El enojo de AMLO con los ‘otros pronósticos’


Texto original por Victor Piz (El Financiero)

Hace un año, tras la elección presidencial y la contundente victoria de Andrés Manuel López Obrador, se produjo una corriente de optimismo en el país.

De acuerdo con la Encuesta Citibanamex de Expectativas, los pronósticos de crecimiento económico para 2019 estaban sobre 2 por ciento anual, con cifras originales.

El consenso estimaba 2.2 por ciento en la encuesta del 5 de julio de 2018, sólo cuatro días después del triunfo electoral de AMLO.

Pero a partir de la segunda quincena de agosto de ese año inició un recorte en las previsiones de crecimiento para México por parte de los analistas de mercados financieros.

Desde entonces, continuaron achicándose hasta llegar a 0.9 por ciento en la encuesta más reciente, la del 22 de julio de 2019, que coincide con el estimado del FMI y que, de materializarse, sería el crecimiento más lentode la economía mexicana desde la crisis de 2009.

Quiere decir que, desde el nivel observado tras la elección de AMLO, la expectativa de crecimiento para el primer año de gobierno de la 4T se ha recortado en más de la mitad.

Eso no le gusta al presidente de la República, quien después de su ‘informe’ del 1 de julio dijo que “todos los días aparece un pronóstico de crecimiento económico siempre a la baja”.

De acuerdo con Bank of America Merrill Lynch, “es poco probable que la economía crezca por arriba del 1 por ciento este año”.

El banco estadounidense espera un 0.7 por ciento, al igual que BBVA, con lo que están en el grupo de instituciones financieras –cada vez más amplio– que prevén un crecimiento menor a 1 por ciento en 2019, donde destacan UBS y Barclays con un estimado de 0.5 por ciento en cada caso.

La revisión del crecimiento para este año obedece al desempeño más pobre de lo esperado durante el primer semestre, la debilidad de la inversión y el consumo, así como al recorte en la calificación de la deuda soberana y de Pemex a principios de junio.

Dado que la situación financiera de la empresa petrolera se considera un factor de alto riesgo crediticio, se esperaba un Plan de Negocios de Pemex robusto.

Sin embargo, el plan publicado la semana pasada no dio respuesta a todas las dudas sobre el modelo de negocios de Pemex y fue calificado en los mercados como insuficiente para sacar a la empresa de su asfixia financiera.

Además, los mercados ven poco creíbles las metas de producción petrolera para los próximos años, así como las relativas al costo y tiempo de construcción de la refinería de Dos Bocas.

El ‘riesgo Pemex’ se mantiene vigente y se suma a otros factores de incertidumbre que enfrenta la economía, como la falta de aprobaciónlegislativa del T-MEC en Estados Unidos y Canadá, además de su posible ‘reapertura parcial’.

Lo cierto es que hay una perspectiva más pesimista para la actividad económica, con riesgos para México en este momento relacionados sobre todo a la posibilidad de una recesión.

Sería la primera recesión de la economía mexicana no ligada a un ciclo recesivo en EU desde la crisis de 1994-95.

Más allá de que se confirme o no la hipótesis de una posible recesión, el gobierno de la 4T enfrenta grandes retos para impulsar el crecimiento y no dependen de tener ‘otros datos’ ni de ir ‘bien y de buenas’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.