Las medidas de austeridad del gobierno federal alcanzaron a los estudiantes de medicina que van a realizar su servicio social a partir de agosto, pues se ha informado que su salario se reducirá a la mitad. Pasará de 3 mil 600 a mil 800 pesos mensuales para los jóvenes que son asignados a las comunidades rurales y más distantes.

Funcionarios señalaron que el servicio social es obligatorio, pero también se puede cumplir con este requisito en áreas de investigación o administrativas, por lo que no tienen que dejar sus lugares de origen. El problema será para alrededor de 2 mil 300 comunidades, las más pobres del país, donde el médico pasante, es el único con el que cuentan para recibir atención de salud básica.

Texto original: La Jornada