SEO: ¿Una gran herramienta?

Actualmente, las marcas tienen una infinidad de herramientas digitales para optimizar sus contenidos y posicionarse en los motores de búsqueda, es decir SEO, ya que continúa siendo una garantía para las compañías de establecer una identidad virtual y para lograr un alcance mayúsculo.

Según Borrell Asociates, la inversión en el rubro digital tuvo una inversión de 65 mil millones de dólares en 2016 por parte de las marcas, y se espera que alcance los 79 mil millones de dólares en 2020. De acuerdo con Forbes, la importancia del SEO es tal que muchas compañías lo usan sin el debido conocimiento y suelen cometer errores comunes, entre los que destacan:

Enfocarse demasiado en una métrica. Para algunos community puede ser tentador vincular su progreso a una métrica clave, como el ranking de palabras clave o el tráfico entrante, sin embargo, es uno de los errores más comunes, ya que el SEO depende de docenas de factores que interactúan, además de que se puede ver el valor de cualquier combinación de ellos. Solo examinando la imagen completa se llegará a una comprensión clara de su rendimiento.

Ser víctima del sesgo de confirmación. Es una tendencia natural a favorecer la información que ya se alinea con suposiciones intrínsecas. En el ámbito SEO, eso significa que si ya crees que tu campaña es exitosa, puede que sin darte cuenta recojas estadísticas fijas pero que ignores “bits” de información que demuestre que necesitas trabajar algunos aspectos. Para evitarlo, lo recomendable es abstenerse de hacer suposiciones hasta tener los números a la mano.

Negligencia en la segmentación. La ruta principal de tráfico que se orientará en SEO es el “tráfico orgánico”, es decir, los cibernautas que encuentren tu contenido en los motores de búsqueda, sin embargo, existen otros modos de tráfico que pueden influir, como el de las redes sociales y el tráfico generado por los enlaces creados por el contenido externo. Y es que la segmentación de estos flujos ayuda a entender y medir las diferencias en su comportamiento en el sitio web.

Solo mirar las palabras clave. Al comienzo de una campaña de marketing digital se suele utilizar palabras clave como objetivos de clasificación, y es una práctica común, no obstante, no son las únicas que se debería examinar. La búsqueda de Google es compleja pero clasificará los resultados según el contexto, en lugar de incluir palabras claves específicas. Por lo tanto si deseas una medida real, tendrás que buscar palabras clave relacionadas y frases no consideradas originalmente.

Confusión de términos. Google Analytics y otras plataformas suelen tener miles de variables diferentes que se puede examinar para evaluar su rendimiento. Algunos son sencillos de entender, ya que miden lo que parecen medir, algunos términos, pero son más complejos de discernir. Por ejemplo, es complejo diferencias entre una “tasa de rebote” y una “tasa de salida”, cuando las primeras aplican cuando la página es la primera que un usuario ha visitado, mientras que la segunda podría aplicarse a cualquier usuario.

No relacionar resultados con el ROI. El punto del SEO es ganar ingresos para una marca, es decir, los resultados deben ser más que solo el número de visitantes que recibió o el número de filas, ya que es necesario calcular y entender cómo esos números se traducen en valor para tu marca.

No visualizar los resultados. Aunque es tentador usar todas las nuevas ideas como una medida de lo que funcionó en el pasado, no debe ser el principal objetivo, ya que también se debe contemplar los datos para decidir lo que se debe de hacer en el futuro.

Texto original | Eduardo Venegas | Merca2.0

Anuncios