¿Qué debemos esperar del paquete económico 2021?


Por Joel Virgen Rojano (El Financiero)

Estamos a horas de conocer el Paquete Económico 2021. La naturaleza cualitativa de éste ya ha sido ampliamente descrita por las autoridades hacendarias en la última semana. Aparentemente dominará un enfoque austero que reconocerá las duras circunstancias económicas en cuanto a sus supuestos de ingresos públicos y priorizará sólo ciertos objetivos de gasto. Adicionalmente, sabemos que se pretende no contratar deuda adicional. Desde estos lineamientos cuantitativos opto por señalar cuatro expectativas clave.

Primero. Podemos anticipar que, con excepción de la cobertura parcial de ingresos petroleros, los ingresos públicos transitarán básicamente descubiertos en lo que respecta al proyecto 2021. Desde la publicación del documento de Pre-Criterios en abril de este año, conocimos de la expectativa de que el fondo de estabilización de ingresos sería utilizado en casi su totalidad durante el presente año, estimando un remanente de sólo 30 mil millones de pesos (mmp). En un contexto así, los incentivos podrían estar alineados hacia un Presupuesto lo más realista posible.

Segundo. De lo anterior se sigue la necesidad de que los supuestos macroeconómicos sean lo más realistas posibles. Ahora más que nunca es posible que en general los estimados oficiales no se encuentren muy lejos del consenso de analistas y organismos multilaterales o al menos no tiendan a sesgarse demasiado. Lo anterior no es garantía en cuanto a los supuestos para el sector petrolero, dada la prioridad que el gobierno ha venido subrayando en términos de objetivos de producción.

Tercero, en un entorno así, supongo que el objetivo de déficit primario será más estrecho que en su versión preliminar (0.6 por ciento del PIB), el cual definitivamente no anticipaba una recesión profunda en 2020 seguida de una recuperación lenta de 2021 en adelante. Igualmente, a pesar de la decisión de no endeudarse, el choque económico y la depreciación cambiaria debieron haber impactado el estimado de deuda (% del PIB) desde 52.5 por ciento estimado para 2020 quizás en unos 10 puntos porcentuales y 2020 quizás hacia 70 por ciento.

Cuarto. Dado lo anterior, en adición a la negativa de modificar los programas de inversión en capital, estimo que no estaremos hablando de un programa fiscal con perfil contracíclico. En este sentido, a reserva de evaluar en un futuro los posibles beneficios de observar un patrón de crecimiento de deuda más constructivo que en otras latitudes, cabe preguntarse si en ausencia de apoyo a la economía se podrán sentar las bases para recuperar la capacidad de crecimiento económico previa a la pandemia.

Quinta y última observación. Recomiendo no perder de vista que es muy probable que Banxico entregue excedentes de operación cercanos a 360 mmp a más tardar en abril de 2021. Recordando la ley, 70 por ciento de dichos fondos podrían utilizarse para recompra de deuda o para emitir menos en 2021. El saldo restante bien podría ser encausado a reforzar los muy bajos niveles del Fondo de Estabilización de Ingresos Públicos. Si bien se trataría de un elemento meramente transitorio, es un factor que definitivamente podría dar cierto alivio temporal, pero con el cual no debería contarse en el Paquete Fiscal 2021.

Esperamos entonces que el Presupuesto sea entregado a la Cámara de Diputados el día de hoy. Estamos a unas horas de su análisis.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .