El Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) alertó que la pandemia global del coronavirus podría dejar a casi 14 millones de personas de Latinoamérica en una situación de “inseguridad alimentaria severa” este año, lo que “amerita atención urgente para salvar vidas”.

El organismo de Naciones Unidas brindó la estimación para los países y subregiones donde realiza actividades: Bolivia, Colombia, Cuba, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, Nicaragua, Perú y República Dominicana, junto a pequeños Estados insulares en la zona central del continente.

Por su parte, el director regional de WFP, Miguel Barreto, expresó: “Estamos a tiempo de evitar que la pandemia del covid-19 se convierta en una pandemia de hambre”.

Sin embargo, a los 3,4 millones de individuos con deficiencias nutricionales en 2019, se añadirían más de 10 millones en el 2020, mientras es difícil pronosticar cuándo será la reactivación de la productividad. Todo esto, en una región que ya tenía serios problemas sociales antes de la actual emergencia sanitaria.

Así, WFP destacó algunas situaciones puntuales que requieren aún mayor atención.

  • En Haití, la inseguridad alimentaria podría subir desde 700.000 personas a 1,6 millones.
  • Los migrantes venezolanos en esta situación crítica, que abarcan 540.000 ciudadanos ubicados en Colombia, Ecuador y Perú, se duplicarían.
  • En el llamado Corredor Seco de Centroamérica, una franja que va desde Guatemala a Panamá, la cifra puede crecer desde 1,6 millones hasta 3 millones.
  • Se acerca la temporada de ciclones tropicales en el océano Atlántico, estimada para junio, acrecentando las dificultades.

Fuente: RT noticias