“El día que la prensa dejo de celebrar” Hablemos un poco de por Edel López Olán


El reto de la prensa siempre será encontrar entre las letras y la imagen la mejor forma de expresar una opinión o concepto. Desde la creación de su concepto, la prensa  se ha encontrado en el ojo del huracán por retratar de una forma puntual, veraz y oportuna la realidad de un sociedad o país. Hoy, los conceptos que se desprenden de ella han rebasado por mucho el concepto acuñado desde su concepción. Y así, la prensa ha jugado un papel fundamental en el desarrollo de muchos países, ha coadyuvado a la forma en como se solucionan muchos problemas derivados de ella, y en ocasiones, ha sido la solución a lagunas de información que suceden entre el día a día y los espectadores.

En este contexto se celebra este jueves 3 de mayo el Día Mundial de la Libertad de Prensa bajo el lema “Los frenos y contrapesos al poder: medios de comunicación, Justicia y Estado de derecho”, en un intento de poner en debate los desafíos, los peligros y las oportunidades a los que se enfrenta esta actividad tan esencial para la vida democrática.

Este día se celebra en todo el mundo desde 1993, cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) solicitó que el 3 de mayo fuera establecido formalmente como un momento para “fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática“.

En México, del año 2000 a la fecha, se han asesinado a más de 115 comunicadores (más los acumulables) y muchas han muerto en ocasiones, en defensa de la verdad y el conocimiento. Las venas de un país por donde corren todos estos seres humanos dedicados y afligidos a su labor, hoy, exige desde todos los frentes,  justicia por todos los periodistas caídos dejando de lado la celebración de un día que dista mucho de ser conmemorativa.

Hoy, en México, el festejo innato de una profesión que se acuña de forma digna y precisa, se ha convertido en el epitafio de muchos hombres y mujeres que han entregado su vida a conducir la verdad de frente y sin reductos.

Hoy, nuestro país deja de festejar y todos los responsables de llevar la información desde cualquier plataforma exigimos que la labor profesional de todos los comunicadores sea respetada Hoy no podemos celebrar, hoy simplemente levantemos la pluma en honor de todos nuestros compañeros caídos.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s