“Seguridad en Veracruz, mi compromiso”: AMLO


Estabilizar el país en materia de seguridad aún aguardará algún tiempo, porque la inercia que dejaron los pasados gobiernos en donde había complicidad de autoridades y la delincuencia organizada llevaron al país a una situación lamentable de conflicto y de crisis, sostuvo Andrés Manuel López Obrador, pero advirtió que va a garantizar “la paz en Veracruz,  es mi compromiso como presidente de la República”.

El mandatario realizó este lunes su habitual conferencia de las mañanas en el puerto de Veracruz. Lamentó la masacre del viernes pasado en Minatitlán y anunció que irá a esa ciudad el próximo fin de semana.

Al ser cuestionado sobre las falta de un pronunciamiento público de inmediato tras la masacre de Minatitlan, López Obrador dijo que desde el momento de los hechos la Secretaría de Seguridad Pública atendió el caso y se pronunció al respecto.

“Lo que pasa es que la prensa fifí, que los conozco, aunque se disfracen, me andan cucando. Querían que nos metiéramos en eso. Puse un Twitter sobre el Sermón de la Montaña y eso también los tenía muy molestos. También les molestó mucho más el de los hipócritas, porque la doctrina de los conservadores es la hipocresía. Querían que yo dijera eso, pero yo soy dueño de mi silencio y no voy a ser rehén de nadie, pero estábamos atendiendo el problema”, señaló.

Cuestionado con insistencia sobre las acciones inmediatas para enfrentar la ola de violencia en el país, el mandatario ratificó que el eje de la estrategia son los programas sociales que permitan retirarle base de población a la delincuencia al ofrecerle alternativas de estudio y empleo a los jóvenes.

En paralelo, con la creación de la Guardia Nacional, dijo, se eliminará la indefensión . “Era una gran irresponsabilidad de las autoridad el no tener elementos para darle seguridad pública a la población, porque solo existían las policías estatales y municipales” mál equipadas.

Además, dijo, ya no existirá esa complicidad entre autoridades y la delincuencia, que se registraba mucho en los pasados gobiernos. Por eso “a pesar de lo arraigado de este mal, de que dejaron pasar mucho tiempo”, se va a poder resolver el problema”.

En seis meses, “este año”,  estarán operando esas acciones y en ese lapso comenzarán a tener su efecto, estimó el presidente.

Consultado sobre posibilidad de que refuerce su seguridad tras la nueva amenaza que un cartel del Bajío le hizo para que retirara las corporaciones militares y policías, López Obrador respondió con un “no” tajante. “El que lucha por la justicia no tiene nada que temer”.

“Tengo miedo como todos los seres humanos pero no soy cobarde. La transformación va y no voy a dar un paso atrás ni siquiera para tomar impulso”, señaló.

“Imagínense, tantos años de lucha para llegar a la Presidencia y hacer lo mismo que los gobernantes corruptos, de los responsables de la tragedia nacional. No. Llegamos para transformar y ofrecemos disculpas por las molestias que genera la transformación”, dijo el presidente.

Ante recurrentes cuestionamientos sobre la inseguridad, el mandatario arremetió contra sus críticos: “Los que callaban como momias cuando el país se convirtió en un cementerio, ahora gritan como pregoneros de que hay violencia y que no se detiene. Tienen razón, pero estamos seguros de que vamos a cambiar las cosas por el bien de todos los mexicanos”.

Reiteró el apoyo al gobernado Cuitláhuac García, aludiendo a la honestidad con que gobierna en la entidad. “Nada que ver con otros gobernadores que había en Veracruz, daban miedo. Eran como personajes de terror. Eso ya no existe”.

Fuente: La Jornada

 

Anuncios

Minatitlán: La cuna de la violencia


Texto original por Nayeli Roldán y Gonzalo Ortuño (Animal Político)

Los pobladores de Minatitlán, un municipio al sur de Veracruz, aprendieron a festejar en discreción. Cambiaron las fiestas multitudinarias por pequeñas reuniones y la vida nocturna fue disminuyendo con el cierre de antros y bares, porque ya habían ocurrido asesinatos o secuestros en su interior y todos lo sabían, dice una joven del lugar.

Este viernes 19 de abril, una familia festejaba un cumpleaños en La Potra, una palapa en la colonia Obrera que servía como salón de fiestas, muy cerca de la refinería del municipio. Por la noche, ya con los últimos invitados, hombres armados irrumpieron y acribillaron a 13 personas, el más pequeño, un bebé de 1 año de edad.

Aún sin que la autoridad estatal haya esclarecido el móvil ni aprehendido a los responsables, familiares de víctimas han reconocido los cuerpos y otros se encuentran cuidando a los sobrevivientes en los hospitales.

Este es el acto más violento que los habitantes han sufrido, pero en los últimos años han vivido en carne propia lo que el gobierno sólo sabe en estadística. En este municipio que vive entre el “rezago bajo”, según las mediciones de pobreza,  y la “prosperidad” de Pemex con la refinería General Lázaro Cárdenas de Minatitlán, una de las más grandes de Latinoamérica, ha aumentado la violencia.

En Minatitlán, con apenas 157 mil 393 habitantes, ocurrieron en 2015 un total de 44 homicidios, de los cuales 12 fueron con arma de fuego; eso representó una tasa de 0.27%. El siguiente año disminuyó a 40 el número de homicidios.

En 2017 hubo el número más alto: 146 homicidios, y de ellos 70 fueron perpetrados con arma de fuego, lo que significó una tasa de 0.92%. Para 2018, hubo 84 homicidios y sólo en los primeros tres meses de 2019 se han registrado 20.

Esto significa que entre 2015 y 2018, el número de homicidios registró un aumento de 90%. Aunque si se compara 2015 con el año más violento registrado en el municipio, el aumento asciende a 230%.

Ese es el delito de alto impacto de mayor incremento, toda vez que los secuestros, por ejemplo, pasaron de 14 en 2015 a 16 en el año siguiente; 12 en 2017 y ni uno en 2018, mientras que en 2019 han ocurrido dos. Aunque se trata de la incidencia delictiva registrada ante la autoridad, pero sobre todo en este delito existe cifra negra.

Por eso no fue en vano que, desde enero pasado, Minatitlán fuera una de las 18 regiones de Veracruz considerada como de “alto riesgo de violencia”, según el plan de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, en el cual se ubicaron 266 regiones o coordinaciones territoriales en las que el gobierno federal pretende desplegar la Guardia Nacional.

De hecho Veracruz es la segunda entidad con el mayor número de municipios en foco rojo, sólo superado por el Estado de México. Además de Minatitlán, las localidades de Veracruz, considerados de “alto riesgo” son Coatzacoalcos, Córdoba, Orizaba, el puerto de Veracruz, Xalapa y Cosamaloapan.

Minatitlán además tiene la refinería que distribuye combustible hacia la Ciudad de México a través de uno de los ductos con mayores pérdidas en el país, y que atraviesa 90 municipios entre Veracruz, Puebla, Tlaxcala, Estado de México y la capital.

 

“Cuitláhuac no gobierna” por Lourdes Mendoza


Alguien le debería decir al góber de Veracruz, Cuitláhuac García, que ya terminó la campaña y que ya casi tiene 4 meses en la gubernatura. El morenista se enfoca más en señalar a sus antecesores que en enfrentar los problemas de la entidad, no sólo los de corrupción, sino los de salud, educación, derechos humanos y ni qué decir de la inseguridad. El desastre en el estado se puede entender tras saber que en las secretarías de Educación y Salud nombró a personajes señalados por presunto nepotismo. Que en la de Seguridad Pública designó a Hugo Gutiérrez Maldonado, quien fue destituido el 1 de noviembre de 2016 como director del Centro de Operaciones Estratégicas de la Procuraduría de Justicia de Nuevo León, por presuntos actos de extorsión de policías ministeriales a su cargo, en agravio de un empresario. ¡Quihúboles!

Por lo cual no sorprende que hoy en día, 1 de cada 3 secuestros del país se produzcan en este estado y que los feminicidios hayan crecido exponencialmente. Ah, y mientras esto sucede, el góber no sólo promociona su Festival de Salsa, sino que se da tiempo para visitar un avión americano que aterrizó en su estado. ¡Así como lo está leyendo! Además, súmenle que la entidad tiene aún muy abierta la herida provocada por el desfalco que hizo Javier Duarte. Leído lo anterior, cabe la pregunta: góber, ¿y para cuándo comienza a trabajar?

Ah, como cereza del pastel les cuento que tiene como tuit fijado un video en el que AMLO pide que voten por él, pero… qué no los tiempos de campaña ¡ya fueron!

Así fue como Luis Barrios, de City Express y presidente de la Asociación Nacional de Cadenas Hoteleras, le pidió al presidente que se destinen recursos para la promoción turística. Y es que más allá de que México haya descendido en el ranking entre los países más visitados del mundo en 2018, sigue cayendo el tráfico de turistas de EU y Canadá que están prefiriendo otros destinos del Caribe. Este mercado representa casi el 70 por ciento de los visitantes internacionales. José Manuel López Campos, presidente de Concanaco Servytur, propuso la creación de un fideicomiso privado con participación del gobierno para no detener la promoción de la marca México. Lo cierto es que a cuatro meses de haber arrancado el gobierno, y casi seis de haberse tomado esta decisión de cerrar el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), el empresariado turístico apenas presentó una propuesta concreta que aún no ha sido aceptada. Será por eso que no fue al tianguis Pablo Azcárraga, del Consejo Nacional Empresarial Turístico. Es pregunta.

El aplausómetro ‘más tú las traes’ de este año fue para el gobernador anfitrión, Héctor Astudillo, pero no crea que fue por sus resultados o que fue espontáneo, sino porque llevó porra. El que menos sonrisas levantó fue el secretario de Turismo, Miguel Torruco, que sigue insistiendo en que la promoción turística es elevar la calidad de vida de las zonas periféricas donde viven muchos de los empleados del sector, y por otro lado disminuir la inseguridad.

Tanta mala vibra sintió, que el presidente López Obrador tuvo que hacerle un cariño en su discurso diciendo que Torruco lo representa a la perfección en su visión del sector. Con excepción de la familia del secretario –que estaba en primera fila– y algunos gobernadores, nadie más aplaudió. Dos empresarios que salieron muy contentos porque fueron reconocidos por el presidente fueron Daniel Chávez, de Grupo Vidanta, y Juan Antonio Hernández, de Mundo Imperial. Así como Miguel Alemán Velasco, por ser uno de los precursores del turismo.

En esta ocasión, la tradicional comida de los Capitanes de la Industria fue ofrecida en un salón interior de Mundo Imperial, con una decoración y luces que parecían más bien del Baby’O, pero con la orquesta sinfónica de Acapulco incluida. ¡Imagine la combinación! Se sirvió un ceviche de róbalo, clam chowder, short rib y filete de huachinango y cheesecake de maracuyá. Ah, y para los que pensaban que no habría vino, hubo y bastante, incluyendo coctelería. A reserva de revisar los números finales, no se estima que haya sido un éxito esta edición del tianguis, aun y cuando el presidente López Obrador diga que para el turismo, como México no hay dos.

No se pierdan el viernes la crónica de los stands del tianguis…

Morena lleva a Veracruz a la cima, pero en secuestros y homicidios


por: Cinthia Edith Castillo Moreno/imagen portada: Allan Mondragón

Cual despojo arrastrado por la madera y arrojado a las costas veracruzanas por la ola obradorista, Cuitláhuac García Jiménez llegó a la gubernatura de la entidad, sin experiencia ni capital político propio, pero lo peor, sin disposición de aprender y colaborar; el desangelado ingeniero se han sentado en la silla y se ha puesto el sombrero, pero simplemente no ha ejercido el gobierno más que para inaugurar fuentes y colocar a sus amigos y familiares en bien remunerados puestos del gobierno.

Los primeros 3 meses de la administración del morenista Gobernador han estado marcados por la decepción e inconformidad de los veracruzanos, habiendo recibido de su predecesor, Miguel Ángel Yunes Linares, un estado con grave crisis de seguridad y financiera donde hasta el momento no ha mostrado liderazgo, ni siquiera dentro de su propio partido, que se encuentra más dividido que nunca.

Sin embargo hay algo que sí debemos reconocerle al Ingeniero Cuitláhuac García, algo en lo que hasta el momento está superando y con creces la administración de su predecesor. En apenas 3 meses de gobierno ha conseguido llevar a Veracruz a los primeros lugares y darle incluso, fama internacional, ¿por el turismo, gastronomía, cultura o ciencia?, desde luego que no, por la inseguridad, hoy la entidad es líder nacional en inseguridad.

Veracruz se ha convertido en el primer lugar nacional en secuestro, aumentando este delito en un 70% durante el primer bimestre de 2019, así lo ha reportado la ONG “Alto al Secuestro”, pero eso no es todo, también encabeza las cifras en feminicidios y secuestro a mujeres, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

La situación en Veracruz en materia de inseguridad es tal, que por primera vez en la historia de la entidad, un Gobernador es exhortado por el Senado de la República a rendir cuentas sobre su fallida estrategia en materia de seguridad, esto desde luego, cobra tintes mucho más graves a considerar que el exhorto fue aprobado por unanimidad, en un Senado de mayoría morenista.

Por lo pronto, mientras el fiscal yunista Jorge Winckler y el Gobernador Cuitláhuac García se pasan la papa caliente, los veracruzanos siguen esperando resultados pero sobre todo, padeciendo el azote de la inseguridad y crimen organizado, que cada día es peor.

COLABORADORES QUE NO APORTAN

Si bien el Gobernador lleva la responsabilidad última del Gobierno del Estado, es innegable que la participación de sus secretarios y subsecretarios es fundamental para la adecuada conducción de la política estatal, en este sentido, pareciera que los errores del ejecutivo, comenzaron desde la selección de quienes le acompañarán en su encomienda y no solo se trata de un Secretario de Seguridad que hasta ahora no ha podido dar los resultados deseados, otros miembros del gabinete han tenido la iniciativa de poner al mandatario en aprietos.

Por un lado el Secretario de Desarrollo Económico y Portuario Ernesto Pérez Astorga, tuvo la ocurrencia de especular sobre temas de seguridad, durante una conferencia de prensa, sin información concreta y sobre temas que claramente no domina, le pareció pertinente atribuir a la lucha contra el huachicol y las luchas internas de grupos delictivos el alza en la inseguridad.

Por su parte Héctor Luis Galindo Delfín, Subsecretario de Promoción y Apoyo al Comercio y Servicios, no se quiso quedar atrás y siguiendo el ejemplo de su jefe, hablo de temas de seguridad, reconoció que la situación del estado es grave y les ha generado problemas para atraer inversión, finalmente concluyó diciendo que Veracruz está rebasado en temas de inseguridad.

Poco antes, el Secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, hablando sobre la falta de médicos especialistas en la zona sur del estado, expresó que muchos de ellos, han migrado a otros lugares, por “la situación tan grave de seguridad en el estado”.

Finalmente, que se puede decir de un secretario de gobierno que hasta el momento se ha dedicado a supervisar parques y banquetas, que ha ocupado su tiempo y atención en un infructífero pleito con el fiscal que hasta el momento no ha podido remover, en vez de ocuparse de la política interna y gobernabilidad de la entidad y más recientemente, de viaje en Baja California a “Presentar las fortalezas empresariales de Veracruz”, aunque a algunos les parezca más bien unas vacaciones.

LAS CONTRADICCIONES DEL GOBERNADOR

El Gobernador de Veracruz parece indeciso en su postura sobre el estado de la seguridad en la entidad y se debate entre discursos contradictorios de un evento a otro, por ejemplo, el 8 de enero, en la mesa II de las Audiencias Públicas sobre la Guardia Nacional, al pronunciarse a favor de la iniciativa del Presidente, aseguró que en Veracruz operan 6 carteles diferentes y que todos ellos, superan en poderío a las autoridades estatales.

Apenas unos días después, el 11 de enero, a través de un comunicado, aseguró que el Programa Integral de Seguridad “Unidos por la Construcción de la Paz” estaba dando resultados y que los indices delictivos estaban bajando en el estado, principalmente en la zona sur, esto poco después de que la Fiscalía General del Estado, revelara que en diciembre se registraron 176 delitos de alto impacto, entre estos 38 secuestros y denuncias por 138 homicidios, incluyendo 19 feminicidios.

Poco después, a finales del mismo mes, durante la presentación del Plan Nacional hacia Basura Cero, en el Instituto Tecnológico de Minatitlán, reiteró que a pesar de haber estado apenas dos meses en el poder, los índices de inseguridad iban a la baja,

“Llevamos apenas dos meses y ya los datos por ejemplo de inseguridad van a la baja, aquí precisamente en el sur donde es una situación muy difícil”, aseveró el gobernador del estado.

Finalmente el día del amor y la amistad, 14 de febrero, al participar en la Mesa 4 “Seguridad y Federalismo” en el Senado de la República, como parte de las Audiencias Públicas en materia de la Guardia Nacional, el mandatario veracruzano dijo que los controles para la Policía Estatal no funcionan y que esta carece de disciplina, también argumentó que los grupos delincuenciales, rápidamente se adaptaron a las estrategias implementadas por el estado.

EL VEREDICTO DEL PRESIDENTE

Tras las confusas declaraciones del mandatario veracruzano, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado claro cual es el diagnóstico que el Gobierno Federal tiene sobre la inseguridad en la entidad, pues en el Plan de Combate a la Inseguridad, se han detectado 17 regiones denominadas como prioritarias, por sus altos índices de violencia, entre estas se ha contemplado a Veracruz, por lo que  600 elementos de la guardia nacional, serán destinados a la entidad.

En una de sus ya famosas conferencias mañaneras, al anunciar que Veracruz será protegido por Guardia Nacional señaló, “La guardia Nacional terminará con la inseguridad en Veracruz”, desde luego esta declaración,  junto con la determinación de incluir al estados en las zonas prioritarias, es nada menos que un reconocimiento tácito de la incapacidad de la administración estatal.

Correo electrónico: cinthiaedithcm@gmail.com

Twitter: @yosoylocke

“Lo bueno. Lo malo. Lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

¡Adiós al matrimonio infantil!

Millones de niñas en todo el mundo son sometidas a matrimonios en contra de su voluntad a temprana edad. Por costumbre, por tradición, por una increíble sociedad permisible; el matrimonio infantil se ha convertido en ese detalle pendiente de una sociedad que ve como los derechos de las niñas son pisoteados por esquemas arcaicos sin ningún tipo de solución.

En México, la Suprema corte de Justicia de la Nación (SCJN) analizó la inconstitucionalidad presentada por la Comisión de Derechos Humanos de Aguascalientes, donde se solicitaba la revisión a las dispensas de ley para efectuar matrimonios entre dos personas (una de ellas menor de edad) con el argumento que violentaba los derechos de los individuos a formar una familia,  sin embargo, la corte validó el día de hoy por unanimidad la acción de inconstitucionalidad dando así el primer y firme paso que apuntala la prohibición del matrimonio infantil en México al considerar que esta misma es acorde a la constitución y a los tratados internacionales de las cuales México es miembro, por lo tanto, la misma se ha convertido en un gran paso del legado histórico en México hacia los derechos de los niños y sus certezas de ley, algo que desafortunadamente había sido un vacío legal durante muchos años en el país, donde las dispensas a la ley habían sido ese argumento legal viable para el matrimonio a temprana edad.

El esfuerzo conjunto ha logrado un avance significativo. A partir de la entrada en vigor de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (LGDNNA) en 2014,  se redujo de manera importante el porcentaje de matrimonios de personas menores de 18 años. De la proporción del total de matrimonios registrados en cada año, en los que al menos uno de los contrayentes es menor de 18 años de edad, el promedio a nivel nacional descendió del 9.6% en el año 2010 al 0.5% para el año 2017, mientras que en la CDMX pasó del 3.2% al 0% del mismo periodo.

Con esto, la SCJN se apuntó de forma categórica una estrella en su actuar en un país donde las malas noticias abundan, el encono aumenta y los derechos humanos son un fantasma que, con este tipo de resoluciones, sientan las bases de un increíble sendero de respeto a las niñas,  sus derechos humanos y lo más importante, su felicidad.

Lo malo

México: Un país que sigue dividido

La política tiene la capacidad  de dividir hasta a la sociedad más coherente. Siempre a pesar de que en cada individuo exista una idea de país “ideal”, los resquicios políticos se han convertido en esa trinchera donde las ideas dejan de brillar, los argumentos se difuminan desde la tempestad de las palabras y los conceptos reales de país se pierden mientras unos pocos, escudados en la confusión que provoca la política, se benefician a costa de una sociedad ciega y maniatada.

La política en México siempre ha sido un tema de largas y largas horas de discusión. A pesar de los años, como mexicanos no hemos aprendido a encontrar ese balance que nos permita como unidad llegar a acuerdos importantes más allá de la defensa de un candidato o color partidista. Y es que México sufre de un inquebrantable espíritu reaccionario que nos impide pensar con claridad cuando se trata de cobrar “venganza política” ante algún ente que signifique control y orden.

Andrés Manuel López Obrador se dio cuenta de ello y utilizó esa característica inmersa en nuestra genética como un catalizador de incertidumbre que hoy muchos ven como un acto revolucionario mientras que otros más lo observan con recelo y desconfianza. Y es que lo hecho por Obrador no es el hilo negro de nada. Los políticos en México siempre se han valido de esa amnesia a modo que nos vuelve poco críticos, nos divide y nos mantiene así pensando que, desde nuestra trinchera, le hacemos un bien al país siguiendo los pasos de uno u otro candidato.

México debe cambiar, y más allá de ideas de venganza colocadas cada mañana por el representante del ejecutivo, tenemos que darnos cuenta que seguimos siendo ese país dividido que se convierte en tierra fértil para ellos y un desierto de ideas para nosotros que seguimos pensando que el ciudadano de junto es el enemigo, cuando, en un orden de ideas real, nadie lo es, solo simples y llanos ciudadanos que se encuentran desesperados por tanta desafortunada ineficacia.

El presidente sigue dividiendo al país porque eso le conviene, eso necesita, es lo alimenta; hoy, entre fifís y chairos el país se divide cada día más mientras ellos se siguen sirviendo con la cuchara grande de un festín llamado México mientras observa cómo nosotros, como los borrachos de la fiesta, seguimos dando puños al aire enfundados en un idealismo sin sentido que nos lacera y nos divide.

El día de mañana, el día que entendamos que como ciudadanos debemos apuntar hacia una dirección para nuestro bien, seremos conscientes de la gran responsabilidad que tenemos como ciudadanos y que, por obstinación, nos empeñamos en ignorar.

Lo peor

Veracruz: Tierra de desempleo.

Resultado de imagen para veracruz cuitlahuac garcia

Votar en cierto sentido significa esperanza. Sí, a pesar de que el eslogan de campaña del partido MORENA se convirtió en un arquetipo de gobierno, la forma en como sus representantes denostan la idea per se de las letras plasmadas en su publicidad es impresionante.

Desde el primer día de gobierno (y antes de él) el “flamante” gobernador del estado Cuitláhuac García tenía un grave problema que sortear en todas las trincheras de la burocracia veracruzana. El gobernador veracruzano decidió subirse en un barco Obradorista sin tener plena conciencia de lo que significa la política en tierras veracruzanas, donde, el que no es priista de vena, por lo menos, es priista de pago y favor.

Mucho se habló de la forma en como el nuevo gobierno velará por los intereses de todos, cuando, desde la administración municipal xalapeña, las improntas morenistas de trato déspota e indiferente  a los trabajadores tendrían un crecimiento exponencial en los altos niveles de gobierno que hoy, a la buena usanza priista, tiene llenos los pasillos de buenos para nada morenistas que son los amigos de alguien, los recomendados de alguien y los amigos a los cuales se les crea una oficina para defender, de una forma muy extraña, la nueva transformación de un estado que lleva más de 200 empleados despedidos desde muchos niveles y a todas horas, algo que desafortunadamente no cumple con la esperanza del voto “masivo” que le daría nuevos aires al suelo veracruzano.

Así corren los días en Veracruz, un estado que se sume en la violencia y que a esa misma se le abonan miles y desafortunados ex miembros de la burocracia veracruzana que observan cómo sus derechos son pisoteados, sus (de forma paradójica) esperanzas cortadas y su ánimos claudicados.

Veracruz se ha convertido en tierra de nadie, sí, de nadie, pues no existe un gobernador en la silla de Palacio de gobierno, no existe ese personaje que a todas luces fue una improvisación que se colgó de un personaje histriónico como López Obrador y que hoy, desde sus oficinas, pide a sus trabajadores que realicen proselitismo político con riesgo a perder su trabajo, su sustento, su paz, sí, efectivamente, como el viejo PRI veracruzano.

Veracruz sigue sumido en esa increíble ola de surrealismos que cada día se supera más y más, de acciones en contra de empleados de gobierno en todas las oficinas y que suceden al más puro estilo de caciquismo anquilosado del priismo veracruzano, y que si no se detienen, serán el principio del fin del experimento llamado MORENA que sigue sin entender que sí el PRI salió de Veracruz a pesar de toda su maquinaria política y perversa, ellos, también lo harán como esa lamentable caricatura que son, como ese experimento social que sigue debiendo a la sociedad, que sigue demostrando que no han cambiado nada, y que desafortunadamente no tienen un representante de peso en la figura del gobernador que, como el presidente, es un bufón más de la política mexicana que sigue dando palos de ciego, lanzando culpas a todos sin tener los pantalones para enfrentar lo lamentable de sus actos.

El tiempo sigue su marcha y ni Hipólito Rodríguez ni Cuitláhuac García han demostrado nada y solo han demostrado que precisamente solo ganaron por el “efecto AMLO” y que son tan planos como cualquier lona de su campaña política, y eso, querido lector, es lamentable.

Hasta la próxima

“Lo bueno, lo malo, lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

Crecen las voces, crece la democracia

#HijasDeLaMx, colectivo que busca darle voz a las mujeres

El ser humano siempre se va a resistir al cambio. Por miedo o por comodidad, por mantenerse lo más cercano a la zona de confort, por subsistir, por alejarse del peligro, por todo, siempre, el ser humano tendrá miles de razones para resistirse al cambio, no hay más. Sin embargo cambiar no es malo. Todo cambio, siempre, en teoría, vendrá con nuevos aires que proveerán a cualquier individuo de esa satisfacción pertinente a su estilo de vida, por lo tanto, si, el cambio no es malo, lo malo, desafortunadamente, son la acciones alrededor de ello.

La victoria de Andrés Manuel López Obrador el primero de julio del 2018 dividió al país de una forma tan contundente que sorprendería hasta al más escéptico de los observadores. Hoy, en un país masacrado por políticos, mantenido a raya por una clase de poder que controlaba hasta la más pequeña esquina y socavado de muchas formas por decenas y decenas de actos de corrupción y violencia, la palabra de un político se convierte en un faro de esperanza que seguiría sorprendiendo al mismo observador. Hoy, en México, hablar en contra del sistema se convierte en un acto de violencia per se al futuro del país, te convierte de inmediato en un traidor a los valores morales preestablecidos en campaña y como no, te orilla a ser señalado como parte de esa otrora “mafia del poder” que sigue queriendo ver al país hundido en su miseria. Sí, el país se convirtió en una arena de boxeo impresionante donde cualquiera que sea el parentesco, la amistad o el compañerismo,el simple hecho de tener ideas diferentes difumina el diálogo sin ningún tipo de recelo.

Pero eso también es parte de la estrategia. Hoy, en un mundo donde las redes sociales apuntan y la sociedad sin criterio dispara, la vida de cualquier “detractor” del sistema, puede convertirse en un círculo del infierno digital propio de la novela de Dante, sin embargo, así como el embate en contra de las ideas contrarias al sistema se multiplica de una forma criminal, las voces que se levantan a favor del disentir de forma ordenada también existen en esta “nueva democracia mexicana”

#LasHijasdelaMx es un colectivo de mujeres, para mujeres y hecho por mujeres, que buscan mantenerse como ese interesante balance político social que existe en el país. Como todo mexicano, harto de la violencia y la desigualdad, el colectivo nace como ese canal para apoyar a México y a los mexicanos a darle voz a todas esas ideas latentes, que porque no, se encuentran calladas por no ser parte de ese grupo que aplaude sin ton ni son al nuevo gobierno.

Creado por las abogadas Ana Marquéz y Fernanda Betancourt y la actriz Claudia Ramírez, las hijas de la Mx invitan a todos a participar en una plataforma donde se podrá, de una forma propositiva, hacer frente a la ola de intolerancia que existe ante las ideas que estén en contra del nuevo régimen que, desde el mundo digital, controla mucha de la información que se genera por parte del gobierno.

En una democracia las voces de todo el pueblo son parte fundamental e inherente de todo cambio, y sí queremos que los cambios sigan ocurriendo en el país de una forma propositiva, tenemos que apoyar desde cada una de nuestras trincheras, los ideales políticos plasmados en nuestro voto, con tolerancia y respeto, con cambios sustanciales y opinión, con voces que crecen y que dejen de ser calladas por la misma sociedad por ese miedo a seguir cambiando.

¡Enhorabuena!

Lo malo

Sigue la campaña…¿Y dónde está el presidente?

Amlo-permanencias-voluntarias

México solamente ha tenido tres formas de medir sus cambios gubernamentales. Con el PRI, los cambios realizados en cada sexenio eran prácticamente burlones. La nueva administración únicamente cambiaba de manos las estafetas y seguía hundiendo cada vez más al país en la miseria que todos conocemos hasta la fecha. Con el PAN, el cambio substancial en la administración se vio opacado por la increíble y latente falta de armonía entre los tres niveles de gobierno, apuntalados, como no, por un bufón de presidente que hundió más la imagen presidencial y que con Felipe Calderón, colocó la última piedra en la lápida de la democracia, soltando, de forma muy extraña, una presidencia que nunca tuvo mayor brújula que la misma corrupción asentada por años y años de un priismo que regreso por seis años para enterrar todas sus intenciones de regresar al poder durante muchos años más.

Durante todo ese tiempo, un viejo lobo de mar político como Andrés Manuel, sentó las bases de un nuevo contrapeso político en un país tendencioso y sin criterio. El eterno candidato, dueño del partido del poder y autonombrado “luchador social”  sembró por años y años la imagen de una mafia del poder que estaba en contra del país y de él como insignia de un cambio, dividió al país en ricos y pobres, en preocupados y traidores, en buenos y malos, dividió, dividió y dividió siguiendo a rajatabla y de una forma muy interesante el término Dīvide et īmpera

Y así lo hizo.

Con una votación aplastante, el hoy presidente de la república llenó las urnas (y las bolsas) de millones de votos que lo llevaron a la silla presidencial en un país que sigue sin entender el cambio por completo. Hoy, la izquierda democrática de un país ganó de una forma contundente, siendo, probablemente, esa fórmula que el país necesita para salir adelante a pesar de un factor  que sigue siendo el tema fundamental del hoy presidente de la república: pretender Seguir siendo la víctima.

Si bien el país no fue entregado de mejor forma posible, las acciones del presidente y del partido en el poder la alejan mucho más. Hoy, ante evidentes problemas estructurales graves desde todas las trincheras, estructuras socavadas por la corrupción y una sociedad incrédula a todas las promesas, el presidente sigue vendiendo desde todas sus trincheras que el enemigo está afuera, que sigue acechando desde las sombras para atacar y qué, si nos descuidamos, caeremos de nuevo en esas garras de increíble crueldad.

El presidente sigue sin entender que la supuesta democracia que lo llevó a la presidencia era solamente el primer punto de una nueva historia de errores y horrores que labran su presidencia más allá de discursos baratos de buenos y malos, hoy, el presidente debe entender que la campaña terminó desde antes del 2 de julio y que si sigue pensando que podrá tener éxito al dividir al país entre buenos y malos, probablemente, muy probablemente, sus acciones lo lleven a formar parte de ese enemigo que acecha desde la sombras, cuando, si no cambia de estrategia, el mismo se podrá convertir en el peor enemigo de su propia campaña, de su propia presidencia.

México está necesitado de una presidencia que llene de resultados las calles del país y que, si las cosas no cambian de forma radical, la eterna campaña que lo llevó a la presidencia, sea la misma que lo coloqué como el mayor fracaso gubernamental de México que, con los ejemplos anteriores, sería muy desagradable de ver.

MORENA y Andrés Manuel siguen sin entender que son todavía un experimento social y que, a dos meses, sigue pensando como candidato y no, como un presidente de un país soberano, y eso, es lamentable.

Lo peor

Veracruz, en caída libre.

Resultado de imagen para violencia en veracruz

La violencia en Veracruz es el pan nuestro de cada día. En cada esquina, en cada lugar, en cada calle, casa, avenida, espacio, se pueden leer y escuchar historias de una violencia que ofende, que lastima, que marca la vida de millones de veracruzanos que ven pasar los minutos frente a ellos, las vidas en los noticiarios y las palabras vacías de funcionarios que, sin sentido de nada, atentan directamente la memoria de cada familia víctima de violencia.

La semana pasada una empresaria de la ciudad de Coatzacoalcos fue plagiada y decapitada en plena vía pública por sus captores por no cubrir el pago de su rescate. La noticia recorrió de inmediato al estado y de nuevo disparó en la sociedad esa alarma que resuena en cada cabeza cuando, de forma extraña, alguien con cierta posición muere ante los ojos de todos, dejando de lado a los miles más que lo hacen en la ignominia y el desdén de todos.

A pesar de los hechos el gobierno federal no envió más elementos de seguridad a Veracruz ya que la estrategia del combate a la delincuencia “está funcionando”, indicó el delegado federal Manuel Huerta Ladrón de Guevara. Lo anterior luego de que el Estado no fue incluido en el despliegue de más de 10 mil elementos federales en 17 regiones violentas, ya que según el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, el reforzamiento de la seguridad se implementó para las regiones que concentran el 35 por ciento de los homicidios; Veracruz no está en la lista.

Sin embargo, en los primeros 70 días del gobierno de Cuitláhuac García, se han registrado alrededor de 300 homicidios de los cuales, 37 casos de ellos son considerados como feminicidios sin que hasta el momento exista algún tipo de movimiento o cambio por parte de la administración morenista y su estrategia de seguridad que se ha preocupado más por destituir al nada limpio Jorge Wrinckler que a entregar al pueblo veracruzano algún tipo de resultado.

Hoy, Veracruz sigue caminando directo al precipicio ante la mirada sin compasión de un gobernador que dice que la violencia en el estado está controlada y que la misma ha disminuido siendo hoy un “Veracruz más seguro”. Hoy, los ciudadanos nos seguimos debatiendo entre la vida y la muerte, mientras, en el estado, las acciones son mudas, las balas suenan más a cada momento y las almas de todos nuestros caídos caminan entre nosotros sin ninguna esperanza.

Hasta la próxima.

Veracruz: ¿En caída libre? por Edel López Olán


instagram-permanencias-voluntarias