Un segundo puede ser la diferencia

Muchas son las formas y los momentos donde un pequeño puede ser arrebatado de nuestro lado. Desafortunadamente, la inocencia de los pequeños juega un papel fundamental en los momentos, donde, un extraño puede arrebatarlo de nuestra mano.

Pero, ¿qué tan responsables somos los adultos que este tipo de eventos sucedan?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s