Trump: ¿Con un pie fuera de la Casa Blanca?


El presidente Trump amenazó a sus acusadores llamándolos “traidores a la patria”

La fiscalía teme por la vida de Adam Shift, Miembro de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

La defensa de Donald Trump se ha dado un golpe contra la pared y ahora, debe lidiar con los golpes de la fiscalía y la inevitable imprudencia de su cliente que ha amenazado a sus acusadores.

Una filtración reportada por el New York Times de un fragmento del libro que John Bolton, el ex asesor de Seguridad Nacional de Trump, publicará en marzo, contradice la versión del presidente de que nunca se ordenó el congelamiento de unos 391 millones de dólares en asistencia militar a Ucrania para obligar a ese país a declarar una investigación contra los demócratas.

De inmediato, los demócratas calificaron esto de revelación explosiva y el líder de la bancada minoritaria demócrata en el Senado, Chuck Schumer, exigió convocar a Bolton durante el juicio político en la cámara alta, así como indagar si existe un encubrimiento masivo de la Casa Blanca.

La líder de la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, advirtió que con esta revelación, los senadores republicanos ahora enfrentan una decisión entre nuestra Constitución o un encubrimiento.

Con la revelación, algunos senadores republicanos ahora podrían contemplar convocar a más testigos, como Bolton. Los demócratas habían insistido en eso, pero no lograban el apoyo necesario de por lo menos cuatro senadores republicanos para obtener una mayoría simple de 51 votos requeridos. Con la revelación, de pronto eso se vuelve una posibilidad y hay reportes de que la Casa Blanca ya se está preparando para frenar tal solicitud si el Senado vota por llamar a Bolton y otros testigos.

Por su lado, Trump, muy posiblemente con otra de sus más de 16 mil 241 mentiras documentadas (https://www.washingtonpost.com/ graphics/politics/trump-claims-database/) rápidamente rechazó las afirmaciones del libro referido en un tuit: “Yo NUNCA le dije a John Bolton que la asistencia a Ucrania estaba ligada a una investigación sobre los demócratas, incluidos los Biden… Si John Bolton dijo eso, es sólo para vender su libro”.

Kenneth Starr, una de las dos estrellas en su equipo de defensa, quien fue el fiscal especial en el impeachment de Bill Clinton hace 21 años y que ha sido comentarista contratado por Fox News, el canal favorito de la Casa Blanca, elaboró su versión de la historia legal del proceso de impeachment, logrando un acuerdo no común en este proceso entre demócratas y republicanos, en el sentido de que ofreció una de las intervenciones más aburridas de este juicio hasta la fecha, argumentado que no hubo delito, y por lo tanto, no hay caso, según la Constitución.

Calificó el proceso de impeachment de una guerra que divide al país, y que en este caso se está empleando como una arma política para revertir una elección.

La otra estrella, el ahora profesor emérito de leyes de Harvard Alan Dershowitz –integrante del equipo defensor de OJ Simpson, quien dice haber votado por Hillary Clinton, amigo y abogado defensor del acusado de trata sexual de mujeres, incluidos menores de edad, Jeffrey Epstein, quien recientemente se suicidó mientras esperaba juicio, y también acusado de una relación sexual con una de las amigas de Epstein (lo cual niega)–, ofreció su magno argumento anoche, de que los dos cargos contra Trump no son delitos sujetos al impeachment de acuerdo con la Constitución.

Concluyó –con referencias históricas aparentemente muy sesudas– que los redactores de la Constitución no aceptarían este criterio para definir los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso como delitos sujetos al impeachment, y por lo tanto, este proceso no tiene validez. Más aún, señaló que al presentar estos cargos, se pone al Congreso por encima de la ley, o sea, de lo mismo que se acusa al presidente.

Mientras, con sus abogados estrellas ofreciendo lecciones sobre la Constitución y el pensamiento supremo de los fundadores de la república, Trump continuó los ataques contra sus acusadores. Pero el domingo envió un tuit que provocó alarma por su amenaza siniestra contra el jefe de los diputados-fiscales designados por la cámara baja para presentar los cargos en el juicio político. El tramposo Adam Schiff es un POLÍTICO CORRUPTO, y probablemente un hombre muy enfermo. ¡No ha pagado el precio, aún, por lo que le ha hecho a nuestro país!

Fuente: La Jornada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: