Espriu-Permanencias-Voluntarias

Se va Jiménez Espriu


Por Alejo Sánchez Cano (El Financiero)

La comparecencia ante las comisiones de Infraestructura y de Comunicaciones y Transportes de la Cámara de Diputados del secretario Javier Jiménez Espriú, fue más como una despedida de su cargo que un informe pormenorizado de sus acciones. Se trató de una retahíla de pretextos y justificaciones sobre lo que se denomina en San Lázaro como el “error del sexenio”: la cancelación del aeropuerto de Texcoco.

Entre los corrillos legislativos crece la versión de que el titular de la SCT tiene sus días contados al frente de esa dependencia, que en aras de la austeridad franciscana del nuevo gobierno y sus tres macroproyectos –Santa Lucía, Dos Bocas y Tren Maya–, no podrá tener en condiciones de operación la red de carreteras del país, ya no digamos, continuar con la construcción de obras de alto impacto en varias regiones del país.

Durante su encuentro con los diputados se notó al funcionario cansado, hastiado y hasta en ciertos momentos molesto, a grado tal de afirmar que “soy un colaborador del presidente, pero no soy un colaborador incondicional, no hago lo que me dicen, sino que hago con él lo que estoy convencido con él por el futuro de México. Podemos decir con la frente en alto y con absoluta seguridad y convicción que hemos hecho un bien a la nación con la cancelación de ese proyecto que no iba a terminar nunca y era un pozo sin fondo”.

Este falaz argumento del octogenario fue rechazado por los diputados de oposición, quienes con datos duros y alguno que otro epíteto lo denostaron a grado tal de dejarlo sin palabras.

Mientras que el presidente López Obrador ha reiterado que la cancelación de Texcoco fue por corrupción, el secretario de la SCT desmintió a su jefe al aseverar que no fue producto de la corrupción y sentenció que ya no se debe nada por esa decisión, a lo que los diputados del PRD lo refutaron, al advertir que todavía hay un pasivo de 178 mil millones de pesos.

La reducción al presupuesto de la SCT frenará el ritmo de construcción de algunas obras de relevancia para diversas entidades del país: la Línea Tres del Metro en Guadalajara, el proyecto de la Línea 4 y el Peribus, así como la conclusión del Tren México-Toluca , entre otros proyectos en los que se ha comprometido AMLO durante sus giras.

La falta de recursos no es el mayor problema de la dependencia, la piedra que trae atada Jiménez Espriú al cuello se llama “los aeropuertos de la 4T”, proyecto que se sacaron de la chistera para justificar la cancelación del aeropuerto de Texcoco. En su comparecencia esbozó algunos retos que le quitarán el sueño a su relevo, como echar andar en un espacio aéreo que no brinda las mínimas condiciones de seguridad, tres aeropuertos que manejarán, a decir de Jiménez, 70 millones de pasajeros.

El ingeniero mecánico es un fusible del que prescindirá el presidente de la República para aplacar las crecientes inquietudes que prevalecen por la decadencia de la red de comunicaciones del país y obviamente por el fracaso del plan aeroportuario de la zona metropolitana del Valle de México.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.