Editoriales, Salud

¿Cómo mejorar tu concentración?


Cada vez más personas se quejan de estar perdiendo capacidad de retención y de memoria. Dicen sentirse más ineficaces a la hora de cumplir tareas concretas. “Estoy perdiendo memoria” o “me he vuelto más lento mentalmente” son frases que muchas personas me repiten con frecuencia. En muchas ocasiones, estas sensaciones se explican por haber reducido el tiempo que otorgamos para concentrarnos en una tarea concreta.

En este artículo comento algunos “trucos” para ayudar a que la capacidad de concentración mejore y la retentiva por añadidura.

La multitarea: enemiga de la concentración

Yo también tengo esa tendencia a querer abarcar muchas cosas a la vez. En realidad, la multitarea mental no es más que una sensación aparente ya que, en la práctica, el cerebro no puede estar haciendo a la vez muchas tareas intelectuales diferentes que impliquen concentración simultánea. Quizá nos dé a veces la impresión de que estamos en “modo multitarea” cuando, en realidad, permutamos de una tarea a otra con gran rapidez. La ejecución de varias tareas simultáneas no suele aportar los mejores resultados.

Se calcula que de media una persona mira el celular cada 5-10 minutos. También son muchos los que afirman estar permanentemente conectados al correo electrónico o pendientes de las alertas en las redes sociales. Estas prácticas pasan factura a la capacidad cognitiva: según algunos estudios científicos europeos, el coeficiente intelectual ha retrocedido a los niveles de hace 100 años en tan solo 37. Y precisamente una de las causas de este retroceso se explica por la invasión de las nuevas tecnologías de los últimos años.

Se calcula que un estadounidense promedio recibe un bombardeo de 34 gigas de información y 100.500 palabras diarias. En la mayoría de los trabajos (en particular en entornos de trabajo colectivos), la actividad del personal se ve interrumpida cada 11 minutos.

En contrapartida, según estadísticas recientes, el 71% de las empresas parecen valorar más la inteligencia emocional que el coeficiente intelectual. En particular, se valora la seguridad en sí mismo, la resolución creativa de problemas, la adaptación al entorno y la flexibilidad para adaptarse a los equipos de trabajo.

Con independencia de estas capacidades de adaptación, para memorizar el texto con mayor eficacia sería conveniente poner en silencio los dispositivos de nuestro entorno durante un tiempo mayor de 11 minutos.

Crear un ambiente cálido y con espacios verdes

El contacto con la naturaleza es reconfortante y relajante. Algunos estudios demuestran que además fomenta el desarrollo cerebral. En otros artículos de este blog se han comentado los beneficios para el cerebro y la mente de estar al aire libre.

Por ejemplo, se sabe que caminar por la naturaleza es maravilloso para la cabeza y que el ejercicio al aire libre mantienen el cerebro más joven. Un nuevo estudio científico efectuado en niños de corta edad ha demostrado que exponer a los niños a imágenes de espacios verdes estimula el desarrollo del cerebro y fomenta la memoria. También en los mayores.

Hacer pausas para ir a pasear por un parque o, si tienes esa suerte, cerca del mar ayuda enormemente a la agilidad mental.

También se puede generar un espacio más nítido y natural en el lugar elegido para concentrarnos, colocando plantas, fotografías relajantes o esencias aromáticas. Se ha demostrado que el aroma a romero o a flor de lavanda relajan y mejoran el ánimo y la capacidad de concentración. También conviene que el mobiliario sea cómodo y con la luz apropiada.

Saca músculo cerebral

El cerebro también se puede entrenar para mejorar la memoria. Algunos estudios demuestran que las personas que se acostumbran a efectuar ejercicios de memoria a través de juegos (puzzles, tests de memoria, juegos malabares, juegos de prestidigitación, etcétera) mejoran indirectamente su capacidad de concentración y memoria.

Otra forma de mejorar la capacidad intelectual se consigue procurando que las dietas sean equilibradas y poco copiosas (alimentos frescos ricos en fibra, frutos secos, etc.) y haciendo ejercicio físico de manera regular. Por añadidura, los ejercicios mente-cuerpo (yoga, mindfulness, meditación, respiración controlada, etcétera) pueden ser enormemente beneficiosos.

Al empezar este artículo, me propuse contabilizar el tiempo que me llevaba escribirlo, y el número de veces que mi mente se interrumpía con otras tareas ajenas a la redacción. El total obtenido: 45 minutos totales para la ejecución de la tarea (parte de la documentación ya estaba preparada), con dos interrupciones de 2 minutos. Para ello, me ha hecho falta concentrarme mucho para saber en qué momento perdía concentración. Ha sido todo un reto de dualidad mental.

Texto original: The Huffpost

instagram-permanencias-voluntarias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.