“Lo bueno. Lo malo. Lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

Ready Player One

La cinta es una bomba de nostalgia desde el primer minuto. La notas  de “Jump” de Van Halen resaltan el enorme sentido que tendrá el film que engolosina pues tiene toda la estampa de uno de los directores más influyentes e importantes de todos los tiempos: Steven Spielberg. Basada en el libro de Ernest Cline, el fiilm nos transporta a un futuro distópico, donde la fuga a la realidad se convierte en una obligación ante lo gris de una realidad que carcome y desmotiva a cualquiera. El escritor retrata en una analogía perfecto de los tiempos modernos, la constante y evidente falta de integración entre las personas y el mundo tecnológico. Desde el Atari 2600 hasta la increíble banda sonora que te transporta a esa época dorada de la cultura pop, Ready Player One, se convierte en un lujo para la vista, el corazón y el romanticismo de una generación que se niega a morir.

Lo malo

Más pan con lo mismo

Las campañas electorales “comenzaron”, y enfatizamos las comillas por qué definitivamente no han comenzado de ninguna forma. La forma viral de las mismas propuestas, intercambio de argumentos y poco sentido táctico en las campañas apunta a que definitivamente el ejercicio electoral del 2018 será una repetición barata y continua de campañas electorales de antaño. Acusaciones, desprestigios, cambios de discurso y sobre todo, la nula presentación de propuestas reales, coloca de nuevo a todos los mexicanos en la debacle de una votación que lentamente pasa de ser la más importante de muchos años a un circo mediático corriente que se extenderá más allá del primero de julio.

Lo peor

La prostitución de la política

Todos como ciudadanos somos y tenemos la responsabilidad (si así lo queremos) de participar en los proceso democráticos de nuestro país. La aparición de muchas figuras públicas (actrices, comediantes, actores, futbolistas y demás que se sigan integrando a la lista) habla de la importancia de la pluralidad de un país que hoy más que nunca, necesita que todas las ideas y conceptos se escuchen desde todas las trincheras, sin embargo, todo México necesita algo más. Los partidos políticos se han valido de métodos corrientes para llenar las urnas y distraer votos sonantes que pueden ser determinantes en una elección contra el fenómeno AMLO. La aparición de personalidades de cualquier latitud no solo habla de la inexistencia de una idea política real en este país; sino que el sistema se ha prostituido a tal grado, que es más importante una cara en el templete que una idea sobre la mesa. Sí, no dudamos de la capacidad que como ciudadanos puedan tener muchas figuras públicas, sin embargo, si su único argumento es querer ayudar al país, entonces, deben ocupar ese arrastre específico que tienen y hacerlo desde la trinchera de las candidaturas independientes y no venderse al mejor postor, en una inefable actitud política mexicana.

Hasta la próxima.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.