“Te voy a violar y a matar”


Texto original La letra roja 

El pasado 17 de enero de 2019 una jovencita de 20 años vivió algo que cambió su vida y su mundo. Entre las 2 y las 3 de la tarde salía de su casa para dirigirse a la escuela. Vive en el municipio de Lerma, Estado de México y estudiaba en la Unitec de la CDMX, digo estudiaba porque ya no. Se dio de baja. Lo hizo porque tiene miedo.

Hoy KARINA, vive encerrada en su casa, no sale a menos de que su madre Rocío la acompañe.

Tiene todo en su memoria. No olvida ningún detalle. La cara de su atacante la identifica plenamente, Gerardo Garcia Herrera. 

Karina salió de su casa a las 2:30 de la tarde, se dirigía a la universidad a pagar su inscripción, pero no llegó. A mitad de camino Gerardo se le atravesó, la estaba vigilando sacó un arma y la amenazó. Trató de defenderse, pero no puedo, él es más grande. Forcejearon, la tomó del cabello y comenzó a arrastrarla. Pánico, miedo, se le erizó la piel. Sabía que no podía dejar de luchar. La pateó. Volvieron a forcejear, intentó correr, pero la jaló del cabello hasta llevarla al piso. La sometió, la arrodilló y le dijo que la iba a violar y a matar.

Lo peor esta por venir, Karina no tenía escapatoria. El miedo la tenía paralizada. Tenía el arma apuntándole en la cara, la había arrastrado hasta una zona sola, una zanja en la que nadie la vería. Pasó un coche, Gerardo se distrajo y ella aprovechó para soltarse y correr. En cada paso que dio Karina sintió que perdió la vida, espera un disparo por la espalda, pero no fue así, su atacante no disparó.

Llegó a casa, sólo, sin su sudadera, sin su bolsa, sin su dinero, todo lo había dejado en el lugar, pero tenía su vida. No fue hasta las ocho de la noche que su madre llegó a casa y se dio cuenta por lo que su hija había pasado. Estaba desolada, en crisis.

Roció salió al lugar, pero no había nada. Las pertenencias de su hija no estaban. Convenció a su hija de denunciar los hechos.

Fueron a levantar el acta en el MP de Lerman, las atendió la “Licenciada Mirna Yaneli Cuero Cuate“, una mujer grosera e inexperta. (Roció recuerda que la hicieron esperar tres horas, la imagen está en su cabeza. Una mujer que estaba quitando las esferas del arbolito de navidad). Fue hasta las 11:30 de la noche que las atendieron y la respuesta fue; “vayan al municipio de Toluca, aquí no puedo levantar ese tipo de denuncia”.

Todo un martirio. Nadie les explicó que hacer, no había médico legista, apoyo psicológico ni nada.

Con miedo y cansancio se dirigieron a Toluca.

Ya en el MP una mujer identificado como Nayeli las atendió. Se burlaron de Karina, la intimidaron, la amenazaron. El típico “¿estás segura?, ¿no habrá sido tu novio?, da gracias a Dios que no te violó.” No investigaron y dijo que llamarían.

El 18 de enero acudieron a la Estancia de Atención a la mujer en Toluca. La revisaron y Karina por fin puedo hablar con un psicólogo. volvió a contar lo que le pasó.

Rocío salía todos los días a buscar al hombre y lo encontró. Estaba vigilando la zona de su hija. Lo identificó. Habló a ministeriales del Municipio, lo detuvieron y le encontraron un cuchillo de 30 cm. Ya en el MP Karina lo reconoció. “Ei te equivocas va a salir o lo vamos meter a la cárcel”, amenazan a la víctima.

Todo se quedó en la identificación. Ellos les avisarían que procedería y ellas ya estaban tranquilas, Gerardo Garcia Herrera estaba preso.

El día 15 de febrero llegó una notificación a casa de Rocío. Habían dejado libre al atacante de su hija. Salió libre el 5 de febrero, tan sólo tres días después de su detención. Hubo una audiencia, pero no le avisaron y no se presentaron, sólo el ministerios publico. Nunca les notificaron de la audiencia y dejaron libre al culpable.

La juez no lo encontró culpable. No lo encontró culpable a pesar de la identificación que hizo Karina, a pesar de que le habían encontrado un cuchillo, a pesar de que estaba en la zona.

Hoy Gerardo Garcia Herrera está libre. Un violador anda suelto, está vigilando a Karina y a las autoridades no le importa.

Hoy, tuvimos que cambiar el nombre de KARINA porque ella tiene miedo. Hoy sabemos que las autoridades del Estado de México están del lado de los delincuentes. Hpy Karina ya no quieres seguir con el proceso en contra de su atacante porque dice, está decepcionada y cansada de las autoridades.

Calló en un depresión y vive con miedo. Está sólo en casa con su madre y hermana, sin el apoyo de nadie y con un criminal suelto.

“Se burlaron de mí”… Karina

Con información de Los Machos no matan en México 

VO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.