pipas-Pemex-Permanencias-Voluntarias

PEMEX: ¿De nuevo a la baja?


Fitch anunció este martes que discutirá hasta finales de abril la capacidad crediticia de PEMEX.

La propagación del coronavirus y la crisis de petróleo obligaron a la calificadora a realizar ajustes en la revisión de la calificación de Pemex. Los bonos se han visto afectados por la caída de los precios del petróleo, mientras que los bonos, con un vencimiento hasta el 2021 han perdido el 31% de su valor desde el comienzo del año.

La disminución ha provocado discusiones entre los inversionistas sobre otra rebaja por parte de Fitch.

En junio del año pasado, la agencia calificadora bajó la nota de la petrolera a ‘BB+’ desde ‘BBB-‘, en el considerado grado ‘especulativo’, y mantiene una perspectiva negativa sobre la compañía. En la escala de Fitch, en el nivel de especulativo está ‘BB+’, ‘BB’ y ‘BB-‘, después siguen tres niveles de muy especulativo, tres de riesgo muy alto y dos de muy cerca de la quiebra.

Tanto Moody’s Investors Service como S&P Global Ratings califican a la compañía con grado de inversión con una perspectiva negativa.

S&P redujo su calificación a ‘BBB’ el 26 de marzo. Una segunda rebaja llevaría a una venta masiva forzada a medida que los bonos de la empresa caen en los principales índices de grado de inversión.

El costo de asegurar a Pemex se ha más que duplicado este mes. Los diferenciales de crédito a cinco años por incumplimiento crediticio de la deuda del gigante petrolero se cotizaron por última vez en 787 puntos básicos el 25 de marzo, frente a 292 puntos base el 28 de febrero, lo que indica que los inversores están dispuestos a pagar más por protección contra un posible incumplimiento.

Los inversionistas son cautelosos con los bonos de la petrolera por temor a que los bajos precios del petróleo perjudiquen los planes de Pemex de pagar más de 100 mil millones de dólares en deuda total y revertir más de una década de caídas en la producción.

En el mes, el precio del crudo mexicano bajó 72.93 por ciento, a 10.76 dólares por barril, desde los 39.76 dólares del viernes 28 de febrero.

Fuente: El Financiero

PEMEX-Permanencias-Voluntarias

Pemex…¿En caída libre?


Petróleos mexicanos sigue en caída libre. La paraestatal registró perdidas por 346 mil millones de pesos durante el 2019, según la Bolsa Mexicana de Valores.

En 2018, la petrolera nacional que dirige Octavio Romero Oropeza tuvo pérdidas por 180 mil 419 millones de pesos. Es decir, en 2019 la petrolera superó esta cifra negativa en 165 mil 716 millones de pesos.

En conferencia telefónica con analistas, el director corporativo de finanzas de Pemex, Alberto Velázquez García, aseguró que dos factores que incentivaron las pérdidas fueron una baja en las ventas internas y menor volumen en el crudo vendido al extranjero.

En su reporte financiero a la Bolsa, la petrolera enumera algunos aspectos que condicionaron su operación el año pasado: su nivel de endeudamiento, el robo de combustible y el régimen fiscal al que estaba condicionado la empresa.

“Vale la pena recordar que en nuestro plan de negocios se estableció un periodo de transición de tres años. El primer año estuvo dedicado a resolver los problemas estructurales y sentar las bases de una nueva política de gestión operativa y financiera de Pemex. A partir de este año, 2020, iremos consolidando estas iniciativas para alcanzar hacia finales del año y principios de 2021 el equilibrio financiero de Pemex”, dijo Velázquez en conferencia telefónica con analistas.

En 2019, los ingresos de la petrolera también disminuyeron mientras que el año pasado reportó ingresos totales por un billón 403 mil millones de pesos, en 2018 este monto fue de un billón 681 millones de pesos. Se trata de una reducción de 16 por ciento.

“Las variables más importantes que explican esta situación son la caída del precio de la mezcla mexicana de exportación: menores precios de referencia de gasolinas y diésel; y la disminución de volúmenes de ventas nacionales y de exportación”, argumenta en su reporte.

PEMEX-Permanencias-Voluntarias

Iniciativa privada: ¿La más productiva de PEMEX?


La pareestatal sigue con un deficit importante de producción desde el 2019

Durante 2019, primer año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, la industria petrolera, en conjunto con el sector privado, logró reactivar la perforación y terminación de pozos con un porcentaje de éxito de 60 por ciento, nivel que no se alcanzaba desde 2013, revelan informes de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

De los 17 mencionados, 12 pertenecen a Petróleos Mexicanos (Pemex) y los restantes al sector privado.

Los pozos productores que operan las empresas privadas son: dos en Trion, en aguas profundas del Golfo de México, ambos por BH Billion; el Cholula, por Murphy Sur; el Zama, de Talos Energy Offshore, y el Xaxamani, de Hokchi Energy.

El éxito exploratorio se compara muy favorablemente con el alcanzado en 2014, cuando fue de 33 por ciento; en 2015, 50; 2016, 29; 2017, 58, y 2018, 26.

Tres fueron productores no comerciales de aceite y gas, y de los nueve improductivos uno resultó seco y los ocho restantes fueron invadidos por agua salada.

Cabe recordar que, de acuerdo con el Plan de Negocios de Pemex 2018-2030, se espera que este año la producción de petróleo crudo alcance un millón 880 mil barriles diarios, de los cuales un millón 866 serán extraídos por Pemex y 14 mil por privados.

En congruencia con los objetivos estratégicos del Plan de Negocios, en 2019 se realizó la perforación y terminación de pozos en aguas someras de alta productividad.

Además, se dio atención inmediata a problemas operativos, como disminución de tiempo en restablecimiento de pozos con fallas en bombeo electrocentrífugo.

Adicionalmente, se ha canalizado mayor inversión en mantenimiento a pozos (reparaciones menores, estimulaciones, limpiezas y optimizaciones).

pemex-lopez-obrador-Permanencias-Voluntarias

Nos hundimos con Pemex o sobrevivimos con ella


Por Enrique Quintana (El Financiero)

Estamos en un tiempo en el que es muy complicado mantener el equilibrio.

A los hechos y estadísticas que se presentan se les puede encontrar el sesgo más negativo o aquel que permita decir a los partidarios de la 4T que las cosas van bien.

Pero, cuando uno intenta encontrar el equilibrio, se lleva los silbidos y las mentadas de todas las porras, de uno y otro lado.

De los críticos a la 4T por, supuestamente, ser complaciente. Por no lanzar un tiroteo contra las políticas emprendidas por el gobierno y los resultados obtenidos.

De los partidarios de la 4T por no defender los resultados y poner signos de interrogación en las políticas emprendidas.

Vaya. Pero cuando uno ha estado en esta condición desde el sexenio de Salinas, ya ni asusta ni sorprende. La ventaja de los años.

Lo anterior se percibe cuando uno interpreta el resultado de la producción petrolera al cierre del año pasado.

Si usted quiere demostrar que el sexenio de López Obrador ha sido un fracaso, es muy sencillo, compare los promedios de 2018 y 2019.

Hay una caída de 7 por ciento, una caída de 131 mil barriles diarios en promedio.

No importa que los primeros meses de 2019 –los peores– hayan reflejado el impacto de las políticas del sexenio anterior. Es lo de menos si quiere endosar el desastre a este sexenio.

Pero si usted quiere demostrar que las cosas van muy bien, es muy sencillo también, simplemente compare el dato de enero con el de diciembre del año pasado y verá que hay un crecimiento de 5.6 por ciento.

A la cifra que usted va a creerle es a la que se ajuste más a sus preferencias políticas e inclinaciones ideológicas.

En este universo polarizado en el que vivimos uno se queda sin que le hagan caso.

O tiene que pegarle –y duro– a López Obrador o tiene que respaldarlo incondicionalmente.

El hecho es que, comparando los resultados petroleros de diciembre, llevábamos cayendo casi de manera continua desde 2013.

Hubo que invertirle mucho, pero se logró estabilizar la producción.

Pero, el problema es que la política del gobierno desincentivó los proyectos privados y no alcanzó la masa crítica para que las inversiones de Pemex generaran un rebote.

Nos quedamos cortos en la producción y estamos en un serio riesgo de que en unos cuantos meses Moody’s degrade la calificación y quite el grado de inversión a la deuda de Pemex, lo que causaría un alza del tipo de cambio y de las tasas de interés.

El caso de Pemex quizás es el que mejor nos ilustra la inútil polarización de México.

Si hubiéramos optado por construir una empresa estatal fuerte, el gobierno de Peña hubiera colocado parte del capital de Pemex en los mercados internacionales, creando condiciones legales para hacerlo.

No se quiso o no se pudo hacer.

En lugar de eso, se estableció una regulación para debilitar deliberadamente a la empresa y permitir que surgiera competencia.

Ni es un desastre fortalecer a la empresa estatal, si se le regula, ni tampoco crearle competencia.

Lo que nos va a llevar al atolladero es que ni se le regule, ni se le den los suficientes recursos, ni se le permita funcionar como empresa. O sea, nada de nada.

Esa política puede hundir a Pemex, hundir a su competencia, hundir al sector de hidrocarburos y hundir a México.

De ese tamaño es el dilema que tendrá que resolverse en las siguientes semanas.

pipas-Pemex-Permanencias-Voluntarias

Pemex y CFE se fortalecen


Por Israel Rodríguez (La Jornada)

espués de un largo proceso de deterioro y debilitamiento de las ahora empresas productivas del Estado, Petróleos Mexicanos (Pemex) y Comisión Federal de Electricidad (CFE), éstas, en el primer año de la actual administración federal, comienzan a resurgir, tras una política de fortalecimiento para convertirlas en palanca de desarrollo del país.

En el caso de Pemex, la empresa más importante de México, después de 14 años de caídas en la extracción de petróleo, reportó en el tercer trimestre un crecimiento de 1.2 por ciento respecto del trimestre anterior, revelan informes oficiales.

En el periodo julio-septiembre se registró una producción promedio de un millón 686 mil barriles diarios, volumen mayor a lo reportado en el segundo trimestre, cuando fue de un millón 670 mil.

Cabe destacar que desde el tercer trimestre de 2015 no se observa un crecimiento trimestral de más de uno por ciento, según los reportes de la empresa enviados a la Bolsa Mexicana de Valores.

Sin embargo, al tercer trimestre de 2019 la plataforma de producción se encontraba 9.31 por ciento por debajo de lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación.

Se logró también un crecimiento de 2.5 por ciento del procesamiento de crudo en el Sistema Nacional de Refinación, lo que, a su vez, favoreció la producción de petrolíferos de alto valor.

Así, el proceso de refinación pasó en el tercer trimestre de 2018 de 640 mil barriles diarios a 657 mil al cierre del mismo periodo de 2019.

Además, se consolidó la política de combate al robo de combustibles con resultados positivos. Fruto de la estrategia conjunta entre Pemex y el gobierno federal, al 30 de septiembre de 2019 el volumen hurtado de combustible ha disminuido 93 por ciento respecto del promedio documentado en 2018. Eso representó un efecto positivo en las finanzas de la empresa: 9.6 mil millones de pesos.

Durante el primer año de la administración de Andrés Manuel López Obrador la inversión del gobierno federal en Pemex finalizará en 288 mil millones de pesos, aumento de 41 por ciento respecto del monto ejercido en todo 2018, según la Secretaría de Energía.

El 78 por ciento de esos recursos, equivalentes a casi 225 mil millones de pesos, es destinado a labores de exploración y producción.

Se redujo la deuda de la compañía y se logró un refinanciamiento exitoso de ésta.

Al 30 de septiembre pasado, el monto total de la deuda de Pemex, incluyendo intereses devengados, ascendía a aproximadamente un billón 956.3 mil millones de pesos, en términos nominales, lo que representa una disminución de 6.1 por ciento comparado con la cifra total de su endeudamiento, incluyendo intereses, por aproximadamente 2 billones 82.3 mil millones de pesos al 31 de diciembre de 2018.

También se avanzó significativamente en la optimización del gasto de la empresa, gracias a una política de disciplina financiera estricta basada en criterios de eficiencia y austeridad.

En el caso de la CFE, a finales de agosto anterior el gobierno federal llegó a un acuerdo con las constructoras de gasoductos Grupo Carso, IEnova y TransCanada.

Posteriormente concluyó el convenio con Fermaca. Tras las negociaciones con esas firmas, iniciadas en julio, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un ahorro de 4 mil 500 millones de dólares para las arcas públicas.

Por otro lado, la subsidiaria CFE Generación III reportó la recuperación de 776 megavatios de capacidad, debido al programa de mantenimiento implementado en la compañía.

Además, para el abasto de combustibles ya arrojaron resultados positivos en CFE Generación III, al reducir, en promedio, 34 por ciento el costo de los combustibles, lo que permite mantener bajo el precio final de la electricidad.

CFE Generación IV, empresa productiva subsidiaria de la CFE, recuperó capacidad de generación para abastecer a casi 476 mil hogares. Esto, en virtud de la aplicación de un intenso programa de mantenimiento a las centrales.

CFE Generación recuperó 5 mil 560 millones de pesos en el periodo diciembre 2018-octubre 2019; esto es, 76 por ciento más que el monto del mismo lapso de 2018.

Adicionalmente, la subsidiaria realizó 2 mil 800 obras de electrificación que beneficiaron a aproximadamente 290 mil habitantes de más 2 mil localidades, con lo que el porcentaje de cobertura del país ascendió a 98.92 por ciento.

pemex-lopez-obrador-Permanencias-Voluntarias

El nuevo Pemexgate


Por Darío Celis (El Financiero)

Conforme pasan las horas se empieza a develar qué sucedió con la red informática de Pemex. No se trató de un hackeo de bandas internacionales. Aparentemente fue un sabotaje interno.

El virus que dijo la Dirección de Comunicación Social de la empresa productiva del Estado fue depositado externamente, no fue tal. El malwarehabría sido sembrado desde adentro.

El programa efectivamente encriptó archivos y secuestró información que pudo perderse, pero no para pedir rescates en bitcoins. El ataque tendría la finalidad de borrar pruebas.

La clave está en lo que informamos aquí el lunes: en el operativo que la abogada de Pemex, Luz María Zarza, efectuó con agentes de la Fiscalía General de la República, de Alejandro Gertz Manero.

Las diligencias en realidad comenzaron desde el jueves y sí participaron miembros de la Guardia Nacional. Hay fotos de los efectivos que circularon desde el mismo viernes en redes sociales.

Zarza fue a asegurar oficinas de la Dirección de Finanzas, a cargo de Alberto Velázquez, a denuncia de actos de corrupción al más alto nivel del equipo de Octavio Romero, el director general.

La abogada de la empresa productiva del Estado fue alertada de la existencia de una red que está cobrando comisiones de entre 15 y 30 por ciento a contratistas que no les han pagado en prácticamente un año.

Aquí le consignamos la versión que ha venido creciendo: los coyotes serían coordinados por Carlos del Ángel Pérez por cuenta del director corporativo de Administración, Marco Herrerías.

Romero, Herrerías y Pérez son viejos conocidos. Acompañan a Andrés Manuel López Obrador desde que gobernó la ciudad. Romero, oficial mayor, y Herrerías encargado del Registro Público.

Ambos son o eran de su entera confianza. Quienes conocen de su trayectoria y fidelidad saben perfectamente que son o eran los operadores financieros históricos del movimiento político.

También la Unidad de Inteligencia Financiera, que capitanea Santiago Nieto, tiene conocimiento del asunto. Se han ubicado dos oficinas alternas en las que esa red recibe a empresarios.

Una, le decíamos, está en un piso del llamado edificio del Pantalón, por Cuajimalpa, y otra en la Plaza Polanco. Las pesquisas han llevado a esas dos ubicaciones y a más personas.

El virus informático, según fuentes que conocen más del asunto, se liberó con la intención de borrar los archivos que contenían los saldos de las deudas empresas por empresas.

Pero sobre todo los pagos que se les habrían hecho en las últimas horas y días, lo que pondría en evidencia el trato selectivo de algunos contratistas.

Ilustraciones de Nelly Vega

En las recientes semanas, tras meses de atonía, la Secretaría de Hacienda que comanda Arturo Herrera liberó los recursos para empezar a pagar. Fueron alrededor de 100 mil millones de pesos.

Sin embargo, el dinero no fue ejercido debidamente. Se asegura que se jineteó y solo en los últimos días empezó a caer en las empresas, muchas al borde de la quiebra por los impagos.

Toca ahora ver los alcances de las investigaciones y el deslinde de las responsabilidades, en este que parece ser el primer gran escándalo financiero de la 4T.

AYER EMPEZARON A fluir los primeros programas que componen el Plan Nacional de Infraestructura 2020-2024, cuyo catálogo contempla hasta mil 600 proyectos. Como le adelantamos, de los 44 que están listos para iniciarse con financiamiento 100 por ciento privado, se palomearon 15, que fueron los que mencionaron ayer tras su salida de Palacio Nacional el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, y el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar. Significan una inversión cercana a los 8 mil millones de dólares. El próximo 26 de noviembre el presidente Andrés Manuel López Obrador dará a conocer exactamente cuáles son, aunque trascendió que son básicamente ampliación de carreteras y aeropuertos.

EL PRÓXIMO 30 de noviembre vence la opción de compra no solicitada de Ternium hacia Altos Honos de México (AHMSA). El grupo que más interés ha mostrado por la compañía de Alonso Ancira y Xavier Autrey es la italo-argentina de Paolo Rocca. Este empresario se ha reunido ya con el presidente Andrés Manuel López Obrador, a quien refrendó su compromiso de seguir creciendo en México. Es una oferta no vinculante, de ahí que los actuales accionistas de la acerera de Monclova no estén atados a ningún tipo de obligación. Le decía que AHMSA tiene un valor de entre 3 mil y 4 mil millones de dólares. Su deuda ronda los 9 mil 500 millones de pesos. Ya en 2006 hubo un intento de Ternium de adquirirlo. Estuvieron a nada.

TAR, LA AEROLÍNEA consentida de la 4T, sigue siendo consistente con su actuación deshonesta. Lejos de liquidar un adeudo de 44 millones de pesos a QET Tech Aerospace, de Guillermo Heredia, por servicios de mantenimiento a sus aviones, y de adeudar otro monto similar a la empresa Aerovision International, de Jeff Barnes, por suministro de piezas y componentes, ahora cortó unilateralmente a Reed Wings, a la que impidió entrar a sus hangares de Querétaro. Esta compañía fue la que retomó los servicios de mantenimiento de su flota. De TAR, que preside Miguel Franco, salieron los directores de la Agencia Federal de Aviación Civil, Rodrigo Vázquez Colmenares, y de Aeropuertos y Servicios Auxiliares, Jesús Rosano.

TRAS LA PROPUESTA de Morena por reducir el presupuesto de los partidos políticos, más de uno se mostró en desacuerdo. Se asegura que de no contar con financiamiento necesario hay riesgo de que éste se busque por otro lado. En este sentido citaron a Pamela San Martín, parte del Consejo General del INE, de quien aseguran está cabildeando a favor de Iván Peña Neder, expulsado de Redes Sociales Progresistas. Gente de Morena afirma que hay un tipo de financiación que Peña Neder está recibiendo mediante el empresario casinero Luis Carlos Urzúa, que nada tiene que ver con el exsecretario de Hacienda.

AYER TUVO VERIFICATIVO en París el Segundo Foro Mundial sobre la Paz, que inauguró el presidente de Francia, Emmanuel Macron. Asisten jefes de Estado y de gobiernos, así como Organizaciones No Gubernamentales y altos funcionarios internacionales y diplomáticos, como el caso del mexicano José Angel Gurría, que de hecho inauguró el evento. Están presentes más de 114 países que participan de manera activa en iniciativas que estimulan y conservan la paz mundial. También estuvo Raúl Beyruti, fundador de GINGroup, único empresario mexicano y de América Latina integrante del G7.

Gaschicol: ¿El nuevo robo?