FMI: ¿Sin esperanza en México?


El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó este lunes su estimación de crecimiento para 2019 a 2.1 por ciento desde el 2.5 por ciento que previó en su reporte de octubre del año pasado.

Para 2020, el organismo internacional pronosticó que el aumento del Producto Interno Bruto (PIB) será del 2.2 por ciento, 0.5 puntos porcentuales debajo de lo publicado en el informe anterior.

Este ajuste a la baja para las perspectivas económicas de México, aplicado en la víspera de que inicien los trabajos del Foro Económico Mundial (WEF), está en línea con los previsto por otros organismos internacionales como el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

El Banco Mundial recortó medio punto porcentual su previsión para el PIB de México en 2019 a 2 por ciento en su reporte Perspectivas Económicas Globales de enero, atribuido también a una inversión aún moderada, además de incertidumbre política.

La Cepal ajustó a la baja su pronóstico a 2.2 por ciento, 0.1 punto porcentual menos de lo previsto en octubre del año pasado.

El que haya menores flujos de inversión privada principalmente en México, es el común denominador como reflejo de la cautela que persiste entre los inversionistas durante el primer año de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

En otro rubro, las condiciones en el mundo están apuntando a una desaceleración más rápida de lo previsto en la economía.

El FMI también recortó sus previsiones para la economía global; pasó de 3.5 por ciento para 2019, y a 3.6 por ciento en 2020, 0.2 y 0.1 puntos porcentuales por debajo de lo pronosticado en su texto anterior.

La revisión a la baja en las proyecciones para México y una contracción más severa en Venezuela que la anticipada previamente, hicieron que el estimado de crecimiento para la región a América Latina cayera a 2 por ciento en 2019 y 2.5 por ciento en 2020, 0.2 puntos porcentuales debajo de lo dado a conocer en 2018.

Los estimados para Estados Unidos permanecieron sin cambio. El crecimiento en 2019 es una desaceleración a 2.5 por ciento, y a 1.8 por ciento en 2020, comparado con una tasa de crecimiento prevista de 2.9 por ciento en el año pasado, esto debido al final del efecto del estímulo fiscal.

Sin embargo, el ritmo de expansión proyectado está por encima de la tasa de crecimiento potencial estimada de la economía de Estados Unidos. El fuerte crecimiento de la demanda interna apoyará el aumento de las importaciones y contribuirá a una ampliación del déficit de cuenta corriente.

Los riesgos para la economía no ceden. Por el contrario, se materializan cada vez más y eso hizo que los estimados se ajustaran a la baja.

Los principales problemas aún son las tensiones comerciales, un menor dinamismo del comercio internacional y condiciones financieras más restrictivas, detalló el FMI en su reporte.

“Las revisiones a la baja son modestas; sin embargo, creemos que los riesgos de correcciones a la baja más significativas están aumentando. Si bien los mercados financieros en las economías avanzadas parecieron estar desconectados de las tensiones comerciales durante gran parte de 2018, los dos se han entrelazado más recientemente, endureciendo las condiciones financieras y aumentando los riesgos para el crecimiento global”, comentó Gita Gopinath, consejero económico y director de Investigación del FMI, en sus comentarios de apertura de la conferencia de prensa transmitida vía web, desde Davos, Suiza.

Si los países resuelven sus diferencias sin aumentar las barreras que distorsionan el comercio y el sentimiento del mercado se recupera, entonces mejorará la confianza y el relajamiento de las condiciones financieras podrían reforzarse mutuamente para elevar el crecimiento por encima del pronóstico de referencia, señaló el Fondo, pero advirtió que el balance de riesgos permanece sesgado a la baja.

La firma el 30 de noviembre del año pasado del Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) para sustituir al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el anuncio el 1 de diciembre de China y Estados Unidos de una tregua de 90 días en la guerra arancelaria, y la reducción en las tarifas chinas sobre las importaciones de carros estadounidenses, son pasos que impulsan la disminución de las tensiones comerciales.

Sin embargo, los resultados finales siguen sujetos a un proceso de negociación posiblemente difícil en el caso de la disputa entre Estados Unidos y China, y los procesos de ratificación interna para el T-MEC.

“El comercio mundial, la inversión y la producción siguen bajo la amenaza de la incertidumbre política, así como de otras tensiones comerciales en curso. Si no se resuelven las diferencias y el aumento resultante de las barreras arancelaria, se obtendrían mayores costos de bienes de capital e intermedios importados y precios más altos para los consumidores”, precisó el organismo internacional.

Texto original: El Financiero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.