Infografías, Salud

¿Qué sabes del Dengue?


Salud-Permanencias-Voluntarias
Salud

Atención a la salud: La nueva frontera de los servicios médicos


Cada año millones de pacientes sufren daños a causa de una atención sanitaria poco segura, con un saldo de 2,6 millones de muertes anuales tan solo en los países de ingresos bajos y medianos. La mayoría de estas muertes pueden evitarse. Las consecuencias personales, sociales y económicas de los daños que afectan a los pacientes dan lugar a pérdidas de billones de US dólares en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud ha centrado su atención en la seguridad del paciente con la puesta en marcha de una campaña de solidaridad con los pacientes con ocasión del primer Día Mundial de la Seguridad del Paciente, el 17 de septiembre.

«Nadie debería sufrir daños mientras recibe atención sanitaria. Pese a ello, en todo el mundo mueren al menos 5 pacientes cada minuto debido a una atención poco segura», señaló el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Necesitamos una cultura de la seguridad que promueva el contacto cercano con los pacientes, les aliente a notificar los errores para poder aprender de ellos, y cree un ambiente en que los profesionales de la salud no se sientan culpabilizados y en que se les ofrezcan los medios y la capacitación para reducir los errores».

Cuatro de cada diez pacientes sufren daños en la atención primaria de salud y los servicios ambulatorios. Los errores más perjudiciales están relacionados con el diagnóstico y la prescripción y uso de medicamentos. Se estima que los errores de medicación entrañan por sí mismos costos de unos US$ 42 000 millones cada año. Los procedimientos quirúrgicos poco seguros provocan complicaciones en hasta un 25% de los pacientes, lo que desemboca en 1 millón de muertes anuales durante las intervenciones quirúrgicas, o inmediatamente después.

Es inaceptable que los pacientes sufran daños en la atención sanitaria. La OMS insta a los países y los asociados de todo el mundo a que tomen medidas urgentes para reducir los daños a los pacientes en la atención de salud. La seguridad del paciente y la calidad de la atención son fundamentales para ofrecer servicios de salud eficaces y lograr la cobertura sanitaria universal.

Las inversiones en la mejora de la seguridad del paciente pueden conllevar considerables ahorros económicos. El costo de la prevención es muy inferior al del tratamiento necesario tras un daño. Por ejemplo, tan solo en los Estados Unidos, las mejoras centradas específicamente en la seguridad han dado lugar a un ahorro de US$ 28 000 millones en los hospitales de Medicare entre 2010 y 2015.

La clave para mejorar la seguridad de la atención de salud es el fomento de la participación de los pacientes. De ese modo se puede reducir la carga de daños hasta en un 15%, lo que permitiría ahorrar miles de millones de dólares cada año.

Con ocasión del primer Día Mundial de la Seguridad del Paciente, la OMS se centra en el asunto como prioridad sanitaria mundial e insta a los pacientes, los profesionales de la salud, los responsables de formular políticas y el sector de la atención de salud a «Alzar la voz por la seguridad del paciente». El 17 de septiembre muchas ciudades de todo el mundo iluminarán monumentos de color naranja para dejar patente su compromiso con la seguridad del paciente. Por ejemplo: el jet d’eau de Ginebra, las pirámides de El Cairo, la torre de telecomunicaciones de Kuala Lumpur, el teatro de la ópera real de Mascate y el puente Zakim de Boston, entre otros.

En mayo de 2019, la 72.ª Asamblea Mundial de la Salud estableció que cada 17 de septiembre se celebrara el Día Mundial de la Seguridad del Paciente. Puede consultarse más información sobre la campaña de la OMS en el siguiente enlace: https://www.who.int/es/campaigns/world-patient-safety-day/2019

Fuente: OMS

Salud-Permanencias-Voluntarias
Salud

Atención a la salud: La nueva frontera de los servicios médicos


Cada año millones de pacientes sufren daños a causa de una atención sanitaria poco segura, con un saldo de 2,6 millones de muertes anuales tan solo en los países de ingresos bajos y medianos. La mayoría de estas muertes pueden evitarse. Las consecuencias personales, sociales y económicas de los daños que afectan a los pacientes dan lugar a pérdidas de billones de US dólares en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud ha centrado su atención en la seguridad del paciente con la puesta en marcha de una campaña de solidaridad con los pacientes con ocasión del primer Día Mundial de la Seguridad del Paciente, el 17 de septiembre.

«Nadie debería sufrir daños mientras recibe atención sanitaria. Pese a ello, en todo el mundo mueren al menos 5 pacientes cada minuto debido a una atención poco segura», señaló el Director General de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Necesitamos una cultura de la seguridad que promueva el contacto cercano con los pacientes, les aliente a notificar los errores para poder aprender de ellos, y cree un ambiente en que los profesionales de la salud no se sientan culpabilizados y en que se les ofrezcan los medios y la capacitación para reducir los errores».

Cuatro de cada diez pacientes sufren daños en la atención primaria de salud y los servicios ambulatorios. Los errores más perjudiciales están relacionados con el diagnóstico y la prescripción y uso de medicamentos. Se estima que los errores de medicación entrañan por sí mismos costos de unos US$ 42 000 millones cada año. Los procedimientos quirúrgicos poco seguros provocan complicaciones en hasta un 25% de los pacientes, lo que desemboca en 1 millón de muertes anuales durante las intervenciones quirúrgicas, o inmediatamente después.

Es inaceptable que los pacientes sufran daños en la atención sanitaria. La OMS insta a los países y los asociados de todo el mundo a que tomen medidas urgentes para reducir los daños a los pacientes en la atención de salud. La seguridad del paciente y la calidad de la atención son fundamentales para ofrecer servicios de salud eficaces y lograr la cobertura sanitaria universal.

Las inversiones en la mejora de la seguridad del paciente pueden conllevar considerables ahorros económicos. El costo de la prevención es muy inferior al del tratamiento necesario tras un daño. Por ejemplo, tan solo en los Estados Unidos, las mejoras centradas específicamente en la seguridad han dado lugar a un ahorro de US$ 28 000 millones en los hospitales de Medicare entre 2010 y 2015.

La clave para mejorar la seguridad de la atención de salud es el fomento de la participación de los pacientes. De ese modo se puede reducir la carga de daños hasta en un 15%, lo que permitiría ahorrar miles de millones de dólares cada año.

Con ocasión del primer Día Mundial de la Seguridad del Paciente, la OMS se centra en el asunto como prioridad sanitaria mundial e insta a los pacientes, los profesionales de la salud, los responsables de formular políticas y el sector de la atención de salud a «Alzar la voz por la seguridad del paciente». El 17 de septiembre muchas ciudades de todo el mundo iluminarán monumentos de color naranja para dejar patente su compromiso con la seguridad del paciente. Por ejemplo: el jet d’eau de Ginebra, las pirámides de El Cairo, la torre de telecomunicaciones de Kuala Lumpur, el teatro de la ópera real de Mascate y el puente Zakim de Boston, entre otros.

En mayo de 2019, la 72.ª Asamblea Mundial de la Salud estableció que cada 17 de septiembre se celebrara el Día Mundial de la Seguridad del Paciente. Puede consultarse más información sobre la campaña de la OMS en el siguiente enlace: https://www.who.int/es/campaigns/world-patient-safety-day/2019

Fuente: OMS

Infografías, Salud

¿Qué sabes del Dengue?


Conciencia social

Es importante conocer las claves…¡Atentos!


Depresión-Permanencias-Voluntarias
Salud

Depresión sonriente: Terrible mal


Dengue-Mosquito-Permanencias-Voluntarias
Noticias, Salud

Dengue: Los casos son cada vez mayores


La Organización Panamericana de la Salud alertó este jueves sobre un nuevo brote epidémico de dengue en la región tras dos años de baja incidencia. Los menores de 15 años constituyen la capa de población más afectada. La OPS llama a toda la población a poner el máximo esfuerzo en suprimir los criaderos de mosquitos.

Más de 2 millones de personas contrajeron la enfermedad durante los siete primeros meses del 2019 y 723 fallecieron, de acuerdo con los datos recabados por la última actualización epidemiológica de la OPS.

El estudio destaca que el número de casos es superior al total comunicado en 2017 y 2018, pero menor al registrado durante el periodo 2015-2016.

Según afirma el director del Departamento de Enfermedades Transmisibles y Determinantes Ambientales de la Salud de la OPS, Marcos Espinal, “la región atraviesa un nuevo periodo epidémico de dengue con un incremento notable de casos”.

Espinal destacó que la situación en la región se complicó por una serie de factores como el clima, la mala gestión ambientaly la alta capacidad de adaptación del mosquito transmisor de la enfermedad, el Aedes aegypti.

El causante del dengue es un virus que tiene cuatro serotipos distintos y todos ellos circulan en las Américas.

Mayor número de casos en niños y adolescentes

Otro de los factores importantes del actual brote epidémico es su alta incidencia en personas menores 15 años. Por ejemplo, en Guatemala suman el 52% de los casos de dengue grave, en tanto que en Honduras conforman el 66% de las muertes confirmadas por el padecimiento.

Los diez países más afectados por el dengue, según la cantidad de nuevos casos por cada 100.000 habitantes, son Nicaragua, Brasil, Honduras, Belice, Colombia, El Salvador, Paraguay, Guatemala, México y Venezuela.

Es esencial eliminar los criaderos de mosquitos

Esta delicada situación lleva a la OPS a instar a todos los sectores de la sociedad a hacer el máximo esfuerzo para suprimir los criaderos de mosquitos, en especial los que se encuentran dentro y alrededor de los domicilios.

“El dengue es un problema de saneamiento doméstico y comunitario”, indicó el asesor regional de dengue de la OPS, José Luis San Martín. “La forma más efectiva de combatirlo es eliminando sus criaderos para evitar que se reproduzca el mosquito, porque sin mosquitos no puede haber transmisión”, remarcó.

San Martín pidió a la totalidad de la ciudadanía “que se deshaga de cualquier objeto en desuso que pueda acumular agua, como bidones, neumáticos viejos, latas, botellas y floreros”. Esta simple acción, señaló, sirve para cortar el ciclo de reproducción del mosquito “y reducir su población en el espacio”.

También subrayó la importancia de que los profesionales sanitarios sean capaces de diagnosticar y guiar a los pacientes de forma adecuada “el manejo adecuado de pacientes es una prioridad que puede salvar vidas”. A su vez, exhortó a la población a no automedicarse y a trasladarse a un centro de salud en caso de observar indicios de la enfermedad.

Los síntomas más frecuentes del padecimiento se presentan con fiebre elevada (40 °C), dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares y dolores articulares y musculares. Los indicios que requieren atención médica urgente son dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las mucosas, fatiga, irritabilidad y presencia de sangre en el vómito.

La OPS recordó que no hay un tratamiento específico para el dengue (ni para el dengue grave), pero subrayó que su detección temprana, junto al acceso a la asistencia médica y la tutela adecuada del paciente, disminuye las complicaciones y la progresión de la enfermedad.

Fuente: OMS