Editoriales

Lo bueno, lo malo, lo peor


Por Edel López Olán

Lo bueno

Starbucks rompe la brecha generacional

Cuando una de las marcas más representativas del café a nivel mundial hace algo, la mayoría de la veces impacta en el medio social. Starbucks siempre se ha caracterizado por su diseño innovador y jovial y sobre todo por atender a un mercado sesgado a jóvenes entre 24 y 32 años. La marca se ha convertido en un hito a nivel mundial desde muchas perspectivas. Lo extravagante de sus sabores, sus diseños poco convencionales al momento de combinar el café y por la rapidez con la cual el servicio se desarrolla son, entre muchos factores más, uno de los focos de mercado de una empresa que coloca las bases del mercado, les parezca a muchos o no.

En su misión de ser más incluyente, la marca abrió su primera tienda en el país…¡Atendida exclusivamente por personas de la tercera edad! La plantilla de trabajadores de la sucursal ubicada en Coyoacán, será atendida por adultos mayores de entre 50 y 65 años en uno de sus planes para integrar a la sociedad a miembros productivos de la sociedad y que lamentablemente, por muchas prerrogativas corporativas, no son contratados. Los adultos, con una sonrisa en el rostro, iniciaron labores colocándose su delantal verde comenzando con alegría sus labores en la tan prestigiada marca.

Siempre en el ocaso de la edad, es importante sentirse productivos y queridos por el entorno y de una sociedad que lentamente se convierte en muy egoísta con su entorno, hoy, Starbucks México, da una campanada, donde los adultos mayores, deben ser parte fundamental y funcional de un mundo que les debe muchísimo y que lentamente debemos retribuirles lo mucho que han trabajado por su país.

Enhorabuena.

Lo malo

Al pueblo pan y circo.

La administración de Enrique Peña Nieto pasará a la historia como una de las peores de los recientes años. Pifias constantes, malos manejos, corrupción, impunidad, muerte, destrucción, eso es lo que deja un sexenio que para muchos es imperativo que termine. La esperanza tricolor, el emblema del nuevo PRI, se dedicó durante seis años a hundir a un partido que dicho sea de paso, también ayudó bastante en la lapidaria elección del primero de julio. Sin embargo, el presidente en funciones siempre mantuvo ese aire de esperanza que insultaba, que laceraba aún más a un pueblo que veía cómo, en lo más retorcido de la política del país, el presidente de la república hacía mutis ante situaciones desgarradoras como los 43 de Ayotzinapa, el robo inclemente de varios gobernadores bajo sus narices, tráfico de influencias y el crecimiento de una violencia que azota el país desde hace ya varios sexenios.

Después del primero de julio, la actitud del presidente ha sido la de un fantasma que nadie sabe si sigue en la casa. Cual exorcismo, la victoria de MORENA, orilló al ejecutivo a ser solamente un títere más de un gobierno entrante que ha colocado la agenda desde su victoria. El día lunes, en un acto a todos luces de parafernalia, el presidente de la república se enorgulleció de sus “logros” y mantuvo la bandera muy arriba de sus perspectivas y muy pero muy abajo de las perspectivas de una sociedad que lo aborrece. Burlón, completamente sin escrúpulos, sin sentido; así fue el último informe presidencial de un hombre que hoy pasará a la historia como una caricatura poco o más jocosa que su tan sonado copete, que hoy, solamente es una caricatura de la muerte de un partido.

Lo peor.

El México bárbaro

Increíble pensar en este nuevo siglo como algo mejor ante los ojos de la historia. México es un país con grandes transformaciones y  también de lamentables sucesos que empañan su día a día, hoy, a una semana de una de esas historias que se tejen entre el dolor y odio, tenemos aún muchas más dudas que respuestas.

Dos campesinos fueron perseguidos, golpeados y calcinados vivos culpados de ser unos robachicos. La turba, tan estúpida como poderosa, los sacó de los separos de la policía y los quemó ahí, frente a los ojos indolentes de decenas de personas que solamente grababan con el celular, sí, lo lee usted bien, grababan la muerte de dos personas como un material de intercambio digital, en un ejemplo del nefasto morbo “comunicativo” que hoy tenemos en nuestras manos.

La condena fue inmediata. La transmisión en vivo de la golpiza y posterior muerte de los campesinos, conmocionó a la nación sin esperar que esa historia, más allá de una efigie medieval, fuera la inocencia de esos dos hombres que se quejaban de forma tímida entre las llamas y el horror.

Hoy nuestro país ha descendido dos escaños en la escala evolutiva. Hoy el país se debate entre si es correcto o no este tipo de actos, cuando lo más importante no es en sí la muerte sino la probable inocencia de los implicados. Hoy si piensas que nunca estarás en una situación como la que sucedió en Puebla, estás muy equivocado, hoy en México se confirmó que la única justicia que existe es la del hombre, ya sea por corrupción, impunidad u tráfico de influencias. Hoy, más que nunca estamos cada día más cerca de ese México bárbaro, de ese México que todos combatimos desde muchas trincheras y que al parecer, no lo hacemos nada bien.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.