, está mal: el estafado no fue el gobierno (o sólo en un tercio), sino trabajadores y patrones que cotizan en el Instituto.

Para efectos prácticos, esos dos mil millones de pesos que el Presidente dice que dispone la Lotería para el pago de premios, gracias a lo recuperado del fraude al Infonavit, no existen. Es una patraña.

Si el dinero que presumieron en un cheque realmente lo tuvieran, lo responsable y lógico sería que lo utilizaran en comprar medicinas, que no hay, y material de curación, que tampoco hay. De ninguna manera se lo jugarían en la Lotería, donde la recuperación de esos recursos se daría hasta mediados de septiembre.

No hay tal dinero. El cheque que enseñaron es de hule.

¿Qué van a hacer? De aquí a septiembre, buscar dinero por donde sea a fin de completar la cantidad necesaria para fondear el sorteo “del avión presidencial”, porque esos recursos no se tienen.

Ese “de donde sea”, ya más o menos sabemos de qué se trata: recortes a programas del gobierno, a gastos indispensables, porque habrá que cubrir dos mil millones de pesos que se van a entregar en premios y, al día de hoy, no existen.

A los empresarios se les pidió dinero para que compren boletos de la rifa del avión –que no se va a rifar–, y en la cena del miércoles hubo un compromiso escrito de varios de ellos de adquirir mil 500 millones de pesos en cachitos.

Que sepamos, ninguna de las empresas representadas tiene en su razón social el objetivo de participar en juegos y sorteos. ¿Cómo van a hacer? Asunto suyo, ya los embarcaron.

Tamaña reunión ameritaba una mejor causa. El país cruje y a los inversionistas se les reúne para jugar a la lotería.

AMLO-Pemanencias-Voluntarias

La culpa es de otro


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Quedó sepultada la esperanza de que el Presidente tuviera un poco de humildad para sumar fuerzas y enmendar errores: “Padecen amnesia y todo lo empiezan a ver, como que hasta ahora están abriendo los ojos, a partir de que llegamos nosotros: guardaron silencio, callaron como momias (en el tema de inseguridad)”.

Así de arrogante. Divide la historia contemporánea antes de él y a partir de su llegada.

Imposible. No hay manera de corregir cuando los errores son de otros, siempre.

Lo mismo hizo con los pacientes de cáncer y enfermedades de costoso tratamiento que no tienen dónde acudir o padecen desabasto de medicamentos.

No los quiso recibir y cargó contra las víctimas: quieren volver al viejo sistema de corrupción en la compra de medicinas.

Los segundos suelen ser más papistas que el Papa, para agradarlo: “tienen una agenda poco clara”, dijo el subsecretario de Salud.

¿Cuál volver al pasado? ¿Cuál agenda oscura? Quieren tratamientos. Medicinas. Quimioterapias para sus hijos con cáncer.

Para obtener atención deben bloquear el aeropuerto.

Es el mismo López Obrador de siempre. El que acusó de “pirrurris movidos por una mano negra” a los manifestantes de la gran marcha contra el crimen y el secuestro en el Distrito Federal (junio de 2004), en lugar de escucharlos y buscar soluciones.

A estas alturas queda claro que el Presidente quiere pelear, no ayudar.

No le interesa unir a la sociedad para enfrentar un problema que afecta a todos, sino dividir para justificar sus malos resultados.

En ese tenor se manifestó ayer el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta, en su cuenta de Twitter: “A chillidos de marrano, oídos de chicharronero. Refrán de feliz lunes”.

¿Quiénes son los marranos? Los gobernados a quienes se haya referido el funcionario, sean quienes sean. El lenguaje es de matarife.

Los fanáticos de AMLO no se quedan atrás: algunos de ellos fueron al Zócalo a provocar a los integrantes de la caminata por la paz e insultarlos: “¡Vete a tu país!”. “¡Traidor!”. “¡Es un honor estar con Obrador!”.

El Presidente justificó a sus simpatizantes al afirmar que “eso tiene que ver con las diferencias que existen”.

La violencia física “por las diferencias que existen”, está a la vuelta de la esquina. A eso nos lleva la polarización política que se alienta desde Palacio Nacional. Y cuando se dé, señalarán a culpables externos, como García Luna o quien sea el villano del momento.

En el caso del desabasto de medicinas acusó de corrupto al director del Hospital Infantil de México, sin ninguna prueba. ¿Y el desabasto en los estados, también es su culpa?

“El doctor que el Presidente culpa le salvó la vida a mi hijo”, dice el padre de Fernando Gael, uno de los tantos defensores del médico Jaime Nieto Zermeño.

Reveló el jefe de Cirugía Oncológica del Hospital Infantil, doctor Pablo Lezama, que le pidieron reducir la capacidad, las horas de atención, las cirugías, “debido a la reducción del personal de enfermería” (Alejo Sánchez Cano, en El Financiero de ayer).

Dijo: “se ha reducido el 50 por ciento del presupuesto para los servicios integrales de anestesia”, por lo que disminuirán a la mitad las intervenciones quirúrgicas.

¿Quién es el responsable?

Los “conservadores”, señala el Presidente. “Y los voy a seguir cuestionando porque los conservadores, corruptos, son los responsables de la crisis de México”, dijo ayer.

Olvida que fue él quien de la noche a la mañana cerró el Seguro Popular y dejó a 54 millones de mexicanos, que carecen de seguridad social, sin posibilidad de atenderse en caso de enfermedad grave y costosa, que se fondeaba con la partida de Gastos Catastróficos del SP.

¿Quién es el responsable?

Según informe de la Secretaría de Hacienda, al tercer trimestre del año pasado, el subejercicio de la Secretaría de Salud era de cinco mil 938 millones de pesos. Le cortaron 500 millones de pesos al Programa Nacional de Vacunación.

¿Qué había, tan importante, como para ahorrar en gastos de salud?

El IMSS tenía un subejercicio de 21 mil 242 millones de pesos.

Y el ISSSTE mostraba un subejercicio de 20 mil 029 millones de pesos.

Son cifras oficiales, verificables, están en la página de Hacienda.

Fue la fiebre de ahorros del gobierno. Insensibles, más que ningún tecnócrata, resultaron los redentores de los pobres.

El Presidente prefiere inventar culpables a buscar soluciones.

Podría unir y enfrentar problemas con acuerdos, pero persiste en sus errores pues no quiere gobernar para todos.

Esa oportunidad se agotó. A diario busca camorra y no habrá milagro.

Y como dice la canción de Serrat que retrata a ciertos arrogantes, “la culpa es del otro si algo les sale mal, entre esos tipos y yo hay algo personal”.

Amlo-permanencias-voluntarias

Ya mostró sus intenciones


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Se nos ha puesto a hablar de la rifa del avión presidencial para ocultar el desastre que acumulan, pues no saben gobernar y, para hacerlo, les estorba la democracia y dan pasos hacia la tiranía.

Lo de la rifa es un distractor porque el miércoles el gobierno enseñó, en el Senado, lo que pretende construir: una tiranía.

Como no pueden con la tarea de gobernar, van por la anulación de garantías, la facultad de encarcelar a opositores, empresarios, críticos, periodistas y ciudadanos en general, con pretextos menores.

Integrantes del gabinete se presentaron en el Senado el miércoles con un paquete de reformas judiciales que configuran la pérdida de libertades políticas e individuales. Nada menos.

Se tuvieron que echar momentáneamente para atrás (hasta febrero) pues el líder de su propio partido en el Senado, Ricardo Monreal, les dijo que eso era una locura, impasable.

La intención, sin embargo, ahí está. Quedó al descubierto y tienen que sacar la payasada de la rifa del avión para cambiar de tema.

Entre las propuestas del Ejecutivo está ampliar el arraigo a todos los delitos, no sólo a delincuencia organizada.

Cualquier persona acusada sería susceptible de ser arraigada, en la cárcel, en una casa de la FGR, en separos o donde haya espacio, antes de iniciar un juicio. No importa que el señalado sea inocente: basta la acusación. Más soviético, imposible.

Las reformas que llevaba el gobierno bajo el brazo plantean autorizar las intervenciones telefónicas en temas fiscales y electorales.

¿Se dan cuenta de lo que eso significa? Toda persona, especialmente los empresarios, son sujetos de sospecha de evasión fiscal. Se acabó la privacidad para ellos porque vivirán intervenidos, bajo sospecha.

Desde los dueños de la compañía, sus directivos hasta los contadores, podrán ser espiados, legalmente, sin derecho a reclamar.

El contribuyente que no es empresario también puede ser sujeto de sospecha y espionaje legal. Así el clima de terror se extiende a prácticamente toda la población.

Los que no comulgan con el gobierno actual, aunque nada deban, a temblar: sus vidas privadas, con los pecadillos personales –que son privados y no asunto del Estado–, estarán expuestos a la exhibición pública.

Así quieren controlar a toda la población. Y que los ciudadanos se sientan atemorizados ante el gobierno que tiene en sus manos su vida privada y su libertad.

También los miembros de Morena –para inhibir crítica y prevenir deserciones– podrán ser espiados legalmente, con el pretexto de sospecha de delito electoral, y esas escuchas obtenidas por la intervención telefónica pueden usarse para desprestigiarlos o encarcelarlos.

¿Así o más soviético lo que pretende el gobierno, y por ahora se pospuso?

De acuerdo con el planteamiento que por ahora se detuvo para “profundizar”, serían legales las intervenciones de las comunicaciones privadas ante sospechas de delitos electorales. Y como el gobierno tiene derecho a sospechar de todos los dirigentes opositores, tendrá el garrote en la mano. Además, el arraigo con la sola acusación será legal.

Hay algo peor, si es que cabe. La propuesta oficial plantea validar en un proceso las pruebas obtenidas de manera ilícita.

Con lo anterior se legalizan la tortura y la extorsión de parte del gobierno. La confesión que quieran, contra quien quieran, la pueden obtener mediante el suplicio o el chantaje y pretenden que sea legal.

Pide reincorporar al Código Penal, con cárcel de seis meses a seis años, el delito de “la imputación que se hace a otro de un hecho cierto o falso”. Mientras se desarrolla el juicio, el comunicador quedará preso en una casa de arraigo de la FGR o en las mazmorras que elija el régimen.

¿Verdad que no nos equivocamos durante años, cuando señalábamos a AMLO con tendencias dictatoriales?

¿Ya se dieron cuenta, distinguidos intelectuales y académicos, a quiénes llevaron al poder?

Para remachar, el gobierno plantea reformar el derecho de amparo, que es la joya de nuestra Constitución contra los abusos del poder.

Todo lo anterior es la construcción de una tiranía.

No es propaganda de los malquerientes de López Obrador ni de Morena. Lo hicieron los más altos funcionarios del gobierno.

Esas son sus intenciones.

La rifa del avión es un distractor para cambiar la conversación pública, luego de que esta vez no contaron con el respaldo de Monreal ni del presidente de la Corte. Por ahora.

Insistirán, porque no pueden gobernar en democracia.

4T-AMLO-Permanencias-Voluntarias

Destruir es la verdadera ideología gobernante


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Lo de menos es que el presidente López Obrador no pase a la historia como el estadista que supone ser, sino que su frenesí destructivo le causa al país un daño que tomará décadas reparar.

Ningún presidente desea hacerle mal a México, pero AMLO es un gobernante atado a sus obsesiones y fobias.

Esos defectos lo han llevado a ensañarse con los más pobres y a comprometer el futuro del país.

Prometió mejorarlo todo y no ha hecho nada que justifique su llegada al poder.

Al contrario, con sus acciones confirma que no sabe gobernar, sólo destruir.

Día a día varios de los actuales gobernantes nos muestran que eran pura saliva y un baúl de rencores.

Ya estamos en el segundo año de la 4T y no han mejorado la seguridad, sino que la han empeorado.

Prometieron una mejoría inmediata y ganaron votos con ello.

¿Resultados? Nos entregaron el año más sangriento en la historia (a excepción del periodo de la guerra revolucionaria) con mil víctimas más que en 2018 (cifras enero-noviembre).

Sus ahorros para financiar proyectos irrelevantes han golpeado, primero, a los pobres.

Eso sí, reparten dinero en efectivo, sin reglas, y evangelizan a los beneficiarios, lo que hace a Morena un partido de Estado que vulnera la competencia democrática.

Prometieron un sistema de salud de primer mundo, y sólo han destruido lo que ya existía con el Seguro Popular. Ninguna maravilla, pero a partir de ahí había que mejorar y lo demolieron.

Decretaron servicios médicos gratis, y en la realidad le cobran a los más pobres que padecen enfermedades de alta especialidad y carecen de seguridad social.

Los hospitales no lo hacen por gusto, sino porque no reciben recursos para hacer su tarea. El dinero se va a la compra de clientelas electorales, trenes inútiles y una refinería sin viabilidad ni beneficios.

Tendrán que ordenar el caos que provocaron al tirar a patadas el Seguro Popular, más un subejercicio –al tercer trimestre de 2019, según Hacienda– de cinco mil 938 millones de pesos en la Secretaría de Salud, 21 mil 242 millones de pesos en el IMSS y 20 mil 029 millones en el ISSSTE.

Mientras corrigen, si es que lo hacen, las consecuencias de sus rencores y extravíos las pagan los pobres.

En lugar de gastar en medicinas, insumos para tratamientos y personal médico, prefieren ahorrar para hacer dos mil 700 sucursales de un banco.

Llegaron al poder con la bandera de mejorar el destino de los pobres y destruyeron la reforma educativa porque consideraron “punitivo” evaluar a los maestros para mantenerse frente a un grupo o ascender de puesto. Esa facultad se la dieron al SNTE y a la CNTE.

Sin buena educación no hay manera de que los sectores menos favorecidos mejoren sus ingresos, disfruten de movilidad social y eleven su autoestima por la superación que da el conocimiento.

Los sectores populares fueron condenados, en un acto de revancha contra las reformas alcanzadas, a vivir del subsidio del gobierno… siempre y cuando sea de Morena.

Las 100 “universidades” que prometió el Presidente –algunas, dice, ya están en funcionamiento–, siguen el modelo de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, creada por él cuando fue jefe de Gobierno del DF.

El resultado de la UACM es que de cada cien estudiantes sólo se gradúan entre seis y ocho, y sus egresados son los peor evaluados de las 35 universidades públicas que examinó el Centro de Estudios Educativos y Sociales (CEES).

Iban a defender como nadie a nuestros paisanos maltratados en Estados Unidos y nos doblegamos como nunca ante el presidente del país vecino.

La “defensa” de los connacionales en EU ha resultado al revés: de 45 representantes de la PGR que había en los consulados, los redujeron a tres, para ahorrar, informó nuestra embajadora en ese país, Martha Bárcena. Su trabajo lo deben hacer los cónsules, que en su mayoría no son abogados.

Llegaron al poder con la promesa de mejorar la economía porque AMLO consideraba “una vergüenza lo que crecía con los neoliberales” (entre dos y tres por ciento anual), y se podía crecer al cuatro por ciento.

En 2019 nos dieron un crecimiento cero y para este año los cálculos son de 1.1 por ciento.

Los anteriores no son números a secas, sino que detrás de ellos está la creación de riqueza, de empleo, de recursos para el gobierno a fin de atender las necesidades de la población.

Con la cancelación del aeropuerto de Texcoco, sin lógica económica y sólo por rencor, el Presidente destruyó la confianza de los inversionistas.

AMLO cree que vamos mejor que antes y se mantiene en su postura de no dar confianza al sector privado para que aumente sus inversiones, ni aprovechamos esa joya (para México) pasajera que es la pugna comercial Estados Unidos-China.

¿En qué lógica cabe que tener cero de crecimiento económico es mejor que crecer al dos o tres por ciento? Sólo en la de los soberbios que no admiten errores, porque ese fue un argumento que usaron para ganar: los “conservadores” no saben hacer crecer la economía y ellos sí.

Una gran herramienta para atraer inversiones nuevas está en la reforma energética, que el Presidente sepultó la semana pasada con una declaración lapidaria: “¡Cómo vamos a convocar a nuevas rondas! No tiene sentido”.

Adiós a la apertura en el sector energético, que todavía era una esperanza de rectificación para traer inversiones al país.

Destruir, destruir, destruir. Esa parece ser la auténtica ideología del régimen.

Y, cuidado, sigue la democracia. Lo veremos pronto.

Amlo-permanencias-voluntarias

Pésimas noticias: no hay remedio


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

El discurso del Presidente ayer en el Zócalo confirmó lo que muchos temíamos: no habrá cambios en política económica ni en la estrategia seguridad.

Cree que vamos muy bien, que está haciendo historia, cuando en realidad caemos en prácticamente todos los rubros.

Los que esperaban anuncios de cambios luego de un año de errores y fracasos se toparon con la realidad: AMLO va derecho, no se quita ni corrige.

Son noticias preocupantes para México, aunque también malas para el líder social que atiborraba plazas con su sola convocatoria. Esta vez no pudo llenar el Zócalo con sus partidarios, a pesar de contar con todos los recursos del Estado para hacerlo.

Se redujo el espacio disponible del Zócalo, y la mayoría de los que acudieron fueron acarreados de distintas entidades. Al llegar en los autobuses rentados por quién sabe quién, bajaron penosamente sus bolsas de plástico con sándwiches y frutsis.

Durante el discurso de AMLO la gente estaba distraída, se volteaba, conversaba, y su preocupación era protegerse del sol. Tenían razón, pues no había nada qué festejar.

Sorprendente fue el contraste con la marcha opositora sobre el Paseo de la Reforma, con cerca de 40 mil personas que llegaron por su propia voluntad y sin acarreados.

Triste, vacío de contenido y tramposo fue el discurso del Presidente.

La realidad es que tenemos crecimiento económico de cero por ciento, es decir nada, sin crisis externa por ahora.

Vimos a un Presidente de México con un discurso que lo postró a los pies de Donald Trump, el mandatario estadounidense más cruel y antimexicano que tengamos memoria. Lo colmó de elogios porque “ha sido respetuoso” de nuestro país, cuando no es así.

Trump nos ha impuesto su agenda y sus odios contra los migrantes centroamericanos. En su país separa a madres de hijos a los que encierra en jaulas alambradas.

¿Gracias, presidente Trump, por respetar a los mexicanos?

El gran golpe de timón para devolver la confianza de los inversionistas era el relanzamiento del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), y no hubo tal rectificación sino regocijo por una “estupidez económica”, como la calificó el Financial Times.

“Los conservadores corruptos no pudieron detenernos para construir el aeropuerto de Santa Lucía”, presumió el Presidente en el Zócalo, al referirse a los amparos que revocó el mismo juez que los había otorgado.

Texcoco ya estaba construido en una tercera parte, con la torre de control incluida. Todo para abajo. AMLO le ordenó al Ejército hacer un aeropuerto en Santa Lucía porque ninguna compañía seria lo quiso construir.

Actualmente el aeropuerto de la capital transporta entre 45 y 50 millones de personas al año. Santa Lucía, en 2032, sólo moverá a 19.2 millones de pasajeros. Con un agravante, según el reciente reporte encargado al Grupo Aeroportuario de París: las pistas uno y tres no podrán funcionar simultáneamente. O sea no será posible tener despegues y aterrizajes al mismo tiempo.

No hay en el discurso presidencial ningún signo de que vamos a mejorar. Olvídenlo.

En violencia llevamos cerca de 35 mil muertos en su primer año de gobierno.

Hubo condolencias en el mensaje de López Obrador, aunque no para los miles de asesinados en México, sino para los muertos en Texas.

La estrategia del avestruz seguirá, por lo que no debemos esperar una mejoría en seguridad. Al contrario, los grupos criminales aumentan su poder. (Veintiún asesinados en una matanza en Coahuila el sábado).

No mencionó a Pemex –la niña de sus ojos– en el discurso del primer año de gobierno.

En realidad no tenía nada qué decir. Fue una forma de eludir que la producción cae más que en el sexenio anterior, y que en el tercer trimestre del año esa empresa del gobierno perdió 88 mil millones de pesos, contra 26 mil 770 millones de pesos en utilidades que tuvo en el mismo periodo del sexenio anterior.

En lo que va de su gobierno se han dejado de crear 328 mil empleos.

Promocionó como justicia social los apoyos económicos directos que otorga su administración. Eso no genera desarrollo, sino dependencia política hacia el gobierno que entrega los recursos.

En Brasil se inició un programa con rebajas, a las empresas, de 30 por ciento del costo que implica contratar a una persona de entre 18 y 29 años de edad. Así se generan empleos permanentes para gente joven y no le deben el favor político al gobierno.

Dijo el Presidente que en su gobierno había aumentado la recaudación fiscal. Es tramposo ese dato.

Sí crecieron los ingresos tributarios en 1.6 por ciento respecto al año anterior, pero…: la recaudación por IVA (consumo) cayó 3.2 por ciento. También cayó el ingreso tributario por ISR (ingresos), en 1.2 por ciento.

¿Qué pasó entonces? Muy sencillo: aumentó el IEPS a combustibles en 61 por ciento. Sí, sesenta y uno por ciento subió el IEPS a gasolinas y diésel, luego de que dijeron que lo iban a bajar.

El apoyo a la gente necesitada es dinero en efectivo, pero han destruido el sistema de salud: acabaron con el Seguro Popular a cambio de nada. Recortaron 118 millones al Programa Nacional de Vacunación. Quitaron 132 millones de pesos en Prevención y Control de Enfermedades. 231 millones de pesos al Programa de Estancias Infantiles para Madres Trabajadoras. Menos dinero a Control y Prevención de Obesidad y Diabetes. Los hospitales de alta especialidad están deficitarios en todo.

Al campo, entre subejercicios y recortes, lo golpearon como en décadas no ocurría.

Crear clientelas electorales con dinero en trasferencias directas, es la estrategia.

Esas clientelas quedarán atrapadas de por vida, porque el Presidente presumió la demolición de la reforma educativa como un logro. Enterrada está.

No habrá cambios que devuelvan la confianza para invertir (lo anunciado por la IP la semana pasada sólo significa 0.7 por ciento del PIB anual, y necesitamos inversiones en infraestructura por cinco por ciento del PIB)

La seguridad queda como hasta ahora: a mano de los criminales y a esperar que se conviertan en buenos gracias a programas sociales que no generan desarrollo.

El Presidente dice que vamos bien y en un año no habrá reversa. Pésimas noticias.

AMLO-Permanencias-Voluntarias

Morena, ese monumento al cinismo


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Morena se robó la presidencia de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para imponer, por la vía del fraude, a una ombudsperson de su partido, gobiernista hasta la médula, que en redes sociales llamó a que “NO DESAPROBECHEMOS (sic) ESTA OPORTUNIDAD DE HACER HISTORIA” con López Obrador.

Los que en la elección de 2006 paralizaron parte del país para recontar “voto por voto, casilla por casilla” de la elección en que perdieron (y se les concedió en un buen número de secciones), ahora que ganaron con trampas no quisieron limpiar la elección en una sola urna que se instaló en el Senado.

Piedra Ibarra no alcanzó en el Senado la mayoría calificada que exige la ley para presidir la CNDH, pues tuvo 76 votos de un total de 114 senadores presentes.

Su elección fue inconstitucional. Punto.

También su candidatura fue ilegal. Había rendido protesta como consejera estatal de Morena en Nuevo León, y un requisito para presidir la CNDH es no tener cargo partidario.

Violaron la ley y se robaron la elección, con tal de satisfacer el deseo del Presidente.

Y además, espiaron, lo que también es ilegal y un abuso de poder.

Ricardo Monreal dio a conocer en una conferencia de prensa el chat de una conversación entre los panistas Marko Cortés (presidente del partido), Mauricio Kuri (líder de la bancada) y la vicepresidenta del Senado, Guadalupe Saldaña.

Ahí está la síntesis del cinismo de un partido que llevó a presidir la CNDH a una persona inelegible. Que hace fraude en la elección. Que espía a los senadores opositores a esa candidatura. Y que lo presume en conferencia de prensa.

Frente al malestar generado por su turbiedad, prometieron repetir la votación el martes. Pero como se dieron cuenta que volverían a perder, realizaron una bochornosa maroma y evitaron la elección.

Con ese fraude mataron la gran institución creada en 1990 para defender al ciudadano de los abusos del poder.

Los periodistas, a quienes el Presidente compara con perros sin bozal, ¿podrán quejarse ante la nueva titular de la CNDH por el acoso gubernamental que los expone a agresiones físicas?

Esto piensa, y escribe, Rosario Piedra Ibarra de la prensa que critica medidas de López Obrador: “MEDIOS CHAYOTEROS, YA DEJEN DE MANIPULAR LA INFORMACIÓN!!!”.

Durante el año en que más han matado periodistas en la historia, la nueva ombudsman hace como que no sabe: “¿Han matado periodistas?”.

Impuesta por el gobierno mediante el fraude, ella es la que nos va a proteger, a periodistas y ciudadanos en general, de las agresiones… del gobierno.

El presidente López Obrador reaccionó ante los reclamos de su imposición con un poco pensado “es que el PAN quiere una CNDH de florero”.

¿Cómo? ¿Ya se dio cuenta de lo que dijo? Dijo que el principal partido de oposición quiere a una CNDH que sea florero del Presidente, o sea de él.

Ese monumento al cinismo llamado Morena, que elevó a rango de delito grave el fraude electoral para que se castigue con cárcel antes de que haya una sentencia definitiva, tuvo que anular su proceso de elección de su dirigencia, por fraude.

Alrededor de cien de casi 300 asambleas distritales para elegir delegados al Congreso de donde saldría la nueva dirigencia reventaron por fraude y violencia: balazos, artefactos explosivos, riñas colectivas, sillazos, prohibición de acceso a candidatos, padrón inflado, inducción al voto.

El Tribunal Federal Electoral, de plano, les anuló el proceso que debió culminar los días 23 y 24 de noviembre.

Cuando se le enseñó a la líder del partido y candidata a presidirlo, Yeidckol Polevnsky, una foto donde los asistentes a la asamblea de Naucalpan reciben un acordeón con su nombre para que no se equivoquen a la hora de votar, ella respondió: “hay que ayudar porque algunos no saben leer”.

Y si no saben leer en la boleta, ¿cómo van a leer el papelito en que va escrito su nombre?

Al grano: ¿por qué los balazos? ¿Por qué las bombas molotov? ¿Por qué la falsificación del padrón? ¿Por qué las riñas multitudinarias?

Cuéntenle a otro que se pelean por “servir al pueblo”.

Esa lucha es entre mafias por un botín, y el botín está en el poder.

Además de cinismo, hay bandidaje en el partido que nació hace menos de cinco años.

Es el partido que está destruyendo las instituciones que son contrapeso del poder presidencial, como la CNDH.

Se trata, nada menos, que del partido gobernante.

Contra ese partido, sus mañas, sus mafias y su desprecio por la legalidad, tendrá que contender la oposición dentro de año y medio.

AMLO-Permanencias-Voluntarias

Otro paso a la tiranía


Por Pablo Hiriart (El Financiero)

Dos veces perdió la votación Morena en la Cámara de Diputados para aprobar reformas a la Ley de Instituciones de Crédito, y aun así no acepta la derrota: hoy se dispone a forzar una nueva votación sobre lo mismo. Y así sucesivamente hasta que algún día ganen.

¿Por qué es vital para el gobierno reformar esa ley? Porque le da atribuciones a la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda para aplicar la extinción de dominio a cuentas bancarias que ella misma ordene congelar por presunciones de un ilícito.

Por la sola presunción de la UIF, se congela una cuenta y se aplica la extinción de dominio –el gobierno te quita el patrimonio–, sin que haya una autoridad imparcial ante la cual defenderse.

Con ello se borra del proceso acusación-defensa a una figura esencial en una democracia: el juez.

La tiranía que teje Morena no acepta derrotas legislativas. Avanza por las buenas o por las malas.

Si pierden una votación para imponer a la recomendada del Presidente en la Comisión Nacional de los Derechos humanos, en contra de la ley porque Rosario Piedra no cumple requisitos, hacen fraude.

Cuando pierden la votación en San Lázaro para convertir a la Unidad de Inteligencia Financiera en acusadora y juez al mismo tiempo, sus diputados se le van encima cual porros a la presidenta de la Cámara y ordenan repetir la votación una y otra vez.

Me explico:

La reforma plantea que la Unidad de Inteligencia Financiera pueda ordenar a un banco congelar cuentas bancarias, que el banco avise al perjudicado, y que la UIF pida la extinción de dominio a la Fiscalía General de la República (FGR).

Con eso violan el artículo 14 de la Constitución, que a la letra dice: “Nadie puede ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento”.

Ahí está toda la diferencia.

Con la ley que pretende imponer Morena, se elimina la obligación de que sea “la autoridad competente, que funde y motive la causa legal del procedimiento” y se le transfiere esa facultad al banco, que no es autoridad competente, sino un simple particular.

De esa manera, la UIF le ordena al banco congelar la cuenta, el banco le avisa al perjudicado (por mail, WhatsApp o correo ordinario) y la UIF le solicita a la FGR la extinción de dominio.

No hay posibilidad de defenderse ante un juez.

La UIF te acusa, el banco te notifica, y de la noche a la mañana pierdes los ahorros de toda tu vida, por la simple presunción de Santiago Nieto y de quienes le sucedan en el cargo en los siguientes sexenios.

En caso de aprobarse la ley que quiere sacar adelante Morena, un funcionario le puede quitar a un opositor, empresario que no se alinea, o a personas que el gobierno deteste, todo su patrimonio.

Se trata de una legislación ‘soviética’ y anticonstitucional.

Primero los diputados priistas Enrique Ochoa y Dulce María Sauri, luego la diputada de Morena, Lidia García Anaya, interpusieron una reserva a esa ley (proveniente del Senado), para hacer obligatorio el precepto constitucional de que sea “la autoridad competente” quien notifique y fundamente al perjudicado que su cuenta ha sido congelada.

De esa manera se puede acudir ante una autoridad imparcial –el juez– para entablar una defensa.

Con esta ley no: congela la UIF, avisa el banco, y hay que ir a la UIF a defenderse en un plazo de diez días… a ciegas, sin conocer los motivos de la acción. Y es la propia Unidad de Inteligencia Financiera la que procede a solicitar la extinción de dominio a la FGR (por una presunción)

¿Y el juez? ¿Y el debido proceso? ¿Y la Constitución?

El ciudadano ya no se defenderá ante un juez, sino ante la UIF, que es la parte acusadora.

Con esa medida se le está entregando al Ejecutivo el mayor instrumento de coerción sobre las personas que hayamos conocido hasta ahora.

Incluso diputados de Morena percibieron la atrocidad que se pretendía cometer y votaron para frenarla. Y se frenó con 225 votos a favor y 223 en contra.

Otra vez se votó, a ver si Morena juntaba los votos que le faltaban para ganar y pasar la medida. Tampoco pudieron.

Y como el Presidente los regañó en Palacio Nacional, pues se trata de una pieza importante del andamiaje de la tiranía que construyen, hoy forzarán una nueva votación… sobre un proyecto que ya han votado dos veces.