“Ya queremos abrir los negocios, pero también tenemos miedo por la enfermedad del Covid-19”, advirtió la presidenta de la Unión de Concesionarios y Restauranteros de Playa Revolcadero, Ofelia Niño Pineda, quien dijo que tiene conocimiento del fallecimiento de dos trabajadores de la zona de playa a la altura del Princess, en la zona Diamante.

En entrevista, Niño Pineda comentó que no se trata nada más de reanudar actividades dentro de 15 días, como han indicado autoridades estatales como fecha tentativa, sino de  brindar capacitación a prestadores de servicios, en relación con las medidas sanitarias que se deben tomar, una vez que se reabran las playas, las cuales permanecen cerradas desde el pasado 2 de abril, en el contexto de la emergencia sanitaria.

“Antes los acapulqueños no creíamos (en la pandemia), pero como ya vimos que la gente se está muriendo, estamos preocupados. También tenemos que cuidarnos cuando regresen los turistas, pues ellos pueden traer la enfermedad”, mencionó.

En cuanto a los llamados de auxilio para paliar la crisis económica, explicó que siguen esperando la ayuda, pues los trabajadores están desesperados: meseros, ayudantes y cocineros, tienen más de dos meses sin trabajar.

“Nos enteramos que murieron dos trabajadores en la playa del Princess, eso es lo que nos da miedo, no queremos poner en peligro a la gente, la vida no tiene precio”, dijo la dirigente.

Aproximadamente mil familias dependen de la actividad turística y la prestación de servicios en playa Revolcadero, desde los concesionarios, hasta los comerciantes ambulantes, meseros, vendedores, las cooperativas, mencionó Niño Pineda.

Texto original: Hector Briseño (La Jornada)