“Lo bueno, lo malo, lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

Avengers: diez años de un sueño vuelto realidad.

 

Uno de los riesgos que siempre se corren con los experimentos es no encontrar el resultado deseado. En un mundo donde las fórmulas están dadas y los elementos en pantalla se encuentran desgastados, hoy, Disney y Marvel colocan un parteaguas sobre la mesa con un resultado excepcional. La punta de lanza que colocó el Hulk de John Woo (aunque sea despreciado por Marvel y Disney), el Spiderman de Sam Raimi y los X-Men de Bryan Singer, fueron los brillos que hicieron a todos los fans de los personajes de Marvel creer de nuevo en lo mágico de las adaptaciones cinematográficas. Con Avengers: Infinity War, se cierran diez años de un experimento de una manera histórica con un ejemplo de buen trabajo, planeación y talento para agrado de todos los espectadores. Marvel cierra un ciclo (dicho por sus productores) y comienza una nueva etapa en el interminable mundo de héroes, villanos, antihéroes y demás que en todos estos años y de forma icónica han generado más 10 mil millones de dólares en ganancias de taquilla, publicidad y patrocinios. Marvel paso de la bancarrota a ser una de las empresas más prolíficas del orbe según la revista Forbes, y hoy, Star Wars (de una forma simbólica también ya que las dos pertenecen a Disney) cede el paso de estafeta a la segunda franquicia más impresionante de todos los tiempos. Definitivamente Avengers: Infinity War es un lujo a la vista de la cual no puedes librar a tus ojos y oídos, no solo por el gusto de verla, sino por ser parte de una historia que se contará por muchos años más.

Lo malo

Anaya, el candidato incómodo (por corrupto)

La desesperación por un candidato que no levanta y la forma en como Andrés Manuel se nota incansable, hoy, el gobierno federal hace ojos ciegos y oídos sordos a todas las acusaciones que pesan sobre Ricardo Anaya ahora también de forma internacional. Después de un debate donde ninguno de los candidatos a la presidencia lucieron en nada, uno de los hombres que colocó la mayor cantidad de datos (falsos o no) sobre la mesa, evitó el más importante de todos: Su larga cola en diferentes crímenes alrededor del mundo. El diario El Español reportó que autoridades europeas investigan la presunta comisión del delito de lavado de dinero, con una estructura en la que podrían estar involucrados el candidato presidencial Ricardo Anaya, el empresario mexicano Manuel Barreiro, y el empresario mexicano-español Juan Pablo Olea Villanueva, y que hoy, “magicamente” la PGR ignora de una forma deliberada. Anaya es el mejor ejemplo de un político mexicano; un hombre que le pesan tanto los daños colaterales del poder en la intensa y desafortunada fama que tiene la política mexicana de corrupta y mezquina. Hoy, todos los candidatos a la presidencia pesan de los mismos males y lo malo es que a pesar de que sobre muchos de ellos pesan pruebas contundentes de una vida turbia, las instituciones del país no lo observan a una conveniencia que a nadie beneficia, solo a una continuidad corrupta y lacerante que pesa en el país desde hace muchos años.

Lo peor

Seis años y un país dividido

 

Nuestro país es hermoso; pero cuando tratamos de encontrar un ideal de nación se convierte en una caricatura del patriotismo. Sí, todo país sufre de diferencias ideológicas y culturales, sin embargo, el lamentable ejercicio electoral de cada seis años vuelve a colocar sobre la mesa los inmaduros que somos al tomar decisiones. Creer en la mejor fórmula (cuando a lo mejor ninguna lo es), y respetar la ideología de otro es una aduana difícil de sortear para todos los mexicanos. Hoy, la mayoría de los mexicanos nos desbandamos en desacuerdos, desatinos, acusaciones e insultos en algo que solamente  nos empobrece. Aún no dimensionamos que el mismo hartazgo que llevará a un candidato a la presidencia, se puede convertir en el mismo hartazgo que nos haga renunciar a un proyecto de nación desde la perspectiva de los ciudadanos, estamos, de una forma desafortunada, embelesados en encontrar una fórmula que nos convenza cuando, ninguno de los candidatos ha colocado los argumentos para saber el cómo llegará a los resultados que se vociferan. Hoy, lo que más preocupa en cuanto al ejercicio electoral del primero de julio es la forma en como todos los mexicanos tendremos (así como lo hicimos en 19S del 2017) que recoger todos los escombros de un país que está dividido, triste y sin ningún tipo de guía. Uno de los grandes problemas que enfrenta nuestro país es la forma en como los observamos desde la trinchera partidista, cuando, como ciudadanos, tenemos que observalo de una sola trinchera, que se llama, México, y el no hacerlo es muy lamentable.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.