Dos Bocas: El epitafio de un sexenio


El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió prosperidad para Tabasco, su estado natal que está entre las entidades pobres del sureste del país, al revivir su industria petrolera. La alta prevalencia de COVID-19 ahí podría ser una consecuencia no deseada.

Tabasco ahora tiene la segunda tasa más alta de casos activos de COVID-19 por cada 100 mil habitantes, justo por detrás de Ciudad de México, según datos del Gobierno. Trabajadores petroleros que se infectaron en alta mar antes de viajar a Tabasco de regreso a casa ayudaron a que el virus SARS-CoV-2 se propagara, dijo el lunes el gobernador del estado, Adán Augusto López.

“Somos un estado de paso hacia la península”, dijo en una entrevista, en referencia a la Península de Yucatán. “Mucha movilidad creo que causó la incidencia”.

Pablo López Figueroa, empleado de Petróleos Mexicanos (Pemex) y representante de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionales del Petróleo, señaló que la prevalencia del COVID-19 en las plataformas petroleras en la costa del vecino estado de Campeche está contribuyendo al contagio.

“Un gran número de trabajadores offshore están propagando el virus en Tabasco porque viven aquí o pasan por aquí para llegar al interior del país”, comentó, hablando por teléfono desde Paraíso.

El número de casos en Tabasco se disparó 65 por ciento en las dos semanas que terminaron el 8 de junio, aunque el ritmo se ha desacelerado. López indicó que más pruebas están ayudando a controlar la propagación del nuevo coronavirus, pero también podrían estar contribuyendo al aumento en el número de casos conocidos.

Pemex expandió las pruebas en los estados petroleros del sur en medio de un número creciente de muertes. Informó que 125 empleados y cuatro trabajadores contratados murieron a causa del virus a partir del lunes por la noche. Tabasco tiene el mayor número de pozos de petróleo en tierra en México y alberga el principal puerto de exportación de crudo del país, Dos Bocas.  Bajo la presidencia de López Obrador, Pemex trasladó su sede de exploración y producción a Villahermosa, la capital de Tabasco.

La petrolera también sigue adelante con un proyecto de una refinería con un valor de 8 mil millones de dólares en el estado para cumplir con el objetivo del presidente de autosuficiencia energética mexicana.

Pemex realizó casi 3 mil pruebas y está haciendo más para desinfectar las instalaciones en alta mar; proporcionar a los trabajadores equipos de protección, y suspender actividades no esenciales, informó la compañía en un comunicado del pasado 10 de junio.

El doctor Francisco Olán, internista del Hospital General de Zona No. 2 en la ciudad de Cárdenas, comentó que la población de Tabasco también es en parte culpable por no tomar precauciones como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social.

“Los casos han aumentado en Tabasco porque las personas no están acostumbradas a quedarse en casa y están optando por salir”, argumentó, y aseveró que la flexibilización de las medidas restrictivas significa que los casos continuarán aumentando en junio.

López Obrador llegó al poder con la ayuda de pueblos petroleros empobrecidos como Tabasco, donde más de la mitad de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Prometió revitalizar el sector petrolero poniendo fin a los 15 años de disminución de la producción de crudo de Pemex y generando empleos con la construcción de la refinería.

Las agencias de calificación crediticia han cuestionado la estrategia. Pemex está luchando con la carga de endeudamiento más alta de cualquier gran petrolera y registró pérdidas récord de 23 mil millones de dólares en el primer trimestre de 2020. Sus bonos han sido rebajados a nivel de basura por Moody’s y Fitch Ratings.

El presidente ha sido criticado por suavizar la cuarentena demasiado pronto y por no aplicar medidas restrictivas de salud, incluido el incumplimiento de los protocolos de seguridad.

“Hay muchos que no quieren salir, pero tenemos que salir poco a poco, con cuidado”, dijo en una conferencia de prensa el jueves pasado. La primera semana de junio viajó a seis estados del sur de México, incluido Tabasco, donde visitó la construcción de la refinería de Dos Bocas.

William Hernández, que trabaja en el sector petrolero en Tabasco, culpa tanto al presidente como a sus conciudadanos del estado por la rápida propagación del virus.

“López Obrador sido un mal ejemplo con un mal manejo de esta emergencia de salud, y también hay que decir que los de Tabasco son muy reacios a seguir instrucciones”, declaró.

Texto original por LORENA RÍOS Y AMY STILLMAN /Bloomberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: