Veracruz: Desastre financiero sin precedentes


Franklin: Veracruz en alerta amarilla


La tormenta tropical Franklin gana fuerza y se espera que se convirtiera en huracán, golpeando el sureño estado mexicano de Veracruz más tarde el miércoles o temprano el jueves, dijo el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH, por sus siglas en inglés).

Franklin se ubicaba a unos 315 kilómetros al este-noreste de Veracruz con vientos máximos sostenidos de 110 kilómetros por hora, dijo el CNH.

Se espera que Franklin se debilite rápidamente tras tocar tierra.

Por su parte, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) señaló que para las próximas horas se prevén tormentas extraordinarias en Veracruz, y torrenciales en Puebla, debido a la circulación de la tormenta tropical Franklin, que continúa fortaleciéndose sobre el sur del Golfo de México.

Asimismo, se pronostican tormentas intensas en San Luis Potosí, Hidalgo, Tabasco, Oaxaca y Chiapas, y tormentas muy fuertes en Tamaulipas, Tlaxcala y Estado de México.

El SMN, en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Florida, Estados Unidos de América, mantiene zona de prevención por efectos de huracán desde las costas del Puerto de Veracruz, hasta Tuxpan, ambas localidades en Veracruz; zona de vigilancia por efectos de huracán desde las costas de Tuxpan hasta Río Pánuco.

También en Veracruz, y zona de prevención por efectos de tormenta tropical desde las costas del Puerto de Veracruz, Veracruz, hasta Ciudad del Carmen, Campeche, y desde Tuxpan hasta Barra del Tordo, Veracruz.

El SMN recomendó a la población en general y a la navegación marítima extremar precauciones por efectos de lluvias, viento y oleaje, así como atender los avisos del Sistema Nacional de Protección Civil de cada entidad.

De igual forma, la Conagua y el SMN exhortan a la población a mantenerse informada sobre las condiciones meteorológicas mediante las páginas de internet http://www.gob.mx/conagua y http://smn.conagua.gob.mx, así como en las cuentas de Twitter @conagua_mx y @conagua_clima y de Facebookwww.facebook.com/conaguamx.

La nota del día por Edel López Olán


Pan, circo y amante.
Por Edel López Olán.

En México, los procesos legales para “juicios políticos” se convierten en un circo tan lamentable como insultante. La justicia en nuestro país se encuentra sesgada para las personas que no pueden llegar a una parafernalia como lo hacen los políticos. Todos los demás, nos encontramos en las garras de una justicia tan ciega como su iconografía y tan lamentable como la corrupción e impunidad que arrasa con las esperanzas de una sociedad.

La fuga de Javier Duarte después de ser involucrado en una red de corrupción insultó a todos en el país de una forma tan triste como lógica. Los políticos en México gozan de un manto de impunidad que los hace intocables aún a pesar de que las presuntas pruebas los indican como culpables de planear grandes conspiraciones contra el pueblo mexicano.

Tenemos el caso, por ejemplo, de Rene Bejarano que fue filmado metiéndose grandes cantidades de dinero en efectivo a la bolsa y que después, fue justificado por todos los políticos alrededor por la falta de pruebas de su “intención” de robarse el dinero. Grabaciones de un ex presidente municipal como Layin que afirmó en un evento público que solo había robado poquito, porqué la alcaldía es chiquita y tiene poco dinero. O el último, la diputada Eva Cadena recibiendo grandes cantidades de dinero para el líder de su partido, presuntamente, como una donación para la campaña del sonado candidato. Todos, sin excepción, desafortunadamente tiene un común denominador que los exhibe y que nos tiene atentos a la pantalla olvidándonos de cosas más importantes en nuestro país.

Y es que pesar de que la fórmula es tan repetida y apabullante, los mexicanos seguimos cayendo en ese circo que nos mantiene entretenidos y nos aleja de la realidad. Somos una sociedad dispersa en nuestras prerrogativas, y vemos en detalles pequeños, grandes fragmentos de una historia que quiere ser tejida así, con la indignación como estambre y el encono como aguja de tejer.

El partido en el poder (el que sea) sabe que los mexicanos nos vamos con una pequeña historia indignante como las palomillas a la luz, y eso, decrementa la forma de nuestra percepción y altera desafortunadamente la pertinencia de justicia. La aparición de Xochilt Tress en el caso Javier Duarte ha provocado una avalancha de declaraciones, marquesinas y una lamentable desviación de la atención de lo más importante: La culpable no es ella.

La aparición de está señorita se convirtió “en conveniente” para un caso que se sale de control en esta red de corrupción que existe en el caso Javier Duarte, y nosotros, como sociedad, ponemos nuestro granito de arena compartiendo en redes, siendo presas de la vorágine “periodística” y solventando teorías tontas que nos alejan de los verdaderos culpables, algo que obviamente, se encuentra planeado desde algún sitio muy alto de poder que ordena estos teatros a sabiendas de la incapacidad que tenemos para sobrellevar los datos más estúpidos y enfocarnos en la realidad.

Sí recibir regalos de un funcionario en funciones es un delito a gran escala, créanme, muchos y muchas en los pasillos de todos los gobiernos del país estarían tras las rejas, y obviamente eso, no es lo importante.

¡OJO!, no quiero quitar responsabilidades de ninguna índole, pero, entendamos algo: ¡Ella no es la verdadera culpable!

Desde teorías de conspiración de antaño como la de Jack Ruby asesinando a Oswald, siempre, existirá un tercer personaje ficticio que dé a la trama un vuelco de atención, y si nosotros seguimos comprando esos desafortunados personajes, el sistema se anota un gran punto desde la trinchera de la libertad.
No olvidemos que aquí existen muchos nombres que están volando como parte de esta red de corrupción. Todos nos encontramos preocupados por Tress cuando Karime Macías obviamente extrajo y desvío mayores cantidades de dinero de las arcas públicas, todo, sustentado con pruebas en las decenas y decenas de hojas que tiene el expediente del ex gobernador.

Así es como se teje la justicia en este país. Un caso importante, una sociedad distraída, y los verdaderos culpables gozando de una libertad que no se merecen. Somos un país donde nos interesan más los regalos de un puerco vil gobernante, que los millones que se desviaron de programas sociales y de gobierno. Somos un país que desafortunadamente compramos ese pequeño fragmento de historia y lo hacemos nuestro desde la trinchera de la indignación, sin pensar que basándose en el nuevo sistema penal, las apariciones constantes y desmedidas de la señorita Tress pueden ser un elemento de la defensa para sacarla libre, algo que, como sociedad, no observamos, por qué estamos sumidos en nuestro odio con razón, pero olvidamos que existe para todo una razón más allá de nuestros ojos.
Así, mientras sigamos alimentándonos de ese pan que el gobierno nos da a migajas como información; sigamos comprando boletos para ese circo llamado justicia, y veamos en las amantes una mayor percepción de justicia seguiremos siendo una sociedad a modo para un sistema corrupto de principio a fin.

No celebremos el pan y circo. Estamos en un momento donde nuestra mente y poder está más allá del control del sistema. Somos una sociedad libre que desafortunadamente no madura en algo tan sencillo como determinante: Nuestra capacidad de asombro.

Hasta a próxima.

La PGR y su revés: ¿Un golpe letal?


Texto original por Arturo Ángel (Animal Político)

En las 12 horas que duró la audiencia, Javier Duarte no pronunció más de cuatro palabras.

Fue un Javier Duarte distinto al de ocasiones anteriores. Lejos quedaron las sonrisas, señas y gestos de burla de las audiencias de su proceso de extradición de Guatemala transmitidas por televisión, o el protagonismo que tuvo en la audiencia inicial del lunes pasado en México, donde él mismo hizo más de 20 preguntas que pusieron en serios aprietos a los fiscales de la PGR.

La Procuraduría General de la República, que en la audiencia inicial del lunes envió solo a tres fiscales, esta vez duplicó su fuerza: seis agentes del Ministerio Público entre ellos el propio subprocurador de Delincuencia Organizada de la PGR, Israel Lira Salas.

“Nos quieren montonear. Esto no es legal” dijo el abogado defensor Marco Antonio del Toro, al darse cuenta que en realidad estaban prácticamente en igualdad de fuerzas. El lunes la diferencia era de 2 a 1 en favor de la defensa.

Tres derrotas clave de inicio

La audiencia de ayer, que era vital debido a que existía la posibilidad de que Javier Duarte pudiera quedar libre, inició prácticamente con una queja de la defensa. Fue la primera de tres que no fructificarían y que marcarían la ruta cuesta arriba para los abogados.

El reclamo de la defensa fue que la Procuraduría General de la República intentaba sacar una supuesta ventaja con la presencia del funcionario de Hacienda. Fue ahí cuando el abogado dijo que los querían “montonear”. Pero el juez desechó el reclamo al concluir que Hacienda, como denunciante, es parte de equipo de la fiscalía.

El siguiente alegato de la defensa vino casi de inmediato cuando pidieron que no se tomara en cuenta la declaración de Alfonso Ortega López, exabogado de Duarte y uno de los testigos clave de la PGR en la investigación.

De acuerdo con Del Toro la declaración presentaba varias inconsistencias, entre ellas, que dicha persona pudo haber sido “coaccionada” para que declarara contra el exgobernador a cambio de obtener beneficiados como la suspensión de la orden de aprehensión.

“Es una prueba alterada” aseguró enfáticamente el defensor de Duarte. Y lo repitió dos veces.

Pero el juez rechazó primero, que se desestimara esta declaración como pedía la defensa cuando la PGR todavía no presentaba sus elementos, en un segundo momento el juzgador dijo que aun cuando pudiera haber errores en la transcripción era un “dato de prueba” válido en el caso.

La tercera petición, que también se convirtió en una derrota para los abogados de Duarte, se dio cuando la PGR comenzó a leer la declaración de Ortega López quien, de forma detallada, acusa al exgobernador de encabezar múltiples operaciones ilegales para enriquecerse.

La lectura de esta declaración por parte de una de las fiscales de la PGR llevó casi 50 minutos pero antes de los primeros 10 minutos, Del Toro intentó frenarla diciendo al juez que era suficiente con que la PGR anunciara dicho testimonio pero no que lo leyera completo.

“¿Y usted cómo pretende entonces que yo y todos los que estamos aquí en esta audiencia sepamos que dijo esta persona? Porque yo decido en base a lo que aquí escucho”, respondió el juez a Del Toro y le negó su tercera petición.

Resignados los defensores, todos en la sala escucharon la declaración de Ortega en la que se describe una operación de fraude al erario que arrancó casi desde el primer día de la administración Duarte con el fin de enriquecerse.

Esta incluyó desde la adquisición de propiedades que van de Veracruz a Nueva York, hasta la compra de unos aretes en Polanco por 40 mil dólares o un anillo de 160 mil dólares para Karime Macías. Incluso Ortega detalla pagos millonarios que tuvo que hacer en efectivo, como el de 70 millones de pesos al “periódico Reporte Índigo”.

Para este momento ya habían desaparecido las sonrisas entre los defensores del exgobernador de Veracruz, algo que fue común en la audiencia inicial. Duarte por su parte, se limitó a lo mismo que la mayor parte de la audiencia: tomar agua y permanecer en silencio.

Un as bajo la manga… y una amante

En la audiencia inicial la PGR tuvo problemas para exponer al menos de forma general datos que le requirió el juez Gerardo Moreno a petición de la defensa. Esta vez se notó que los fiscales hicieron la tarea.

Durante casi dos horas la PGR describió 82 datos de prueba que consideró fundamentales para comprobar dos cosas: uno, que Duarte era la cabeza de una “organización criminal” que saqueó recursos públicos de Veracruz y dos, que a través de prestanombres adquirió propiedades y bienes con dinero que éstos se encargaron de “lavar”, es decir, de ocultar su origen.

Fueron 82 datos de prueba escogidos en un expediente de investigación que contiene más de 123 mil datos como el propio juez lo destacó.

La intervención de los fiscales guardaba además un as bajo la manga. En el equipo incluyeron a un alto funcionario que si bien, no formaba parte de las personas que desde el año pasado han llevado la investigación pues pertenece a otra subprocuraduría, sí consiguió explicar de forma sencilla y sin leer un solo papel todo el caso.

Se trataba del propio titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) Israel Lira Salas.

En no más de 30 minutos pero valiéndose de una presentación electrónica con unos 20 gráficos y esquemas, Lira expuso la red de empresas fantasma que habían triangulado recursos para “fondear” a dos compañías: Brades y Terra, que simularon la compra de terrenos ejidales en Campeche a prestanombres de Duarte que se hicieron pasar como ejidatarios, y con un sobreprecio de más de 16,000%.

“Estas personas compraron a verdaderos campesinos un metro cuadrado de tierra a un peso, y un año después lo vendieron en 253 pesos” dijo Lira. El subprocurador de PGR aclaró que todo fue simulado pues las empresas en realidad eran parte de la misma red que compró los terrenos por casi nada, pero se trataba de dar una apariencia legal al dinero.

“Para colmo el campesino Mansur – como irónicamente se refirió varias veces al empresario lo que generó murmullos y risas en la audiencia – ni siquiera pagó un peso de impuestos por estas transacciones” dijo el subprocurador.

Antes de concluir su intervención el alto funcionario dijo que en la audiencia inicial los abogados de Duarte al parecer habían estado “muy preocupados” porque la PGR  les dijera a cuánto ascendían los recursos desviados y de que dependencias habían salido.

“No es el tema del caso ni lo relevante porque el lavado de dinero se puede cometer con un solo peso, si tanto nos interesa hacer matemáticas aquí les dejamos esta información” dijo el subprocurador. La lámina mostrada en pantalla revelaba múltiples salidas de cinco dependencias de Veracruz por más de mil 600 millones de pesos, presuntamente a empresas fantasma.

“Esta es una investigación que no ha terminado”, con esta frase se despidió el subprocurador, quien ya no regresaría a la audiencia luego del receso de la comida. Ni hizo falta.

Para este momento los gestos entre los defensores de Duarte y la forma en que se susurraban entre ellos parecían confesar que el daño estaba hecho.

La exposición de la PGR continuó con la descripción de otras pruebas y declaraciones, entre ellas, la de Juan Janeiro Rodríguez, otro exabogado de Duarte que ahora colabora con la PGR. Este narró varias operaciones irregulares con recursos públicos que le ordenó el exgobernador.

“Esto llegó al punto que una vez, el 28 de febrero de 2014, me llegó un mensaje urgente para comprar una camioneta Land Rover y un departamento en la Ciudad de México, Cuando pregunté me dijeron que era para Xochitl 3, la novia del exgobernador. Eso fue con dinero público” dijo Janeiro.

Del Nintendo a lo patético

Luego del receso de casi una hora y media tocó el turno de exponer a los abogados de Duarte sus pruebas… que en realidad era una principal y no se pudo desahogar: el interrogatorio al abogado Alfonso Ortega quien no se presentó a la audiencia.

El equipo encabezado por Marco Antonio del Toro también llevaba cuatro láminas en cartulina que mostraban “inconsistencias” en los 38 millones que en la audiencia inicial los fiscales solo pudieron detectar. Pero el tema había quedado rebasado ya con la exposición previa de múltiples datos de la PGR.

“La verdad ya nos esperábamos que quisieran cambiar su versión así”, intentó atajar Del Toro, quien entonces centró su argumento en tratar de referir que los fiscales habían cambiado su versión de los hechos.

“Estos fiscales quisieron traer aquí un Nintendo – dijo Del Toro refiriéndose a los esquemas proyectados por el subprocurador de la SEIDO – del que ahora no podemos defendernos porque no lo presentaron en la primera audiencia”. Intentó argumentar que aun con ello no se probaba nada y menos la participación de su cliente.

El equipo de la defensa optó luego por la ruta de la descalificación. “Esta es una acusación que no solo es endeble sino hasta patética”, soltó Del Toro.

En respuesta el equipo de la PGR retomó los argumentos de la defensa y usando sus propios términos les respondió.

“La defensa quiere ahora ponerse a jugar al Nintendo con datos que dice que no le cuadran pero que no entiende que es una investigación abierta (….) además se empeñan en resumir todo a 38 millones de pesos, como si esa cantidad fuera mínima. Que le pregunten al pueblo de Veracruz si les parece cualquier cosa”, dijo el fiscal Pedro Guevara.

La respuesta subió de tono. El fiscal dijo que lo que sí era “patético” es que los abogados defensores, en vez de traer pruebas que evidenciaran que su cliente no tendría nada que ver con el caso, se limitaran a “litigar con reglas del Sistema Penal Acusatorio” como herramienta de defensa.

“No traen peritos, no traen dictámenes, no traen nada. Quieren eso si insultar nuestra inteligencia” acusó el fiscal de la PGR.

Un rápido desenlace

Cuando la audiencia llegó a las once horas de duración y tras escuchar el debate entre ambas partes, el juez Gerardo Moreno dijo que tenía la facultad de tomarse unas dos horas más pero adelantó que “no las necesitaría” pues su decisión estaba tomada.

“Señor presentado (Javier Duarte) yo no estoy concluyendo aquí que usted sea culpable o inocente. Pero si me parece que los datos de prueba aportados por los fiscales son suficientes para concluir que en Veracruz se cometieron delitos por una organización criminal, y que probablemente usted la encabezaba”, dijo el juez.

No hubo mayor rostro de sorpresa en los abogados ni en el propio exgobernador de Veracruz, quienes parecían ya esperar este desenlace tras la ruta que tomó la audiencia.

Durante los 45 minutos siguientes el juez argumentó su resolución. Sostuvo que la PGR no había cambiado los hechos como la defensa aseguró, y subrayó que el lavado de dinero y la delincuencia organizada eran un delito permanente cuyo monto del daño aún estaba por verse.

Eso sí. El juez también dio la razón a elementos de la defensa. Por ejemplo, dijo que había una falta al “principio de lealtad” si la PGR no había entregado el expediente completo a los defensores.

También les reiteró que las precisiones que en una audiencia inicial solicitó el acusado y que metieron en problemas a los fiscales las consideró prudentes y que no se había incurrido en nada ilegal.

“En efecto yo dije que los números dados en aquella audiencia no cuadran y lo sostengo. Hoy el Ministerio Público en sus datos ya nos ha mostrado otro panorama”, sostuvo el juez.

¿Despedida o advertencia?

La última intervención de Javier Duarte en la audiencia del sábado fue para repetir la misma frase que había pronunciado ya tres veces antes “me apego a lo dicho por mi defensa su señoría”.

El abogado del Toro sin embargo, sí tuvo palabras de despedida. Una de ellas fue para el juez al que le solicitó copia detallada de todo el expediente pues anunció que apelará la resolución para que la revise un tribunal.

Y el último mensaje fue para los fiscales de la Procuraduría:

“Colegas, han dado una pelea férrea esta vez y se les reconoce su esfuerzo. Sin duda nos seguiremos viendo”, dijo Del Toro.

Luego el abogado le dio una palmada en la espalda a Javier Duarte y le susurró algo justo unos segundos antes que un agente de la Policía Federal, que estaba a unos metros del exgoberndor, se acercara con unas esposas en las manos.

En la videocolumna de Edel López Olán


La nota del día


Duarte, ahora entendemos tu sonrisa.

Por Edel López Olán.

En un país tan corrupto como México, las noticias lamentables se convierten en un detalle más de una sábana de increíbles acontecimientos. Hace unos meses, el escape de uno de los gobernadores más corruptos del PRI sacudía a la nación. Javier Duarte de Ochoa sale del estado de Veracruz apoyado por una increíble maquinaria de corrupción qué el mismo planeó desde la trinchera del cinismo, desde las sombras de la impunidad.

Muchas fueron las teorías. Muchos fueron los inculpados. Pocas fueron las acciones.

Los funcionarios de la administración Duartista fueron cayendo poco a poco en un melodrama que todo el país ya conoce: Se atrapan, se presentan, se amparan y se liberan, y así muchos peces grandes que aún se encuentran dentro del reclusorio nos mantienen con la pregunta en la mente: ¿Hasta cuándo?

Muchos de estos funcionarios, metidos hasta las manitas en negocios ilegales, tráfico de influencias y demás delitos se encuentran amparados en sus “fueros” lo cual les permite caminar por las calles de forma impune, sin ningún tipo de reserva, sin ningún tipo de miedo a la autoridad, como una burla más a un pueblo que solamente observa, se queja, pero no hace absolutamente nada.

Crear un caso, de cualquier tipo, amerita un trabajo exhaustivo de todas las partes involucradas en el proceso. Muchas veces, la sed de justicia provoca que mucho y buenos abogados emitan sus opiniones de cómo crear casos fehacientes contra estos delincuentes que, desafortunadamente, tienen el sistema a su favor y creando “omisiones” que se leen increíbles a todos los niveles de impunidad. Crear un caso de una forma limpia siempre será un problema en un país corrupto donde existen tantos intereses de por medio, tanto dinero entre líneas, tanta corrupción como moneda de cambio.

El día de hoy, un juez suspendió provisionalmente dos órdenes de aprehensión que caen sobre Javier Duarte. ¿Increíble?, Sí. El tráfico de influencias, peculado e incumplimiento del deber legal, ahora, solamente tienen como depósito 6 mil pesos hasta que se dicte una suspensión definitiva, como si todos, absolutamente todos los datos emitidos desde la gestión fueran insuficientes para crear un caso histórico en un país deseoso de justicia pero extraño en su ejecución.

¡OJO!, esto no quiere decir que Javier Duarte se encuentra libre. El exgobernador tiene que seguir cumpliendo su condena en el reclusorio norte hasta qué se comparezca contra los demás delitos federales que se le atañen al exgobernador, la pregunta es: ¿Cuántos más se suspenderán?

¿Usted sabe a cuantas personas comprometería Javier Duarte con sus declaraciones? ¿Usted sabe cuantas organizaciones pondrá a temblar? ¿Usted sabe toda la información que tiene ese hombre en su poder?

El dinero sustraído no se encuentra solamente en los bolsillos de Javier Duarte. El dinero sustraído del gobierno del estado de Veracruz se encuentra repartido entre muchas y grandes esferas de cualquier tipo (como se determinó en las grabaciones de hace unos días sobre los recursos destinados al PRI nacional por parte del exgobernador), por lo tanto, las teorías de que Javier Duarte se encuentra protegido por altas esferas de poder toma forma, el exmandatario no puede abrir su boca en ningún sentido, por qué grandes cabezas caerán y eso no es políticamente correcto de cara al 2018.

En fin, está novela política llamada “justicia” continua de una forma increíble para propios y extraños. Corrupción, impunidad, omisiones de todo sentido; una justicia con la brújula inquieta y un determinado sistema en quitarle responsabilidades a los criminales que ellos mismos sustentan son las razones de esa sonrisa que Javier Duarte tiene, una sonrisa que hoy desafortunadamente todos entendemos.

En este país Javier Duarte y toda esa mafia detrás de él puede sonreír de una forma tan cínica. Ahora sabemos por qué sonríe. Ahora sabemos y entendemos el porqué de tu estúpida e increíble falta de cordura, ahora entendemos el porqué nunca has dejado de sonreír.

Hasta la próxima.

Punto final por Edel López Olán


Punto final
Por Edel López Olán

Ante la detención de Javier Duarte de Ochoa:

Lo bueno:
La detención de uno de los criminales más grandes de la historia de este país, que de forma lamentable es un político, escogido por el pueblo para servir al pueblo. Su detención ahora pondrá la guadaña de la “justicia” sobre el cuello de muchos, en un ejercicio importante de acción que todos los mexicanos solicitamos. Yarrington hace unos días, hoy, Javier Duarte se encuentra en un proceso de extradición que lo llevará (de llevarse a cabo) ante la justicia mexicana y la inclemente opinión pública.

Lo malo:
En un ejercicio paradójico para nuestro gobierno, los mexicanos (o la gran mayoría) se encuentran escépticos ante una detención muy cercana a tiempos electorales. El PRI en el poder federal no puede darse el lujo de perder el único bastión que le queda después de Veracruz: El estado de México. La lamentable postulación de Alfredo de Mazo (primo de Enrique Peña Nieto) como candidato, mueve, al parecer, los engranes priistas de antaño que no solo ocupan la manipulación y el terror como moneda de cambio, sino que ahora, probablemente, tengan el “cariño del pueblo” a su favor con una detención electorera a todas luces que es un respiro para un alicaído PRI de cara al 2018.

Lo feo:
La incertidumbre que proviene para el proceso. Des afortunadamente en este país, la ley es más ciega que Steve Wonder. La desdeñable lucha de poder entre el PAN (gobierno estatal) y el PRI (gobierno federal) podrá ensuciar un proceso donde muchas cabezas, desde la más alta esfera hasta el último que firmó un documento se encuentran involucrados, donde obviamente no se podrán establecer situaciones de justicia fehaciente, en un país tan deseoso de justicia y tan manchado por la impunidad.

Punto final. Javier Duarte aun le queda un largo camino para llegar a tierras aztecas, ahora, nuestra labor como sociedad es estar atentos al proceso desde todas las trincheras y dejar atrás nuestra fatídica costumbre de no dar vuelta a la hoja.

Hasta la próxima.