Nunca prescribirá la acción penal en los casos de pederastia


Por Roberto Garduño y Enrique Méndez (La Jornada)
La Cámara de Diputados aprobó por unanimidad hacer imprescriptible el ejercicio de la acción penal a quien cometa el delito de pederastia para que las víctimas denuncien en el momento que puedan y decidan hacerlo, así como una reforma para destituir e inhabilitar al funcionario público que encubra a un pederasta.

Hasta ahora sólo se aplica la imprescriptibilidad de la pena en los delitos de pornografía infantil, corrupción de menores y lenocinio cometido contra niños y adolescentes.

Asimismo, diputadas de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento Ciudadano (MC) informaron que solicitarán una reunión con la fiscal de la ciudad, Ernestina Godoy, para que explique por qué el Ministerio Público ha retrasado la integración de la pesquisa contra el magistrado Manuel Horacio Cavazos López, acusado de agresiones sexuales contra sus hijas.

La diputada Martha Tagle (MC) denunció acción dilatoria del Ministerio Público y consideró que sería lamentable que el poder e influencia de Cavazos López, así como el proceso para ser ratificado por el Congreso de la ciudad, influyan para no procesarlo.

En el pleno, la reforma al Código Penal Federal fue aprobado por 411 votos de todas las bancadas y se turnó al Senado.

Se precisa que el carácter de inextinguible se aplica a la pena y no al delito de pederastia, porque de hacerse imprescriptible el ilícito, se dejaría en estado de incertidumbre e indefensión al acusado. También, al no prescribir, sería de por sí un atentado contra la seguridad jurídica, al mantener al imputado eternamente en vilo.

No obstante, acotó que, dada la similitud del delito de pederastia con los de corrupción y lenocinio contra menores de 18 años o personas que no tienen capacidad de comprender el significado del hecho o de resistirlo y por atentar contra el libre desarrollo de la personalidad de los menores de edad, deben aplicarse las agravantes definidas en el artículo 205-bis del Código Penal Federal.

De esta manera, se agregó a dicho artículo que serán imprescriptibles las sanciones del artículo 209 bis del mismo código, que castiga con prisión de nueve a 18 años y multa equivalente de 700 a 2 mil 500 días de salario a quien cometa el delito de pederastia.

La coordinadora del PRD y quien presentó la iniciativa, Verónica Juárez, llamó al Senado a ratificar la reforma que, sostuvo, abona a la erradicación de los delitos cometidos en contra del libre desarrollo de la personalidad, garantiza el derecho de las víctimas al acceso a la justicia y fortalece el derecho de niños y adolescentes a una vida libre de violencia.

Recordó que el abuso se da no sólo en el entorno familiar, sino también abundan los casos en la congregación de los Legionarios de Cristo y cometidos en su mayoría por su fundador, Marcial Maciel, sin que el Vaticano ni las autoridades judiciales en México actuaran, que incluso encubrieron al sacerdote.

“152 sacerdotes suspendidos por pederastia”: Arquidiócesis


En el transcurso de los últimos nueve años han sido retirados del servicio por lo menos 152 curas por abuso de menores; en algunos casos incluso ya fueron enviados a la cárcel y ya compurgaron su pena por este delito.

El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López, aclaró en entrevista con medios que es obligación de todos los obispos dialogar, entender, superar y castigar todo aquello que vaya contra menores o adultos vulnerables.

Explicó que por lo pronto, una de las tareas que tienen en México es levantar una estadística sobre estos casos, ya que no existe un centro de recopilación de información porque cada obispo es el que enfrenta de manera particular estos problemas.

Te puede interesar: LEY EN UN PAÍS DE FANTASÍA: CUANDO METER UN DEDO ES SINÓNIMO DE NADA.

Cabrera López expuso que una de las tareas que les encomendó el Papa Francisco, en la medida de lo posible, es hablar con las víctimas de abusos por clérigos, y en ese sentido aseguró que él mismo ya se ha dedicado a esta tarea y seguirá haciéndolo porque se trata de una tarea permanente para él y todos los obispos de México.

“Yo espero que muy pronto tengamos el conteo para hacerlo saber a la sociedad”, ya que aseguró “es deber nuestro decir a la sociedad cómo están las cosas en México”.

Manifestó su confianza en que después de las medidas de más exigencia que la Iglesia ha puesto, se acabe con este problema, pero también llamó a los obispos a “ponerse las pilas”, para poner orden en estas situaciones y, como dice la ley, en cuanto se sepa de estos casos de inmediato se informe al Ministerio Público.

El jerarca católico anunció que participará del 21 al 24 de febrero próximos, en la reunión con obispos, presidentes de Conferencias en el mundo, para hablar del tema relacionado a la prevención de abusos a menores y adultos vulnerables.

Fuente: Crónica

Ley en un país de fantasía: Cuando meter un dedo es sinónimo de nada.


La nota del día

Por Edel López Olán

Justicia
Nombre femenino
Principio moral que inclina a obrar y juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde.

Impunidad
Nombre femenino
Circunstancia de no recibir castigo un delito o un delincuente.

Decir la verdad se convierte en algo arbitrario. Conocerla y escudriñarla siempre será una tarea ardua y cansada. En muchas ocasiones barreras ideológicas de todo sentido se atraviesan en la definición esperando que la moral sea el principio donde se cimenté el sentido común y una justicia sin tecnicismos.

Pero decir la verdad en México, un país donde la impunidad es el pan nuestro de cada día, se convierte en algo completamente fuera de sentido.

El año pasado un grupo de delincuentes (Discúlpenme, no les puedo llamar jóvenes) llamados “Los Porkys”, delincuentes hijos de familias acaudaladas de la ciudad de Veracruz y Xalapa, abusaron de una joven de apenas 17 años alegando que se encontraban conviviendo de forma sana y natural. Ellos, en el pleno ejercicio de un actuar aprendido desde casa (donde todo seguramente se solucionaba de manera fácil e inconsciente), grabaron un vídeo donde se disculparon por la agresión a la joven, siendo, seguramente, la forma estúpida en como sus padres solucionaban todo desde niños.

Diego Cruz y Enrique Capitaine hasta el momento habían sido detenidos como una victoria para los padres de la víctima. Jorge Cotaita sigue prófugo en una forma sui generis de defender su inocencia, y Gerardo Rodríguez fue liberado al considerar que el delito en el que incurrió no era grave.

Pero recuérdenlo: La justicia en México es una novela de terror.

Diego Cruz fue liberado. El juez considero que no existió la intención de copular a la víctima ¿El argumento? Ella no se encontraba indefensa y las intenciones de Diego solamente fueron un roce accidental en el más extraño de los argumentos escuchados por la ley.

La integración de los expedientes (como me lo han comentado buenos abogados expertos en el tema) es clave para el éxito de un juicio a favor de la justicia o también pueden convertirse en una soga de dudas.

El abogado defensor jugó una buena carta alegando que la joven no se encontraba indefensa, y el juez lo suscribió de forma tajante, donde, una pequeña palabra es la clave de todo.

El código penal de Veracruz sustenta que el delito de pederastia será considerado cuando:

Artículo 190 Quater.
A quien, con consentimiento o sin él, introduzca el pene por la vía vaginal, anal u oral, o por la vía vaginal o anal cualquier otro artefacto u otra parte del cuerpo distinta del pene, a una niña, niño o adolescente, se le impondrán de seis a treinta años de prisión y multa de hasta tres mil días de salario.

A quien sin llegar a la cópula o a la introducción vaginal, anal u oral, abuse sexualmente de un niño, niña o adolescente, o lo obligue, induzca o convenza a ejecutar cualquier acto sexual, de manera pública o privada, se le impondrán de cinco a diez años de prisión y multa de hasta doscientos cincuenta días de salario.

También dice:

Artículo 190 Quinquies.

La pederastia se considerará agravada si:

I. Se cometiere por dos o más personas;
II. El sujeto activo se aproveche de la confianza, ignorancia, extrema necesidad económica o alimentaria o subordinación de la víctima, o de la relación de superioridad o de cualquier índole que sobre ésta tenga;

En estos supuestos, se impondrán al activo de doce a cuarenta años de prisión y multa de hasta cinco mil días de salario.

Muy claro, ¿no?

La ley es tajante. La decisión del juez también lo fue dando un golpe fulminante a las pretensiones de justicia de los familiares de la víctima.

Sí. Probablemente la joven accedió a los actos lascivos. Sí, ella era parte de la fiesta. Sí, ella era menor de edad y mujer, por lo tanto, ES UN DELITO.

Hoy, el delincuente Diego Cruz sale libre para convertirse en una estadística más de la impunidad de este país donde todo se soluciona por un simple tecnicismo que dista demasiado de lo sentado en un código penal que es tajante pero que al parecer, el juez no lo conoce.

De nuevo, la ley se encuentra en una encrucijada de credibilidad. El inevitable fantasma de la corrupción azota a una dama ciega que ya no sabe si existe en este país. De nuevo, los derechos de muchas personas se ven mermados al pasar la ley por lo más oscuro de la conciencia de un abogado o juez que ahora, teniendo este caso como antecedente, podrá alegar que un roce sin copular sean argumentos suficientes para salir libre de una culpa aun cuando la ley dice lo contrario.

Hoy, de nuevo los mexicanos nos damos cuenta que no existe justicia en este país, y si existe es únicamente desde la perspectiva del dinero.

Hoy, de nuevo nos podemos preguntar: ¿Quién realmente nos defiende?

Si usted tiene la respuesta, espero, nunca tenga que aplicarla.

Hasta la próxima.