Médicos en México: Entre el Covid, el abandono y la burla


Por Edel López Olán (Permanencias Voluntarias)

La emergencia epidemiológica por Covid-19 destapó muchas realidades, una de ellas, la administración de los servicios de salud así como la falta de protocolos para contener una epidemia de semejantes características. La falta de recursos financieros para sostener los riesgos colaterales  y años de rezago y abandono, han sido los problemas esenciales para que cada gobierno pueda combatir con celeridad los problemas inherentes de la primera epidemia del siglo XXI, que ya ha superado los 8 millones de casos a nivel global.

De acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se estima que para el 2030, México se encontrará en una grave crisis de salud por su alta incidencia a enfermedades crónico degenerativas. Desde el 2018, la reducción de recursos a los sistemas de salud han derivado en una precaria atención a los derechohabientes, donde una cobertura insuficiente y el desabasto de medicamentos así como los largos tiempos de espera al momento de recibir la atención, son las principales razones del por qué los ciudadanos ignoran sus enfermedades hasta que se vuelven insostenibles o mueren sin una atención digna en cada etapa de la enfermedad.

En ese mismo año, el presupuesto para la salud fue solamente de 90.558 millones de pesos, mientras que en 2012 fue de 113.480 millones. Para el 2020, en plena emergencia, el gobierno federal aumentó el presupuesto para la atención en un 0.18% con un presupuesto final para de 128.836 millones de pesos.

Sin embargo, a pesar del aumento de recursos, el sistema de salud del país se encuentra en una abandono substancial desde hace varios sexenios que hoy, en plena contingencia, son evidentes.

La Organización Mundial de la Salud, manifestó su preocupación sobre como la falta de personal médico en México sería un factor predominante al momento de atender una emergencia de tales proporciones. Hasta el momento en el país, existen solamente en la CDMX 20 mil personas del sector salud infectadas, de las cuales, la mayoría de ellos laboran en la primera línea de batalla como hospitales y centros de atención, algo que merma aún más la ya deficiente atención médica en México para la emergencia, donde, de inicio, se cuentan con 28 médicos y 25 enfermeras por cada 10 mil habitantes.

Según el Secretario de Salud, Jorge Alcocer,  México tiene un déficit de 200,000 doctores que deben ser cubiertos por la administración actual para cubrir con las normas internacionales y así garantizar una cobertura universal de salud de calidad. Sin embargo, a pesar de las cifras y para no perder la costumbre de la actual administración que todo quiere solucionar a billetazos, a pesar de las cifras, el gobierno federal se encuentra más interesado en cubrir los números que llevar a cada hospital y clínica del país la cantidad de insumos suficientes para que los pocos que están, hagan una labor congruente a sus exigencias.

Los médicos, enfermeras y personal de salud se encuentran en un abandono crónico que las autoridades actuales no se han interesado en subsanar. Las agresiones contra el personal de salud se han incrementado en el territorio nacional. El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que hasta el 27 de abril se tenía el reporte de que en el territorio nacional, existían reportes de 47 casos de personal de salud atacados por la ciudadanía y de 32,388 casos de personal de salud que han fallecido a causa de la enfermedad, donde los enfermeros (47%) han sido los más afectados. Seguidos por los médicos (30%).

Por lo tanto, el personal médico del país se encuentra en una debacle difícil de sortear. Por un lado, en su irrestricto sentido ético y profesional, intentan sobrevivir a una pandemia mientras por el otro, sobreviven al abandono administrativo y social. Hoy, la desafortunada coyuntura entre el aumento al presupuesto y la falta de soluciones fehacientes, han derivado en brotes de manifestaciones ante la falta de recursos, mientras, desde el templete, el presidente de la república les pide a los ciudadanos salir a la calle en un acto irresponsable y poco empático al personal de salud.

Mientras tanto, la extraña política internacional en México, que es más un club de amigos muy extraño,  se convierte en un golpe bajo más al personal médico del país.

El mes pasado, la secretaria de Salud de la CDMX reconoció que el gobierno de la ciudad y el Instituto del Bienestar, llegaron a un acuerdo para contratar a más de 500 médicos cubanos para colaborar en los esfuerzos en contra de la emergencia epidemiológica. 135 millones de pesos (6.2 millones de dólares) fueron los acordados por el gobierno, para pagar sueldos de enfermeras y médicos, así como capacitación, especialización, atención directa, asesoría e investigación conjunta.

La Secretaria de Salud de la CDMX, Olivia López Arellano, aseveró que las quejas de varias asociaciones médicas del país sobre que el personal cubano no beneficiará en nada al país para el combate a la emergencia, son hechas sin sentido, y  aseguró que las declaraciones del gremio de que su contratación son un gasto innecesario son infundadas, ya qué los médicos cubanos se presentarán a trabajar de una forma “voluntaria” y “profesional” algo que se contrapone con las observaciones de las relatoras Urmila Bhoola (Esclavitud) y Maria Grazia Giammarinaro (Trata de Personas) de la Organización de las Naciones Unidas que aseguraron que a pesar de que las autoridades cubanas afirman que las misiones de internacionalización son voluntarias muchos de los médicos entrevistados aseguran que desde el país caribeño, hay médicos que se sienten presionados para acogerse a dichas misiones y temen represalias por parte de Gobierno de Cuba si no participan, los médicos no reciben una copia de su contrato de trabajo y en los países donde el gobierno anfitrión paga directamente al trabajador cubano, éste debe devolver al Gobierno de Cuba un porcentaje de su salario que aumentaría al 75% o hasta el 90% de su salario mensual, además, el Gobierno de Cuba estaría “congelando” una parte del salario al cual los médicos pueden acceder únicamente tras su regreso al país pero, según información recibida, muchas veces no reciben la totalidad del monto que les corresponde.

Las relatoras de la ONU además agregaron que otros profesionales cubanos, entre ellos maestros, ingenieros o artistas “estarían sometidos a condiciones de trabajo y de vida parecidas”, de allí que advirtieran que “las condiciones de trabajo reportadas podrían elevarse a trabajo forzoso, según los indicadores establecidos por la Organización Internacional de Trabajo y que constituye una forma contemporánea de esclavitud”, así como aparente un gran negocio para el régimen amigo de la “cuarta transformación del país”

Y mientras el país desembolsa 135 millones de pesos, muchos médicos y enfermeras del país han declarado en numerosas ocasiones que ellos mismos han tenido que pagar su equipo de protección e insumos puesto qué, ni la secretaría de salud federal ni las autoridades de cada institución se hacen responsables de la repartición de los mismos, todo esto, mientras los equipos médicos, instrumental e insumos de protección, que van desde un cubrebocas hasta los respiradores para los hospitales, han incrementado sus precios hasta en 300%, donde un cubrebocas de alta protección, ideal para el trabajo en hospitales, llega a costar de 300 a 500 pesos la pieza, algo qué, los médicos deben pagar de sus bolsillos.

Todo mal.

Mientras tanto, México sigue avante en una lucha ante un enemigo invisible que ya ha cobrado la vida de más de 18 mil personas en el país, todo esto mientras que el abandono del gobierno federal se convierte en una demagogia a la cual ya están acostumbrados, que se potencializo por años de malas administraciones y burlas de gobiernos (pasados y presente) que sin escrúpulos tienen a los médicos mexicanos luchando entre un virus, el abandono y una burla transformada a la que el gobierno federal llama erróneamente progreso.

Y eso es lamentable.

Hasta la próxima.

2 comentarios sobre “Médicos en México: Entre el Covid, el abandono y la burla

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: