Uber dijo este lunes que cerraría su servicio de entrega de alimentos en mercados donde no es popular con el fin de no generar más pérdidas.

Uber Eats dejará de operar en República Checa, Egipto, Honduras, Rumania, Arabia Saudita, Uruguay y Ucrania antes del 4 de junio.

La compañía también indicó que transferiría las operaciones comerciales de Uber Eats en Emiratos Árabes Unidos a Careem, su subsidiaria de propiedad total que opera en Medio Oriente, para el mismo día.

La medida se esperaba en cuestión de meses después de que el presidente ejecutivo de Uber, Dara Khosrowshahi, se comprometiera a salir de mercados de entrega de alimentos de bajo rendimiento y hacer un mejor trabajo para detener las pérdidas en el gigante no rentable de transporte alternativo, que ha sido gravemente golpeado por la pandemia.

Los mercados descontinuados y transferidos representaban 1 por ciento de las reservas brutas de Uber Eats y 4 por ciento de las pérdidas ajustadas del negocio antes de intereses, impuestos y depreciación para el primer trimestre de 2020, precisó la compañía.

El negocio de transporte de Uber en esos países no se verá afectado por la decisión. La compañía informará resultados financieros el jueves.