Cisma igual a derrota electoral


Por Alejandro Sánchez Cano (El Financiero)

La lucha encarnizada por el poder que se vive en Morena seguramente se van a ver las consecuencias negativas en las elecciones intermedias del próximo año.

Desde la contienda por la dirigencia nacional, hasta la búsqueda por una candidatura o un puesto de representación popular, se ve contaminada por la obtusa e irracional búsqueda del poder.

En Morena ya ni siquiera se cuidan las formas, no les interesa acceder a una posición para remediar los problemas que padece la población, no, al contrario, el propósito es alcanzar una posición para enriquecerse y tener bajo su control la vida de personas y su destino.

El ADN que tienen esos morenistas no les permite tener un código de conducta o una escala de valores con ética, humanismo y altruismo, al contrario, son peores que animales, con perdón de estos últimos, puesto que sin importar los medios, el fin es tener una posición de poder.

Esta forma de comportamiento de los políticos encuentra su máxima expresión en la contienda interna que se da en Morena.

Mario Delgado y Porfirio Muñoz Ledo han entrado en una espiral de violencia verbal que, más allá del resultado final, tendrá serias repercusiones en los comicios del 2021, incluso pondrá en riesgo la permanencia de López Obrador en la presidencia, puesto que en el 2022 llegará la fecha fatídica de la Revocación de Mandato que en un cálculo inicial le daría a AMLO la posibilidad de extender su mandato más allá del 2024, tal como lo hiciera en su momento Hugo Chávez y Nicolás Maduro, pero que ahora, está en riesgo de concluir su sexenio.

Los militantes y simpatizantes de Morena que emitieron su voto para elegir a su presidente, sobre todo, aquellos, que no entendieron que la línea de López Obrador era por Mario Delgado, se equivocaron, unos, por el odio y el temor que tienen los cuadros de morenistas llamados “duros y radicales”, por Marcelo Ebrard y otros por lerdos, el caso es el mismo, Muñoz Ledo será el Caballo de Troya que dinamite el proyecto de la 4T.

Porfirio no es un personaje que incondicionalmente se tire de tapete para que pase Andrés Manuel López Obrador, sí, hay una disciplina, pero no ciega, sino con principios políticos y congruencia personal.

Entonces, el candidato idóneo para AMLO es Mario Delgado, pero esta opción, va a causar que el cáncer de la desunión prevalezca al interior del partido en el gobierno, provocando metástasis en el resto del cuerpo.

Vamos a extrapolar, a manera de ejemplo, esas ganas desbordadas de poder a Sonora, a Ana Guevara y Alfonso Durazo, ambos quieren gobernar su tierra natal, empero, ninguno se hace a un lado para que el otro alcance ese propósito, al contrario, la ex velocista ha dicho que va por el PT para cristalizar su aspiración.

El resultado será que el voto se dividirá entre dos para restar las posibilidades de victoria, ante los candidatos que presente el PRI y el PAN.

Así ocurrirá en otros Estados como Guerrero, Sinaloa, Nuevo León, Michoacán, Chihuahua y SLP, tan solo por citar algunas entidades.

Ya es tarde para que AMLO de un manotazo y ponga orden en Morena, las afrentas y las divisiones son de tal envergadura que la operación cicatriz y el reparto de posiciones no dejará contentos a los perdedores, por lo que el panorama hacia el futuro de este partido político, es, por decir lo menos, desastroso y esto lo saben todos, pero poco les importa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Un sitio web WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: