Editoriales

“Hablemos un poco de” por Edel López Olán


Javier Corral: Entre la  consciencia e indiferencia

Hablar de política en México siempre será un ejercicio surrealista. Imaginar escenarios que puedan encajar en el “gusto” de la sociedad se convierte en un plano cada día más complicado para políticos y funcionarios públicos, por lo tanto, cualquier acción (buena o mala) se responde con una reacción de la sociedad tan adversa que debería preocuparlos.

Javier Corral dio un golpe a la PGR haciendo lo que debía: Perseguir y denunciar las fallas de su antecesor de forma tajante, caiga quien caiga. Sin embargo, en un país lleno de corrupción, politiquerías y cambios de sentido a punta de billetes, hoy, uno de los hombres bajo la lupa del escrutinio público, se convierte en un “héroe” con una causa probable. La gestión de recursos en épocas electoreras en una lamentable herramienta de estrangulamiento político, y Corral al hacer evidente la falta de acción de la SHCP a muchas de las actividades de Cesar Duarte, convirtió a  la misma en el gatillero de un gobierno federal que ve lentamente, por todos los frentes, que la elección del 2018 se le escapa de las manos.

¡OJO!, Javier Corral no es el héroe. Es un funcionario que hace lo que tiene que hacer, aunque hoy (como buena época electorera) quiera envolverse en una bandera y tirarse al vacío como un mártir que no le corresponde.

La poca consciencia de algunos funcionarios públicos en este país ha dictado nuestro destino. Los cambios de gobierno y la falta de cohesión y acción del aparato burocrático, permite que la indiferencia a todos los proceso crezca, donde, al existir un manoseo de los recursos públicos, se convierte prácticamente en un imposible de resolver al buscar culpables, y en un país donde, cuando haces tu trabajo eres juzgado por el yugo del sistema y si no lo haces, eres juzgado por una sociedad que (con mucha razón) ya no cree absolutamente nada.

Así camina nuestro país, entre funcionarios públicos de escasa credibilidad haciendo su trabajo e instituciones realizando el trabajo sucio desde la trinchera de la “legalidad”. La consciencia desde hace mucho tiempo se ha abaratado. La indiferencia crece a cada momento desde la sociedad. El simple trabajo que desde hace muchos años se debió realizar, hoy, es parte también de un esquema de capital político para todos los partidos, en un país donde los resultados no son nada, la consciencia se vende al mejor postor y la indiferencia  gubernamental es lamentablemente la moneda de cambio en este mercado llamado “política mexicana”

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.