Esto se terminó


Por Fernando García Ramírez (El Financiero)

Para todo efecto práctico la cuatro té ya terminó. Sus protagonistas piensan que modificaron la Constitución de tal manera que vivimos ya en otro país. Esta ceguera la hemos visto tantas veces. Cambiar la ley no modifica la realidad, sobre todo en un país como el nuestro donde las más de las veces la ley es letra muerta.

Ya no hay marcha atrás, dicen: “incorporamos los programas sociales a la Carta Magna”. Lo mismo pensó Peña Nieto y los suyos cuando, de la mano de la coalición Vamos por México, modificaron la Constitución para incluir las “reformas estructurales”. Bastó un cambio de gobierno, la llegada del morenismo resentido, para echar abajo las reformas. ¿Qué garantiza que los cambios que introdujeron en la Constitución López Obrador y sus levantadedos en el Senado y el Congreso no los borrará de un plumazo una nueva mayoría legislativa?

En 2018 algunos pensaron que Morena había llegado para quedarse en el poder por lo menos 30 años. Lo mismo se dijo cuando Peña Nieto y su joven gabinete de corruptos se hicieron del poder: el PRI estaría en el poder un par de generaciones. El sexenio de Peña Nieto duró dos años, hasta Ayotzinapa. El sueño sexenal de López Obrador y su fantasía histórica de la cuatro té está en estos días viviendo sus últimos momentos. No sortearán indemnes la crisis del coronavirus ni la quiebra económica que le seguirá. La política es una rueda de la fortuna muy cruel. Ahora estás arriba y te crees infalible. Sopla el viento, la rueda gira, y ahora estás abajo, te escupen y te mandan a tu rancho.

Todo parece indicar que vamos directo a una crisis sanitaria sin precedentes. Se les repitió hasta la saciedad que deshacer el Seguro Popular era un error gigantesco, no hicieron caso. Se tardaron en reaccionar (ni quien les crea que comenzaron a tomar precauciones desde enero), se contradicen continuamente los científicos y el mando político, brindan cifras mentirosas, no tienen autoridad para mantener a la gente en sus casas en la medida de lo posible, pero sobre todo, la errática conducción de la crisis a manos de un personaje –el presidente– que guía sus acciones por el capricho (que salgan las familias a comer a los restaurantes), la superstición (escapularios y santitos), la necedad (de abrazar y besar a sus fieles), su absoluta incapacidad para conducirse como presidente de todos los mexicanos y no como mero líder de su facción, presagian el peor escenario.

A la crisis de salud seguirá la quiebra económica de miles de empresas que no recibieron apoyo, lo que acarreará desempleo, disminución de la recaudación fiscal y, en consecuencia, merma en los recursos disponibles para los programas sociales. Terco pese a la evidencia, el presidente terminará por hundir al país en una enorme crisis con su política de austericidio. Al doble golpe (sanitario y económico) le seguirá uno aún más letal: el abandono de sus partidarios y la traición de los suyos. Aquellos que recibieron sus ‘becas López Obrador’ y dejarán de hacerlo, les voltearán la espalda con enojo. Ese es el talón de Aquiles del dinero regalado: voto por los tuyos mientras reciba recursos, te detesto cuando me los quites. Las cuarteaduras de Morena se transformarán en grietas que dividirán al movimiento. Al escasear el dinero, florecerán los pleitos internos. En sus filas se recrudecerá (porque nunca ha desaparecido) la corrupción. Fue un buen sueño la cuatro té, lástima que estuviera fundamentado en los veleidosos subsidios. Gigante con pies de barro.

Lo que está agonizando es el sueño de la transformación radical del país, la fantasía del cambio trascendente de la cuatro té. Perderán primero su mayoría en el Congreso (2021) y más tarde se revocará el mandato de López Obrador (marzo 2022). Gracias a las reformas introducidas por la mayoría morenista (en la que será conocida como ley boomerang) se intentará juzgar el presidente en funciones por el mal manejo de la crisis.

La salida del poder del grupo dominante no será tranquila. Intentarán antes hacer el mayor daño posible y llevarse lo que puedan. Ya comienzan a hacerlo: ordenaron desaparecer el Fonca, por ejemplo. Intentarán introducir más cambios constitucionales. Atacarán con rabia aún mayor a los periódicos y a los intelectuales. Echarán mano (ya lo hacen) de mentiras y calumnias de todo tipo. Los coletazos del dinosaurio morenista serán violentos.

¿Ocurrirá lo que afirmo? Nadie lo sabe. Afortunadamente la historia es impredecible. Lo que resulta claro es lo inmediato: una crisis sanitaria seguida de una honda depresión económica. Basta revisar con cuidado los indicadores.

El futuro es incierto. No existe el destino. Lo construimos con nuestras acciones. Una forma de acción es imaginar lo posible. Tratar de ver más allá de la niebla del presente inmediato. Al día de hoy lo que se puede ver es esto: el sueño de la cuatro té ya se esfumó. Como en La guerra de los mundos, la novela de H.G. Wells: su tremenda fuerza terminó derrotada por un microscópico virus.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .