Tlacuache: ¿Contra el humano y el tiempo?


Sigiloso explorador nocturno que por miles de años ha recorrido territorio americano, el mítico Prometeo de México, el tlacuache, persevera resiliente ante el paso del tiempo muy a pesar de eras glaciares, calentamientos globales e incluso el hombre.

En efecto, este peculiar marsupial, único existente en el continente, prevalece muy a pesar de que el crecimiento urbano invade su territorio cometiendo el error de confundirlo con una rata o cualquier otro roedor.

Es por ello que hoy dos de las nueve especies existentes se encuentren protegidas bajo la NOM-059-SEMARNAT-2010, especies en riesgo, aunque no por ello quiere decir que se encuentre en peligro de extinción, como ha comenzado a circular en algunas redes sociales.

Lo cierto es que este peculiar animal ha formado desde siempre parte del acervo místico cultural de México, siendo la cultura huichol donde se le guarda especial respeto al ser considerado el responsable de haber traído el fuego al hombre.

El especialista en Especies Prioritarias para la Conservación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), Rafael Silvio Ramírez, explicó que una leyenda famosa de los huicholes habla del tlacuache como el “Prometeo” de su cultura.

De acuerdo con dicha narrativa, fue quien acercó el fuego a los hombres, luego de que se cayera un rayo o una piedra en llamas, tras lo cual, un grupo enemigo de los huicholes se apropió del fuego, impidiendo que el hombre pudiera aprovecharlo.

En entrevista con Notimex, Silvio Ramírez dijo que la especie que conocemos en la Ciudad de México, el tlacuache norteño (Didelphis virginiana), resulta ser la más común en el país y parte de Estados Unidos, aunque su escasa presencia en la Ciudad de México ha llevado a pensar que su especie se encuentra en peligro a nivel local.

Aseguró que en la capital es posible encontrar tlacuaches silvestres en la reserva de Ciudad Universitaria, donde hay poca intervención humana, aunque también es posible encontrarlo en zonas del Pedregal, de San Ángel, el Bosque de Tlalpan y muchas zonas del sur de la Ciudad.

La coordinadora de Especies Prioritarias de la Conabio, Esther Quintero explicó que el principal problema que enfrentan hoy en día los tlacuaches, al igual que muchas especies del mundo, es su choque con el crecimiento de las manchas urbanas y la extensión del dominio del hombre sobre áreas naturales.

Por otra parte, resultan ser una especie fundamental en muchas de las cadenas alimenticias de la naturaleza, ya que al ser omnívoros comen muchos insectos que incluso suelen ser nocivos para el hombre, aunque también forman parte de la cadena alimenticia de depredadores importantes del país.

Aún así, debido a su tamaño y morfología, similar al de una rata y a sus hábitos nocturnos, es muy común que se les confunda con estos roedores, por lo que mucha gente termina por cazarlos por miedo y desconocimiento.

Quintero aclaró que, pese a que se trata de un animal muy noble y por lo mismo inocuo, al igual que muchas otras especies silvestres, su lugar ideal es el estado silvestre, por lo que no es recomendable domesticarlos como erróneamente hacen muchas personas que se sienten “animalistas” o buscan protegerlos.

No por nada, el nombre de tlacuache deriva del náhuatl “tla-cua”, que es el verbo para definir “comer algo”, y en conjunto se puede definir como “el pequeño gloton” o “comelón”.

Fuente: Notimex

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.