“Y así los “te amo” se quedaron incrustados en el silencio,

Así, como te quedaste dormida en mi corazón, te has ido con la luz del ocaso.

Así, esperé en el inútil intento de entenderte

Así, y solo así, me di cuenta que eras más fría que el invierno”