“Libertad de expresión en un país sin libertad” Hablemos un poco de por Edel López Olán


La libertad de expresión en México sigue siendo una utopía difícil de concretar. Esa libertad ha perdido sentido en un país donde levantar la mano y apuntar se ha convertido en un deporte nacional, sí, aún más importante que el fútbol. Esa libertad contribuye a ejercer otros derechos y libertades fundamentales como la libertad de prensa, los derechos de reunión, de asociación, de petición y de participación política. Es un derecho humano básico, constitucional, fundamental: inherente y necesario a la naturaleza humana, y como tal, es un derecho que tenemos y debemos ejercer en todo lo largo y ancho del país; sin miedo, sin dudar.

Pero, ¿en qué momento la libertad de expresión se difumina en un mar de ideas?

En México, exponer ideas se ha convertido en un reducto de odio y conflictos innecesarios. Todos hemos adosado al clima que existe de incertidumbre y encono del país y, de forma paradójica, todos estamos en lo correcto. La libertad de expresión también se ha convertido en la antesala del dolor de muchos periodistas que, ante la búsqueda de la verdad, se ven involucrados en este interminable vortex de corrupción e impunidad de que azota al gremio periodístico desde hace muchos años.

México es un país inmaduro. Es un país que necesita encontrar ese equilibrio entre las ideas y los hechos. Es un país que sufre por el exceso de opinión y la falta de acción.

Entonces, ¿la libertad de expresión nos beneficia o nos perjudica?

La lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra. La libre manifestación de las ideas está consagrada en nuestra Carta Magna en los artículos 6º y 7º; por el gobierno del Presidente Miguel Alemán Valdés, estableció el 7 de junio de 1951 como el Día de la Libertad de Expresión en México. 

Todos tenemos derecho a opinar. Todos tenemos el derecho de emitir, desde nuestra consciencia, esa idea que rebota en nuestra mente y que, probablemente, pueda o no parecernos un extracto correcto desde nuestra perspectiva, recordando que la persona que está frente a nosotros tiene también el derecho de expresar libremente lo que parezca correcto desde su perspectiva.

Hoy, en un México que se encuentra en pleno proceso electoral, debemos reconocer a la libertad de expresión como esa parte fundamental de la democracia, donde, desde cada trinchera se exponen las expectativas de nación y que todos, en nuestro derecho y obligación como ciudadanos, tenemos que participar.

La libertad de expresión es un derecho para todos los ciudadanos  y hoy necesitamos de la opinión de todos, nos parezca o no la correcta.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.