Conciencia social

“Hablemos un poco de” por Edel López Olán


Acoso y prejuicio

Todos hemos realizado en alguna ocasión prejuicio. Siempre, aunque sea un poco, llegamos a crear un concepto erróneo  a pesar de que los factores en torno a una situación dicten lo contrario.

El año pasado, la farándula internacional se escandalizó por una noticia que sigue haciendo temblar a las grandes productoras de Hollywood, un secreto a voces que, afortunadamente, ha salido a la luz para beneplácito de muchos y condena para otros: El acoso sexual. Desde Bill Cosby, pasando por grandes estrellas como Kevin Spacey, y productores como Harvey Weinstein, hoy, el movimiento #MeToo ha generado millones de adeptos en todo el mundo al volverse una bandera para mujeres de todo el mundo víctimas de actos acoso o violación y que ayuda a  impulsarlas a denunciar sea cual sea su situación, sea cual sea la consecuencia.

Sin embargo, la diatriba ante la denuncia se ha convertido en un punto importante de polémica. Millones de opiniones se crean y el  gran concepto sobre el acoso sexual y sus consecuencias (para víctimas y probables victimarios) se polariza entre la intención, la razón y la permisibilidad de ambas partes.

Entonces

¿En qué momento la víctima es el culpable? ¿Es correcto que las víctimas denuncien después de millones de dólares en su bolsillo? ¿En qué momento se convierte en un movimiento y hasta donde es un vendetta contra alguien? ¿Quién y cuales son las personas que deben ser consideradas víctimas de acoso u violación?

Desafortunadamente el crisol de posibilidades ante la situación que per sé tiene demasiados bemoles y conlleva a un sin fin de juicios que nos alejan, en ocasiones, de una realidad que es contundente:

El acoso y violación es un delito, sea cual sea la circunstancia.

Al momento del prejuicio, ese mismo que a todos nos invade en un inicio,  dejamos de lado que la víctima de acoso sexual o violación sufre de: Depresión, trastorno de estrés post traumático, ansiedad, dificultades del sueño, síntomas somáticos, comportamiento suicida y trastornos de pánico, así como comportamiento de alto riesgo por el bloqueo psicológico consecuente, entonces: ¿Es normal que pensemos o digamos que ser víctima de acoso o violación es fácil? pensemos un poco ¿qué haríamos sí llegara a pasarnos?

En México tenemos una forma coloquial de expresarnos de muchas cosas, y en alguna ocasión, en una sobre mesa escuche lo siguiente: “A muchas personas les gusta la putería”, pero, así como es por “gusto”, si alguien hace algo sin consentimiento o forzando física o psicológicamente a otra persona: ES UN DELITO.

En México, un país machista por excelencia (provocado por hombres y mujeres) el levantar la mano por ser víctima de acoso es prácticamente una misión imposible. Si eres hombre te preguntan: ¿Qué, eres puto?, y si eres mujer la expresión es: ¡Seguramente le pasó por qué andaba en malos pasos! cuando, la realidad es, en ocasiones, más profunda que una simple pregunta.

Tenemos la obligación de encontrar ese equilibrio entre nuestro prejuicio y la forma en como un delito debe ser considerado. Si bien en muchas ocasiones las atenuantes son demasiadas, nuestra obligación es colocarnos del lado de la víctima hasta qué, según todas las averiguaciones correspondientes, se dicte lo contrario.

El libre albedrío es la potestad que el ser humano tiene de obrar según considere y elija. Esto significa que las personas tienen naturalmente libertad para tomar sus propias decisiones, sin estar sujetos a presiones, necesidades o limitaciones, o a una predeterminación divina, por lo tanto, si nos basamos en el concepto, probablemente, podemos tener un mejor concepto del acoso sin visualizarlo desde la presión de nuestros propios conceptos.

Pero eso estimado lector, levantar la mano y señalar a una víctima de acoso o violación es algo que solamente lo dicta nuestra consciencia, nuestra realidad y nuestro entorno, esperando que el día de mañana no seamos víctimas de la misma vara con la que medimos (en ocasiones) a las víctimas de esta ya, lamentable actividad diaria.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.