Hablemos un poco de…


Partidos políticos

Dinero y Demagogia

Por Edel López Olán

Al escuchar la cantidad de 5300 millones de pesos, pensamos inmediatamente en la inversión que algún Jeque  o en alguna propiedad en Dubai. Sin embargo, no es así. Esta cifra por increíble que parezca es, nada más y nada menos, que el presupuesto destinado a los partidos políticos para el proceso electoral 2015 que arrancará dentro de unos meses.

La cifra es estratosférica. Los datos son impresionantes. Pero el fin sigue siendo el mismo: El despilfarro electoral.

Y es que si bien la cantidad suena muy grotesca, el pastel como siempre, no se reparte de forma proporcional y sí se hace el destino sigue siendo tan nebuloso como los candidatos y sus campañas. Descaradamente (sobre todo en los procesos estatales) los gobiernos en el poder entran a golpe de billete o recursos a favor de los candidatos que están en el poder utilizando hasta la última tinta de tóner, hasta la última hoja, hasta el último recurso en posicionar a los que están “allá arriba”, en esa marquesina política donde obviamente una mano lava la otra.

Entonces… ¿Cuál es el destino del famoso presupuesto?

Es evidente que las logísticas electoreras en México no son baratas. Todos los partidos; de todos los colores; acarrean de forma indiscriminada gente a sus filas, pagando por servicios, y sobre todo, haciendo lujo de poder monetario para llenar las urnas de esperanzas basadas en ideologías vacías. Entonces, si trazamos una gráfica del uso de los recursos electorales asignados contra los resultados esperados, nos daremos cuenta que la variación que existe en ellos es completamente desproporcional, sobre todo, cuando algunos partidos siguen buscando mantener un registro para seguir mamando (así literal) del dinero del pueblo.

¿Qué se podrá edificar con 5,300 millones de pesos?

Sé, que usted y yo tenemos una lista de por lo menos quince opciones para darle un fin loable a ese dinero, sin embargo, como país, desafortunadamente es más importante hacer impresos de caras feas, spots simplones, preparar tortas rancias y llenar urnas de votos vacíos que utilizarlo para lo que realmente se necesita.

De nuevo, como en cada proceso electoral, comenzamos una carrera por el poder basada en una opulencia insultante y una demagogia estúpida.

Hasta la próxima.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .