COVID-19: ¿La nueva guerra del petróleo?