“Lo bueno. Lo malo. Lo peor” por Edel López Olán


Lo bueno

Talento mexicano en Japón

El dicho dice: “El qué es perico, donde quiera es verde”, y eso aplica para el joven Christian Peñaloza que se encuentra en estos momentos viviendo un sueño lejos de su país y  triunfando en Japón. El proyecto AURA (proyecto que se desprende de su empresa Miral Innovation) el joven mexicano trata de ocupar las capacidades del cerebro para realizar todo tipo de funciones como mover cosas, jugar videojuegos y ser una herramienta para muchas aplicaciones de la empresa.

El sistema hasta el momento (una caja de cables y electrodos) usa señales cerebrales e impulsos musculares. La información se manda a un computadora que “traduce” la actividad del cerebro en actividades físicas complejas. Después de ser rechazado cinco veces por el CONACYT, el joven llegó a Japón a estudiar el doctorado en Neurociencia Cognitiva aplicada a la Robótica en la Universidad de Osaka, misma que ha comprado y probablemente patentará junto con su empresa, el proyecto AURA.

Christian fue nombrado por el MIT technology review, como parte de los diez jóvenes más innovadores menores de 35 años. Hoy, un joven mexicano triunfa en Japón, hoy, a pesar de que su país le dio la espalda, Christian sigue demostrando que los mexicanos somos capaces de dar la cara a cualquier mercado posible.

Lo malo

La seguridad sobre los hombros de un restaurantero

El presidente no se manda solo. Sí, a pesar de lo atrevido del concepto, el presidente a pesar de muchas cosas debe seguir protocolos establecidos para muchas cosas, desde la comida hasta la seguridad. Hoy, el presidente electo del país, se ha mantenido lo mas cercano a lo prometido en campaña. Austero, completamente “republicano”, cercano al pueblo, es la imagen que (aún en campaña presidencial) el presidente electo, sigue manteniendo dejando de lado, a pesar de lo violento del país, algo muy importante: Su seguridad.

El Estado mayor presidencial,  ese costoso brazo que en cualquier foro se a apuntado el presidente electo, ha sido el encargado de llevar a cabo la seguridad del presidente. Su labor in situ, estratega preciso que, con más de 2500 elementos, se distribuyen para llevar a cabo la logística, las recomendaciones y la investigación a fondo de a donde y como el presidente se trasladará en cada uno de sus eventos. Sí, ese estado mayor que “tanto cuesta” al estado mexicano, se ha encargado de tener seguro a un presidente que, dicho sea de paso, no es solamente un hombre, es una institución nacional.

Daniel Asaf, empresario restaurantero de origen libanés, licenciado en relaciones internacionales por la Ibero, titulado de una forma sospechosa en el 2016 cuando fue candidato de MORENA a la asamblea constituyente, será, con un grupo de 20 efectivos (10 hombres y 10 mujeres desarmados) los encargados de la seguridad del presidente electo Andrés Manuel López Obrador.

La seguridad del presidente electo se encuentra en manos de “probablemente” un grupo de improvisados que hoy, en el entendido, podrán combatir de ser necesario con eventos donde la seguridad del presidente de la república se vea afectado. De nuevo la forma tan extraña de desarrollarse del nuevo presidente deja sobre la mesa que más allá de su discurso y falsas esperanzas, su gestión aún tiene muchas deudas que saldar, y  Asaf, es un ejemplo de ello.

Lo peor

La muerte en la tiendita de la esquina.

México es un país donde en sus calles existen terribles contrastes que ya  no nos sorprenden. La violencia que desde hace muchos años no tiene freno, nos alcanza en cualquier lugar, en cualquier momento, desde cualquier trinchera. Ya sea en manos del crimen organizado o de una mente enferma que se encuentra en las sombras al acecho, las noticias de muerte y asesinatos en el país se convierten en la peor carta de presentación de un país que lentamente se resquebraja desde la falta de buenos principios.

Rafa, un niño desaparecido la semana pasada cuando iba a la tiendita de la esquina, fue encontrado dentro de una bolsa de basura en un lote baldío en Ciudad Juarez, Chihuahua. Ante la falta de resultados por parte de las autoridades, la mama acudió a la Alerta Amber y a las redes sociales para dar con el paradero de su pequeño, hasta que fue encontrado varios días después en un lote baldío, donde tenía huellas de tortura, quemaduras y una bolsa de plástico en la cabeza.

La responsabilidad de las autoridades es innegable, sin embargo, no podemos dejar que el poco sentido común invada también nuestra mente en el día a día de cada persona. Hoy, la muerte de un pequeño empaña aún más la realidad de un país que llora desde cada rincón, desde cada acción, a cada momento.

Proteger a los nuestros se ha convertido en una labor incansable; hoy, hacer las cosas en pro de nuestra seguridad más allá de la certeza de seguridad que nos puede dar el gobierno, se convierte en una cárcel domiciliar que lentamente nos carcome, y eso, es lamentable.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.