Un México de dolor y sin propuestas


Texto original por Erika Flores (The Huffpost)

De nada sirvió acreditarse para uno de los eventos más importantes en términos de justicia, derechos humanos y política, de los últimos 12 años. Un cara a cara de madres de desaparecidos, académicos, colectivos y organizaciones contra la violencia con los cuatro candidatos a la presidencia, menos uno, la aspirante independiente Margarita Zavala quien canceló su asistencia.

No, a las 8:30 de la mañana ya no hubo acceso al auditorio del Museo Memoria y Tolerancia. El argumento oficial fue que, pese a tener acreditación de prensa, el lugar estaba lleno. Pero insistir un poco más trajo una respuesta off the record. “Es que la gente de los candidatos tomó el lugar y limitó el acceso”, dijo uno de los organizadores. Por eso los reporteros que no pudieron ingresar fueron enviados al salón de un hotel cercano donde siguieron la transmisión por internet.

“Expreso mi más profunda y sincera solidaridad con las víctimas de los últimos años”, les dijo Anaya respetuoso y con tiento, sabiendo el peso moral de los asistentes que tenía enfrente. Más no por eso omitió “me preocupa el formato del evento de solo preguntas y respuestas, cuando más que escuchar, los candidatos también debemos hablar”.

El panista-perredista aseguró estar impactado por el dolor de las madres de los desaparecidos. “Sí puedo entender que si pierden un hijo, pierden la vida”, afirmó. Destacó que su propuesta es llegar a la paz como producto de la justicia, no de la impunidad. Pero, conforme respondía las preguntas planteadas por los organizadores, miraba también el cronómetro que tenía a su lado “¿De cuánto tiempo estamos hablando?”, preguntó en algún momento y a cada oportunidad insistía en necesitar más tiempo para hablar y escuchar. “Yo al principio me entusiasmé porque esto era un diálogo”, confesó. “Pero la verdad es que he escuchado poco de ustedes. Invítenme otra vez para poderlos escuchar”, dijo antes de concluir.

Mientras él salió por la puerta trasera del museo, afuera, en la entrada los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa realizaron una protesta simbólica. Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio -uno de los 43-, dijo brevemente “no estamos con ninguno de los candidatos, independientemente de quien gane, nosotros seguiremos en pie de lucha”.

Emilio Álvarez Icaza se retiró por la entrada principal. HuffPost cruzó algunas palabras con él ¿Había logrado convencer el candidato a su audiencia? “Algunos de los organizadores me comentaron en general que le fue bien, pero que le faltó enfatizar algunas cosas”.

Así comenzó Andrés Manuel López Obrador su participación. En primera fila lo acompañaban Yeidckol Polevnsky, presidenta nacional de Morena, sentada junto al sacerdote Alejandro Solalinde. Mientras que en otra fila Alejandro Gertz (exsecretario de seguridad capitalino y asesor de seguridad del candidato), escuchaba atento junto a Javier Sicilia.

“La estrategia de seguridad no se puede fincar sobre el uso de la fuerza, la violencia no se combate con violencia”, advirtió. “Para nuestros contrincantes todo es uso de la fuerza, es una postura muy reaccionaria”. López Obrador sabía perfectamente a quiénes tenía enfrente, por eso fue cuidadoso al no mencionar en ningún momento la palabra amnistía para blindarse de conflictos mediáticos. Coincidencia o no, los moderadores tampoco se lo preguntaron.

Por el contario el candidato reiteró -igual que en el debate presidencial- que de ganar convocará a un encuentro con autoridades religiosas, internacionales, especialistas y familiares de víctimas “para elaborar un plan conjunto para conseguir la paz con justicia y dignidad. Les pido considerar nos ayuden después del primero de julio en la construcción de todo el proceso para organizar este plan de acción. Inclusive, hasta el nombramiento”.

El morenista propuso además reactivar la comisión de búsqueda de desaparecidos y otorgarle un amplio presupuesto. Adelantó que durante su gobierno le gustaría que el padre Solalinde llevara la defensa de los derechos humanos. “Solo que la ley no nos lo permite. También quisiera que Sicilia estuviera en la comisión para encontrar a los desaparecidos. Yo quiero gente buena aquí, no a ‘leales’ en los puestos”.

La franqueza también pasó por López Obrador quien fue directo con su público. “Miren: del problema económico, se cómo; del de la corrupción, también. De la educación, tenemos un muy buen plan. Pero este… Este es un tema muy complejo”.

Al final de su participación, también se encaminó a la salida ubicada por la parte trasera del museo donde estaba su camioneta. Enfundado en una gabardina color café y lentes oscuros, Getz Manero salió caminando por el frente, sobre avenida Juárez donde había ya una suave lluvia. HuffPost le interceptó. “Doctor ¿cree usted que López Obrador convenció a los asistentes?”. “A mí me convenció y yo creo que a ellos también porque son muy sensibles al tema”.

“El hijo bastardo de la ley”

Así se autonombró el candidato independiente, Jaime Rodríguez, el Bronco, quien ocupó la mayor parte de su participación para hablar de su actuar en dos años y medio como exgobernador de Nuevo León. Habían pasado casi tres horas desde que el evento inició y las traductoras de lenguaje de señas ya estaban cansadas, es por eso que tomaban relevos cada 15 minutos para descansar manos, cara y brazos.

La transmisión de video falló por momentos y pese a que la prensa se perdió algunos instantes, el Bronco hizo un favor al recuperar uno de ellos. “Le he preguntado a todos en el país quién quiere ser policía y nadie quiere. Ni ustedes a quienes también les pregunté”, dice frente a un auditorio incompleto pues algunos asistentes optaron por salir.

El aspirante presidencial sabe (como sus antecesores) que no está frente a cualquier audiencia por eso tampoco repitió su propuesta de cortar la mano a los corruptos; pero sí aprovecha para decir que está de acuerdo en conformar una comisión de la verdad que investigue violaciones graves en derechos humanos. “Sí, México merece saber la verdad y privilegiar el derecho de la víctima, hay que devolverle ese sentimiento a las mamás”.

No, no hay manera de explicar cómo la franqueza también se apoderó de él al cerrar su participación. “Cuando encontré a mi hijo muerto estuve con él siete horas. Si hubiera tenido una pistola, me hubiera disparado; pero le hice a mi hijo una promesa para cambiar a las personas. Es difícil que me conozcan en solo una hora o cuatro meses de campaña, por eso quiero convencer a la gente de manera individual. La banda presidencial no es mi objetivo, si gano la mandaré a un museo. El problema de México no solo es este sino la impunidad y la corrupción; y el sistema no lo cambiará ni López Obrador, ni Meade, Anaya o Margarita, solo lo cambiará la sociedad. Y si alguno de ustedes, al oírme, cambió su actitud mi hijo está contento y yo también”.

Fiel a su autodefinición de ser un hombre de números, como afirmó José Antonio Meade en una entrevista con Carlos Loret luego de su nombramiento como precandidato a la presidencia por el PRI, el aspirante tricolor los utilizó como principal arma durante su diálogo con víctimas de la violencia. Quizás por ello, desde el inicio de su participación, tomaba nota de lo que escuchaba y revisaba una carpeta informativa que terminó por dejar en sus piernas. “Deberíamos tener 1.8 policías por cada mil personas y solo tenemos 0.8 que tienen menos capacitación y menos ingresos, según instancias internacionales”, dijo.

Probablemente nadie dudó de los fríos números provenientes de aquel hombre enfundado en traje y corbata, que lo mismo dio una cifra de cuando fue secretario de Hacienda que de Desarrollo Social. Meade no logró hacer click con algunos de los asistentes quienes -por primera vez durante todo el evento, que para entonces llevaba cuatro horas y media de duración-, le increparon molestos en el momento en que el candidato consideró que no era necesario crear una comisión de la verdad para investigar violaciones graves en derechos humanos en los últimos doce años. “El problema no se resuelve con invitados extranjeros”, dijo.

La tensión del momento se alargó por segundos. Fue necesario que los moderadores intervinieran para permitir que Meade concluyera su participación en la que no hubo ningún momento revelador de franqueza como sucedió con los otros candidatos.

CUARTOSCURO.

“¡Cobarde, tuvo miedo!”

Las palabras de Yolanda Morán, con la foto de su hijo desaparecido en las manos, son directas. “Eso es Margarita Zavala porque al no aceptar venir a esta reunión, es aceptar su culpabilidad. Desde que fue a Monterrey se le dijo que tuvo la oportunidad de ayudarnos como primera dama y no lo hizo”, afirmó la coordinadora de Fundem (Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México). Sin duda, la sombra más negra de la hoy aspirante independiente tiene nombre y apellido: Felipe Calderón. “No movió un cabello ¿Y ahora quiere que las mujeres la apoyemos? ¿Con qué cara nos pide respaldo?”, acusó.

Junto a Yolanda esta Flor Suárez del Colectivo Solecito del estado de Veracruz. Quizás hay algo en el ambiente porque ella también peca de franqueza al igual que Anaya, López Obrador y El Bronco. “Este evento fue decepcionante, los candidatos no quieren oír la palabra de los desaparecidos, se van por otros lados, ninguno que nos pueda ayudar. Por lo menos que nos dieran un poco más de importancia porque todo se fue más en el tema de las policías y las drogas. Ni siquiera saben la cifra que hay de desaparecidos: en Veracruz son mucho más de la cifra oficial. Y nosotras seguimos siendo las madres, las únicas que buscamos a nuestros hijos”.

Las propuestas

En relación al modelo de seguridad, le pedimos que explique sus planes para asegurar que los tres órdenes de gobierno profesionalicen a las instituciones policiales y para revertir la intervención militar en tareas de seguridad pública. ¿Está dispuesto a abrogar de inmediato la Ley de Seguridad Interior?
ANAYA: Está muy claro lo que hay que hacer, lo difícil es implementarlo porque el ciudadano quedó a su suerte porque ante la ausencia de cuerpos de seguridad civiles (policía). El Ejercito entró a suplirlos sin una estrategia de intervención. Y hoy el problema está igual o peor, porque lo policía sigue sin estar certificada ni se ha profesionalizado. Para los gobiernos de los estados la postura es cómoda: no tengo policía ni soy responsable de sus resultados. Hay que regresar a los militares tan pronto como sea posible, lo difícil es poner un plazo porque eso sería demagogia. Y la ley de seguridad interior necesita una reforma profunda. Ojalá abrogando una ley se resuelva el problema, pero no es así.
AMLO: No podemos fincar toda la estrategia de seguridad en el uso de la fuerza. Los otros candidatos no están atendiendo las causas, solo hablan de profesionalizar la policía y que no les va a temblar la mano. El próximo comandante en jefe de las fuerzas armadas no dará la orden de reprimir al pueblo, no afectaremos los derechos humanos. Los soldados son pueblo uniformado; hay que decirles que tenemos que ser humanos para servir el país, imprimirles valores y no solo priorizar la técnica. La gente me ha dicho si se van los soldados nos dejan en el desamparo completo, así que este no es un asunto de blanco o negro. Hay que ver la mejor opción para la paz. No puedo decir si sí o no abrogaría la ley de inmediato. Mi respuesta es ni sí, ni no.
BRONCO: Hay que preparar a la policía de forma reactiva. En mi estado solo tenemos 7 mil 500 policías aunque deberíamos tener 15 mil.
MEADE: La estrategia actual de seguridad no ha dado resultados, la delincuencia organizada pasó de alimentarse del tráfico de drogas a la guerra por los territorios. La estrategia debe ser prevenir, disuadir y combate a la impunidad y en este último es donde hemos fallado. Falta policía civil y las fuerzas armadas no tienen un marco normativo como en los desastres por eso creo que la ley de seguridad interior puede enriquecerse. Se necesitan más policías y ganando el doble de sueldo.
En materia de Política de drogas, ¿está de acuerdo en despenalizar el consumo de cannabis, eliminado el delito de posesión simple atendiendo a los fines y usos personales, así como despresurizar el sistema penitenciario otorgando el beneficio de la pre-liberación a aquellas personas encarceladas por el delito de posesión simple de cannabis?
ANAYA: Es un problema de salud pública que requiere de un debate con criterio científico y sin prejuicios. Hay que estudiar la legalización y sus consecuencias. SoY franco: no creo que legalizando se solucione el problema a corto plazo.
AMLO: El tema de legalizar debe debatirse. Si las drogas aumentan la violencia hay que debatirlo y si conviene ¿por qué no aprobarlo? Hay que oír a todos. Pero no por eso dejaremos de atender las causas de los problemas.
BRONCO: Soy contrario a creer que la legislación de la marihuana solución el problema porque no hay antecedentes. Tenemos que aumentar el nivel educativo del país para poder legalizarla.
MEADE: El debate de la marihuana debe desvincularse del debate de la seguridad. Hay que verlo desde el ángulo de la salud y familiar, no de la violencia.
Con respecto a la Fiscalía independiente y autónoma, ¿está de acuerdo en la creación de una Fiscalía General de la República autónoma e independiente?¿Está en contra de que se apruebe en periodo extraordinario al nuevo(a) fiscal? ¿En el proceso de selección debe participar sociedad civil? Por otro lado ¿está de acuerdo en la creación de este mecanismo con la participación de expertos nacionales y extranjeros, creado mediante acuerdo con Naciones Unidas? ¿Está de acuerdo en que este mecanismo pueda investigar de forma independiente y, cuando sea necesario, perseguir los delitos bajo su competencia, así como dar apoyo y fortalecimiento a las instituciones de justicia nacionales?
ANAYA: La fiscalía debe ser autónoma e independiente y aquí hay una diferencia con el resto de los candidatos porque AMLO quiere enviar una terna. Sí estamos de acuerdo en hacer una comisión internacional para la rendición de cuentas.
AMLO: Una institución como la procuraduría no puede ser tapadera, como el instituto de transparencia que es un fracaso porque se politizó a pesar de que nació de la sociedad civil. Presentamos una terna para la fiscalía y que el Congreso elija, para que sea un fiscal íntegro. La sociedad civil puede participar en la integración de comités de contratos de compras y obras, desde la licitación hasta los contratos.
BRONCO: Estoy a favor de un fiscal autónomo en el que no intervenga el presidente. Aunque en Nuevo León el problema no es el fiscal sino los jueces porque en este país cualquiera compra un amparo. ¿Quién defiende a las víctimas? Hay 120 mil madres de familia por sexenio, que perdieron a sus hijos y no hay quién las defienda.
MEADE: Una fiscalía autónoma, libre de injerencia política, puede inspirar la confianza del país.
En relación a la Comisión de la Verdad, ¿está de acuerdo en la creación de una Comisión de la Verdad que investigue violaciones graves a derechos humanos de al menos los últimos 12 años? ¿Está de acuerdo que esta Comisión esté compuesta por expertos nacionales e internacionales, así como contar con acompañamiento ciudadano?
ANAYA: Sí al acompañamiento de instancias internacionales
AMLO: Sí, que un organismo internacional intervenga para combatir la corrupción y delitos como en el caso Odebrecht.
BRONCO: Sí, México merece saber la verdad y privilegiar el derecho de la víctima, hay que devolverle ese sentimiento a las mamás.
MEADE: El problema no se resuelve invitando extranjeros. Se requiere hacer un esfuerzo de justicia todos los días con lo que sea necesario para que ningún homicidio se quede sin ser investigado y ninguna familia se quede sin respuestas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s