“Hablemos un poco de” por Edel López Olán


Payaso vs Payaso: La elección vestida de circo

Todo en época electoral se transforma en turbio y desatinado. En muchas ocasiones, los cambios estructurales que se realizan dentro de una administración dan  esperanza a todos los ciudadanos de qué, ahora sí, las cosas van a cambiar, cuando la realidad dista demasiado de los planes.

La elección en México será definida principalmente en dos cosas:

La primera, la falta de acción de un gobierno que sigue pensando que vive en los años 70´s y permitió que todos sus demonios caminaran por las calles sin control alguno. Gobernadores llenándose los bolsillos a manos llenas, corrupción a gran escala, escándalos, impunidad; vaya, todos los elementos posibles de un priismo tan recalcitrante que encabrona. Su inacción, su falta de ética y moralidad, hoy, lo tienen a la orilla de una abismo que los sacara de Los Pinos como hace 18 años y que los sacará como lo que son: Unas ratas que solamente carcomen al sistema y la esperanza de un país.

La segunda: El mismo argumento desde hace 18 años. Sí, probablemente AMLO sea el candidato ideal por ser el “menos malo”, pero más allá de su modelo de gobierno, el éxito de toda su campaña se basa en explotar el sentimiento más profundo de los ciudadanos (el enojo) combinado con la más característica actitud de todo ser humano (ser tendencioso), ambas situaciones han controlado a muchos dentro de la población manteniendo un “equilibrio” natural entre adeptos en las campañas políticas, algo, que mantiene a la población indecisa dentro de la misma encrucijada de cada seis años.

La elección en el país solo ha tenido un competidor en punta y los esfuerzos del gobierno por querer acortar distancias han sido completamente infructuosos. La investigación a Ricardo Anaya (segundo en la contienda) se pensaba beneficiaria al candidato del PRI, algo que no paso, por lo tanto, se debe recurrir a la más arcaica de las mañas del PRI: La dispersión de votos.

Margarita Zavala entra a la boleta como candidata independiente con más dudas que Peña Nieto después de un discurso. La forma en como la candidata ingreso es un ejemplo de como las cosas se realizan en este país: “Está mal, pero bueno, vamos a pasártelo por está ocasión”. La carga natural de personas que votarán por Margarita reduce el margen en el grueso de las votaciones, que hoy, alejan solamente a 10 puntos al puntero de su perseguidor más cercano.

Y así, en un país donde las matemáticas brillan por su ausencia, las pruebas se las traga la tierra y las instituciones tienen las manos metidas en el lodo tan profundo que ofende, así, hoy, tenemos a otro candidato en la boleta con la misma cantidad de irregularidades que la primera: Jaime Rodríguez “El Bronco”.

Sí, el oriundo de Galena, Nuevo León, entró a la contienda para equiparar las fuerzas en el único de los terrenos que no han explorado los otros candidatos: La bufonería y el escarnio hacía los otros candidatos.

La carrera electoral paso de ser una plataforma de ideas a una temporada más de “Chistes y albures” entre dos payasos que solamente saben hacer eso, blofear desde la trinchera de la desinformación y mantener “entretenida” a la población con sus intercambios de “ideas”, mientras, la distancia entre el puntero y su seguidor más cercano (sea quién sea) se hace más corta. Bien lo comentó ayer en una entrevista el maestro Julio Astillero: “El fraude comienza desde el ingreso de Jaime Rodríguez a la boleta” y sí, efectivamente, desde ese momento comienza el fraude.

La llegada del Bronco dispersará aún más los votos y lanza de nuevo a la población la famosa frase de: “El que tranza no avanza”  donde, a pesar de muchas de las irregularidades per sé, el TEPJF sitúa en la boleta a un tipo tan corrupto como la forma en como llegó a él.

Triste que en nuestro país ocurran este tipo de cosas. La sombra de la sospecha de que no se cumplen los procesos de nuevo golpea a todos los mexicanos, y hoy el “Ahora voy por ti Andrés Manuel” es un mensaje claro de qué este circo ya comenzó, donde, ahora, más allá de propuestas de peso y crecimiento para el país, la contienda electoral se convertirá en una guerra de Payaso contra payaso que no beneficia a nadie, ni siquiera a los mismos candidatos, y eso, es muy lamentable.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s